Thursday, September 28, 2017

¿FUE JUAN CALVINO UN EJECUTOR DE HEREJES?


¿Fue Calvino un tirano con aquellos que no estaban de acuerdo con él y los ejecutaba? 

¿Existe algo registrado sobre Calvino que diga que fue responsable de la muerte de muchos Protestantes o cualquier otra persona durante su estadia en Ginebra?

Muchos críticos de Calvino argumentan que fue responsable de tantas muertes y por lo tanto así critican a Presbiterianos implicando que los Calvinistas seguimos las enseñanzas de un tirano. 

RESPUESTA

En los críticos que existe en la internet hay un número que se repite de las "ejecuciones" de Calvino sin citar las fuentes primarias, dicen que Calvio "ejecutó 57 personas" durante 4 años "durante el apogeo del poder de Calvino." Pero no se sabe con certeza el origen de este número de ejecuciones, y aún una fuente anti-Calvinista más moderada pone el número de ejecuciones a 38 ("Calvino: Una Biografía" de Bernard Cottret.)

Al considerar estas ejecuciones, es importante tener en cuenta que Calvino nunca tuvo ningún poder formal fuera de la Iglesia durante su estancia en Ginebra. El gobierno de la Iglesia en Ginebra fue de modelo presbiteriano: tenía un pastor y un cuerpo de consistorio de ancianos gobernantes. 

Al contrario de la percepción popular, el Gobierno de la iglesia no fue el gobierno de la ciudad. El gobierno de la ciudad se llamó "el Concilio."

El consistorio manejaba los asuntos morales, y la pena máxima que podía imponer era la excomunión. Sin embargo, durante muchos años ni siquiera podían excomulgar a alguien sin la aprobación previa del Concilio. La pena máxima que el Concilio podría imponer era la muerte, sin embargo, incluso la decisión de el Consejo podría ser apelada a otro cuerpo que se llamaba "El Consejo de doscientos," llamada así porque se componía de dos centenares de ciudadanos de Ginebra. 

Calvino mismo no era un ciudadano de Ginebra, durante la agitación en Ginebra, y por lo tanto fue descalificado de votar, ocupar cargos públicos, o incluso servir en el Consejo de los Doscientos hasta muy tarde en su vida, y al menos cuatro años después de haber logrado "a la altura de su poder" el tiempo que muchos de los detractores de Calvino se refieren. Por lo tanto, es con esta comprensión, que podemos entender de que Calvino no tenía ningún poder secular formal, y que cualquier poder que tenía estaba sujeto a la revisión del Concilio ciudadano de dos diferentes magistrados.

De las 38 ejecuciones contabilizadas en la obra de Bernard Cottret, Calvino solo escribió 23, y la justificación que se da es que estas personas "propagan la plaga por medio de la brujería." Esto a menudo se da como prueba para burlarse de Calvino que según sus críticos en realidad debió haber sido un tirano ignorante - después de todo, sabemos que la brujería no es real, etc. 

Sin embargo, si leemos la fuente primaria, la carta real para Myconius de Basilea (27 de marzo, 1545), se ve que la brujeria, la cual si era una práctica prohíbida, pero además era causada de cometer otros actos maliciosos. Cuando se lee esta cita, se ve que estas personas eran en realidad acusados de intentar extender la plaga, no lanzando hechizos, pero untando "las manesillas de las puertas de las casas habitables con su ungüento venenoso." Una vez más, esto parece inocuo, pero es posible que su "unguento"  estaba propagando la enfermedad si contenía la sangre o fluidos corporales de una persona infectada con la enfermedad. 

De las otras ejecuciones, se nombran varias otras ser ejecuciones los casos de adulterio, el cual también es un crimen capital en el Antiguo Testamento. Al contrario de lo que comúnmente se implica, esto no se aplicaba a un grupo de mujeres pobres las que fueron ejecutados. Entre los ejecutados estuvo un prominente banquero Ginebrino que fue llevado a muerte proclamando la justicia del juicio - Ginebra no discriminaba en base al sexo o clase, que a menudo se acusa. 

Es discutible que "si o no" el adulterio nunca debió ser o haber sido un delito capital. Muchas personas que piensan que no debería ser un delito capital también piensan que no debería haber sido un delito capital en el antiguo Israel. Por lo tanto, rechazan la ley del Antiguo Testamento como injusta, incluso cuando se dio originalmente al pueblo de Israel. Este es un error que debemos tener cuidado y evitar cuando se debate si estas ejecuciones eran o no justas.

Así que la mayor parte de las ejecuciones fueron por conspiración para cometer asesinato y el adulterio. Además de éstos, había una  muchacha que fue ejecutada por golpear a su madre - otro crimen capital en el Antiguo Testamento que podría ser, al menos en el antiguo Israel, justamente impuesta por la pena de muerte en algunos casos. No se nos dice por la historia si Calvino aprobó esta ejecución, pero si lo hizo, fue porque creía que era la correcta aplicación de la ley del Antiguo Testamento. 

De las otras ejecuciones, la historia sólo nos ha dado detalles de solamente dos - la decapitación de Jacques Gruet y la quema de Miguel Serveto.

Gruet fue ejecutado por herejía y sedición. El adjuntó una nota anónima al púlpito de Calvino por amenazar de muerte a Calvino y el derrocamiento del gobierno de Ginebra si ellos no huyen de la ciudad. Gruet fue detenido, torturado durante 30 días, y, después de la confesión, fue decapitado. La historia no nos dice si Calvino aprobó la tortura; si lo hizo, él estubo mal que lo hiciera. La ejecución, por el cargo de conspiración para derrocar al gobierno, puede haber sido justificada dado el peligro a la ciudadanía que implicaba tal conspiración. De cualquier manera, Calvino no tenía la autoridad en Ginebra para arrestar, torturar, o ejecutar a cualquiera. Esas fueron las decisiones, no de Calvino o el consistorio de la iglesia, sino del Concilio y del Concilio de los 200.

Esto nos lleva a Serveto. El tal fue arrestado por herejía, juzgado, condenado y sentenciado a muerte por el Concilio de los 200.

Después de escapar de la prisión cuando estaba siendo juzgado por herejía en Lyón, Serveto viajó a Ginebra en su camino a Italia. De acuerdo con la historia de la Iglesia de Schaff, Serveto se mantuvo en Ginebra durante aproximadamente un mes, teniendo pocas molestias para ocultar su identidad. Después de asistir a los servicios de Calvino en la iglesia un domingo, Serveto fue detenido acusado de herejía. Calvino creía que era justo y correcto para los herejes llevarlos a la muerte. En este sentido, no era diferente que Serveto quien también creía que heréticos, específicamente el "hereje" Juan Calvino, deberían ser ejecutados por el Consejo Ginebrino.

Durante el juicio era el trabajo de Calvino como testigo experto el tener que probar que Serveto era un hereje. La experta razón de Calvino y su pensamiento claro triunfaron cuando Serveto optó por lanzar insultos a Calvino en lugar de ofrecer una defensa. Es importante señalar que en este momento el Consejo no estaba controlado por los amigos de Calvino, sino por sus enemigos, los patriotas y libertinos. Esta es probablemente la razón por la cual Serveto sentía que no tenía que ofrecer una defensa de fondo contra los cargos de herejía. Tenemos un registro escrito del debate porque cada uno estaba obligado a escribir sus declaraciones y respuestas para su revisión por las iglesias de otras cuatro ciudades protestantes prominentes.

Durante el tiempo que las otras ciudades estaban revisando el debate de Calvino y Serveto, la ciudad de Lyons solicitó la extradición, pero Serveto pidió el permanecer en Ginebra y protestó que iba a aceptar el juicio del Concilio Ginebrino en lugar de ser enviado de vuelta a Lyon. El tenía razones para creer que los libertinos en el Concilios estaban de su parte, dado su intenso odio hacia Calvino. Sin embargo, al final, después de recibir las recomendaciones de la culpabilidad de las cuatro ciudades, y a la luz de la publicidad del juicio había generado en toda Europa, los Libertinos y los Patriotas en el Concilio decidieron que no valía la pena salvar a Serveto. Por lo tanto en una muestra de valentia en sus decisiones, el Concilio envió un mensaje diciendo de que podían ser tan "duros contra el crimen" así como lo era Juan Calvino, y sentenciaron a Serveto a muerte por la hoguera. Cuando Serveto oyó la decisión del Concilio, no lo podía creer. A pesar de la intercesión de Calvino a favor de Serveto que él debería ser condenado a muerte en forma humana, el Consejo se negó y Serveto fue quemado vivo el 27 de octubre, 1553.

Calvino fue a su lecho de muerte creyendo que la ejecución fue llevada a cabo sólo porque Serveto era un blasfemo y hereje - un asesino de las almas. 

Se puede argumentar que Calvino estuvo en un error al suponer que la herejía debería ser castigado por el Estado y con la muerte. Sin embargo Calvino estaba en lo correcto, la herejia es un "asesinato espiritual", la solución adecuada pudo no haber sido la hoguera, un castigo diferente no mortal hubiera sido mejor como la excomunión y no más. Pero Juan Calvino, el gran reformador de Ginebra y la Iglesia Cristiana, creía en la vigencia de la ley de Dios y su implemetación por el magistrado para una sociedad de acuerdo a la voluntad de Dios.


Caesar Arevalo


FUENTE:

http://www.ccel.org/s/schaff/history/8_ch13.htm Schaff's Church History. If you want the background and the big picture, this is good.

http://www.ccel.org/s/schaff/history/8_ch16.htm  Schaff's chapter on Servetus.

"Calvino: Una Biografía" Bernard Cottret.-Wm. B. Eerdmans Publishing, 2000

No comments: