Wednesday, June 22, 2016

JUAN CALVINO Y LA MAGNIFICIENCIA DE LOS SALMOS




INTRODUCCION

El interés de Juan Calvino en la adoración fue fundamental para la Reforma de lla iglesia. En este sentido Juan Calvino consideraba el uso de la Salmodia como central para la verdadera adoración en la liturgia. El siguiente tema muestra el pensamieto teológico de Calvino en cuanto a los salmos en la adoración.

La Maravilla de los Salmos

En el prefacio de su comentario sobre los Salmos, Juan Calvino confiesa que las palabras no pueden expresar la maravilla de este libro inspirado:

"La variedad y resplandeciente riqueza que están contenidos en este tesoro no es fácil de expresar en palabras ... la grandeza de [los Salmos] no admite ser totalmente desplegada "(Baker ed, p XXXVI).

Para Calvino, los Salmos son un libro único en el canon de la Sagrada Escritura.

No hay otro libro en el que hay que encontrar más rápidos y magníficos elogios, tanto de la generosidad sin par de Dios para con su Iglesia, y de todas sus obras; no hay otro libro en el que se registraron tantas liberaciones, ni uno en el que las evidencias y experiencias de la providencia paternal y la solicitud que Dios ejerce hacia nosotros, se celebran con tal esplendor de la dicción, y sin embargo, con la adherencia estricta a la verdad ; en pocas palabras, no hay otro libro en el que más perfectamente se nos enseña la forma correcta de alabar a Dios, o en el que se nos motiva con más fuerza a la realización de este ejercicio religioso (pp. xxxviii-xxxix).

Los Salmos están llenos de las riquezas de la doctrina bíblica, y los santos encuentran en ellos una gran bendición y la paz.

En una palabra, no sólo vamos a encontrar aquí menciones generales de la bondad de Dios, que puede enseñar a los hombres mismos a reposar sólo en él, y buscar toda su felicidad únicamente en él; y que están destinados a enseñar a los verdaderos creyentes de todo corazón a mirar con confianza a él en busca de ayuda en todas sus necesidades; sino que también nos encontraremos con que la remisión gratuita de los pecados, la única que nos reconcilia a Dios hacia nosotros, y adquiere para nosotros el restablecimiento de la paz con él, está tan expuesta y magnificada, pues aquí no hay nada que falte que se relacione con el conocimiento de la salvación eterna (p. xxxix).

El Reformador Ginebrino ve en los Salmos un campo de entrenamiento para la piedad cristiana vital, especialmente para "llevar la cruz." Sin lugar a dudas Calvino está pensando en las palabras del Señor Jesús y el "curso de toda la vida de David" (p. Xliv).

Por otra parte, aunque los Salmos están llenos de todos los preceptos que sirven para enmarcar nuestra vida en cada parte de la santidad, piedad y justicia, sin embargo, principalmente nos enseñarán y entrenaran a llevar la cruz; y el llevar la cruz es una auténtica prueba de nuestra obediencia, ya que al hacer esto, se renuncia a la guía de nuestros propios afectos, y nos sometemos enteramente a Dios, dejándole que nos gobiernen, y disponer de nuestra vida de acuerdo a su voluntad, de modo que las aflicciones que son los más amargos y más graves en nuestra naturaleza, se convierten en dulce para nosotros, porque proceden de él  (p. XXXIX).

Una característica sobresaliente del libro de los Salmos, en opinión de Calvino, es que cubren toda la gama de emociones y enfermedades de los cristianos, dejando al descubierto el corazón a los ojos en busca de nuestro Padre que esta en el cielo y nosotros llamandolé o trayendonos para el auto-examen. "He estado acostumbrado", escribe Calvino, "a llamar a este libro, creo que sin ninguna forma inapropiada, “La anatomía de todas las partes del alma" (pp. XXXVI-XXXVII). Explica la razón de este título perspicaz:

... No es una emoción de la que cualquiera puede ser consciente de que no está representada aquí como en un espejo. O mejor dicho, el Espíritu Santo ha llamado aquí ... todas las penas, dolores, miedos, dudas, esperanzas, cuidados, perplejidades, en fin, todas las emociones que distraen con el que se acostumbra a ser agitado las mentes de los hombres. Las otras partes de la Escritura contienen los mandamientos que Dios ordena a sus siervos para anunciar a nosotros. Pero aquí los propios profetas, ya que exhiben a nosotros como hablar con Dios, y por el que se abren todos sus pensamientos y afectos más íntimos, a llamar, o más bien atraernos, cada uno de nosotros para el examen de sí mismo, en particular, con el fin de que ninguna de las muchas enfermedades a las que estámos sujetos, y de los muchos vicios con los que abundan, pueden permanecer oculto. Sin duda, es una ventaja rara y singular, cuando se descubren todos los lugares que están al acecho, y el corazón se pone a la luz, purgado de la infección más funesta, la hipocresía (p. Xxxvii).

Los Salmos y Oración

Lo que sigue de esto, Calvino elogia los Salmos para su enseñanza acerca de la oración cristiana. Él habla con entusiasmo del privilegio y el acceso que tenemos a los tribunales del Todopoderoso:

... Me pareció ser necesario el mostrar ... que este libro nos da a conocer este privilegio, que es deseable sobre todos los demas-que no sólo no esta abierto para el acceso familiar a Dios, sino también de que tenemos el permiso y la libertad concedido y que esta abierto ante él nuestras enfermedades, lo que nos daría vergüenza confesar delante de los hombres (p. XXXVIII).

Calvino procede a hablar de la utilidad de los Salmos como una ayuda a la oración verdadera y seria, porque "es el de leer estas composiciones inspiradas, que los hombres serán despertados más eficazmente a un sentido de sus enfermedades, y, al mismo tiempo, instruido en la búsqueda de remedios para su curación "(p.xxxvii). 
Esto es sorprendente, ya que muchos consideran que el canto del salmo en la Reforma como un obstáculo a la súplica real. "La verdadera oración", dicen, "se agita con el canto de himnos [de la composición humana]." El gran Reformador era de otra idea:

"En una palabra, cualquiera que sirva para animarnos cuando estamos a punto de orar a Dios es la que se enseña en este libro" (p XXXVII.).

El creyente reconocerá la verdad de estas palabras en la conexión vital entre los Salmos (leído y cantado) y la oración:

La oración genuina y seria procede en primer lugar de un sentido de nuestra necesidad, y al lado, de la fe en las promesas de Dios. Que es el de leer estas composiciones inspiradas, que los hombres serán despertados más eficazmente a un sentido de sus enfermedades, y, al mismo tiempo, se indica en la búsqueda de remedios para su curación. En una palabra, cualquiera que servir para animarnos cuando estamos a punto de orar a Dios que se enseña en este libro. Y no sólo son las promesas de Dios se nos presentan en ella, pero muchas veces no se exhibe para nosotros uno de pie, por decirlo así, en medio de las llamadas de Dios, por un lado, y los impedimentos de la carne, por el otro, preparándose y preparándose para la oración: nos enseña lo tanto, si en cualquier momento estamos agitados con una variedad de dudas, para resistir y luchar contra ellos, hasta que el alma, libre y desenredado forma todos estos impedimentos, elevarse hasta Dios; y no sólo esto, mas aun cuando en medio de dudas, temores y aprehensiones, pongamos presenta nuestros esfuerzos en la oración, hasta que experimentemos algún consuelo que puede calmar y dar contento a nuestra mente (pp. XXXVII-XXXVIII).

Calvino identifica los Salmos, como la mejor ayuda en la oración: "una regla mejor y más infalible para guiarnos en este ejercicio no se puede encontrar en otro lugar que en los Salmos" (p XXXVII.). Sobre esta base, se llega a una conclusión importante:

En resumen, invocando a él es uno de los principales medios para asegurar nuestra seguridad, y como la mejor y más infalible regla para guiarnos en este ejercicio no se puede encontrar en otro lugar que en los Salmos, se deduce, que en proporción con el nivel de competencia el que un hombre haya alcanzado en la comprensión de ellos, será su conocimiento de la parte más importante de la doctrina celestial (p. xxxvii).

Si esto es cierto, debemos confesar lo mucho que necesitamos los Salmos! ¿Podemos tener suficiente de ellos, si la oración cristiana (lo que el Catecismo de Heidelberg, P. y A. 116, llama "la parte principal de agradecimiento que Dios requiere de nosotros") es tan fuerte o tan débil como nuestra más sincera comprensión de los Salmos? El razonamiento de Calvino aquí nos debe motivar a leer, cantar y meditar en los Salmos. 

¿Esta el Reformador Ginebrino aquí identificando el problema de la oración en nuestra tierra?  

¿Es la ignorancia de los Salmos y la popularidad de la moderna himnodia no inspirada el verdadero problema dentro de la Iglesia?

Calvino identifica esencialmente tres elementos en el culto público de la iglesia de Dios (Hablada y cantada): 

la Palabra (leída y predicada), 
los sacramentos (bautismo y la Cena del Señor), 
y la oración.

Escribe Barry Gritters "aunque el canto es una de las dos formas de oración, y es en sí mismo el culto, Calvino afirma que los cantos-oraciones estimulan más y más profundas oraciones y, por lo tanto, más adoración" (“Música en el Culto: La legacia descuidada de la Reforma, "Jornal Protestante Reformada Teológica, vol. 42, núm. 1 [noviembre de 2008], p. 86). Calvino declara,

Además, es una cosa más conveniente para la edificación de la iglesia el cantar algunos salmos en forma de oraciones públicas por el que se ora a Dios o cantar sus alabanzas para que los corazones de todos pueden ser despertados y se estimulen para hacer oraciones similares y para rendir alabanzas similares a Dios con amor común (artículos para la organización de la Iglesia y su culto en Ginebra [1537]).

Por lo tanto cantar las oraciones de los Salmos nos motiva a orar y alabar más.

Los Salmos y la Adoración

Por supuesto, Calvino elogia a los Salmos no sólo con respecto a la doctrina cristiana, la piedad y la oración, sino también refente al culto cristiano. Así como la regulación de nuestra adoración, los Salmos nos aseguran que Dios se deleita en el culto bíblico y sincero.

Además, aquí también hay una prescripción para nosotros una regla infalible para nosotros la dirección con respecto a la forma correcta de ofrecer a Dios el sacrificio de alabanza, la cual él declara ser más preciosa ante sus ojos, y el olor más dulce (p. XXXVIII).

Los Salmos no sólo nos enseña la manera aceptable de alabar a Dios, que también nos aceleran en ese llamado por el Espíritu Santo....

En definitiva, no hay otro libro en el que se nos enseña más perfectamente la forma correcta de alabar a Dios, o en el que se agitan con más fuerza hasta la realización de este ejercicio religioso (pp. Xxxviii-xxxix).

Escuche a Calvino exaltar el efecto conmovedor de creer en el canto de los Salmos en la lengua vernácula:

Los salmos nos pueden estimular a levantar el corazón a Dios y a despertarnnos a un ardor en la invocación, así como en la exaltación de alabanzas para la gloria de su nombre. Además de esto, se reconocerá de qué ventaja y consuelo el Papa y sus criaturas han privado a la iglesia, porque han distorsionado los salmos, que deben ser verdaderas canciones espirituales, en un murmullo entre sí sin ninguna comprensión (citado en Charles Garside, Jr., ‘Los Orígenes de la Teología de la Música de Calvino: 1536-1543, Transacciones de la Sociedad Americana de Filosofía, vol 69, parte 4 [Filadelfia: el American Philosophical Society, 1979]., p 10).

En nuestros días, no sólo es "el Papa y sus criaturas" que privan a la iglesia del canto congregaciónal de los Salmos. En las iglesias evangélicas, los himnos no inspirados se cantan con mucha más frecuencia que los 150 salmos y el canto de los Salmo es a menudo ridiculizados como "muerto", como si las palabras de Cristo no son "espíritu" y "vida" (Juan 6:63)!

La lectura, la predicación y el canto de los Salmos genera el amor de Calvino para ellos. Herman J. Selderhuis afirma,

Tres hechos son expuestos por Erwin Mulhaupt en su [trabajo de 1959] para explicar el afecto de Calvino para este libro de la Biblia. En primer lugar los Salmos eran de especial significado para Calvino personalmente. Reconoció mucho de sí mismo en David y en los momentos difíciles que encontró consuelo y fortaleza en este libro de la Biblia. En segundo lugar los salmos son el único libro del Antiguo Testamento de la cual Calvino predicó los Domingos. Por lo tanto los Salmos eran la única excepción a su práctica habitual para predicar desde el Nuevo Testamento los Domingos, mientras que el Antiguo Testamento estaba reservado para los días laborables. En tercer lugar Mulhaupt mencionó que Calvino ha favorecido el canto de los Salmos durante el servicio de la iglesia como ningún otro (‘Teología de los Salmos de Calvino’ [Grand Rapids: Baker, 2007], p. 14).

En una nota al pie, Selderhuis observa que, en un libro posterior (1981), "Mulhaupt da las mismas tres razones, pero luego menciona el del canto de los Salmos en primer lugar."  Al parecer Mulhaupt vino a ver que el canto de los Salmos aumentó especialmente el amor de Calvino como el libro más largo de la Biblia.

Calvino entendió las implicaciones de la excelencia de los Salmos con respecto al contenido de alabanza cantada de la iglesia. En su "Carta a los lectores" como prefijo del Salterio Ginebrino (1542), argumenta,

Ahora lo que San Agustín dice es cierto, que nadie es capaz de cantar cosas dignas de Dios si no los ha recibido de él. Por tanto, cuando hemos mirado a fondo en todas partes e investigamos lo alto y lo bajo, no encontraremos mejores canciones ni más apropiadas para el propósito que el de los Salmos de David, que el Espíritu Santo hizo y habló a través de él. Y además, cuando los cantamos, estamos seguros de que Dios pone las palabras en la boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria.

En los términos de esta declaración, los himnos modernos seguramente no son "dignos de Dios", ya que no han sido "recibido de él ...". "La búsqueda de alta y baja," incluso a través de las miríadas de pasos cambiados sin inspiración," no encontraremos mejores y más adecuadas que los Salmos de David, que el Espíritu Santo hizo y habló a través de él."

Cantar los salmos, a diferencia de cantar himnos modernos, tenemos la seguridad de que el contenido de nuestra alabanza agrada y lo magnifica: "estamos seguros de que Dios pone las palabras en la boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria."

No es de extrañar Calvino trabajó tan duro en la cara de mucha oposición para establecer el canto congregacional en Ginebra! Esto fue incluso uno de los elementos esenciales Calvino y Farel insistían en en los Estatutos de la Organización de la Iglesia y su culto en Ginebra que presentaron al ayuntamiento (16 de enero 1537). Al establecer una orden de la iglesia para la gente a "vivir de acuerdo al Evangelio y la Palabra de Dios", los artículos de Calvino requiere (entre otras cosas esenciales): (1) los ciudadanos a incorporarse a la profesión de fe, (2) la excomunión para ser utilizado como una herramienta eficaz de la disciplina de la iglesia, (3) el canto de los Salmos en el culto público, (4) catequizando a los niños en la doctrina bíblica para mantener el pacto, y (5) la redacción de las ordenanzas para el matrimonio.

Calvino también quería melodías de calidad y majestuosas para cantar los Salmos. Por lo tanto, afirma en su prólogo al Salterio Ginebrino:

Siempre debe haber preocupación de que la canción no sea ni liviana ni frívola, pero que tengan gravedad y majestad, como dice San Agustín. Y por lo tanto hay una gran diferencia entre la música que se hace para entretener a los hombres ... y los salmos que se cantan en la iglesia en la presencia de Dios y sus ángeles.

En sus primeros años allí, Calvino no estaba impresionado con la calidad del canto en Ginebra, por lo que tomó la medida práctica de exigir durante las clases de catecismo el instruir a los niños e incluir la memorización y el canto de los Salmos. Los oficiales de la iglesia y maestros cristianos tenían un papel my importante aquí. Calvino afirma,

Escribe una carta a los jueces del consistorio para darles a conocer el hecho de que el Señor desea que los jóvenes aprendan a cantar los salmos, y que el director de la escuela y su director enseñen la música de los citados Salmos (citado en Ford Lewis Battle, la piedad de Juan Calvino [Grand Rapids: Baker, 1978]., p 142).

El amor de Calvino por los Salmos lo llevó a trabajar durante muchos años en la producción, la ampliación y mejora de los Salterios Franceses. En Estrasburgo en 1539, cuando tenía unos treinta años, Calvino publicó su primer Salterio, que constó de diecinueve Salmos en la traducción y seis por él mismo y trece por el Francés Clemente Marot. El primer Salterio Ginebrino de Calvino (1542) incluía diecisiete más salmos métricos por Marot más revisiones de las versiones anteriores. La edición de 1543 contenía cincuenta salmos. Para 1551, esta cifra había aumentado hasta los ochenta y tres. Marot murió en 1544; y su obra fue continuada por Teodoro de Beza. Louis Burgués fue el principal redactor musical, pero en las melodías de los Salterios Ginebrinos también fueron suministradas por Guillaume Franco (cantor y profesor de música en Ginebra), Pierre Certon y Maistre Pierre (probablemente Pierre Davantes).

Los Salterios estuvieron en constante expansión y siguieron presentándose en Ginebra: en 1562 [dos años antes de la muerte de Calvino y para su gran deleite] apareció un Salterio métrico con los 150 Salmos. Este Salterio fue reimpreso un sorprendente sesenta y dos veces en sus dos primeros años y fue traducido a veinticuatro idiomas (William L. Holladay, ‘Los Salmos a través de tres mil años ‘[Minneapolis: Fortress Press, 1993], p. 199).

Seguido al Reformador de Ginebra, Holliday afirma, "fue el movimiento Calvinista que fue la fuente principal para la adaptación de los Salmos para el canto congregacional," antes de citar dos eruditos en el mismo sentido:

El canto de los Salmos fue una de las marcas distintivas de la cultura incontestablemente Calvinista en Europa y América en los siglos XVI y XVII [aunque no, por desgracia, hoy en día, es una gran pérdida de muchos Calvinistas profesos].
Los Calvinistas estaban convencidos de que podían legítimamente apropiarse de los salmos para sí mismos ... Los Salmos eran sus canciones que se cantaban como el pueblo elegido de Dios en una relación de pacto con él (p. 198).

Lamentablemente, pocos hoy en día experimentan esta relación viva con los Salmos, como "sus canciones". Los himnos no-inspirados se cantan mas, si no en su totalidad, y exclusivamente, y los Salmos inspiradas por Dios son ampliamente vistos como aburridos y (en gran parte) irrelevantes.

Nuestros antepasados ​​Calvinistas se hubieran preguntado si el conocimiento de los modernos cristianos acerca “de la predestinación y el pacto de la gracia de Dios eran deficientes.” Sin embargo, con la recuperación de las verdades de la elección y la amistad del pacto de Dios viene la recuperación del canto de los Salmos de Dios, ya que no sólo "sus canciones" (las canciones de la iglesia del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, especialmente en las iglesias Reformadas), pero nuestra canciones. 

Nos maravillamos y nos asombramos en el rico tesoro del Salterio, y, como Calvino dice, "estamos seguros de que Dios pone [Sus] palabras en nuestra boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria."

Trad. Caesar Arevalo 

FUENTE:

"Juan Calvino en La Maravilla de los Salmos"
Rev. Angus Stewart


Tuesday, June 21, 2016

EL AUGE DE LA EXCLUSIVIDAD CANONICA DE LA SALMODIA EN GINEBRA (3)



INTRODUCCION

El siguiente artículo es acerca del auge y decline de la salmodia exclusiva en la Ginebra de Calvino. Esta primera parte es acerca de la evidencia histórica del establecimiento del uso de los Salmos por parte de Calvino en el culto público. Este artículo fue escrito originalmente en Ingles por el pastor John Sawtelle, Iglesia Presbiteriana Reformada en La Brea California.

Se afirma fuera de toda duda que la iglesia reformada en Ginebra durante el siglo 16 cantaba solo salmos inspirados canónicos. En apoyo de esta afirmación existe abundante evidencia, pero tal vez la forma más fácil de corroborar esto es el contenido mismo del Salterio de Ginebra 1562.

El Salterio 1562 fue la forma acabada del cancionero que Calvino había estado trabajando para producirlo durante 20 años.
Las ediciones anteriores contenían diversas líricas, pero en todo esto las ediciones contenían los Salmos virtualmente excluyendo cualquier otra cosa. Para 1562 Pidoux fue capaz de confirmar que la edición final, que fue impresa y traducida y distribuida en toda Europa, sólo contenía los 150 salmos y el "Nunc dimittis" y el Decálogo.

De hecho, tan obvio es que Calvino admite sólo el uso de la salmodia inspirada en el culto de la iglesia, esto él lo demuestra en su obra bajo su propio nombre, el "Salterio de Ginebra," de tal forma que Benson (1909) puede hablar de una especie "peculiar" de la canción de adoración que se utilizó en Ginebra, que se llama "el Salmo Calvinista," que él describe como "simplemente la palabra de Dios, traducida y versificada en forma de himnos, con el fin de ser cantado por el pueblo."

Con el testimonio de eruditos como Pidoux y Benson alineados en apoyo de la afirmación de que en Ginebra del siglo 16, la iglesia, bajo la supervisión de Calvino, solo cantaba salmos inspirados; y teniendo esto establecido y sin más argumentación en este aspecto, ya no hay mas defensa referente a esta posición.

Seguramente, si alguien puede ofrecer un apoyo creíble de autoridades confiables para refutar la afirmación de que aquí se presenta a continuación acerca de la posición que es promovida tendría que ser reevaluado y alterado. Dado que tales pruebas sin duda no existen, entonces la solidez básica y la legitimidad de la afirmación pueden ahora darse por sentado, y se puede seguir con el tema, a saber, de el auge y luego la decadencia de la salmodia inspirada en la iglesia reformada de Ginebra.

El auge de la salmodia canónica inspirada en Ginebra está muy bien documentado por la investigación académica del Dr. Charles Garside. En el verano de 1979 el Dr. Garside presentó un estudio titulado "Los orígenes de la teología de Calvino de la música: 1536-1543" en su presentación ante la "The American Philosophical Society", la revista académica más antigua de América, que se remonta a 1769.

Este trabajo es el estándar de oro, junto con la del Dr. Hughes Oliphant Old, al establecer con la mayor credibilidad académica, el registro histórico del compromiso de Calvino a la salmodia exclusiva canónica. En los párrafos siguientes vamos a seguir la evidencia del auge de la salmodia canónica en Ginebra del Dr. Garside y luego pasaremos a la impecable labor del liturgista Luis Benson en el declive de la salmodia exclusiva canónica en la iglesia de Ginebra.

En lo que respecta al aumento de la salmodia canónica en Ginebra, que ha de atribuirse exclusivamente a la convicción de Calvino y a su esfuerzo incansable. La historia del ascenso de la salmodia canónica bajo la dirección de Juan Calvino comienza con los Artículos de 1537.

Estos artículos contienen cuatro propuestas que formaban la columna vertebral de intento de Calvino para poner orden en Ginebra: 1) disciplina de la iglesia, 2) el Canto de los salmos en el culto público, 3) el catequizar a la juventud, y 4) la reforma de los estatutos del matrimonio.

Para nuestros propósitos, es evidente que la segunda propuesta, el canto de salmos en el culto público, es de importancia central. Ampliando este segundo artículo, Garside cita de Calvino en donde da expresión la razón de ser de esta ordenanza:

“Además, es una cosa más conveniente para la edificación de la iglesia el cantar salmos en forma de oraciones públicas por el cual se pide a Dios o canta sus alabanzas para que los corazones de todos puedan ser despertados y se estimulen para hacer oraciones similares y rendir alabanzas similares a Dios con un amor común”

Lo que es de suma importancia tan grande acerca de la posición de Calvino en cuanto al papel esencial de la salmodia en la adoración es que marca un alejamiento de sus previas ideas y de la práctica anterior de la Iglesia de Ginebra.

Cuando Calvino llegó a Ginebra en el otoño de 1536, se quejó de que las oraciones de la iglesia Ginebrina eran "frías".

Garside explica que Calvino estaba, probablemente, reaccionando al hecho de que cuando él llegó a Ginebra no había música en el culto en absoluto, ya que Farel había abolido de la liturgia (p.14). Aunque Calvino tomó nota de este defecto, él mismo no estaba en este momento en desacuerdo sustancial con la posición de Farel como lo observa Garside, la edición 1536 de los Institutos indica que Calvino estaba aún bajo el dominio de Zwinglio que desde 1525 retiró el "murmullo barbaro "(canción de adoración) de las iglesias en Zurich (p.11).

Sin embargo, en enero de 1537, las ideas de Calvino acerca de la canción en el culto habían cambiado drásticamente y se encontró que propone el canto del salmo en el culto de Dios.

¿Cómo se explica este cambio en el pensamiento de Calvino? 

Garside sugiere dos factores: las oraciones frías y Bucero.

Con respecto a lo primero, es evidente que Calvino, después de haber experimentado el efecto terrible y entumecimiento espiritual de la prohibición contra la canción zwingliana de adoración, comenzó a reconsiderar su posición y encontró apoyo para un nuevo camino a seguir en los escritos del Reformador Alemán Martin Bucero (1491-1551). 

Ya en 1524 Bucero defendió la canción en el culto justificando y demostrando desde la Sagrada Escritura. Este trabajo no se limita a proponer sugerencias para la canción en donde cual se va a utilizar adecuadamente en el curso de la liturgia, sino que también defiende el canto congregacional en el capítulo final. Aunque es justo preguntarse si Calvino había leído mucho de Bucero y su razón de ser en la música, el culto, en el juicio de Garside es probable correcta que, si bien los Institutos de 1536 muestran una inclinación hacia el punto de vista de Zwinglio de la oración (canción), los artículos de 1537 revelan la mano de Bucero.

Aunque Calvino experimentó un renacimiento en su pensamiento acerca de la canción en el culto de adoración, la iglesia en Ginebra no experimentaría algo similar en su práctica, al menos no durante la primera estancia de Calvino en Ginebra. A principios de 1538, no sólo Calvino aún no estaba disfrutando el cambio propuesto en el culto, sino que también se encontró en la posición de ser expulsado de Ginebra por el ayuntamiento de la ciudad. A causa de su negativa a aprobar el acuerdo que podría cimentar los lazos políticos entre Ginebra y la ciudad suiza de Berna mediante la aplicación de la reforma litúrgica que haría de estas dos ciudades uniforme en su culto, Calvino y Farel fueron dadas sus "cartas de despido" y salieron de Ginebra (p.14).

Tras su despido de Ginebra, tanto Calvino y Farel fueron directamente a Berna con el fin de dar cuenta de las consecuencias en Ginebra. A partir de ahí, se fueron a una reunión del sínodo local en Zurich a principios de mayo de 1538 en que se produjo algo de un cambio tectónico. Allí, Calvino y Farel presentaron sus 14 artículos para su examen al sínodo, y entre los que, en el artículo 13, era un requisito el cantar salmos en la adoración pública. El sínodo aprobó por unanimidad estos artículos, en particular el artículo 13, y sólo un par de meses más tarde la ciudad de Berna cambió el rumbo de una política zwingliana de ningún canto de la congregación a un cambio de la Salmodia exclusiva en junio de 1538.

Irónicamente las consecuencias no deseadas de la política de Berna con Ginebra dejaron a Calvino sin un llamado pastoral, mientras que, al mismo tiempo, se desencadena un cambio masivo en las políticas entre las iglesias suizas que indicaba un cambio decisivo desde las políticas de Zwinglio hacia los nuevos puntos de vista de Calvino (Bucero!) sobre la canción de adoración.

En un espacio de unos 3 años, a partir de 1538-1541, Calvino trabajó felizmente en Estrasburgo como pastor de una congregación de refugiados de habla francesa.

Sería durante esta estancia en Estrasburgo y en estrecha consulta con Bucero que Calvino perfeccionaría sus puntos sobre la salmodia y forjaría una conexión entre su teoría de la adoración regulada y su práctica.

Poco después de llegar a la ciudad, Calvino supervisó la producción de un libro de canciones para el culto en 1539, que fue modelado en el Salterio de Estrasburgo.

Otra indicación del crecimiento y el movimiento en el pensamiento de Calvino sobre el culto se encuentra en la edición de 1539 de los Institutos publicados durante su estancia en Estrasburgo. Al hacer una comparación simple entre la edición de 1536 de los Institutos y el 1539, Garside fue capaz de mostrar un desarrollo importante en el pensamiento de Calvino.

Por ejemplo, en la edición 1536 de Calvin expresó la opinión de no "condenar y hablar y cantar siempre que se asociaran con el afecto de los corazones y servir" (apenas un endoso de sonido de canto de la congregación), mientras que en la edición de 1539 inserta entre "canto" y "siempre que" la siguiente frase:

“pero más bien, fuertemente encomendarlos"(13).

Otra revisión se produce cuando Calvino eliminó la frase "servir", como se expresó en 1536, la eliminación de la noción de que la canción tenía un mero papel servil en el culto. Garside sugiere que estas ligeras modificaciones en los Institutos de 1536, escrito como lo fueron en Latin, significa que estaban a disposición de un público lector mas amplio, forman un registro permanente de las ideas de Calvino sobre el canto de adoración y puso en marcha la aparición de los principios litúrgicos de Estrasburgo como el estándar para los próximos cientos de años de culto reformado que eventualmente erosionó y cedió bajo el peso del “avivamiento” popular.

Con estos desarrollos en su lugar, Calvino estaba dispuesto a regresar a Ginebra y relanzar su búsqueda de la Reforma en la más difícil de las ciudades.

A medida que pasaba el tiempo, los ginebrinos se dieron cuenta de que necesitaban a Calvino, aunque Calvino no estaba muy seguro de que él los quería. Pero, bajo consejo de los demás, Calvino volvió a Ginebra en 1541, con una condición, sin embargo, que el ayuntamiento acepte sus propuestas que se describen en las Ordenanzas Eclesiásticas 1541.

El 13 de septiembre de 1541, Calvino volvió a entrar en Ginebra, y se reunió con el consejo de la ciudad, y recogió su oferta para la reforma de donde había dejado fuera unos pocos años antes de que él presentó sus Ordenanzas.

Estas ordenanzas fueron sustancialmente los mismos que los artículos de 1537 a excepción de algunos cambios en las propuestas sobre la canción de adoración.

Con la publicación del 1542 Carta a los lectores, las ideas de Calvino sobre la canción de adoración han llegado a un punto de apoyo firme y sólido. El título de este nuevo trabajo que establece el orden litúrgico para el culto de Ginebra es en sí instructiva, la forma de oraciones y cantos eclesiásticos, con la forma de administración de los sacramentos y consagra el matrimonio de acuerdo a la costumbre de la Iglesia antigua.

Aquí Calvino no sólo propone el uso de canciones en el culto que también clasifica es una forma de oración, describe su papel, y nos da una idea de lo que es su naturaleza. Con respecto al papel de la canción de adoración Calvino dice que son para "despertar e inflamar los corazones de los hombres a invocar y alabar a Dios con un celo más vehemente y ardiente", mientras que en relación con la naturaleza de la canción que explica "siempre debe haber preocupación de que la canción no sea ni simple, ni frívola, pero que tengan profundidad y majestad (maieste), como dice San Agustín "(p.18)." la Epístola de 1542 representa la cota máxima de puntos de vista de Calvino sobre la canción del culto que nunca se sometieron a cambios posteriores o alteración.

A partir de este punto en adelante, Calvino trabajó sin descanso para producir un libro de canción completa para el culto que contiene los Salmos de la Biblia que no sólo fueron capaces de "despertar e inflamar" los corazones de los hombres a la alabanza, pero también llenarón los altos estándares de calidad propuestos por Agustín.

Durante los próximos 20 años varias versiones del Salterio de Ginebra serían publicados como el cuerpo de poesía y las melodías crecieron hasta 1562 cuando alcanzó su forma final. En ningún momento posterior a 1542 hizo Calvino cambió sus puntos de vista sobre canción de adoración.
Muchos han pensado que Calvino produjo salterios que contenían himnos y canciones no tomados de la palabra de Dios. Tales suposiciones son totalmente falsas y sin fundamento, y no tienen en cuenta cómo Calvino podría contradecir abiertamente sus propios puntos de vista publicados sobre el tema, sin embargo, el mantuvo su credibilidad como un defensor de la salmodia exclusiva canónica.

El hecho es que Calvin no cambió sus puntos de vista ni su práctica entre 1542 y 1562 y la gran prueba de ello es la forma final del 1562 Salterio. Con esta evidencia a la vista, podemos ver que solo los salmos canónicos tenían no sólo el lugar principal en la alabanza, pero el único lugar en la alabanza de la iglesia de Ginebra del siglo 16.

En nuestro próximo post vamos a examinar la decadencia de la salmodia en la iglesia de Ginebra.

En todos los envíos posteriores siempre voy a incluir los comentarios de Calvino sobre la centralidad y la primacía de la adoración a la causa de la Reforma que se encuentra en su gran tratado sobre la necesidad de reformar la Iglesia:

Si se ha de consultar, a continuación, por lo que las cosas principalmente la religión cristiana tiene una existencia que se coloca entre nosotros, y mantiene su verdad, se encontró que los dos siguientes no sólo ocupan el lugar principal, pero comprender debajo de ellos todas las otras partes, y por lo tanto toda la sustancia del cristianismo, a saber, está en primer lugar, en el modo en el que Dios está debidamente adorado y; en segundo lugar, de la fuente de donde la salvación se va a obtener. Cuando estos dos elementos se mantienen fuera de la vista, a pesar de que puedan gloriarse en el nombre de cristianos, nuestra profesión está vacía y vana.


Trad. por Caesar Arevalo

REFERENCIA

Louis F. Benson, “John Calvin and the Psalmody of the Reformed Churches,” Journal of the Presbyterian Historical Society 5, 1 (March 1909):1–21; 5, 2 (June 1909): 55–87; 55, 3 (Sept. 1909): 107–118.

Thursday, June 09, 2016

EL AUGE Y CAIDA DE LA SALMODIA EXCLUSIVA EN LAS IGLESIAS REFORMADAS Y PRESBITERIANAS: LA IGLESIA REFORMADA ALEMANA (2)


INTRODUCCION

Seguimos con la serie de auque y decline de la Salmodia Exclusiva en las iglesias Reformadas y presbiterianas, en este artículo se analizará la salmodia en la Iglesia Reformada en Alemania de la serie del pláticas del pastor John Sawtelle, de la Iglesia Presbiteriana Reformada en la Brea, California.

En el post anterior a esta serie sobre el auge y la decadencia de la exclusividad Canonical de la salmodia en las iglesias Reformadas y Presbiterianas, se hizo referencia a un artículo que me llamó la atención hace muchos años cuando empecé a estudiar el tema de la salmodia exclusiva canónica.
Ese artículo se titulaba, "Nosotros Solo Cantabamos Salmos --- ¿Qué pasó?", Y en el examen de ese artículo se observó que el "nosotros" en el título hace referencia a varias denominaciones Estadounidense Reformadas y Presbiterianas diferentes, incluyendo el RPCNA, CRC , RCA, PCUSA, y OPC y PCA.

La afirmación importante en ese artículo era que todas las iglesias Reformadas y Presbiterianas en América del Norte, que tienen sus raíces en la Europa continental y las Islas Británicas, cantaban Exclusivamente salmos en sus cultos en el pasado.

Por supuesto, la única denominación que sigue siendo fiel a la herencia reformada cuando se trata de adorar en Salmodia Exclusiva es la RPCNA (Reformed Presbyterian Church of North America), el resto de las denominaciones enumeradas, hace mucho tiempo intercambiaron las virtudes de la Escritura por las palabras de los hombres.

El gran observador habrá notado, sin embargo, que una denominación, que tiene sus raíces en la Reforma del siglo 16, la Iglesia Reformada de Alemania, se ha quedado fuera del artículo.

Algunos podrían argumentar que la omisión fue intencional y la cuenta de ello es que la Reforma Alemana fue tan fuertemente influenciada por los Luteranos cuando se trataba de la canción en el culto, que en realidad nunca siguieron el patrón de Ginebra. Tal acusación sin embargo, es sin duda inexacta y mal.
El comite de La Presbyterian Church of América sobre el canto de los Salmos era capaz de concluir hace muchos años que las iglesias Reformadas Alemanas compartían las mismas prácticas de culto que el resto de las iglesias Reformadas del siglo 16, ya que informó que "las iglesias Reformadas de Francia, los Países Bajos, y Alemania, así como la iglesia presbiteriana en Escocia y más tarde las iglesias puritanas en América eran todos exclusivamente cantos de Salmos hasta el comienzo del siglo 19."

Obviamente, lo que es relevante para nuestros propósitos es que la iglesia Alemana aparece aquí con el resto de las iglesias Reformadas y Presbiterianas y el informe del comité afirma que las de alemanes, junto con el resto de las iglesias se comprometieron a la práctica del Salmo cantado hasta aproximadamente el siglo 19. En lo que sigue, se prestará apoyo para tal declaración.
La práctica de la Reforma temprana de las iglesias de habla alemana se debe distinguir de la práctica de más tarde, a mediados del siglo 16 de la iglesia Alemana.

Hughes Old explica que las fuentes de la salmodia Reformada e himnodia han de remontarse a cuatro ciudades principales: Estrasburgo, Augsburg, Constanza, y Ginebra.

Las tres primeras ciudades son relevantes en este análisis porque eran de habla Alemana y su práctica de la alabanza en el culto en los primeros días de la Reforma del siglo 16 ha variado desde la práctica en Ginebra bajo Calvino.

Estrasburgo, teniendo una fuerte demanda de ser una de las iglesias Reformadas de habla Alemana, merece atención en primer lugar. Bucero, el Reformador de Estrasburgo, mantuvo la línea, desde el principio cuando se trataba de los contenidos de la canción culto.

Los primeros salterios Estrasburgo sólo contenían canciones inspiradas canónicas. Al parecer, la posición de Bucero era lo suficientemente coherente y suficientemente consistentes en este punto, que Old puede concluir que Calvino se hizo cargo de su posición en la canción de culto Bucero (p.260).

Sin embargo, la honestidad nos obliga a mencionar que el Salterio de 1537 contiene, por primera vez, algunas composiciones humanas que fueron utilizados por los servicios de reciente aprobación festiva: la Navidad, el Viernes Santo, Pascua y la Ascensión.

La práctica recientemente revisada de Estrasburgo sería de corta duración sin embargo pues la ciudad fue capturada por las fuerzas imperiales y volvió al control papal a finales de 1540. En cuanto a la iglesia de habla alemana de Augsburgo que no siguió el patrón establecido por principios de Estrasburgo, ya en 1530 había incluido unos 20 himnos artificiales.
Por último, debemos señalar la inclusión y no obvia de un gran número de himnos en el himnario de Constanza 1540 (p.260).

Johannes Zwick y Ambrosius Blarer estaban tan comprometidos con el uso de himnos hechos por el hombre, que Old informa que hicieron un argumento para su práctica en el prefacio de su libro de himnos.

Consciente de la necesidad de apoyar su argumento de la iglesia primitiva, apelaron al comentario de Tertuliano que algunos trajeron canciones de su propia composición a la iglesia y al ejemplo de Ambrosio de Milán, quien es conocido por haber compuesto una serie de sus propios himnos para el culto .

Los comentarios de OId en este punto son instructivos, como él señala que, si bien era legítimo, históricamente hablando, ellos apelan a Tertuliano y Ambrosio como el apoyo a la afirmación de que la práctica de Constanza se ajustaba a los ejemplos de la iglesia primitiva, estaba también plagado de sus propias dificultades, ya que "Tertuliano y Ambrosio representan la opinión de la minoría en la Iglesia antigua. A partir de mediados del siglo II hasta por lo menos finales del siglo IV, la mayoría de las iglesias se limitaron a himnos y salmos tomadas de la Escritura "(p.261).

No es un gran obstáculo para la tesis presentada en este post señalar que Constanza mantuvo una política tan liberal en himnos hechos por el hombre desde que la Reforma fue suprimida en Constanza en 1548.

Eso significa que, independientemente de prácticas de culto que surgieron en la iglesia Reformada alemana de mediados del siglo 16 no necesariamente esta ligada por sucesión genealógica a la práctica de Strasbourgh, Augsburgo y Constanza, ya que los trabajos de Reforma en gran medida ya habían sido terminado en estas áreas.
La Reforma alemana a mediados del siglo 16 se caracterizó por una nueva fase de desarrollo en la tendencia hacia un estricto Calvinismo.

En 1546 la fe Protestante encontró una abertura en el Palatinado, pero la oposición entre Luteranos y Reformados impidió una consolidación Reformada hasta que Federico III tomó el control en 1559.

Convencidos de la marca calvinista del Protestantismo, Frederick reorganizó la doctrina y el culto a lo largo del Palatinado clásicamente bajo bases Reformadas.

No sólo había dado poder Frederick para la creación de un catecismo, también llamó a una nueva liturgia que incluía el requisito de cantar los salmos en Alemán.

El momento difícilmente podría haber sido mejor, ya que la forma acabada del Salterio de Ginebra había sido impreso en 1562 y todo lo que hizo fue un poco de trabajo de traducción para proporcionar la iglesia en el Palatinado con un libro de canciones.

Westermyer (1980) nos dice que el trabajo de traducción fue realizada por el profesor de derecho de Konigsberg, Ambrosius Lobwaser, por 1565, y fue hecho así sucesivamente en cuenta el hecho de que era bajo el ejemplo de Calvino que la Reforma Alemana siguió (pg.90).

El historiador Alemán de la iglesia reformada, J. I. Good, del siglo 19 confirma el compromiso Alemán reformado a la salmodia exclusiva según el modelo de Calvin cuando escribe, "la Iglesia Reformada de Alemania había sido como las otras iglesias calvinistas, Iglesia que cantaba solo Salmos exclusivamente por alrededor de un siglo.(pg.403) ".

Esta cita hace que sea bastante claro que la Iglesia Reformada Alemana después de mediados del siglo 16 era una iglesia exclusivamente de canto de salmos y que siguió esta práctica de una determinación consciente para alinear su culto con el de Calvino y Ginebra.
Ahora viene la parte de mal gusto, que es relacionar, en breve, el declive del canto de los Salmos en la iglesia Reformada Alemana.
Ya sea que ocurrió a mediados del siglo 17 o a principios del siglo 18, no parece haber ninguna disputa entre los historiadores que la práctica de la iglesia alemana cambió de la salmodia exclusiva a una posición que es muy similar a la práctica Luterana.

Cómo y por qué ese cambio se llevó a cabo no es tan difícil de concretar. Bueno nos dice que aunque la práctica del canto de salmos había sido la norma durante los primeros 100 años del alemán reformado, los vientos de cambio comenzaron a soplar y los vientos se desplegaron por el aumento del pietismo alemán. Tal vez una muestra de citas de Good en este punto será muy útil para capturar lo que provocó la reversión en la práctica:

Ahora bien, si no hubiera sido por un avivamiento del pietismo, quien sabe pero todavía podríamos estar cantando los salmos en la Iglesia Reformada?

               Por lo tanto, tenemos al pietismo para dar las gracias a nuestros himnos ...

Por extraño que pueda parecer que nosotros, la introducción de himnos se oponía amargamente en muchas partes de la Iglesia Reformada como una innovación, así como los antiguos Reformados habían en gran medida estado aferrados a los Salmos ...
Sostenían que las palabras la palabra de Dios (los Salmos) y no del hombre (los himnos), deben ser cantadas en el culto de Dios. Y en sus Salmos apuntan a lo literal en lugar de la traducción rítmica, por lo que la Palabra de Dios pueda ser cambiada tan poco como sea posible.

Durante muchos años los himnos de Neander no se les permitía ser cantados en las iglesias. Eran, sin embargo, utilizados en las reuniones privadas, en conciliábulos y reuniones de oración. Pero poco a poco se volvieron tan populares que se ganaron su lugar en las iglesias, y las Iglesias ya no podían permitirse el lujo de pasar por ellos.

Así que después se te acerques a un siglo y medio de cantar el salmo, el Sínodo General de Jülich, Cleve, Berg y Mark publicó un nuevo libro de himnos en 1738 (pg.404).

Claramente, Good escribe como alguien que apoya el cambio causado por el pietismo, pero también hace que sea muy claro que el cambio de salmos a himnos marcó un cambio radical y no de menor importancia en la práctica. Señala que el cambio radical fue más de lo que era pragmático que lo de principios.

Observe el principio de la vieja práctica alemana como dice Good, "Ellos sostuvieron que la palabra de Dios (los Salmos) y no las palabras del hombre (los himnos), deben ser cantadas en el culto de Dios," pero ahora, la iglesia Alemana lo hizo "popular "a través de su uso en las reuniones privadas y conventículos. En otras palabras, la falsa piedad del pietismo alemán accionó el cambio en la práctica, y no es el descubrimiento de un mandamiento en la palabra de Dios a cantar himnos artificiales.
Esta nueva política estaba lejos de la antigua forma no sólo en la práctica sino también en el tono y el espíritu. Una vez más, una cita de Good, que no es un defensor de la salmodia exclusiva canónica tampoco, contrasta de manera implícita el compromiso del original culto bíblico Reformado Alemán con la nueva práctica:

La Reforma en muchos lugares cerró los órganos e introdujo el canto de los salmos en las iglesias. Muchos de los viejos libros de canto sólo contenían salmos ... estos salmos sostuvieron a los Reformados en tiempos de persecución y vinculó sus corazones más plenamente a la palabra de Dios. La primera Iglesia Reformada era Puritana en sus iglesias y en sus servicios (pg.453-4).
Lo llamativo de la observación de Good es que los salmos eran en un momento los que soportó el sufrimiento y la persecución de la iglesia Reformada Alemana por causa del Evangelio, y los himnos fueron durante un tiempo de tranquilidad, después de que la sangre había sido derramada, y el sudor y el dolor de la anterior generación de constructores les había proporcionado una iglesia donde podían descansar con comodidad.
Tal vez la clave para comprender el ascenso y descenso de la salmodia de las iglesias reformadas se encuentra en esta idea Good: 
Cuando la iglesia sufre va a la palabra de Dios para el alivio, pero cuando la iglesia está en reposo se va a las opiniones de los hombres para mantener su comodidad y facilidad.

En un sentido, sin embargo, que puede ser el lado bueno de la historia para aquellos que desean ver el retorno de la iglesia a la fidelidad en el culto desde nuestra edad que está creciendo cada vez más hostil hacia la verdadera fe cristiana.

Puede ser que como la iglesia en nuestra época comienza a sufrir las formas más significativas de la persecución de una cultura cada vez más hostil, y que se siente bien en un culto "dulce" que prevalece hoy en todas partes, incluso en las iglesias reformadas y presbiterianas, será reemplazado con el culto prescrito en la palabra de Dios.
Sin embargo, nuestra oración no debe ser que Dios enviara sufrimientos para que podamos ser obedientes en nuestro culto, más bien, nuestra oración debe ser que Dios nos enviara el Espíritu de obediencia, y en agradecimiento por la salvación y el deseo de glorificar su nombre podamos volver a la clase de adoración que Dios manda.
En la necesidad de reformar la Iglesia por Juan Calvino:
Si se ha de consultar, entonces, por cual cosas principalmente la religión cristiana tiene una existencia que se coloca entre nosotros, y mantiene su verdad, se encontrará  que no solo los dos siguientes ocupan el lugar principal, pero esta comprendindo debajo de ellos todas las otras partes, y por lo tanto toda la sustancia del Cristianismo, a saber: en primer lugar, del modo en el que Dios es debidamente adorado; y en segundo lugar, de la fuente de la que la salvación se va a obtener. Cuando estos se mantienen fuera de la vista, a pesar que nos gloriemos en el nombre de cristianos, nuestra profesión está vacía y vana.

Yo sé lo difícil que es convencer al mundo que Dios desaprueba todas las formas de culto no sancionadas expresamente por su Palabra. La persuasión opuesta es, por así decirlo, está sentado en sus propios huesos y tuétanos, es decir, que todo lo que hacen tiene en sí misma una sanción suficiente, siempre que exhiba una especie de celo por el honor de Dios. Pero como Dios no sólo considera como infructuosa, sino también abomina claramente, cualquier cosa que llevamos a cabo a partir de celo para su culto, si ellos esta en desacuerdo con su mandato, ¿qué ganamos por un supuesto contrario? Las palabras de Dios son claras y distintas, "La obediencia es mejor que el sacrificio." "En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres" (1 Sam 25:22; Mateo 15:... 9) Cada Además de su palabra, especialmente en esta materia, es una mentira. Mero "culto voluntario" es vanidad. Esta es la decisión, y una vez que el juez ha decidido, ya no es tiempo para debatir.

Trad. Caesar Arevalo

BIBLIOGRAFIA

JI. Good, El origen de la Iglesia Reformada en Alemania (Reading, Pensilvania: Daniel Miller, 1887).
Hughes Oliphant Viejo, Las raíces patrísticas del culto reformado (Zurich: Theologisher, 1975).

Westermeyer, Paul. Alemán Reformada Hymnody en los Estados Unidos. El Himno 31 (1980): 89-94.

Wednesday, June 08, 2016

EL AUGE Y CAIDA DE LA SALMODIA EN LAS IGLESIAS REFORMADAS Y PRESBITERIANAS (I)


INTRODUCCION
El siguiente artículo fue escrito por el Rev. John Sawtelle, pastor de "All Saints Reformed Presbyterian Church" en la Brea, California, en la cual yo y mi familia somos miembros. El artículo provee una prueba de la historicidad de la Salmodia Exclusiva en la liturgia de todas las iglesias Reformadas, y un análisis del porqué el uso de la Salmodia Exclusiva fue sacada de la gran mayoria de las iglesias Reformadas y dieron lugar a himnos de manufactura humana. Esta es la primera parte:

EL SURGIMIENTO Y CAIDA DE LA SALMODIA EXCLUSIVA EN LAS IGLESIAS REFORMADAS Y PRESBITERIANAS: LA IGLESIA REFORMADA HOLANDESA
En 1835, Hendrik DeCock, un ministro y líder de las iglesias de la secesión del siglo 19 de Holanda, escribió un panfleto contra el uso de himnos inspirados en el culto público titulado, “Los llamados Himnos Evangélicos en la favorita Engañosa Multitud en la Iglesia Sinodal Reformada e incluso por algunos de los hijos de Dios a causa de la ceguera, ya que están embriagados con el vino de su fornicación, además fue probada y se encontró vacía, Sí, en conflicto con todas nuestras formas de unidad y la Palabra de Dios.”
A pesar de un título atractivo, probablemente no atraería la atención tanto positiva en las iglesias reformadas y presbiterianas del siglo 21, ya que al principio de leerlo lo descartarían y lo rechazarían inmediatamente como nada más que producto de locos desvaríos de un blogger de la Internet de mal humor.
Sin embargo, en los días de DeCock, esto llamó la atención al público más amplio Reformado en Holanda y fue recibido con una cordial afirmación.
El examen superficial del título daría una idea incluso al lector de falta de atención en el hecho de que DeCock no era entusiasta de canciones inspiradas en el culto público, que él creía que solo los salmos canónicos exclusivos tuvieron el apoyo de la historia, la práctica y confesiones de la iglesia, y que creía que el uso de canciones no inspiradas en el culto era una violación de la ley de Dios.
Como puede imaginarse, basándose en el título del escrito, es muy negativo en el tono, y probablemente llamaría la atención al lector típico del siglo 21 reformada ya que su retórica es muy colorida y su ataque a los himnos hechos por el hombre es muy fuerte. Una serie de citas del tratado proporcionan una rápida muestra del tono belicoso y de fuego que impregna la obra:
"Los himnos nunca fueron introducidos en la iglesia, excepto para causar la degeneración y el desprecio al bienestar de la iglesia. Vemos así, entre otras cosas en el Nuevo Pacto, que en el mejor de los casos, y en las iglesias más puras, no se encuentran los himnos o no son tolerados
¿Cuando, por lo tanto, fueron los himnos, u otras canciones prostituidas usadas en los días de los apóstoles en las congregaciones del Señor?
La historia por sí sola es suficiente para darnos a conocer la fuente apestosa, es decir de donde los himnos fluían, y así fuímos capaces de juzgarlos vergonzosamente y abominablemente.
 Estas citas ofrecen una breve orientación sobre el tono de la discusión que hace frente DeCock acerca de las canciones de adoración sin inspiración y, además, proporciona una confirmación de la afirmación hecha en el artículo de la revista titulada "Nosotros Cantábamos los Salmos solamente --- ¿Qué pasó?”, que fue mencionada al comienzo de esta serie de publicaciones en el blog.
Si la construcción histórica de la práctica de la salmodia exclusiva en las iglesias holandesas que DeCock hace es exacta, entonces parecería, que al menos en el caso de las iglesias reformadas en los Países Bajos, el artículo ha golpeado profundamente a una vena de la verdad cuando se afirmaron que las iglesias reformadas de ascendencia holandesa en América hicieron una clara ruptura con el pasado cuando agregaron himnos no inspirados-de manufactura humana-al culto público de la iglesia.
En los párrafos siguientes nos ocuparemos de las alegaciones de DeCock y rastrear el ascenso de la salmodia exclusiva canónica en las iglesias reformadas holandesas.
No puede haber ninguna duda de que desde los primeros días de la Reforma en los Países Bajos, los Salmos de David tuvieron un lugar central dentro de la vida de la iglesia y su culto.
En la primavera de 1566 Petrus Datheen había supervisado un proyecto para traducir el Salterio de Ginebra al holandés. El diseño previsto y el papel del Salterio en la vida de la iglesia holandesa son señalados en la carta dedicatoria que decía, "a todas las congregaciones y servidores de Jesucristo, que gimen y lloran bajo la tiranía del Anticristo."
Hubo un compromiso al tema central de la escatología protestante histórica y esto da expresión en la dedicación como el pueblo de Dios son vistos desde la perspectiva de sufrir bajo la mano diabólica y pesada del papado romano, que todos los reformadores protestantes del siglo 16 lo consideraron como el Anticristo.
Un diseño intencional del salterio traducido era traer consuelo de la palabra inspirada de Dios a los santos reformados que lucharon bajo la opresión profana del Anticristo.
Qué tan bien la traducción del salterio hizo en el cumplimiento de los fines previstos para esta generación de santos perseguidos pueden ser evaluados por los comentarios de un historiador que sostuvo a partir del registro histórico de que la palabra "todos" en la dedicación "resultó ser profético, pues el Salterio llevó a la nación como una tormenta. Pronto todas las congregaciones estaban cantando los salmos de Dathenus "(Kobald, 1997).
La evidencia del salterio barriendo como una tormenta sobre toda la iglesia holandesa está indicada por el hecho de que en 1568 en el Convento de Wezel, el sínodo aprobó Salterio de Datheen como el libro oficial de la canción de la iglesia.
Las decisiones sinodales posteriores sugieren que el principio de la salmodia exclusiva canónica también fue adoptado como la posición oficial de las iglesias holandesas como la siguiente evidencia indica:
Los Salmos de David en la edición de Petrus Dathenus, estará en las reuniones cristianas de los Países Bajos Iglesias (como se ha hecho hasta ahora) y deberá ser cantada, abandonando los himnos que no se encuentran en la Sagrada Escritura. (El Sínodo de Dort Nacional de 1578, art. 76)
Sólo los Salmos de David serán cantados en la iglesia, omitiendo los himnos que no se pueden encontrar en la Santa Escritura. (El Sínodo Nacional de Middelburg, 1581, art. 51)
Los Salmos de David serán cantados en las iglesias, omitiendo los himnos que no se encuentra en la Santa Escritura (El Sínodo Nacional de Gravenhage, 1586, art. 62)
Dos conclusiones inmediatas parecen estar justificadas por el testimonio de estas decisiones sinodales: uno, los sínodos holandeses mantuvieron que sólo los "Salmos de David" fueron autorizados para su uso en el culto público, y dos, todos los himnos de manufactura humana debían ser omitido de su uso en el culto público.
El hecho de que junto a esta serie de decisiones que afirman el uso exclusivo de los salmos, las correspondientes declaraciones se tuvieron que hacer bajo la dirección de las iglesias para eliminar los himnos en el culto, y sugiere que en algunos lugares de la iglesia holandesa, los himnos no inspirados estaban luchando por encontrar un equilibrio.
La evidencia de una lucha sin embargo no indica una falta de claridad sobre el principio determinado de estas resoluciones sinodales ya que las decisiones son enfáticas e inequívocas, tanto en lo que afirman y rechazan. Una conclusión responsables extraído de las pruebas enumeradas anteriormente es que las iglesias reformadas holandesas del siglo 16 encontraron justificación bíblica para cantar los Salmos exclusivamente en el culto y que estaban convencidos de que la Escritura justifica el uso de sólo estas canciones y no otras.
Por 1619 podría parecer que un ligero cambio en el principio sobre las canciones en la adoración comenzó a surgir. En la sesión 162 del Sínodo de Dort Nacional se formó la siguiente declaración acerca de la canción en el culto público:
En la Iglesia serán cantados sólo los 150 salmos de David. Los 10 mandamientos, la oración del Señor, los artículos de la fe, las canciones de María, Zacarías y Simeón, el himno 'Oh Dios que es nuestro Padre, "y así sucesivamente, quedará en la libertad de las Iglesias, tanto si querer usarlos o no, si lo consideran conveniente. El resto de las canciones serán sacados de la iglesia, y del mismo modo alguno que previamente hayan sido importados en la iglesia se omitirá de la manera más digna posible.
A primera vista parece que esta declaración sinodal oficial representa un ablandamiento en el principio de que todas las otras canciones, excepto los Salmos de David y un grupo selecto de salmos canónicos inspiradas no deben ser usados en el culto público.
Algunos han propuesto que la intención real de la declaración es apoyar y afirmar la salmodia exclusiva a pesar de que ciertamente hace algunas concesiones en relación con canciones no inspiradas parecen haber encontrado un lugar en al menos algunas de las iglesias.
Con la subida del Arminianismo, el uso de algunas canciones inspiradas se había deslizado en las iglesias de las provincias del Norte y Este de Holanda y encontró apoyo popular para el uso en el Día del Señor cuando la Cena del Señor era servida; por lo que, a causa de su uso arraigado y el apoyo a estas pocas canciones durante ciertos días del Señor, en algunos lugares de la iglesia, se llegó a una especie de acuerdo político y se refleja en la declaración formulada en la sesión en 162 (Polman, 1998).
Más apoyo para esta interpretación no sólo se encuentra en la serie de decisiones sinodales inequívocas entre 1578 y 1586, pero también se encuentra en la observación del teólogo holandés del siglo 17 Wilhelmus a'Brakel quien ha comentado esta decisión en su obra "El servicio razonable de Cristiano", en donde dice que, "la decisión de los Sínodos holandeses ha sido muy correcta en efecto, a saber, que no es otra sino los Salmos de David que se van a utilizar en las iglesias" (1700, vol.4, 34-35).
Aunque se podría argumentar que a'Brakel está mirando exclusivamente a las declaraciones sinodales del siglo 16, y no el estado del sínodo de 1618-1619, y podría ser como sea razonablemente el argumentar que a'Brakel es mejor interpretar la declaración hecha en la sesión 162 a través de la lente de decisiones sinodales anteriores y que está operando en el supuesto de que esas declaraciones constituyen el marco adecuado para la interpretación de la declaración del gran Sínodo Nacional en 1619.
Por otra parte, lo que se desprende de una encuesta realizada a los salterios Holandeses utilizado desde 1619 hasta finales de 1700 es que los Salmos de David comprendían el manual de alabanza en las iglesias reformadas holandesas; sin embargo, en la última parte del siglo 18 se pudieron sentir vientos de cambio que barrieron a través de la iglesia y la disminución de compromiso con el principio y la práctica de la salmodia exclusiva; como consecuencia, sacaron los Salmos de la iglesia y lo sustituyeron por canciones de los hombres, o de manufactura humana.
Nuestro próximo post será trazar el declive de la salmodia exclusiva canónica en las iglesias reformadas holandesas.
En la necesidad de reformar la Iglesia por Juan Calvino:
Si se ha de consultar, entonces, por cual cosas principalmente la religión cristiana tiene una existencia que se coloca entre nosotros, y mantiene su verdad, se encontrará  que no solo los dos siguientes ocupan el lugar principal, pero esta comprendindo debajo de ellos todas las otras partes, y por lo tanto toda la sustancia del Cristianismo, a saber: en primer lugar, del modo en el que Dios es debidamente adorado; y en segundo lugar, de la fuente de la que la salvación se va a obtener. Cuando estos se mantienen fuera de la vista, a pesar que nos gloriemos en el nombre de cristianos, nuestra profesión está vacía y vana.
Yo sé lo difícil que es convencer al mundo que Dios desaprueba todas las formas de culto no sancionadas expresamente por su Palabra. La persuasión opuesta es, por así decirlo, está sentado en sus propios huesos y tuétanos, es decir, que todo lo que hacen tiene en sí misma una sanción suficiente, siempre que exhiba una especie de celo por el honor de Dios. Pero como Dios no sólo considera como infructuosa, sino también abomina claramente, cualquier cosa que llevamos a cabo a partir de celo para su culto, si ellos esta en desacuerdo con su mandato, ¿qué ganamos por un supuesto contrario? Las palabras de Dios son claras y distintas, "La obediencia es mejor que el sacrificio." "En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres" (1 Sam 25:22; Mateo 15:... 9) Cada Además de su palabra, especialmente en esta materia, es una mentira. Mero "culto voluntario" es vanidad. Esta es la decisión, y una vez que el juez ha decidido, ya no es tiempo para debatir.

Trad. Caesar Arevalo.

BIBLIOGRAFIA
Brakel, Wilhelmus A, servicio razonable del Cristiano, trans. Bartel Elshout, 4 vols. (Ligonier, Pensilvania: Soli Deo Gloria, 1992), 4: 34-35.
DeCock, Hendrik, según el mandato del Señor: Caso del Rev. H. DeCock contra Himnos, trans. J. A. Wanliss y W. L. Brendenhof (Surrey, BC: Por los Editores, 1998.)
Kobald, Norma. Los Salmos, el órgano, y Sweelink. Reformada Music Journal 9 (1997).
Polman, Bert.  La Cuestión del Himno en la Iglesia Cristiana Reformada. Origins 16 (1998).