Sunday, May 29, 2016

HERMENEUTICA, NO TRADICION


¿Es la práctica del bautismo de infantes una influencia católica Romana que los Reformadores siguieron practicando? O ¿Los reformadores basaron la práctica del bautismo infantil sobre una correcta hermenéutica? El siguiente es un artículo escrito por el Dr. Clark (California Westminster Seminary) respondiendo esta pregunta:

La acusación de que Calvino continuó practicando el bautismo infantil porque era incapaz de romper con la tradición romana sigue en la mente de muchos que rechazan la práctica del bautismo de infantes. Vamos a considerar esto.

Juan Calvino (1509-1564) nació en Noyon, Picardía. Fue criado y educado en la comunión Católica romana. Podría decirse que Lutero no alcanzó al parecer a su posición protestante madura hasta 1521, cuando desafió al Imperio y Roma sobre la base de la autoridad única, final y única de la Escritura (sola Scriptura) enfrente de la autoridad eclesiástica y tradición.

Naturalmente, su teología continuó desarrollando y en realidad no es hasta 1525 que rompió. En ese año se publicó una de sus obras más significativas, "La voluntad esclava" (De servo arbitrio). En este trabajo se ven muchos de los grandes temas que resonaría por el resto de su carrera y más allá. 

En 1525, Calvino tenía apenas 16 años de edad. En ese momento él habría sido, según los estándares modernos, extraordinariamente bien educado. Pero no sería por 11 años más, hasta que publicó su primer trabajo como teólogo protestante, la primera edición de los Institutos de la Religión cristiana. Sin embargo, él tenía sólo 27 años cuando lo publicó.
Una razón por la que salió de Roma fue su participación en el movimiento humanista del Renacimiento. El humanismo, en este contexto, no se refiere a un movimiento anticristiano. En los siglos 15 y 16 se refería a un movimiento en gran parte dirigida por los cristianos para recuperar las Escrituras en su idioma original y leer en su contexto original.

Era un estudiante de derecho que había sido enseñado a alejarse de los resúmenes tradicionales del derecho civil y de volver a las fuentes originales (ad fontes). Por su propio testimonio, cuando se encontró con los Protestantes y cuando vuelve a leer la Escritura, en su idioma original y el contexto, a la luz de lo que los Protestantes estaban diciendo, empezó a ver las cosas de manera muy diferente.

Él no era un simple tradicionalista. Tenía respeto a la tradición, pero para Calvino, las fuentes, especialmente las Sagradas Escrituras, fueron superiores a la tradición y las autoridades eclesiásticas, incluso superior a los escritos y tradiciones Católicos romanos.

Su formación humanista le enseñó a leer textos y argumentos críticamente, para preguntar si una interpretación era correcta, si estaba de acuerdo con el texto original, como se lee en su contexto. El inicialmente aplicó los mismos métodos para su estudio de la Escritura.

La afirmación de que Calvino (y otros reformadores) continuaron enseñando el bautismo infantil, porque siguieron excesivamente influenciados por la enseñanza romana se basa en una suposición no declarada: la única razón por la que se podría bautizar a los niños es debido a la tradición romana (o tal vez el sentimiento), que no puede posiblemente ser una convicción impulsado por la misma Escritura. Esta es una suposición injustificada.

Es cierto que tanto para Calvino y Lutero la tradición de la iglesia era de peso. Ellos eran los evangélicos en un sentido antiguo de la palabra: Ellos eran los "evangelistas" como Tyndale los llamaba. No eran, sin embargo, "evangélicos" en el moderno contexto de origen Norte Américano.

Ellos nunca asumieron que la iglesia había comenzado unos pocos años antes de su experiencia.

Muchos evangélicos estadounidenses más o menos suponen que la iglesia realmente no hizo las cosas bien hasta el siglo 19, ellos dicen que la mayor parte de la historia de la iglesia fue un error gigante del siglo segundo hasta el día 19 para ir precedida y seguida y considerada como una fuente de diversión.

Por el contrario, los Reformadores vieron toda la historia de la iglesia como su historia, como la historia familiar. Llegaron a estar en desacuerdo con algo de lo que había ocurrido en su historia familiar, pero estaban impresionados de que, en lo que ellos sabían, el entendimiento universal de la Escritura era: los creyentes y sus hijos iban a recibir la señal de entrada visibles para la comunidad del pacto.

Ese consenso, sin embargo, no era definitiva para ellos. Rechazaron el consenso generalizado medieval sobre una serie de temas. Está claro que estaban dispuestos a rechazar las posiciones anteriores cuando no estaban fundamentos en la bíblia.

Fue Escritura, no la tradición, que los llevó a mantener el bautismo infantil. Ambos dieron conferencias sobre el Génesis y quedaron impresionados por la continuidad entre la forma en que Dios trató con Abraham y la forma en que el Nuevo Testamento habla. Ellos hicieron una distinción que muchos Bautistas y evangélicos no lo hacen: se entiende que Abraham y Moisés tenían diferentes lugares de la historia de la redención. Ambos fueron totalmente comprometidos con la única autoridad única, final, de la Palabra de Dios.

Recuerde, muchos de los anabaptistas de la época, no aceptaron el principio de la sola Scriptura. Uno de los principales líderes anabaptistas de la década de 1520 Thomas Müntzer se burlaba de los protestantes confesionales (por ejemplo, Lutero, Calvino y Zwinglio) por su dependencia de las Escrituras como la Palabra de Dios. Muntzer y otros eran más como los pentecostales de hoy, que dicen que tienen revelación continua extra-bíblica.

De hecho, podría decirse que Muntzer anticipó la doctrina de Karl Barth que las Escrituras se convierten solamente en la Palabra de Dios para nosotros en un encuentro existencial. En otras palabras, los Protestantes confesionales, a diferencia de los anabaptistas tenían una doctrina más alta de la Escritura y estaban totalmente dispuestos a seguirlo donde quiera que conduzca.

Que los anabaptistas y más tarde los movimientos bautistas rechazaron la manera de leer las Escrituras (hermenéutica) de los Reformadores y su comprensión de la historia de la redención (por ejemplo, la continuidad del Pacto de Abraham) no los hace esclavos de la tradición medieval.

Zwinglio (1484-1531) fue confrontado directamente por los anabaptistas, en Zürich sobre esta misma cuestión. Admitió que, durante un tiempo, fue tentado por el caso anabaptista, que la discontinuidad entre el Antiguo (en sentido amplio) y el Nuevo Pacto es tan grande que el  Nuevo pacto es tan escatológica (celestial) que ya no es posible que los bebés deben incluirse en el pueblo visible de Dios, que en el Nuevo Pacto, sólo aquellos que hacen profesión de fé pueden considerarse miembros del pueblo del pacto y que el bautismo es sólo para aquellos que hacen profesión.

El rechazó esa posición, sin embargo, no porque él fue indebidamente influenciado por Roma ni porque (como algunos bautistas me han sugerido) que estaba preocupado por la caída en desgracia con las autoridades civiles, sino porque estaba convencido por la Escritura que hay una pacto de gracia instituido por Dios con una variedad de administraciones.

El se convenció desde la Escritura que los creyentes están en el mismo pacto de gracia como Abraham y que así como Dios había prometido un Dios a Abraham y a sus hijos, también ha prometido a los creyentes y a sus hijos en el Nuevo Pacto.

Por lo tanto la acusación de bautistas y otros grupos independientes de que los Reformadores fueron influenciados por el Catolicismo romano es falso, y no hace justifica a la verdadera historia de la Reforma, la vida de los Reformadores y sus escritos.- Dr. R Scott Clark

TRAD. Caesar Arevalo

FUENTE:
“Is Infant Baptism A Roman Catholic Leftover?”  por R. Scott Clark, retrieved March 19, 2016.


Saturday, May 28, 2016

¿TEOLOGIA O PRACTICA?



“TEOLOGIA SIGUE LA PRACTICA,” O “LA PRACTICA SIGUE LA TEOLOGIA”

El rechazo de la práctica del bautismo infantil parte de una mala lectura y de una mala comprensión de la teología pactal, como hermenéutica para entender su práctica. Esto es evidente en grupos no-Reformados que limitan al bautismo solo a adultos como una consecuencia de la confesión de fe de adulto. 

La pregunta, entonces es, ¿la teología sigue la práctica? O ¿la práctica sigue la teología?

El siguiente articulo es una respuesta a la pregunta de alguien que rechaza el bautismo infantil alegando que el bautismo es solo para que aquellos que hicieron confesión de fe.

NO-REFORMADO: 

En Hechos 2:39, es "la promesa", en referencia al pacto de Abraham o a la promesa simplemente expuesta, a saber, que "yo derramaré mi Espíritu ... y recibiréis el don del Espíritu Santo"?  Y, esta promesa es para ustedes y sus hijos, y para cuantos el Señor nuestro Dios llame.

Además, en el verso 38, ¿Quiénes fueron los que se sumergieron?  pero aquellos que se arrepintieron, y, como v. 41 dice, "los que recibieron su palabra fueron sumergidos."?

Me parece que se trata de creyentes que fueron y deben ser sumergidos en agua como una señal y sello de su profesión de fe en Jesucristo, el Evangelio que Pedro predicó en Hechos 2, y en la obediencia a la comisión de Cristo en Mateo 28 : 19.

RESPUESTA:
La promesa en Hechos.2: 39 es "perdonar sus pecados" en nadie mas pero por la fe en el Mesías. Esa era la esencia de la fe de Abraham en "la promesa", mirando hacia adelante en el cumplimiento de los tiemos, vea Romanos 4: 2-3

Si Abraham hubiera sido justificado por las obras, tendría de qué gloriarse, pero no ante Dios, pues ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios y le fue contado por justicia.

Y esa es la esencia de la fe de la semilla de Abraham

Esto es: no son hijos de Dios los hijos según la carne, sino que son contados como descendencia los hijos según la promesa, (Rom.9: 8)

El derramamiento del Espíritu; es una bendición subsidiaria de tener sus pecados perdonados, sobre la base de la obra terminada de Cristo en la cruz.

El Llamado también era esencial para la recepción de la promesa que Dios dio a Abraham, véase Génesis 17: 18-19 con Rom.9: 6-7.

             18 Y dijo Abraham a Dios:
—Ojalá viva Ismael delante de ti.
19 Respondió Dios:
—Ciertamente Sara, tu mujer, te dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Isaac. Confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.

No que la palabra de Dios haya fallado, porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos suyos, sino: «En Isaac te será llamada descendencia.»

La definición de la palabra Griega βαπτιζω (Baptizo) siguen siendo tan poco convincente como siempre. 

Esta no es la forma en que funciona el lenguaje real. El origen fundamental de la palabra, si es útil saber, tiene varias connotaciones, las cuales involucra el sentido de estar “bajo” la influencia de algún poder o elemento.  También implica "cubrir," “empapar” “llenar” y no estrictamente "sumergir". 

En el NT la palabra prestada "bautizar" se convirtió en un término teológicamente rica en contenido, y no es una mera descripción (incluso literal, como insisten los Bautistas).

Un asunto muy importante para aclarar es el hecho que los que bautizan a los infantes de los creyentes también bautizan adultos arrepentidos y creyentes en Cristo siguiendo una profesión de fe, por lo tanto es engañoso el decir que los Reformados son o enseñan solo "paido bautismo."

Los bautistas y otros gupos no reformados basan su práctica de bautismo en las descripciones de los Evangelios y en el libro de los Hechos (esta es la hermenéutica de ellos o como las interpretan), y de allí hacen de la teología del bautismo que aparece más adelante en las epístolas sus "reflexiones" dentro de la agenda: teología sigue la práctica. Lo cual es incorrecta.

Los Reformados, en cambio, no derivan su práctica bautismal a partir de eventos narrativos. Comenzamos más bien, con la Escritura didáctica, es decir la interpretación de la teología del bautismo con una sólida teología bíblica, la teología pactual como la hermenéutica para entender el bautismo.
Las descripciones que se encuentran en los Evangelios y los Hechos fueron escritos por hombres en plena posesión de la teología del bautismo en un contexto pactal Abrahamico:  por lo tanto, la práctica sigue la teologia, y no al revés. 
Caesar Arevalo

Tuesday, May 17, 2016

THEODORE BEZA: FE Y JUSTIFICACION


THEODORO BEZA : FE Y JUSTIFICACION

INTRODUCCION

Después de Juan Calvino, Theodore Beza es la figura decisiva y fundamental en el desarrollo y continuación de la Reforma en Europa y por lo tanto en el Cristianismo. Sus obras son el producto de su amplio conocimiento teológico y tiempo de meditaciones en las doctrinas más fundamentales del Cristianismo. Es más, la teología Reformada debe a Beza su identidad teológica. En lo que respecta al tema de la justificación, Beza desarrolla los principios importantes en donde identifica y define la teología Reformada como respuesta a Roma. Todo estudiante serio de teología debe estudiar los escritos de Beza y así podrá tener la perspectiva original y correcta en cuanto a la fe Reformada. El tema que sigue es la doctrina de la fe y la justificación escrito por Beza. Lea el pensamiento original de esta doctrina y observe los términos teológicos. Su línea de pensamiento y su conclusión.  
THEODORE (TEODORO) BEZA
Teodoro de Beza (Théodore de Bèze o de Besze), Reformador de Ginebra, nació en Vézelay, en Borgoña, 24 de Junio, 1519 y murió en Ginebra Oct.13, 1605.
Fue recibido con alegria por Calvino, que lo había conocido ya en la casa de Wolmar. Conoció a Viret en Lausana, a la vez que lo detuvo y lo recomendó como profesor de Griego en la academia (noviembre de 1549). Beza encontró tiempo para escribir un drama bíblico, "El Sacrificio de Abraham", en el que contrasta el Catolicismo con el Protestantismo, y el trabajo fue bien recibido. En junio de 1551, agregó un par de salmos a la versión francesa de los salmos iniciada por Marot, que también fue muy exitoso.
Calvino y Beza estuvieron dispuestos para llevar a cabo sus funciones de manera conjunta en semanas alternas, pero la muerte de Calvino se produjeron poco después (27 de mayo, 1564). Beza entonces fue su sucesor. Hasta 1580 Beza era no sólo modérateur de la Compagnie des Pasteurs, sino también el alma real de la gran institución de aprendizaje en Ginebra, que Calvino había fundado en 1559, que consta de un gimnasio y una academia.
La juventud protestante durante casi cuarenta años llenaba su sala de conferencia para escuchar sus conferencias teológicas, en la que expuso la ortodoxia Calvinista más pura.
Como consejero fue escuchado por ambos jueces y pastores. Ginebra está en deuda con él por la fundación de una escuela de derecho en el que François Hotman, Jules Pacius, y Denys Godefroy, los juristas más eminentes del siglo, dieron muchas conferencias. (cf. Charles Borgeaud, L'Académie de Calvin, Ginebra, 1900 ).

FE Y JUSTIFICACION (T. Beza)
Creemos en el Espíritu Santo; Él es el poder esencial del Padre y del Hijo (Gen 1: 2) que habita en ellos y es co-eterno y consustancial con ellos, que procede de ellos (Juan 14:16, 26; 16: 7-15). El es un Dios con ellos (Romanos 8: 9-11; Hechos 5: 3-4; 1 Cor. 12: 4-8; 3:16) y es siempre una persona distinta de la una y la otra (Mateo 28:19)
Esto es lo que la Iglesia ha establecido bien, por la Palabra de Dios, contra Macedonio (Macedonio-Siglo 4), quien negó la divinidad del Espíritu Santo. Su herejía fue condenada en el Concilio de Constantinopla en el año 381 DC. Y así otros herejes similares. Su fuerza (del Espíritu Santo) y poder infinito se demuestran en la creación y conservación de todas las criaturas, desde el principio del mundo (Gn. 1: 2; Sal 104, 29, 30).
Pero, en este tratado, consideraremos en especial a los efectos que produce en los hijos de Dios; así  junto con la fe, Él les trae la gracia de Dios para que sean sensibles de la eficacia y el poder de ellos (Rom. 8: 12-17; 1 Corintios 2:11, 12; 1 Juan 4:13); en pocas palabras, cómo les trae más y más hasta la meta final a la que han sido predestinados antes de la fundación del mundo (Ef. 1: 3-4).

El Espíritu Santo nos hace partícipes de Jesucristo por la fe solamente
Por lo tanto, el Espíritu Santo es el que a través del cual  Dios mantiene a sus elegidos en posesión de Jesucristo, su Hijo; y en consecuencia, de todas las gracias que son necesarias para la salvación de ellos.
Pero es necesario, en primer lugar, que el Espíritu Santo nos haga aptos y listos para recibir a Jesucristo. Esto es lo que hace al crear en nosotros, por su pura bondad y la misericordia divina, eso que llamamos "fe" (Ef. 1: 17; Filp 1, 29; 2; 3: 2), el único instrumento por el cual podemos asirnos de Jesucristo cuando se nos ofrece, el único recipiente para recibir de Él (Juan 3: 1-13, 33-36).
Los medios que utiliza el Espíritu Santo para crear y preservar la fe en nosotros
Con el fin de crear en nosotros este instrumento de la fe, y también para alimentar y fortalecer cada vez más, el Espíritu Santo usa dos medios ordinarios (sin embargo comunicándoles su poder, pero trabajando por ellos): la predicación de la Palabra de Dios y sus Sacramentos (Mateo 29: 19-20; Hechos 6: 4; Romanos 10:17; Santiago 1:18; 1 Pedro 1:23-25).
Más adelante, volveremos a este; en primer lugar, vamos a definir qué es esta tan preciosa fe, y cuáles son sus efectos y poderes.

Cómo es necesaria la fe, y lo que es la fe
Somos en este momento  enemigos de nuestra propia salvación, debido a nuestra corrupción natural (Rom. 8: 7; 1 Cor 2:14), que si Dios se hubiera  a sí mismo contentado a decirnos que encontraremos nuestra salvación en Jesucristo, nos hubiéramos burlado de él; por lo tanto así ha hecho el mundo siempre y lo hará hasta el final (1 Cor. 1: 23-25; Juan 10:20; Hechos 2:13; Lucas 23:35)

Aún más, si Él no añade nada y que nomás nos diga que los medios por el que experimentamos la eficacia de este remedio contra la muerte eterna es creer en Jesucristo, eso no nos beneficia nada (Jn. 3: 5-6). Porque, en todo esto, somos más que mudos (Sal 51:15; Is 6: 5; Jer. 1: 6), sordos (Sal. 40: 6; Juan 8:47; Mt. 13:13), y ciegos a través de la corrupción de nuestra naturaleza (Juan 1: 5 ; 3:. 3; 09:41) y  no sería más posible para nosotros el desear  creer que lo que sería para un hombre muerto el desear volar (Juan 12:38, 39; 06:44).
Por tanto, es necesario que con todo esto, el buen Padre, que nos eligió para su gloria, deba llegar a multiplicar su misericordia hacia sus enemigos. Al declararnos que Él ha dado a su propio Hijo único para que todo aquel que se apodera de él por la fe, no se pierda (Juan 3:16). Él crea también en nosotros este instrumento de fe que Él requiere de nosotros.
Ahora, la fe de la que hablamos no consiste sólo en la creencia de que Dios es Dios, y que el contenido de su Palabra son verdaderas:  pues los demonios de hecho tienen esta fe, y sólo les hace temblar (Santiago 2:19),  pero nosotros llamamos "fe" a un cierto conocimiento que, por su gracia y bondad por sí sola, el Espíritu Santo graba cada vez más en los corazones de los elegidos de Dios (I Cor. 2: 6-8), por este conocimiento, cada uno de ellos, teniendo la seguranza en su corazón de su elección, se apropia para sí mismo y  aplica a sí mismo la promesa de la salvación en Jesucristo.

La fe, digo, no sólo cree que Jesucristo ha muerto y resucitado por los pecadores, pero también  abraza  a Jesucristo (Romanos 8:16, 39; Hebreos 10:22, 23; 1 Juan 4:13; 5:19, etc).
Todo aquel que cree verdaderamente confía solo en él y tiene la seguridad de su salvación hasta el punto de que ya no duda mas ( Ef 3:12). Esa es la razón por la cual San Bernardo dijo, conforme a la Escritura en su totalidad, lo que sigue:

"Si usted cree que sus pecados no pueden ser borrados, excepto por El contra de quien solamente tú has pecado, hace bien pero agrega todavía un punto:  que usted crea que sus pecados han sido perdonados por Él.  Este es el testimonio de que el Espíritu Santo da a nuestro corazón, diciendo: "Tus pecados te son perdonados '".

El objeto y el poder de la verdadera fe

Ya que Jesucristo es el objeto de la fe, y de hecho Jesucristo así como se muestra a nosotros en la Palabra de Dios, siguen dos puntos que deben tenerse en cuenta también.
Por un lado, donde no existe la palabra de Dios, sino sólo la palabra del hombre, quienquiera que sea, no existe fe, pero sólo un sueño o una opinión que no puede dejar de engañarnos (Rom 10: 2-4; 1:28; Marcos 16:15, 16; Gálatas 1: 8-9).
Por otro lado, la fe abraza y se apropia de Jesucristo y todo lo que está en Él, ya que Él fue dado a nosotros con la condición de creer en Él (Juan 17:20, 21; Romanos 8: 9).  De allí sigue uno de dos cosas: o todo lo que es necesario para nuestra salvación no está en Jesucristo, o si todo está realmente allí, él que tiene a Jesucristo por la fe lo tiene todo.
 Ahora, decir que todo lo que es necesario para nuestra salvación no está en Jesucristo es una blasfemia muy horrible, pues esto sólo lo haría un Salvador parcial (Mateo 1:21) por tanto, queda la otra parte: teniendo a Jesucristo, por la fe, tenemos en él todo lo que se requiere para nuestra salvación (Rom 5: 1).

Esto es lo que dice el Apóstol,  "No hay condenación para los que están en Cristo Jesús." (Rom. 8:1).

¿Cómo debe entenderse que la palabra que decimos después de San Pablo, "Somos justificados por la sola fe"

Aquí está la explicación de nuestra justificación por la sola fe: la fe es el instrumento que recibe a Jesucristo y, en consecuencia, que recibe su justicia, es decir, toda la perfección.
Cuando, por lo tanto, después de Pablo (Rm 1, 17; 3: 21-27; 4: 3; 5: 1; 9: 30-33; 11: 6; Gal 2: 16-21; 3: 9, 10, 18; Fil 3: 9; 2 Tim 1: 9; Tito 3: 5; Hebreos 11: 7 ) decimos que somos justificados por la fe sola, o gratuitamente, o por la fe sin obras (pues todas estas formas de hablar dan el mismo sentido), no decimos que la fe es una virtud que nos hace justos, en nosotros mismos, delante de Dios. Pues esto sería poner la fe en el lugar de Jesucristo, quien es, por sí solo, nuestra justicia perfecta y completa.
Pero hablamos de este modo con el Apóstol, y decimos que solamente por la fe somos justificados, de tal manera que le aceptamos a él que nos justifica, Jesucristo, a quien nos une y junta, y nos hace partícipes de él y de los beneficios que posee. Estos, que se nos imputan y se nos da a nosotros, son más que suficientes para hacernos absueltos y justos delante de Dios.

El  tener la seguridad de la propia salvación por la fe en Jesucristo no es arrogancia o presunción en absoluto

Se establece que para tener la seguridad de la salvación, mediante la fe, no es ni presunción ni arrogancia, sino, por el contrario, es el único medio de despojarse de todo orgullo, para dar toda la gloria a Dios (Rom. 8:16 , 38; Efe, 3:12; Heb. 10:22, 23; 1 Juan 4:13; 5:19; Rom. 3:27; 4:20; 1 Cor 4: 4; 9:26, 27).

Porque la fe sola nos enseña el salir de nosotros mismos, y nos obliga, a reconocer sinceramente que en nosotros no hay más que la causa de la condenación completa.
Por lo tanto, nos envía lejos a Jesucristo, y que nos enseña y nos asegura que vamos a encontrar la salvación ante Dios a través de su propia justicia. En verdad, todo lo que es en Jesucristo, es decir, toda la justicia y la perfección (en Él no había pecado y, además, Él ha cumplido toda la justicia de la Ley), se coloca a nuestra cuenta y se nos da a nosotros como si fuera la nuestra, a condición de que nosotros lo aceptemos por la fe.
Es por eso que San Bernardo dijo:

"El testimonio de nuestra conciencia es nuestra gloria: no es el testimonio que la mente engaña, engañando a su propietario, la que da de sí misma al fariseo jactancioso (Lucas 18:11, 12) este testimonio no es cierto. Más bien el testimonio que el espíritu Santo da a nuestro espíritu es verdadero."

La fe encuentra en Jesucristo todo lo que es necesario para la salvación

Esto requiere ser expuesto en detalle, de modo que uno puede saber si, a través de la fe, nos apropiamos de un remedio suficiente para asegurarnos plenamente de la vida eterna; de acuerdo con lo que está escrito: "El justo por la fe vivirá". (Hab. 2: 4; Rom. 1:16, 17; Gal 3:11)
Decimos, pues, que todo lo que obstruye al hombre a la comunión con Dios, quien es perfectamente justo y bueno, radica en tres puntos, pero, a pesar de cada uno de ellos, encontramos el remedio, no en nosotros mismos, sino en Jesucristo y todo lo El tiene, con tal que estamos unidos y juntos a Él en la comunión de todos los beneficios (Juan 17: 9-11, 20-26.).
Por eso la Iglesia, es decir, el conjunto de los creyentes, que se llama la esposa de Jesucristo, su marido (Rom. 7: 2-6; 8:35; 2 Cor. 11: 2; Ef. 5,31, 32), muestra más claramente la grandeza de la unión y la comunión que existe entre Jesucristo y los que, por la fe, han confiado en él. Pues en virtud de esta unión y esta unión espiritual a través de la fe, él lleva todas nuestras miserias sobre él, y recibimos todos sus tesoros, por su pura bondad y misericordia. Esto es lo que vamos a ver.

El remedio que la fe encuentra solamente en Jesucristo contra el primer asalto de la primera tentación: "La multitud de los pecados”:

 la seguridad que podemos tener en este punto con respecto a los santos o a nosotros mismos
Por lo tanto, veamos ahora cómo, solo en  Jesucristo,  encontramos remedios seguros en contra de todas las tentaciones de Satanás y todos los problemas de nuestra conciencia.
En primer lugar, Satanás y nuestra conciencia, para mostrar que somos realmente indignos de ser salvos y muy dignos de perecer, pone en primer plano la naturaleza de Dios, perfectamente justa, Él que es el gran enemigo y vengador de toda iniquidad. Ahora, es verdad, estamos cubiertos con pecados infinitos. Por lo tanto, ya no hay nada más para nosotros que hacer sino esperar a que la paga del pecado siga, es decir, la muerte eterna (Romanos 6:23).

¿Qué alegan los hombres  en contra de esta conclusión de Satanás y de su conciencia?

Ciertamente, nada que puedan hacer, a menos eso digo. Pues si hacen uso de la misericordia de Dios, olvidando su justicia, se están engañando a sí mismos. Una cosa es cierta, la misericordia de Dios es tal que es necesaria, sin embargo,  su justicia también deba ser reconocida por completo: los que ya declaramos.

Si deseamos, con el fin de cubrir nuestros pecados,  apelar a los méritos de los santos:
1. Los hacemos un gran mal; pues David escribe, "no entres en juicio con tu siervo." (Salmo 143: 2), y, en otro pasaje, confiesa que sus obras no pueden ascender a Dios (Sal. 16: 2) Y ¿qué dice Pablo de Abraham, esta persona santa y padre de los creyentes?:

"Si Abraham", dice, "se justifica por sus obras, tiene razón de auto-jactancia, pero no para con Dios. Porque, lo que dice la Escritura? Abraham creyó en Dios, y esto le fue contado por justicia "(Romanos 4: 2-3) y lo que dice Pablo con respecto a sí mismo? " Ciertamente" dice, "no me siento culpable, pero no soy por ello justificados"  (1 Cor. 4: 4).

¿Cómo entonces podemos alegar los méritos de los santos para satisfacer por nuestros pecados, ya que ellos mismos pueden recurrir únicamente a la misericordia de Dios solamente, adquiridos por medio de Jesucristo? (Filip. 3: 8).

2. Por otra parte, si los propios santos hubieran merecido el paraíso por su vida santa (que no puede ser, ya que ellos mismos dan testimonio de lo contrario), ¿no han recibido el pago por sus méritos? Con  esa demanda, por lo tanto, ¿vamos a demandarles delante de Dios una vez más?

3. Dado que, para decir que tenían tanto mérito sigue habiendo algo que queda para nosotros, es creer la mentira que nos han dejado por escrito. Por otra parte, ¿no es como si dijéramos que ellos no tienen nada que ver con la muerte de Jesucristo, viendo que tienen en sí mismos más que suficiente como para tener necesidad de Él?

4. Y luego, si tienen exceso de méritos, ¿de qué manera podríamos saber que ellos son los nuestros? ¿Es porque pensamos que es así, o porque las hemos comprado? Pero Pedro reprende a Simón el mago para este comercio falso y maldito: "Que Tu dinero perezca contigo," dice, "pues has pensado comprar el don de Dios con dinero". (Hechos 8:20).
Allí esta cómo, en la creencia de que honramos a los santos, que en realidad deshonramos a ellos tanto como sea posible. Ahora bien, si las obras de los santos no tienen nada de mérito en este ámbito, ¿qué vamos a encontrar en nosotros mismos, o en cualquier otro hombre vivo, que es suficiente para coger fuerzas en contra de este asalto de Satanás?

 Pero, con el fin de acortar todas estas falsas imaginaciones, consideremos los siguientes puntos.

En primer lugar, ¿no deberíamos de pensar que un hombre sea desprovisto de sentido quien se persuade a sí mismo de que está libre de un acreedor con el pretexto de que él se imagina que ha pagado, o que otro ha pagado por él? Esta es la forma en que actuamos siempre hacia Dios cuando no estamos satisfechos con la única satisfacción de Jesucristo.

 Porque, qué fundamento tienen todos los demás, excepto la fantasía de los hombres, como si Dios debe encontrar bueno todo lo que parece bueno para nosotros. Pero, por el contrario, escuchemos lo que Jesucristo dice: "Ellos me honra en vano, enseñando mandamientos de hombres."

En segundo lugar, cuando decimos que nos basamos exclusivamente en la misericordia de Dios, pero nos imaginamos que nosotros mismos hemos pagado por ello, en su totalidad o en parte, ¿esto no es sino para burlarnos de su misericordia (Romanos 4: 4)?

En tercer lugar, no conformarse con el único mérito de Jesucristo, pero desear añadir otros cosas más,  ¿no es como si uno estuviera diciendo que Cristo no es Jesús, es decir, nuestro Salvador, pero sólo parcialmente ( Gal 2:21)?

En cuarto lugar, ¿no es esto despojar a Dios de su perfecta justicia (Rom. 3:26), y por lo tanto de su divinidad (en la medida en que es posible que nosotros!) Por habernos atrevidamente a oponernos  a su ira las obras de los hombres, en contra de quien tanto se podría decir, no importa cuán bueno sean ellos (Lucas 17:10)? David dijo, "no entres en juicio con tu siervo." (Salmo 143:2).

Vamos a aprender, por tanto, a responder de manera diferente a los antes mencionados argumentos de Satanás. Tú dices, Satanás, que Dios es perfectamente justo y el vengador de toda iniquidad.  Lo confieso; pero añado otra característica de su justicia que ha dejado de lado: ya que él es justo, él está satisfecho con haber pagado una vez. Usted dice a continuación que tengo infinitas maldades que merecen la muerte eterna, lo confieso; pero añado lo que usted ha omitido maliciosamente: las iniquidades que están en mí han sido muy ampliamente vengadas y castigadas en Jesucristo, que ha soportado el juicio de Dios en mi lugar (Romanos 3:25; 1 Pedro 2:24) Por eso llego a una conclusión muy diferente de la suya puesto que Dios es justo (Rom 3:26) y no exige el pago dos veces, ya que Jesucristo, Dios y hombre (2 Co 5,19), ha satisfecho por la obediencia infinita (Romanos 5: 19; Filip 2: 8) la majestad infinita de Dios (Romanos 8:33), se deduce que mis iniquidades ya no me pueden causar la ruina (Col. 2:14); ya están borrados y se lavaron de mi cuenta por la sangre de Jesucristo, que fue hecho maldición por mí (Gal 3:13), y que el justo, murió por los injustos (1 Pedro 2:2).

Acto seguido, lo cierto es que Satanás sabe bien cómo poner nuestras aflicciones ante nuestros ojos, y sobre todo la muerte (Romanos 5:12). Él alega que estas son tantos testimonios que muestran que Dios no nos ha perdonado nuestros pecados.

Pero, en cuanto a las aflicciones, debemos responder, en primer lugar: a pesar de que toda aflicción y muerte entraron en el mundo por el pecado, Dios no siempre las relaciona con nuestros pecados cuando nos aflige. Podemos establecer esto desde toda la historia de Job y en otros lugares (Juan 9: 3; 1 Pedro 2:19; 3:14; Sant. 1: 2). Pero tiene varios otros fines en vista de que tienden a su gloria y a nuestro beneficio, como explicaremos más adelante.

Por otro lado, cuando Dios aflige a los suyos por sus pecados, incluso si Él hace que sientan los dolores de la muerte (Job 13:15), Él no se irrita contra ellos como un juez, para condenarlos, sino como un Padre que está castigando a sus hijos con el fin de evitar que perezcan. (2 Cor. 6: 9; Heb. 12: 6; 2 Samuel 7:14), o para dar un ejemplo a los demás (2 Sam 12:13, 14).

El remedio que sólo la fe encuentra solo en Jesucristo en contra del segundo asalto de la primera tentación: "Estamos privados de la justicia que Dios demanda de nosotros con justicia"

Aquí está el segundo asalto que Satanás puede levantar contra nosotros a causa de nuestra falta de mérito: No es suficiente tener ningún pecado, o tener satisfechos nuestros pecados. Pero algo más es necesario; que el hombre deba cumplir toda la Ley, es decir, que amen a Dios perfectamente y al prójimo como a sí mismo (Dt 17:26; Gal. 3: 10-12; Mateo 22: 37). Trae por lo tanto, esta justicia, Satanás dice a nuestro pobre conciencia, o sabe muy bien que no se puede escapar de la ira y la maldición de Dios.

Ahora bien, en contra de este asalto, ¿que nos beneficia excepto Cristo solamente? Porque es una cuestión de obediencia perfecta que nunca se encuentra en ninguna otra parte,  solamente en Jesucristo. Aprendamos, por lo tanto aquí a apropiarnos para nosotros mismos, una vez más, por la fe, otro tesoro de Jesucristo: su justicia.

Sabemos que El es el que ha cumplido toda justicia (Mt 3,15: Fil 2: 8; 53:11) Es Él quien ha dado una perfecta obediencia y amor a Dios, y perfectamente ha amado a sus enemigos (Romanos 5:6-10) al punto que se hizo una maldición para ellos, como dice Pablo (Gal 3:13); hasta llevar, para ellos, la sentencia de la ira de Dios (Col. 1:22 ; 2 Co 5:21) por lo tanto, estando revestidos con esta perfecta justicia que se da a nosotros a través de la fe, como si se tratara adecuadamente de nuestra propia justicia (Ef 1:7-8), podemos ser aceptables a Dios (Juan 1: 12; Rom. 8:17), como hermanos y coherederos de Jesucristo
En este punto, Satanás necesariamente ha de cerrar su boca, siempre y cuando tengamos la fe para recibir a Jesucristo y todos los beneficios que El posee con el fin de comunicarlas a los que creen en Él (Romanos 8:33.)

El tercer asalto de la misma tentación: "La contaminación natural, o el pecado original, que está en nuestras personas, hace que Dios nos odie aún"

Queda aún a Satanás un asalto con esta tentación de nuestra indignidad, de la siguiente manera:

A pesar de que haya cumplido la pena de los pecados, en la Persona de Jesucristo, y están también, a través de la fe, cubiertos con su justicia, son, sin embargo, corruptos en su naturaleza; en ella habita todavía la raíz de todo pecado (Romanos 7:17, 18) ¿Cómo, entonces, te atreves a aparecer ante la majestad de Dios, que es el enemigo de toda la contaminación (Sal 5:5), y que ve las profundidades del corazón (Sal 44:21; Jer. 17:10)?

Ahora, en este ámbito, encontramos de nuevo un recurso rápido en Jesucristo. Debemos confiar en Él. Verdaderamente estamos todavía encerrados en este cuerpo mortal (Rom. 7:24), pues no practicamos el bien que deseamos, todavía sentimos el pecado que habita en nosotros (Rom. 7: 21-23), y la carne que batalla contra del Espíritu (Gal 5:17).  Esta es la razón, en cuanto a nosotros mismos: estamos todavía contaminados en el cuerpo y en el alma (1 Cor. 4: 4; Fil 3: 9). Pero en la medida en que tenemos fe, estamos unidos (1 Co. 6:17), encarnados (Ef 4:16; Col 2:19), arraigados (Col. 2: 7), e injertados en Jesucristo (Romanos 6:5). en él, desde el primer momento de su concepción en el vientre de la virgen María (Mateo 1:20; Lucas 1:35), nuestra naturaleza fue más completamente restaurada y santificada (Hebreos 2:10, 11), de lo que era cuando fue creado en pureza en Adán; ya que  Adán fue hecho sólo en la imagen de Dios (Gen 1:27; 1 Cor 15:47), mientras que Cristo es verdadero Dios, que ha tomado para sí mismo nuestra carne, concebido por el poder del Espíritu Santo.

Esta santificación de la naturaleza humana en Jesucristo se acredita como la nuestra, a través de la fe. Por lo tanto, el resto de la corrupción natural que, incluso después de la regeneración, todavía mora en nosotros, no puede acreditarse a nosotros (Rom. 8: 1-3).
Nuestra indignidad está cubierta y eliminada por la santidad de Jesucristo, que es mucho más poderosa para santificarnos ante Dios que la corrupción natural que nos contamina.

Remedio contra la segunda tentación: ¿"Tenemos fe o no?"

En la segunda tentación, Satanás entonces responde que Jesucristo no murió por todos los pecadores, al ver que no todos serán salvos. Vamos a continuación, recurrir a nuestra fe, y responder que, en verdad, sólo los creyentes recibirán el fruto de este sufrimiento y la satisfacción de Jesucristo. Pero, en lugar de molestarnos, esto nos da la seguridad; Porque sabemos que tenemos fe (Rm 8:15; 1 Cor. 2: 12-16.; 1 Juan 4:13)

Como hemos dicho antes, no es suficiente el tener una creencia general y confusa que Jesucristo vino a quitar el pecado del mundo, pero es necesario que cada uno se aplique a sí mismo y apropie para uno mismo a Jesucristo por la fe, de modo que cada uno llegue a la conclusión en sí mismo: estoy en Jesucristo por la fe, es por eso que no puedo perecer, y estoy seguro de mi salvación (Rom. 8: 1, 38, 39; 1 Cor 2:16; 1 Juan 5:19, 20).

Por lo tanto, para confirmar que hemos rechazado a Satanás en los tres asaltos anteriores de la primera tentación, y con el fin de resistir a esta segunda, es necesario saber si tenemos esta fe o no.

El medio es volver a partir de los efectos a la causa que los produce. Ahora, referente a los efectos que Jesucristo produce en nosotros, cuando nos hemos apoderado de él por la fe, son dos.

En primer lugar, existe el testimonio que el Espíritu Santo da a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y nos permite gritar con seguridad: "Abba, Padre". (Romanos 8:16; Gálatas 4: 6).
En segundo lugar, hay que entender que cuando aplicamos a Jesucristo a nosotros mismos por la fe, esto no es por alguna fantasía e imaginación tonta y vana, pero en realidad y, de hecho, aunque espiritualmente. (Romanos 6:14; 1 Juan 1:6; 2:5; 3: 7) de la misma manera como el alma produce sus efectos cuando está unida de forma natural en el cuerpo, por lo que, cuando, por la fe, Jesucristo mora en nosotros de una manera espiritual, Su poder produce y revela allí sus gracias. Estos se describen en la Escritura por las palabras 'regeneración' y 'santificación', y nos hacemos nuevas criaturas con respecto a las cualidades que podemos tener (Juan 3 : 3; Efesios 4: 21-24)

Esta regeneración, es decir, un nuevo comienzo y nueva creación, se divide en tres partes.

En la misma forma que la corrupción natural, que mantiene cautiva nuestra persona, el alma y el cuerpo, produce en nosotros pecado y la muerte (Rom. 7:13), así el poder de Jesucristo, que fluye y entra en nosotros con eficacia, y toma posesión de nosotros, nos produce tres efectos:
El poner a la muerte el pecado, es decir: de esta corrupción natural que la Escritura lo encierra "el hombre viejo,” su entierro, y, por último, la resurrección del hombre nuevo. Pablo, en particular, describe estas cosas ampliamente (Rom. 6), y casi todo el resto (1 Pedro 4: 1-2).
La puesta a la muerte de la corrupción, o del pecado, es un efecto de Jesucristo en nosotros. Poco a poco, se destruye esta corrupción maldita de nuestra naturaleza, de manera que se vuelve menos potente como para producir en nosotros sus efectos: las emociones, los consentimientos y las otras acciones contrarias a la voluntad de Dios.

El sepultar del "hombre viejo" es un efecto del mismo Jesucristo (Romanos 6:4; Col 2:12; 3: 3-4). Por su poder, el "hombre viejo", que ha recibido su golpe mortal, no deja de ser aniquilado poco a poco. En pocas palabras, de la misma manera como el enterramiento de nuestro cuerpo es una progresión desde la muerte, así el enterramiento de nuestro "viejo hombre" es una progresión y una consecuencia de ser muerto. Para tal fin, las aflicciones, con que el Señor nos visita todos los días, nos sirve en gran medida (2 Co 4,16); El viene de igual manera con pruebas físicas y espirituales que hay que hacer uso con diligencia, para poner a la muerte cada vez más la rebelión de la carne, que lucha contra la espíritu (1 Cor. 9:27; Gal 5:17).
Por último, para los creyentes, la primera muerte es la culminación de esta muerte y enterramiento del pecado, porque ello pone un fin a la guerra de la carne en contra el espíritu (Phil 3:20, 21).

La resurrección del nuevo hombre, este hombre cuyas cualidades y facultades están verdaderamente renovadas, es el tercer efecto del mismo Jesucristo que vive en nosotros.
Después de haber puesto a la muerte nuestra naturaleza corrupta, entonces Él nos da un nuevo poder y nos rehace.
Por lo tanto, nuestra comprensión y nuestro juicio, iluminados por la pura gracia del Espíritu Santo (Ef. 1:18), y gobernado por el nuevo poder que nos puede infundir Jesucristo (Romanos 8:14), comienzan a entender y aprobar lo que, anteriormente, era una locura y abominación a ellos (1 Co. 2:14; Rom. 8: 7).

Y luego, en segundo lugar, la voluntad se rectifica para odiar el pecado y abrazar la justicia (Rom. 6: 6).

Por último, todos las facultades del hombre comienzan a rechazar lo que Dios ha prohibido, y seguir todo lo que ha mandado (Rom. 7:22; Filip. 2:13).

Por lo tanto, estos son los dos efectos que Jesucristo produce en nosotros. Si las experimentamos, la conclusión es infalible: tenemos fe, y, en consecuencia, como ya hemos dicho, tenemos en nosotros a Jesucristo viviendo eternamente.

Por tanto, es evidente que cada creyente tiene que, sobre todo, el mantener, por una continúa súplica, este testimonio mencionado que el Espíritu de Dios da a los suyos; También debe desarrollar, por un ejercicio continuo de buenas obras a las que su vocación le llama, el don de la regeneración que ha recibido (Rom. 12: 9-16).

En este sentido se dice que aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado (1 Juan 5:18), es decir, no es adicto a sí mismo al pecado, pero resiste más y más, por lo que tiene correspondientemente más seguridad de su elección y llamando (2 Pedro 1:10).

Ya que se conoce esta regeneración, es necesario llegar a sus frutos. Por lo tanto, como ya he dicho, el hombre, siendo liberado del pecado, es decir, de su corrupción natural, comienza, gracias al poder de Jesucristo que mora en Él, el producir los buenos frutos, lo que llamamos "buenas obras."

Esto es por lo cual decimos, y con razón, que la fe de la que hablamos no puede existir mas sin buenas obras así como el sol no puede existir sin luz o el fuego sin calor (1 Juan 2: 9, 10; Santiago 2: 14-17).


 Trad. Caesar Arevalo.

FUENTE: 

"FAITH AND JUSTIFICATION" Beza. T - https://www.monergism.com/faith-justification


Sunday, May 15, 2016

RICHARD BAXTER: LA JUSTIFICACION Y EL DECLINE DEL PURITANISMO INGLES



INTRODUCCION

Muchos que leen los Puritanos por primera vez se entusiasman tanto que citan indiscriminadamente sus dichos o comentarios sin analizar o conocer sus implicaciones teológicas. Este es el caso con Richard Baxter, Puritano Ingles del siglo 17, quien escribió profusamente libros y tratados teológicos, sin embargo pocos saben que su soteriología está lejos de ser ortodoxa.  Es aquí el peligro, pues no todo el que lleva el título de “puritano” escribió doctrinas ortodoxas, y por eso siempre aconsejo, antes de escribir, investigue y piense críticamente. Baxter es el inicio del decline del Puritanismo ortodoxo en Inglaterra y esto se ve en su teologia acera de la justificación por la sola fe.

RICHAR BAXTER

Richard Baxter (1615-1691) Puritano Ingles, ávido lector de las obras de otros Puritanos como William Perkins (1558-1602), Richad Sibbes (1577-1635), Ezekiel Culberwell (1553-1631). Estudiante bajo la dirección de John Owen (1616-1683) y Richard Garbet. El gran Owen le motivó a estudiar teología bajo su mejor amigo Richard Wickstead. Despues de la muerte de su madre (1634) él pasó el resto de sus años estudiando teología y especialmente leyendo a Aquinas, Scotus, y Ockham.  
Sin embargo es en su obra “Aforismos de Justificacion” (1649), que él elabora su propia doctrina de la justificación, en donde argumenta por una combinación de gracia divina y cooperación humana.

Los escritos de Baxter son una mezcla teológica Arminiana y Amyraldiana. 

Él fue uno de los pocos Puritanos cuyas doctrinas como los decretos, expiación, justificación, santificación, fueron diferentes de las doctrinas de los Puritanos ortodoxos Calvinistas. Aunque generalmente, el usó una estructura Reformada, el contenido no lo era. Su pensamiento era inclinado hacia el Arminianismo. 

Baxter desarrolló su propia idea acerca de la redención universal, la cual iba en contra de la enseñanza Calvinista del resto de los Puritanos. Pero al mismo tiempo, mantenía una idea de la elección que ofendía a los Arminianos. 

Baxter rechazó la idea de la reprobación. El fue influenciado en gran medida por los Amyraldianos, que enseñaban una “expiación hipotética” que Cristo murió por todos haciendo “posible” la salvación para el que cree. Para Baxter la muerte de Cristo fue más bien algo legal, y rechazaba la teología de una muerte substitucionaria a favor de los pecadores electos.

El acercamiento teológico de Baxter hacia la justificación ha sido propiamente llamado “neo-nomianismo”, esto es “nueva ley.” Es decir que Dios ha hecho una “nueva ley”: fe y arrepentiminento. 

Estas dos “nuevas” leyes deben ser observadas, convirtiéndose así en la “nueva” justificación que es sostenida por la gracia preservadora. La soteriología de Baxter, se resume como Amyraldianismo, con la adición de  la “mueva ley” Arminiana.

Amyraldianismo parte de la enseñanza, por primera vez por el escocés John Cameron, que enseñó en la Universidad de Saumur, y fue desarrollado por Moise Amyraut cuya teología pasó a la historia con el nombre de Amyraldismo.  Es esta doctrina que Richard Baxter defendía una versión de la misma, que como resultado de más de cuarenta años de hacer campaña por él en su interés se convirtió a la vez popular y notorio en Inglaterra y Escocia a comienzos del siglo XVII. 

En la década de 1690 se le llegó a conocer como "Baxterianism" y (debido a la importancia que dio a la idea de "nueva ley"), se le llamó "Neonomianismo."

Irónicamente Baxter estaba convencido de que aquellos que creían que el fundamento y causa formal de nuestra justificación es la imputación de la justicia propia de Cristo a nosotros estaban lógicamente comprometidos al Antinomianismo. 

Naturalmente, su convicción en este punto (de la que no hizo ningún secreto) dio lugar a un intenso debate en varios períodos de su vida, entre ellos, por desgracia, en sus últimos dias agredió como antinomiano los sermones reimpresos del famoso y popular predicador Puritano Tobias Crisp (1600-1643), así Baxter arremetió con fuerza la "feliz unión" entre los Presbiterianos e independientes casí antes de que esta haya sido firmada.

La controversia Crispiniana produjo muchos escritos fuertes, pero la mejor contribución fue el escrito del erudito y predicador Presbiteriano Escocés Robert Traill (1642-1716) – “Vindicación de la doctrina Protestante de la Justificación de sus Predicadores y Profesores del injusto cargo de Antinomianismo.”

Traill refutó exitosamente los dos puntos del esquema de Baxter. En primer lugar, Traill demostró que el esquema falla en llegar a un acuerdo respecto a la jefatura federal de Cristo, el segundo Adán, ya que esto se expone en Romanos 5: 12 en adelante. 

Es, por supuesto, en esta relación federal única entre Cristo y su pueblo en donde se basa la imputación a ellos de su justicia. 

Luego, en segundo lugar, el esquema es tan artificial que es espiritualmente irreal; pues un pecador presionado por la carga en su conciencia de la impureza y la culpa encuentra alivio, no recordándose que su fe es la justicia evangélica de acuerdo con la “nueva ley,” pero mirando a la cruz de Cristo: "La obediencia y la sangre de mi Salvador, ocultan todos mis transgresiones de la vista."

Baxter fue influenciado por el político y jurista Arminiano  Holandes Hugo de Groot (1583-1645), a través  del racionalismo inicial de su "método político" obligó a situar a las Escrituras en un molde político, y sembró las semillas del moralismo en relación con el pecado, el Arrianismo en relación con Cristo, el legalismo con respecto a la fe y la salvación, y el liberalismo con lo que se refiere a Dios. 

Las “semillas” teológicas de Baxter afectaron más adelante el Presbiterianismo en Inglaterra y Escocia y cosecharon consecuencias letales en la teología Puritana. Es tristemente apropiado decir que la Iglesia de Richard Baxter en Kidderminster, Inglaterra, es Unitaria. Lo que vemos en Baxter es una etapa temprana de la caída, no simplemente de la doctrina de la justificación entre los Puritanos ortodoxos, sino de la visión Puritana en la naturaleza del cristianismo en su conjunto.

DOCTRINAS EN CUANTO A LA JUSTIFICACION

J. I. Packer hace un análisis de la teología de Baxter en cuanto a la justificación en su libro “Redemption and Restoration of Man in the Thought of Richard Baxter”:

1. En cada una de las enseñanzas de Baxter hay una idea de la justificación en términos de una combinación de fe y las obras. Para Baxter, el 'acto inicial del pecador de la fe, el abandonar el pecado y recibir a Cristo, es un acto de conformidad con el precepto de la ley divina actualmente en vigor, la ley de gracia, que manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan y promete una amnistía a aquellos que hacer. "(Packer, 251).  Este es el corazón del 'neonomianismo'  de Baxter.

2. Hay un énfasis en cada uno de lo que Baxter llama justificación judicial, la justificación en el último día. (Packer 253) Como el propio Baxter dijo, 'Fe arrepentimiento, amor, agradecimiento, ya que la obediencia, junto con la perseverancia final, componen la condición de nuestra absolución final en juicio, y nuestra glorificación eterna. (257). Packer comenta, 'judicial, o, como Baxter veces lo llama, "proposicional" o justificación "declarativa", a la que los creyentes tienen por su fe adquiere un derecho, tiene lugar en el último día." (252).

3. Baxter escribió que La justificación no es un cambio de estado, sino de personas. Es decir, se trata de la renovación subjetiva, y no es simplemente el cambio forense. Packer dice acerca de la idea de Baxter: "Por lo tanto, la justificación no aparece como un solo evento momentáneo, sino como un complejo, acto divino tripartito, que comienza primero con la fe en Cristo y no se completa hasta que ha recibido toda su recompensa en el mundo por venir". (253).

4. La membresía del pacto es ratificada por la obediencia. Baxter: "Primeramente cuando creemos tomamos a Cristo en las relaciones de un Salvador,  Maestro, y Señor, para salvarnos de todo pecado, y para llevarnos a la gloria. Por tanto, esto es importante  pues nos sometemos a él, en aquellas relaciones suyas, como un medio necesario para la obtención de los beneficios de las relaciones: Salvador, Maestro y Señor. Nuestra primera fe es nuestro contrato con Cristo ... Y todos los contratos de esta naturaleza, imponen una necesidad de llevar a cabo lo que consintamos y prometemos, con el fin de alcanzar los beneficios ... .hacer pactos  puede admitirte, pero es el guardar el pacto que te hace continuar en sus privilegios. (257).

5. Sus respectivas terminologías de justificación implican una nueva definición que causa perplejidad en los lectores. Packer: "Sus lectores -de Baxter- estaban completamente confundidos por el "método político."  Que implicaba re-definiciones de todos los lados: términos como “ley,”  “obras,”  “mérito,”  “justicia,”  “justificación,”  “imputación,” “instrumento,”  todo significaba algo diferente en Baxter de lo que significaba en el resto de la literatura protestante" (Reformada y Puritana) (261).

6. Según Baxter, Cristo no adquiere para nosotros una justicia que nos es imputada, sino un nuevo acuerdo legal, y nos da la gracia para cumplir con nuestra obligación de la nueva ley mediante la concesión de penitencia y fe. El valor moral de una fe activa es contada por nuestra justicia, que constituye ''la base” de nuestra justificación.

7.  Baxter va más allá de la conceptualización de los Reformadores y en especial (en el caso de Baxter) los Puritanos, de lo que él pensaba que era una mejor conceptualización.

8. Baxter lee el concepto de la justificación como incluyente de las obras. Cualquiera que haya sido la intención de Baxter, esto fue lo que los lectores pudieron entenderlo. Así dice Robert Traill: "En lugar de la justificación por la obediencia perfecta, ahora vamos a estar justificados por nuestra propia justicia evangélica: compuesta por la fe, el arrepentimiento y la obediencia sincera.” 147

CONCLUSION

Como vemos, antes de NT Wright, ya hubo uno en la persona de Richard Baxter, curiosamente, NT Wright de origen Británico, rechaza la definición Reformada de la justificación. Baxter es el símbolo de la decadencia de la ortodoxia Puritana en Inglaterra, y por consiguiente de su desaparición. 

Gracias a Baxter la expansión del Arminianismo, Amyraldianismo, Unitarianismo, y Socinianismo se propago en toda Europa y vino a América en los peregrinos independientes y anabautistas. Para fines del siglo 17, el Puritanismo había perdido su fuerza en Inglaterra y el Arminianismo se entronó de nuevo.

La teología heterodoxa de Baxter sigue viva en sectas independientes y lamentablemente en el evangelicalismo, encontrando lugar en predicadores que asumen una posición pietista como Paul Washer, y muchos evangélicos caen bajo la influencia negativa de ellos. La doctrina de la justificación es el distintivo en la teología Reformada, el desviarse por motivos teológicos o de reinterpretación, es un paso regresivo en la reforma de la Iglesia.

Ceasar Arevalo

FUENTE:

-Beeke, J,   “Meet The Puritans” (2006)
-Christian Classic Ethereal Library, Richard Baxter http://www.ccel.org/b/baxter
-Packer, J. I “The Doctrine of Justification among Puritans” (2014)
-Packer, J I:  The Redemption and Restoration of Man in the Thought of Richard Baxter  (2003)
-Unitarian Church of Kidderminster-New Meeting House.