Thursday, March 31, 2016

UNA NARRATIVA HISTORICA DE LA INFLUENCIA DE LOS SALMOS EN LA ADORACION PUBLICA EN LAS IGLESIAS



INTRODUCTION

El siguiente articulo es basado en el escrito del Dr. Richard C. Leonard (Phd in Biblical Studies) miembro de la Iglesia Congregacional. Aunque no Presbiteriano en su análisis, provee un enfoque positivo y real del uso de los Salmos en la adoración pública dentro de las iglesias durante la Reforma y después de ella. Sin duda, el artículo confirma una vez más, que el uso de los Salmos o Salmodia siempre fue parte de la liturgia y el uso de los himnos fue un desarrollo tardío introducido gradualmente en las iglesias Reformadas o congregacionales.

La Salmodia es el uso de los salmos bíblicos en el culto, a diferencia de los himnos, la creación de canciones de manufactura humana y del uso de composiciones poéticas y musicales extra-bíblicas en el culto. La distinción se remonta a la Biblia misma, en la amonestación de Pablo para edificar unos a otros a través del uso de "salmos, con himnos y cánticos espirituales" (Efesios 5:19; Colosenses 3:16), aunque no debemos asumir estos eran categorías mutuamente excluyentes. El estudio de la salmodia es una subdisciplina de la himnología, un extenso campo que ha ocupado la atención de los estudiantes de música o musicólogos. El siguiente tema es una breve hipnosis del desarrollo y lugar de la Salmodia en la Iglesia y la inclusión de los himnos.

En el culto bíblico, los salmos se cantaban o recitaban. No sabemos exactamente cómo esta música sonaba, aunque la investigación reciente ha confirmado la similitud entre la música Hebraica y antiguas formas de canto cristiano.  Los salmos forman parte de la liturgia desarrollada de las iglesias orientales y occidentales, junto con la himnodia que es parte de la Iglesia Griega y Latina. En la iglesia occidental, los salmos encontraron un uso más regular dentro de los cultos periódicos diarios de las comunidades monásticas. La herencia católica del canto, a menudo llamado canto Gregoriano debido a la influencia del Papa Gregorio Magno (540-604), incluye el uso de los salmos cantados en una norma de  "tonos o melodías" de acuerdo con las reglas convencionales. Esta música fue realizada por coros de clérigos o miembros de las órdenes monásticas, que habían desarrollado las habilidades necesarias. Originalmente, los salmos se cantaban monofónicamente, es decir, con una melodía sin armonizar, o "canto llano." En la Edad Media se introdujeron voces adicionales, con dispositivos tales como contrapunto (una melodía diferente simultánea) o organum (un tono sostenido sobre el cual otros cantaban la melodía). La desviación de la forma más sencilla de cantar los Salmos fue rechazada por los que creían que algo más elaborado en detalle musical no era correcto en su aplicación y por lo tanto degrada el culto de Dios.

Esta salmodia temprana era exclusivamente vocal. Es paradójico que los salmos, que tan a menudo mencionan el uso de instrumentos musicales en la alabanza de Dios, fueron cantados por siglos en la iglesia sin acompañamiento instrumental. Hoy en día tanto las iglesias ortodoxas orientales y algunos grupos protestantes Reformados no incluyen instrumentos musicales para uso en el culto.
Con la Reforma Protestante del siglo XVI llegó el empuje de involucrar a todos los fieles, no sólo el clero, en la música de culto. Pero había diferencias entre los movimientos de la Reforma sobre el tipo de música que debe ser usado en el culto. 

Los Luteranos y los pietistas de habla alemana desarrollaron una tradición de himnos, la producción de grupos corales con textos devotos libremente compuestos. También hicieron un mayor uso de los instrumentos, en especial el órgano. Sin embargo, los Calvinistas de habla francesa de Ginebra realizaron una visión más estricta de lo que era aceptable en el culto y limitaron su música a los salmos, himnos bíblicos del Nuevo Testamento y algunas otras porciones de las Escrituras con exclusión de los instrumentos como corolario. Los Reformados enfatizaron la responsabilidad de la congregación, en su conjunto, para la expresión de culto en lugar de profesionales capacitados.

Pero las convenciones musicales habían cambiado con la llegada del Renacimiento, y la gente estaba ya familiarizada con la música secular marcadas por melodías medidas en lugar de canto no medidos. Para habilitar a la congregación a participar en los salmos, era necesario refundirlos en una estructura métrica cantable e introducir la rima para que sea fácil y practica el canto de los Salmos. Sin embargo, el énfasis Calvinista en la autoridad de la Palabra de Dios entendió esta práctica como problemática, ya que requiere la alteración del texto bíblico, destruyendo el paralelismo Hebreo. 

El objetivo establecido se convirtió en producir la Salmodia cantable mientras al mismo tiempo cambiar las palabras de la Biblia lo menos posible, aunque en la práctica los mejores resultados se obtuvieron a menudo a través de una ligera alteración. El Salterio Ginebrino (primera edición 1542) establece un alto estándar para los salterios métricos que iban a seguir en las iglesias Reformadas de Holanda, Inglaterra y Escocia. Muchas de las canciones utilizadas en ediciones posteriores fueron compuestas por Louis Bourgeois, algunos de los cuales (incluyendo Old Hundred, el familiar "doxología") todavía están en uso.

La Salmodia como una forma de canto congregacional llegó a su máximo desarrollo en el idioma Inglés. La Iglesia de Inglaterra vino bajo una pesada influencia Reformada, lo que condujo finalmente a lo que conocemos como el movimiento Puritano con su énfasis en el gobierno de la iglesia y el culto de acuerdo a los patrones del Nuevo Testamento. En las primeras etapas de la Reforma Inglés, la herencia católica de himnodia Latina - que había caído en gran parte fuera de uso, en cualquier caso - fue colocada a un lado, y en su lugar se introdujo la Salmodia métrica. 

En 1562 John Day imprimió el libro de los Salmos con textos traducidos por Thomas Sternhold , John Hopkins y un número de otros. Este Salterio utiliza melodías del salterio Ginebrino y de fuentes en inglés, incluyendo baladas populares. El Salterio de Days  se mantuvo en uso durante más de 250 años y se imprimió más de  600 ediciones. También se conoce como “Sternhold y Hopkins” de sus principales traductores, y más tarde se llamó la vieja versión después de Nahum Tate y Nicholas Brady llevaron a cabo su nueva versión de los Salmos en 1696. La antigua versión estableció los patrones estándar que llegaron a dominar la Salmodia Inglés: Medidor Común (8.6.8.6), Short Meter (6.6.8.6) y Long Meter (8.8.8.8). El musicólogo Henry Wilder Foote comentó: "Al lado de la Biblia en Inglés y el Libro de Oración Común, los Salmos métricos fueron la contribución literaria más influyente hecha por la Reforma a la vida religiosa del pueblo inglés." Un Salterio escocés apareció por primera vez en 1564, con varias ediciones posteriores.

Los siglos XV y XVI fueron una época de agitación religiosa en Gran Bretaña mientras diversas ideologías luchaban por el control de la Iglesia. El reinado de la reina católica María Tudor (1558) significó la persecución y el exilio de muchos protestantes. Ella fue sucedida por Isabel I (1558-1603) que no logró reformar la iglesia en la medida que muchos protestantes deseaban. Como resultado de ello, los grupos separatistas independientes formaron una clase de adoración fuera de la iglesia establecida –estos son los inicios del movimiento congregacional o el movimiento de las "reuniones en la iglesia" - y algunos de estos grupos se trasladaron a exiliarse en Holanda. En 1612 en Amsterdam, Henry Ainsworth publicó su Libro de los Salmos para el uso de estas congregaciones, incluyendo 39 melodías de origen Inglés, Holandés y Francés. El Salterio Ainsworth fue llevado a la colonia de Plymouth en América del Norte, en 1620 por el grupo que conocemos como los “Peregrinos” y se utilizó allí durante toda una generación.

Otra forma de salmodia que se desarrolló durante este período fue de canto Anglicano, que era no métrico y por lo tanto resuelve el problema de la necesidad de modificar el texto bíblico. El canto anglicano tenía la ventaja de conservar el paralelismo Hebreo de los salmos, pero ya que se adapta más para los coros que para los cantos de la congregación, no fue aceptada por las iglesias "no conformistas" Puritanas que surgieron de la Reforma Inglés. En los Estados Unidos, la Iglesia Episcopal siguió utilizando los salmos métricos, ya sea de Sternhold y Hopkins o la nueva versión, hasta la aparición de los himnos de la iglesia en el siglo XIX.
Los primeros salterios en Inglés, al igual que la salmodia del canto llano o simple, eran casi exclusivamente vocales. 

Los órganos se encentraban en sólo unas pocas de las catedrales e iglesias más grandes. Aunque muchos líderes Reformados eran expertos en música, ellos creían que los instrumentos eran apropiados sólo para la música secular o para la devoción personal y no para el culto público. En el servicio de la iglesia, un líder (en Inglaterra el secretario de la iglesia, en Nueva Inglaterra diácono o "chantre") "establecería el tono" que la congregación seguiría. Más tarde algunos instrumentos comenzaron a ser utilizados, comenzando con el tubo de lanzamiento y bajo de viola ("el bajo de la iglesia"), después los instrumentos agudos tales como la flauta. A excepción de algunas iglesias episcopales, los órganos no fueron introducidos en Nueva Inglaterra hasta mediados del siglo XIX. Los  originales libros de Salmos que contenían la música imprimían solo la melodía.

El primer Salterio de América, el libro entero de los Salmos fielmente Traducido en Inglés Métrico, fue producido por los Puritanos de la colonia de la bahía de Massachusetts a comienzos de 1640. Se le conoce como el libro del Salmo de la Bahía, seria el primer libro que se imprimiría en Norte América de habla en Inglés. Esto no incluyó música, pero se recomendaba  el uso de las melodías en el salterio de Thomas Ravenscroft de 1621, que comprendía 97 canciones que representan la mejor Salmodia en Inglés disponible en el momento. (La edición 1651 del  Salmo del libro de la Bahía se llama “Los salmos, himnos y canciones espirituales del Antiguo y Nuevo Testamento.”) Los musicólogos, sin embargo, notan una deterioración en la calidad desde los días de la salmodia del salterio Ginebrino y Ainsworth. Si bien estos salterios anteriores habían utilizado una variedad de patrones métricos para los Salmos, el libro de los Salmos de la Bahía representa una reversión general a los tres modelos, que eran más fáciles para que las congregaciones aprendan en las fronteras del Nuevo Mundo en donde la formación musical no estaba fácilmente disponible a los colonos.

El canto congregacional en Nueva Inglaterra, sobre todo en comunidades aisladas, seguía deteriorándose durante todo el siglo XVII y en el XVIII. La primera oleada de emigrantes de Inglaterra a las colonias de Plymouth y de la Bahía y a Connecticut había incluido a personas de educación y la formación musical, pero las duras condiciones de vida en la frontera significaba que la gente ya no poseía la habilidades necesarias para el canto de alta calidad. Muchos no podían leer, mucho menos leer música, y los libros de salmos - rara vez disponibles en cantidad suficiente - a menudo carecían de notación musical. La corriente de nuevos emigrantes por razones religiosas, que podrían haber traído con ellos las habilidades necesarias, disminuyó  una vez que los Puritanos y la influencia de los Independientes llegaron al poder en Inglaterra con el protectorado de Oliver Cromwell (mediados de 1600).

En muchas parroquias, por lo tanto, el canto alcanzó un punto bajo. El número de melodías conocidas de los  salmos para la congregación típica se redujo en gran medida, y se limitó a los metros más simples. Las melodías de los salmos, originalmente vigorosas en un tiempo, se desaceleró dando todas sus notas a una igual longitud, supuestamente en aras de la solemnidad. A raíz que la gente ya no podía leer música desarrollaron la práctica del diaconado del salmo. Es decir, el líder leía una línea de texto, y a continuación, lo cantaba y la gente lo repetiría, un procedimiento descrito por un crítico de la época como "alabar a Dios por pedazos." Era tiempo que demandaba un cambio drástico.

Las semillas de un renacimiento del canto en la iglesia de Nueva Inglaterra ya estaban siendo sembradas en Inglaterra. En 1696, Tate y Brady habían emitido  su nueva versión, la introducción de algunas melodías finas, tales como "Hannover" y "Santa Ana" (atribuido a William Croft). La obra de Isaac Watts (1674-1748) marca un hito en la historia de himnodia Inglés, ya que en sus Salmos de David imitado en el lenguaje del Nuevo Testamento (1719) rompió con la tradición y produjo himnos de manufactura humana no inspirados que eran paráfrasis poéticas de los salmos bíblicos. (El más conocido hoy en día son probablemente "Nuestro Dios, Nuestra Ayuda en épocas pasadas," Salmo 90; y "alegría al mundo, el Señor está aquí," Salmo 98.) El enfoque de Watts a los salmos era "evangélico" en que él no dudaba en incorporar elementos del evangelio cristiano en sus paráfrasis de los salmos. Los himnos de Watts no se introdujeron en la comunidad Anglicana hasta mucho más tarde - en el canto anglicano, los salmos fueron llevados a la órbita de la fe cristiana, añadiendo el Gloria Patri al final - pero su trabajo ha sido retomado en las iglesias independientes o congregacionales.

El clero de Nueva Inglaterra, quienes estaban mejor educados que sus congregaciones y casi siempre mirando hacia el futuro, tomaron la iniciativa de la renovación del canto. En un sermón en 1721 Cotton Mather, ministro de la original de la iglesia del norte de Boston, planteó la cuestión de la finalidad del canto de los salmos en el culto. Su respuesta: "La melodia hacia el exterior en el canto religioso no es una pequeña ayuda a la Devoción hacia adentro." Cantar los salmos ayuda al adorador a comprometer la memorización de la Escritura y aplicarlo a la vida cristiana, porque "hay una aptitud natural en el canto para componer y unir los pensamientos, para acoplar y fijar la atención."

Porque muchos los Salterios  impresos que estuvieron en uso en este momento carecían de notación musical, el canto tenía que ser "de memoria". La renovación de la Salmodia introdujo el canto "por regla general", es decir, a partir de las notas escritas en líneas rectas o musicales. Los más jóvenes, sobre todo, con entusiasmo recibieron formación musical en las escuelas de canto. Nuevos salterios aparecieron con la incorporación de las paráfrasis e himnos de Isaac Watts y otros, a veces la impresión de la música en varias partes.

Pero este resurgimiento de las habilidades musicales tuvo consecuencias no deseadas la cual condujo a la aparición de coros y músicos profesionales, con el resultado de que se minimizó el papel de la congregación en su conjunto. Por otra parte, los nuevos salterios en uso se imprimieron sobre todo en Inglaterra, donde los compositores estaban tomando un nuevo enfoque para la configuración de los salmos y otros textos. En lugar de publicar canciones "estándar" que encajarían en cualquier número de salmos, basadas en la métrica, estaban produciendo ajustes musicales para salmos específicos en los que la música tenía la intención de expresar el significado de las palabras.

Desde entonces, esto  fue un pequeño paso para comenzar a tratar el ajuste musical como una obra de arte en sí mismo. Compositores norteamericanos como William Billings (1746-1800), Daniel Lee (1757-1836), Timothy cisne (1758-1842) y Amos Bull (1741-1825) comenzaron a crear la configuración de salmos u otros textos religiosos que eran adecuados para presentaciones  corales que fueron creados  en lugar de la  participación de la congregación. Los tiempos eran rápidos, repetición de palabras, expresando imitativa  y otros dispositivos hicieron de la música algo demasiado complicado para el uso del adorador común y típico. Mientras que los nombres de Billings y sus contemporáneos están asociados con este primer florecimiento de la composición musical estadounidense, su objetivo se había apartado mucho de ser los ideales de Mather por el canto del salmo en el que la "melodía hacia afuera" debe fomentar "la devoción hacia el interior."

Por lo tanto es necesario entender que una reacción fuerte surgió  entre el clero de Nueva Inglaterra para un retorno a la salterio métrico con sus melodías más simples y más adaptables al uso de la congregación. El trabajo de los compositores estadounidenses fue puesto en gran medida a un lado. 

Watts eventualmente se convirtió en un estándar en Nueva Inglaterra, desplazando así al libro de los Salmos de la Bahía, y su obra ha servido de base para una serie de salterios por otros editores. Sin embargo, en muchas iglesias la distinción entre salmos e himnos se retuvo en el culto público, y las congregaciones se dividieron considerablemente durante el uso de otros himnos en vez de los Salmos métricos.

La  "gran controversia de la salmodia" hizo eco por  más de un siglo, con los Presbiterianos de las colonias del centro reteniendo el uso exclusivo de Salmos métricos durante todo el siglo XIX. Algunos grupos Reformados y Presbiterianos continúan manteniendo el "principio regulador" de culto, la opinión de que el culto cristiano puede incluir solamente aquellos elementos autorizados específicamente en el Nuevo Testamento. En estas comunidades persiste la opinión de que "no hay evidencia de la Escritura que se pueden aducirse para justificar el canto de composiciones humanas no inspirados en el culto público de Dios".

Los siglos XIX y XX vio el eclipse casi final de la Salmodia en la mayoría de las comuniones protestantes de América del Norte. El gusto popular alentó a la introducción de la letra y la canción devocional del “gsopel” en el culto público. Al mismo tiempo, en esas comuniones, donde un mayor nivel educativo prevalecía hubo una explosión de una nueva himnodia para la iglesia. Sin embargo la poderosa influencia de los salmos bíblicos es evidente en el hecho de que algunos de los mejores trabajos de los himnologos del siglo XIX consistía justamente en paráfrasis de los salmos.

Sin embargo, salvo en la práctica de algunas iglesias litúrgicas y pocos grupos reformados que conservaron la creencia en cantar solo los salmos, el uso explícito de los salmos en el culto público se limitó generalmente a la palabra hablada: en lecciones bíblicas y lecturas sensibles, o en el salmos de las mañanas y las vísperas en el libro de Oración Común Episcopal. En la Iglesia Católica Romana, partes de la misa en latín, como el gradual (entre la Epístola y el Evangelio) se basaron en textos de los salmos, pero la congregación participó de manera pasiva a siguiendo el servicio en el misal.
Sin embargo, la renovación litúrgica de la época de la Segunda Guerra Mundial vio el comienzo de un retorno a la participación del canto congregacional en el uso de los salmos. Por ejemplo, el Himnario Metodista del año 1964 llamado específicamente para el "salterio u otro acto de alabanza" durante el servicio; Sin embargo, fue mas como una respuesta a hablarse más que cantado. Dentro de la comunidad anglicana unos pocos prominentes músicos de la iglesia estaban conduciendo a una recuperación del canto llano o simple.

La renovación del culto católico Romaos tras el Concilio Vaticano II (1962-1965) se caracterizó por una mayor participación en los actos de culto por la congregación, incluyendo el uso de salmos entre las lecturas de la Escritura. Los músicos católicos pronto produjeron una gran cantidad de "salmos responsoriales.”

Los desarrollos dentro de culto protestante también han dado lugar a un renacimiento del canto de los salmos. Los salmos simples creados por la comunidad de Taizé de Francia por su propio culto diario han encontrado uso en todo el mundo cristiano. El libro Luterana de Culto (1978) introdujo "salmos en punta", o salmos textuales con el simbolismo que les permite ser cantados en un conjunto de tonos salmo en un modo de canto anglicano. El Himnario Salterio de la Iglesia Cristiana Reformada (1987) incluye ajustes métricos de los 150 salmos. Estos ejemplos demuestran la persistencia en el culto cristiano hoy en día, sobre todo en el mundo occidental, del canto de los salmos incluyendo todas sus formas históricas.

TRADUCIDO por Caesar Arevalo

GLOSARIO

Salmo: El salmo bíblico, o el salmo como traducido en su estructura original (Inglés, Latín, etc.).

Salterio: Una colección de salmos bíblicos, con o sin la notación musical, para su uso en el culto.

Salmo métrico: salmo bíblico traducido en verso (Inglés), ya sea "pegado” o suelto. Ejemplos: "todos los pueblos que en la Tierra de espera" (Salmo 100, Isaac Watts), "El Señor de mi pastor, no me faltara" (Salmo 23, escocesa Salterio, 1650).

Salmo Paráfrasis: Un canto basado en un salmo o una parte de un salmo (diferentes grados de paráfrasis). Ejemplos: "alegría al mundo, el Señor ha llegado" (Salmo 98, Isaac Watts), "Nuestro Dios, Nuestra Ayuda en épocas pasadas" (Salmo 90, Isaac Watts), "la salvación de mi alma, el Rey del Cielo" (Salmo 103, Henry F. Lyte).

Salmo puntas: salmo con las palabras impresas de simbolismo especial que indica la forma de cantar. Ejemplo: canto anglicano.

Salmo responsorial: salmo, un verso del que se utiliza como una introducción y abstenerse, con otros versos intercalados (generalmente cantadas por un cantor). 

Canción de Escritura: Un coro de adoración contemporánea utilizando un texto de la Escritura o paráfrasis de la misma; puede ser un salmo en su totalidad o en parte. 

Himno: Un himno no inspirado compuesto libremente que puede o no puede estar relacionada con un texto de la Escritura específica. En sentido estricto, un himno se dirige a la Deidad o celebra atributos divinos o actividad, en contraste con una canción religiosa, o letras devocionales. Ejemplos: "Castillo fuerte es nuestro Dios" (Martin Luther), "inmortal, invisible, único y sabio Dios" (Walter C. Smith), "Corona Él con muchas coronas" (Mateo Puentes).



Wednesday, March 16, 2016

¿PRODUCE DIOS LOS DESASTRES NATURALES?


En mi clase de “Emergency Management” (Manejamiento de Emergencia) que estoy estudiando en la Universidad Bautista en Riverside California, como parte del requerimiento del trabajo en el Gobierno Federal, el profesor nos dijo que respondiéramos a esta pregunta “¿Cuál es el papel de Dios cuando sucede desastres naturales?”

Esta fue mi respuesta:

Desde el comienzo de la humanidad, el hombre siempre se preguntó, ¿por qué suceden cosas malas?

 Dependiendo de su creencia o visión particular del mundo, el hombre proporciona muchas respuestas para mitigar y sentirse psicológicamente satisfecho con esta realidad incomprensible. Sin embargo, en cada generación, un nuevo grupo de la humanidad, no satisfecha con las soluciones y respuestas de sus predecesores, se continua haciendo la misma pregunta, como si tratara de descubrir la "verdad" como respuesta. Sin embargo, desde un punto de vista Bíblico, Dios, que es omnipotente y omnibenevolente,  ha decretado eternamente todo lo que ha de suceder, y él soberana y providencialmente controla todas las cosas en su universo creado, este es el testimonio de la Escritura. Así que la pregunta que sigue es ¿Por qué razón Dios permite los desastres naturales y que existe el mal? ¿No es él acaso el autor del mal? ¿Cómo puede existir el mal en el mundo? ¿Cómo justificamos las acciones de Dios en medio del mal, el sufrimiento y el dolor, etc.? En la teología, sabemos que esta cuestión cae dentro de la doctrina de la "teodicea." La cual tiene que ver con la justificación de la bondad y la justicia de Dios a la luz del mal en el mundo.

El testimonio de la Escritura está lleno de versos que muestran que Dios es el soberano de su creación. Creación significa simplemente el origen de la existencia de todos los demás por el mandato de Dios.

Existe una palabra que expresa de forma más puntualmente esta verdad en el salmo, "Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca "(Salmo 33: 6). 

La importación de este texto es que la palabra o el aliento de Dios - la respiración es el símbolo de su voluntad creadora omnipotente - es la primera causa de todo lo que es. "Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió "(vs 9).

La Biblia dice que Dios hizo el cielo y la tierra; por su Espíritu estan adornados los cielos; Él puso los cimientos de la tierra; por la sabiduría fundó la tierra; afirmó los cielos; Sus manos  extendieron los cielos y todo el ejército que él mandó; él hizo el cielo y la tierra, y por él todas esas cosas fueron hechas; Él es el primero y el último, el Alfa y Omega; Él es el principio de la creación; por su voluntad el cielo y la tierra fueron y fueron creados. (Véase II Reyes 19:15; Job 26:13; 38: 4; Prov. 3:19; Isa. 42:5; 44: 6; 45:12; 66: 2; Jonás 1: 9; Apoc 1: 8; 3:14; 4:11) Estas expresiones nos proporcionan ejemplos de la manera en que la Escritura abunda en la enseñanza de que la mano y la voluntad y la palabra de Dios son la primera causa de todas las cosas.

¿Por qué todos estos textos importantes? Porque si Dios es el creador y soberano de todo lo que sucede en la tierra, entonces, los desastres naturales son parte de Su decreto. 

"Mirad, Jehová sale de su lugar para castigar al pueblo de la tierra por su maldad. Y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella; la tierra ya no ocultar su muertos "(Isa 26:21.)" 

No podemos escapar de esta verdad bíblica, que Dios hace que suceda los desastres naturales:  

“Jehová de los ejércitos vendrá con truenos, con terremotos y con gran ruido, con tormentas de viento y tempestad y lamas de un fuego devorador "(Is. 29: 6);

"Voy a prender fuego a los muros de Rabá, y consumirá sus fortalezas en medio de gritos de guerra en el día de la batalla, en medio de fuertes vientos en un día de tormenta." (Amos 1:14)

"Jehová envió un gran viento en el mar, y una tormenta tan violenta surgió que el barco amenazaba con hacerse pedazos "(Jonás 1: 4)".

 Entonces se abrió el templo de Dios en el cielo, y dentro de su templo se vio el arca de su pacto. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y una fuerte tormenta de granizo "(Ap. 11: 9).


Así que la respuesta desde un punto de vista bíblico es que Dios permite que ocurran desastres naturales como parte de su decreto eterno y para su propia gloria, esta respuesta tal vez no pueda ser satisfactoria en absoluto para algunos, pero esto es lo que enseña la Escritura. Mientras tanto, los hombres siguen buscando respuestas, pero la respuesta está en la Biblia.

Caesar Arevalo

Tuesday, March 15, 2016

LA LOGICA Y EL ESTUDIO DE LAS ESCRITURAS



EL USO DE LA LOGICA EN EL ESTUDIO DE LAS ESCRITURAS

Los teólogos de Westminster al hacer el mejor documento teológico de doctrina Cristiana Reformada y presbiteriana, establecieron que las cosas (doctrinas) necesarias para la vida cristiana, están expresamente expuestas en las sagradas Escrituras y en la deducción lógica de la Escritura por el uso de la buena y necesaria consecuencia, veamos

“todo el consejo de Dios en relación con todas las cosas necesarias para su propia gloria, la salvación del hombre, la fe y la vida, está expresamente expuestas en las Escrituras, o por puede ser deducida de la Escritura por  buena y necesaria consecuencia: a lo cual nada en cualquier momento se debe de agregar, ya sea por nuevas revelaciones del Espíritu o tradiciones de los hombres.” (CMW, 1:6)

B. B. Warfield, al comentar sobre esta sección de la Confesión, escribió

"Es preciso señalar ... que las enseñanzas y prescripciones de la Escritura no se limitan a la confesión de lo que está "expresamente expuesto en las Escrituras." Los hombres deben creer y obedecer no sólo lo que se "establece expresamente en la Escritura", sino también lo que "por buena y necesaria consecuencia puede ser deducida de la Escritura." Esta es la afirmación vigorosa y universal de la teología reformada en contra de los socinianos y Arminianos, que deseaban limitar la autoridad de la Escritura a sus aseveraciones literales; y se trata de un homenaje característico de la razón como instrumento para la averiguación de la verdad. Debemos depender de nuestras facultades humanas para determinar lo que dice la Escritura; y no podemos renunciar repentinamente a ellos y rechazar su guía en la determinación de lo que significa la Escritura. Esto no es, por supuesto, para hacer de la razón el fundamento de la autoridad de las doctrinas y deberes inferidos. La razón es el instrumento para el conocimiento de todas las doctrinas y deberes, ya sea "expresamente expuesto en las Escrituras" o "por buena y necesaria consecuencia deducida a partir de la Escritura", pero su autoridad, una vez descubierto, se deriva de Dios, que En los revela y prescribe revela en la Escritura, ya sea por la afirmación literal o por implicación necesaria."

Lo que Warfield está diciendo es que los teólogos de Westminster tenían un alto concepto de la lógica. La lógica, la lógica humana, dice la Confesión (y Warfield), es una herramienta necesaria para ser utilizado en el estudio y la exposición de la Palabra de Dios. De hecho, tan importante era el correcto uso de la lógica para los teólogos, que requerían de los ministros del Evangelio el ser capacitados en esta área antes de la ordenación. En la sección titulada "La forma de gobierno", leemos que una parte del examen de ordenación del ministro probado era  "si él [el ordenando] tiene habilidad en la lógica y la filosofía."

Agustín escribió, "La ciencia del razonamiento es de muy gran servicio en la búsqueda y en desentrañar todo tipo de preguntas que se presentan en la Escritura .... La validez de las secuencias lógicas no es una cosa inventada por los hombres, pero se observa y se observó por ellos para que sean capaces de aprender y enseñar; . Pues ello existe eternamente en la razón de las cosas, y tiene su origen con Dios "

Caesar Arevalo