Monday, October 03, 2016

LA “VISION FEDERAL” Y LA DOCTRINA ROMANISTA EN OPOSICION A LA DOCTRINA DE LA JUSTIFICACION DE LA REFORMA


LA “VISION FEDERAL” Y LA DOCTRINA ROMANISTA EN OPOSICION A LA DOCTRINA DE LA JUSTIFICACION DE LA REFORMA

Según Roma, la justificación viene al final de un proceso muy largo. Para la Iglesia Católica Romana, Dios acepta a los hombres después de que se conviertan personalmente en santos y (en la mayoría de los casos) son aún más purificados en el purgatorio. Para los teólogos de la Visión Federal (VF), así como de los escritores de la “nueva perspectiva paulina,”  la justificación viene después de un período de fidelidad del pacto (léase obras). Ambos sistemas requieren obediencia personal para la justificación, y los Reformadores se opusieron a este sistema de obras.

La fe y las obras son la base para la justificación en ambos teológicos, de Roma y la VF. Los Romanistas enseñan que el hombre se salva por la fe y las buenas obras que se derivan de la fe. Los teólogos de la VF enseñan que los hombres son en última instancia, justificados por la fe y la fidelidad al pacto; por la creencia y obediencia personal; por la confianza y la perseverancia en la rectitud personal. Lamentablemente, esta herejía esta engranada en algunos grupos que se denominan “reformados.”

Ellos dicen que la justificación es un esfuerzo cooperativo entre Dios y el hombre (sinergismo). Los Romanistas enseñan que los miembros de la iglesia deben cooperar con la gracia interior hasta que se logre la justificación.  Asimismo, los teólogos de la VF enseñan que los hombres deben ser fieles al pacto para mantener su justificación en el último día.
Según este sistema sinergista, el fundamento de la justificación es la muerte de Cristo y las buenas obras. Recuerde, los Reformadores rechazaron esta ecuación teológica.

Vemos que el  Romanismo combina los méritos de Cristo con la santidad interior o justificación y santificación para la justificación. Los teólogos de la VF combinan la muerte de Cristo, que trae el perdón de los pecados con la fidelidad al pacto de miembros de la iglesia. Esta fidelidad al pacto trae justificación final en el último día. Ambas doctrinas niegan la justicia perfecta de Cristo como la única justicia que justifica al pecador.

Los Reformadores entendían la justificación como un acto soberano de Dios en Cristo, monergismo, en donde la justicia perfecta de Cristo se imputa al pecador que cree, veamos lo que dice Juan Calvino:

Explicamos la justificación simplemente como la aceptación con que Dios nos recibe en su favor como hombres justos. Y decimos que consiste en la remisión de los pecados y la imputación de la justicia de Cristo. (Institutos 3: 11: 2)

Ahora, tanto el arrepentimiento y el perdón de los pecados, es decir, una vida nueva y libre reconciliación son otorgados a nosotros por Cristo, y ambos son alcanzados por medio de la fe. (Institutos 3: 3: 1)
Nuestra justicia no está en nosotros sino en Cristo, ... lo poseemos solamente porque somos participantes en Cristo. (Institutos 3:11:23)

Decimos que la fe justifica, pues no amerita justicia para nosotros por su propio valor, sino porque es un instrumento mediante el cual obtenemos libremente la justicia de Cristo. (Institutos 3: 18: 8)

El poder de la justificación, que posee la fe, no se encuentra en ningún valor de obras. Nuestra justificación se basa en la misericordia de Dios solamente y en los méritos de Cristo, y la fe, y cuando echa mano de la justificación, se dice que es para justificar. (Institutos 3: 18: 8)

El teólog0 Puritano Calvinista Ingles, John Owen escribió:

Aquellos a quienes Dios llama eficazmente, también los justifica gratuitamente, no infundiendo justicia en ellos, sino por perdonarles sus pecados, y tenerlos y aceptándolos como justos; no por algo hecho por ellos o en ellos, sino por causa de Cristo; ni por la imputación de la fe misma, ni  por el acto del creyente, o cualquier otra obediencia evangélica a ellos, como si fuera su justicia; sino por la imputación de la obediencia activa de Cristo a toda la ley, y la obediencia pasiva en su muerte por su entera y única justicia, ellos reciben y descansan sobre él y su justificación por la fe; cuya fe no la tienen de sí mismos, sino que es don de Dios”

El monje Agustiniano Alemán, Martin Lutero afirmó en su comentario a los Gálatas en 1538:


“Ésta y única roca firme, lo que llamamos la doctrina de la justificación es el principal artículo de toda la doctrina cristiana, que comprende la comprensión de toda piedad ... si este artículo se permanece en su lugar, la Iglesia está firme; si cae, cae la Iglesia. "- 


Por Caesar Arevalo

No comments: