LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Wednesday, October 12, 2016

LA CONFUSION DE LA VISION FEDERAL SOBRE LA JUSTIFICACION POR LA SOLA FE



INTRODUCCION

Esta es la decisión del comité de la Iglesia Unida Reformada de Norte América en cuanto al error de la Visión Federal referente a la justificación. Esta lectura es importante para aquellos que quieren entender la posición Reformada referente a este tema importante. Léanlo con detenimiento y prestando mucha atención. La VF realmente mal interpreta lo que es justificación y al hacerlo, comete un grave error teológico de la obra y muerte de Cristo y crea un falso evangelio. Algunos predicadores, consciente o inconscientemente siguen esta nueva teología, es decir según la VF, la justificación no es un solo acto, pero debe estar acompañado de obras hasta el fin de nuestras vidas para ser realmente justificados. Leamos:


2. La Distorsión de la Doctrina de la Justificación de la Visión Federal (VF) En el juicio de nuestro Comité

La gravedad de los errores del movimiento de la VF es más evidente en relación con la doctrina de la justificación. A pesar de que nunca es satisfactorio para los oficiales de cargos en las iglesias reformadas el formular sus opiniones de una manera confusa, o de una manera que no parece coherente con el resumen de la Confesión de enseñanza de la Escritura, la confusión e incoherencia en la doctrina de la justificación por aquellos que sostienen las confesiones reformadas es inexcusable.

Es la opinión de nuestro Comité que, en la doctrina de la justificación, el movimiento de la VF no sólo ha contribuido a la confusión en las iglesias, pero también falló en guardar el evangelio de la justificación gratuita sobre la base de la obra de Cristo solamente de grave errores.

Estamos de acuerdo con esas iglesias Presbiterianas y Reformadas que han emitido informes similares, y que han llamado al arrepentimiento a los proponentes de la VF, instándoles a anunciar y promover las verdades bíblicas de la Reforma.

Sólo de esta manera se pueden construir las iglesias en la santísima fe, una vez dada a los santos, y Dios es glorificado en la salvación de sus personas.

La doctrina de la justificación es más que simplemente una enseñanza bíblica entre muchos. La justificación es, como Calvino lo llamó, la "bisagra principal de la religión cristiana". Es "el artículo en donde se para y se cae la iglesia" (Luther: articulus stantis et ecclesiae cadentis). Aunque la gracia de la justificación gratuita no abarca la totalidad del mensaje del Evangelio, se encuentran en su núcleo.

A menos que los pecadores se restauren por el favor y aceptación con Dios sobre la base de las obras y méritos de Cristo solamente, ellos siempre seguirán estando obligados a la condenación y la muerte.

Los pecadores culpables y desobedientes no tienen ninguna esperanza para la comunión restaurada con el Dios vivo, aparte de la obra perfecta de Cristo como Mediador en su nombre.
La gloria de la obra de Cristo en favor de su pueblo es que él "plenamente ha satisfecho todos sus pecados."

Cada obligación "bajo la ley" se ha cumplido para los creyentes por la obediencia, la satisfacción y la justicia de Cristo.
La promesa del evangelio de la justificación libre en Cristo es, de hecho, lo que Calvino denomina la "bisagra principal" de la religión cristiana.

En consecuencia, cuando el Catecismo de Heidelberg plantea la pregunta:

 "¿Qué provecho hay ahora que usted cree todo esto" (es decir, la fe cristiana como se resume en las palabras del Credo de los Apóstoles), la respuesta es: "Soy justo delante de Dios en Cristo, y heredero de la vida eterna."

Para los creyentes y las iglesias Reformadas, no hay verdad es más valiosa o digna de defensa más ardiente.

En palabras de Juan Calvino, "Porque esta es la llave la cual abre todo lo que es necesario para nuestra salvación; este es el medio para decidir todas las controversias; este es el fundamento de toda verdadera religión; para ser breves, esto es lo que abre los cielos para nosotros."

En nuestro estudio de las revisiones a la doctrina de la justificación que se aboga por los escritores de la VF, hemos identificado varios errores graves que ponen en peligro este Evangelio de la aceptación libre en Cristo.

La justificación de los creyentes se ve disminuida para referirse  únicamente al perdón de los pecados. En lugar de un pronunciamiento rico y pleno de la justicia positiva del creyente ante Dios, la justificación se reduce al pronunciamiento que el creyente ya no se considera que es culpable. Debido a que la justificación significa sólo el perdón de los pecados, que no incluye el pronunciamiento glorioso que todos los requisitos de la obediencia a la ley se han cumplido en Cristo y son del creyente  a través de la imputación por gracia.

La negación de la imputación de la totalidad de la obediencia de Cristo para la justificación, que es una consecuencia inevitable de esta visión reduccionista de la justificación, tiene una muy indeseable, sin embargo sorprendente, consecuencia:

Los de la VF afirman “Los creyentes deben mantener y asegurar su justificación ante Dios en el camino de la obediencia de fe o por medio de una fe viva y obediente.”  Según lo anterior, las buenas obras que la fe produce por el ministerio del Espíritu Santo se insertan en la fe como instrumento de justificación.

Por lo tanto, al negar la imputación de la obediencia activa de Cristo, los creyentes son meramente restaurados a la posición que Adán, el representante de la cabeza original de la raza humana, poseía antes de la caída en el pecado. Con el fin de mantener y asegurar su justificación ante Dios, los creyentes se encuentran bajo la misma obligación que existía en la relación de pacto original entre Dios y el hombre antes de la caída.

La ironía de la negación de la VF del cumplimiento de todos los requisitos de la ley en favor de su pueblo por parte de Cristo, es que convierte al Evangelio en una forma renovada y restaurada de un pacto original entre el Dios Trino y su pueblo.
Para usar el lenguaje de la tradición Reformada, el pacto de gracia se convierte en un "pacto de obras", y el Evangelio se transforma en una nueva "ley."

De acuerdo al nivel de la enseñanza bíblica y confesional, esta reformulación de la doctrina de la justificación por los escritores de la  VF se sitúa bajo condenación.

En contra de la enseñanza bíblica, que atribuye todo lo necesario para la justificación a las obras y méritos de Cristo, la falta de voluntad de algunos escritores de la VF de afirmar la imputación de la totalidad de la obediencia de Cristo para la justificación deja a los creyentes "bajo la ley" en lo que su justificación ante Dios se refiere es evidente.

En lugar de un contraste radical entre la justificación por gracia mediante la fe, sin las obras de cualquier tipo, se hace una distinción entre obras "meritoria", lo que no juega ningún papel en la justificación, y  obras "no meritorias", las cuales juegan un papel importante en la justificación.

En la medida en que las obras y los méritos de Cristo en su totalidad se excluyen de la base para la justificación del creyente, en esa medida las obras de la fe se incluyen dentro de la fe como un instrumento para la justificación.

Es imposible evitar la conclusión de que esta reformulación de la doctrina de la justificación disminuye la obra de Cristo y amplía el papel desempeñado por las obras de los creyentes (Gal. 2: 21b, "porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo muerto en vano. ").

Por otra parte, la expresión de favor y la aceptación de Dios, que subyace en la enseñanza confesional, es socavada en las formulaciones de los proponentes de la VF.

En lugar de descansar en su totalidad en la justicia perfecta de Cristo, se anima a los creyentes a pensar que su fidelidad pactual juega algún papel "con el fin de" alcanzar su justificación ante Dios.


Como resultado, el testimonio del Evangelio se ve comprometido y la confianza de los creyentes en el veredicto de Dios que justifica es socavada. La iglesia debe proclamar claramente que la justificación es "por gracia mediante la fe", porque sólo entonces ella realmente dará la gloria "sólo a Dios."


Trad. Caesar Arevalo

FUENTE: https://heidelblog.net/2016/08/the-urcna-committee-report-on-the-federal-vision/

Post a Comment