LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Tuesday, July 24, 2018

LOS SALMOS EN EL DIRECTORIO DE ADORACION PRESBITERIANA



LOS SALMOS EN LA ADORACION PRESBITERIANA

EL libro de Directorio de Adoración Pública (1643) de la Iglesia Presbiteriana de Escocia para los tres reinos de Escocia Irlanda e Inglaterra, establece claramente que solo los Salmos son para ser cantados en la liturgia de adoración. Los presbiterianos originales no usaron instrumentos ni himnos de compostura humana, solo los Salmos y estos eran cantados a Capella, esto es establecido en su Directorio de Adoración, lea:

En la sección de “Oración Pública antes del Sermón” lee así:

“Después de la lectura de la Palabra, (y cantando el Salmo)…”

Vemos claramente la mención de los Salmos como elemento en la adoración de alabanza, pero aún es mas evidente en la sección dedicada al uso de los Salmos, lea:

Del canto de los salmos

Es el deber de los cristianos alabar a Dios públicamente cantando Salmos juntos en la Congregación, y también en privado en la Familia.

Al cantar Salmos, la voz debe ser ordenada de manera ordenada y grave: pero la principal atención debe ser: cantar con entendimiento y con Gracia en el corazón, haciendo melodía para el Señor.

Que toda la Congregación pueda unirse aquí, cada {65} uno que puede leer debe tener un libro del Salmo, y todos los demás que esten sin discapacidad por edad, o de lo contrario, deben ser exhortados a aprender a leer. 

Pero por el momento, cuando muchos en la Congregación no puedan leer, es conveniente que el Ministro, o alguna otra persona apta designada por él y los otros Oficiales Rectoreslean el Salmo, línea por línea, antes de cantarlo.

COMENTARIO

Es necesario entender que el uso de los Salmos en la adoración pública y privada fue desde el principio parte central en la liturgia Presbiteriana. Y de allí muchas Iglesias presbiterianas siguen tal práctica. Es cierto que hoy en dia algunas denominaciones presbiterianas modernas hacen uso de himnos de compostura humana, pero no parten del uso original pero de innovaciones tardías que no corresponden a las Iglesias reformadas Presbiterianas.

Caesar Arevalo

Tuesday, July 10, 2018

LA INFLUENCIA DE CALVINO EN LOS ESTADOS UNIDOS




LA INFLUENCIA DE CALVINO EN LOS ESTADOS UNIDOS

Introducción

El nacimiento de los Estados Unidos fue uno de los eventos mas importantes y únicos en la historia política y social de las naciones. En el siglo 18 todas las naciones Europeas estaban gobernadas por monarquías en las cuales la religion del estado estaba sujeta a la corona. Sin embargo, en las Americas, algo estaba gestionandose en las nuevas colonias Inglesas. El anhelo de libertad política estaba caldeandose y los sentimientos estaban a flor de piel por ser una nación soberana separada de la corona Inglesa. Sin embargo esto no se produjo de la noche a la mañana, esto llevó años y la dedicación de hombres con ideales fundamentados en principios sólidos y eternos. De entre todas la influencias que fueron parte de la formación de la nueva nación destaca la figura del gran reformador Ginebrino Juan Calvino (1509-1564).

La gran mayoria de los Estadounidenses no saben quien fue Juan Calvino, ni mucho menos que tenga algo que ver con la formación de los Estados Unidos. Este artículo ofrece la evidencia de como las ideas del gran reformador no solo dio lugar a la expansion de la reforma pero también a la formación política de lo que se conocería mas adelante como los Estados Unidos de América.

LA PODEROSA INFLUENCIA DE LAS IDEAS

El siguiente escrito es un extracto del original escrito por Damon Linker, en su artículo en Ingles “Calvin And American Exceptionalism” (July 8, 2009).

Una vez que una idea se desata en el mundo, no se sabe a dónde conducirá. Esa es una lección que debe extraerse del estudio de la asombrosa influencia de la teología de Juan Calvino en la historia posterior del mundo.

Nacido hace quinientos años (1509), Calvino profundizó la Reforma Protestante basándose en la ruptura de Martin Lutero de Roma, formulando una versión severamente ascética de la piedad cristiana que, como argumentó poderosamente Max Weber hace más de un siglo, inadvertidamente sentó las bases psicológicas para el desarrollo del capitalismo
Otros han notado las maneras sorprendentes en que las ideas calvinistas ayudaron a legitimar las instituciones políticas representativas.

Menos ampliamente reconocido, aunque no menos significativo históricamente, es el profundo impacto de las suposiciones calvinistas sobre la formación del patriotismo estadounidense, y en particular sobre el sentido del país de sí mismo como nación excepcional facultada por la providencia para traer democracia, libertad y redención cristiana al mundo.
Es esta persistente confianza en sí mismo teológica lo que distingue al patriotismo estadounidense de las expresiones de sentimiento comunitario en cualquier otra nación moderna, y eso demuestra la deuda inesperada pero no obstante decisiva de nuestra nación con Juan Calvino.
Los primeros cristianos modernos en la tradición calvinista enfatizaron fuertemente la soberanía absoluta de Dios, insistiendo en que Dios finalmente controla todos los eventos en el mundo natural y en la historia humana.

En el lenguaje exacto de la Confesión de Fe de Westminster de la Iglesia Presbiteriana (1649), "Dios, el gran Creador de todas las cosas, sostiene, dirige, dispone y gobierna todas las criaturas, acciones y cosas, desde lo más grande a lo más pequeño, por su providencia más sabia y santa ".
Los diversos grupos protestantes que afirmaron estas y otras doctrinas calvinistas igualmente austeras deseaban establecer una iglesia cristiana purificada independiente de las instituciones eclesiásticas existentes. En Inglaterra, este deseo colocó a estos "puritanos" y otros separatistas cristianos en desacuerdo tanto con la Iglesia Católica Romana como con la Anglicana, resultando en varios puntos durante los siglos XVI y principios del XVII en disturbios civiles y persecución violenta.

Muchos de los calvinistas radicales que decidieron abandonar Inglaterra para establecer colonias en el continente recién descubierto de América del Norte creyeron a sí mismos como recreando el éxodo de los hebreos de la esclavitud en el antiguo Egipto. Habiéndose unido libremente en un pacto con Dios y resuelto a construir una iglesia purificada y una ciudad santa en el Nuevo Mundo, los puritanos abordaron sus naves confiando en que el Señor los guiaría y protegería en su "misión en el desierto". Cuando William Bradford bajó del Mayflower en 1620, citó a Jeremías: "Venga, declaremos en Sión la palabra de Dios". Diez años más tarde, John Winthrop escribió en medio de su viaje a Estados Unidos: "El trabajo que tenemos en la mano, es de mutuo acuerdo a través de una providencia especial de invalidación ... buscar un lugar de convivencia y convivencia bajo la forma debida". del gobierno civil y eclesiástico ". Una vez que establecieron las colonias de Nueva Inglaterra, muchos de los principales puritanos se convencieron más que nunca de que era dentro de sus comunidades que el Señor "crearía un cielo nuevo y una tierra nueva, iglesias nuevas y una nueva comunidad en común".

No resultó de esa manera, por supuesto, ya que los conflictos y la disensión dentro de las colonias llevaron a numerosos cismas, expulsiones y la dilución eventual de la vigorosa ética puritana. Sin embargo, la idea de que los colonos originales habían llegado, con la ayuda y asistencia de Dios, para establecer un nuevo Israel en las costas estadounidenses logró persistir.

A finales del siglo XVII, Cotton Mather afirmó que John Winthrop había sido "elegido para el trabajo" de la fundación de Nueva Inglaterra "por la mano providente de los más altos lugares", mientras que William Bradford era un "Moisés" que felizmente se desempeñó como "un instrumento" del Todopoderoso en el establecimiento de" Israel en América ". El ministro Thomas Thacher de la iglesia Old South Church de Boston coincidió con el juicio, afirmando con valentía que "somos el pueblo que sí tiene éxito en Israel". El clérigo e historiador Thomas Prince resumió muy bien el consenso teológico sobre el tema cuando observó en 1730 que "nunca hubo gente en la tierra tan paralela en su historia general a la de los antiguos israelitas como esta de Nueva Inglaterra".
En las interpretaciones calvinistas de la Biblia hebrea, Israel generalmente era retratado como una nación elegida por Dios para preservar su ley hasta que su Hijo llegara a purificarla y promulgarla en todo el mundo. Israel fue así un crisol divino y un conducto providencial para los evangelios. Y así, parecía, era Estados Unidos, una nación elegida por Dios para proclamar el cristianismo repristinizado de la Reforma Protestante a todos los pueblos.

A principios del siglo XVIII, la visión de Estados Unidos como un nuevo Israel especialmente elegido por Dios para llevar a cabo una misión divina se limitaba principalmente a la élite puritana y post-puritana de Nueva Inglaterra. Pero a mediados de siglo, los puntos de vista más modestos de la providencia que hasta ese momento habían dominado a lo largo de las colonias del Atlántico Medio y Sur habían sido suplantados por el estricto calvinismo de Massachusetts y Connecticut. América fue Nueva Inglaterra. Según el historiador John F. Berens, el motor de esta transformación extraordinaria fue el Gran Despertar de la década de 1740, que ayudó a difundir los conceptos teológicos en todas las colonias. En los electrizantes sermones de George Whitefield, Jonathan Edwards, Gilbert Tennent, Samuel Davies y muchos otros predicadores, los colonos de Nueva York a Carolina del Sur se encontraron por primera vez con las poderosas ideas providenciales que previamente habían transfigurado las mentes de los colonos puritanos de Nueva York. Inglaterra.

A diferencia de Francia, concluyeron, las colonias americanas fueron un bastión de libertad política y religiosa. Esta libertad se había ganado, además, con la ayuda de la providencia de Dios, que continuaría protegiendo a las colonias en tiempos de peligro, siempre que los colonos demostraran ser dignos de ella manteniendo sus instituciones civiles y religiosas divinamente favorecidas. En palabras de Berens, en 1763 -trece años antes de la firma de la Declaración de Independencia y el estallido de la guerra con Gran Bretaña sobre las usurpaciones supuestamente tiránicas del rey Jorge III- la "creciente convicción intercolonial de que Estados Unidos era el El nuevo Israel "había llegado a significar que a las colonias" se les había asignado una misión providencial relacionada de algún modo con el avance de la libertad civil y religiosa".

A través de la Guerra Revolucionaria, los años que rodearon la ratificación de la Constitución federal y el período nacional temprano, los pastores y presidentes alabaron repetidamente el "gran diseño de la providencia" que condujo a la creación de un país dedicado a proteger y preservar los intereses políticos y religiosos. libertad. Llámalo la consolidación del consenso calvinista de Estados Unidos.
¿Qué pasaría si Dios hubiera creado los Estados Unidos para servir como modelo de perfección milenaria que prefiguraría la segunda venida de Cristo? Tales preguntas habían excitado las mentes de los cristianos estadounidenses desde la época de los puritanos, pero comenzaron a plantearse con renovado vigor a medida que las pasiones milenarias alcanzaban alturas sin precedentes en los años 1810 y 20.

El progreso económico y científico dirigido por Dios y actualizado por los estadounidenses, los logros políticos divinamente ordenados que emanan de la hegemonía global divinamente sancionada por los Estados Unidos, y la elección de Dios por América para redimir al mundo - estos fueron los elementos esenciales de la providencia estadounidense en los albores de el siglo veinte.
Ninguna conmemoración del nacimiento de Juan Calvino puede ser completa sin reconocer este trascendental legado estadounidense. Cualesquiera que sean nuestros puntos de vista sobre el excepcionalismo americano y sus complicadas consecuencias humanas, es Calvin quien merece ser reconocido como su instigador involuntario.


Comentario y traducción por Caesar Arevalo

FUENTE: Linker, D “Calvin And American Exceptionalism” (July 8, 2009).