Saturday, September 10, 2016

EL “PRIMER” 11 de SETIEMBRE y LA HUMILLACION DEL ISLAM





“El último esfuerzo que se hizo para destruir la cristiandad falló durante los últimos años del siglo XVII, hace sólo poco más de doscientos años. Viena fue casi tomada y sólo se salvó por el ejército Cristiano bajo el mando del rey de Polonia en una fecha que debe ser uno de los más famosos de la historia: 11 de septiembre de 1683. "

 “Las Grandes Herejías”-  1938” -Hilaire Belloc, reconocido escritor e historiador Franco-Británico.

INTRODUCCION

El 11 de Septiembre de 2001 quedará en la memoria colectiva de la historia de los Estados Unidos como uno de los días en donde los hijos de Mahoma atacaron a los Estados Unidos de acuerdo a los dictados del Koran. Sin embargo,  lo que la gran mayoría no sabe es que ya hubo “otro” 11 de Septiembre, esto mucho antes de la existencia de los Estados Unidos de América. En ese entonces, los Estados Unidos no existía constitucionalmente, las colonias existentes eran gobernadas por Puritanos Ingleses.

En el 11 de Septiembre de 1638, la Armada Musulmana representada por los Turcos, fue derrotada por el gran ejército Polaco y sus aliados. Muchos expertos afirman que los Musulmanes fueron humillados por esta derrota y que juraron “vengarse.” Esta “venganza” fue llevada a cabo en 2001.

CONTEXTO HISTORICO

Hace más de 300 años, Europa vivía con el temor del gran Califato Islámico, el Imperio Otomano invencible, que gobernó una vasta porción del mundo, y constantemente amenazó el corazón de Europa con el ataque, la dominación y la destrucción.

En 1683, en Marzo de ese año, sin embargo, otro gran ejército Islámico avanzó hacia el oeste, 140,000 Musulmanes fuertes y armados, dirigido por el Turco gran visir Kara Mustafá. El camino que eligió lo llevó hacia la gran fortaleza de Viena, donde llegó el 14 de Julio y puso cerco a prontitud.

Viena estaba bien preparada para resistir un asedio, pero en Septiembre, después de casi dos meses de aislamiento, durante los cuales las bombas Turcas hicieron añicos algunas de sus paredes y dieron lugar a una captura parcial de la ciudad por las tropas de Mustapha, la situación se había vuelto grave.

La captura de Viena en el futuro inmediato fue casi con certeza de que más allá de Viena, el vientre blando de Europa estaba abierta. Pero algo había cambiado. Un nuevo hombre había llegado, un hombre que toda Europa llamó el Rey-Guerrero. Su nombre fue Jan Sobieski, y vino con un ejército de 30.000 polacos a sus espaldas "
A principios de la primavera de 1683 poderosas fuerzas Turcas de 200,000 soldados partieron de Adrianopolis a través de Hungría a Austria. El Visir Kara Mustafá les llevó de Belgrado.

El comando Turco diseñó una parte de las fuerzas de apoyo a los esfuerzos y para la ocupación de numerosas ciudadelas. El ejército de 140,000 soldados marchó directamente hacia la capital de Austria-Viena.

Las fuerzas zaristas encabezadas por el príncipe Carlos de Lorena consistieron en sólo 30,000 soldados. Sus intentos de resistir los Turcos no tuvieron éxito - las principales fuerzas de los invasores se acercaron a Viena sin obstáculos; Por otra parte grandes áreas del imperio estaban siendo destruidos por los tártaros.

Austria no estaba preparada para la defensa. El Zar se basó únicamente en la ayuda exterior, especialmente en Polonia. En tal situación, el príncipe Carlos apoyó al comandante de Viena - el Príncipe Ernst Rüdiger Stahremberg con sus unidades de infantería y se retiró más allá del Danubio, con las restantes fuerzas para defender esta parte de Austria.

El 7 de julio, 1683, el Zar Leopoldo I con su familia escaparon de Viena, el 14 de Julio el ejército Turco llegó a Viena.

El 16 de julio el diputado del Zar llegó a Wilanów, donde se quedó el rey Juan III Sobieski. El diputado pidió al rey de Polonia en nombre del Zar Leopoldo I en busca de ayuda para la sitiada Viena. Sobieski, obligado por el tratado firmado con el imperio el 1 de abril, 1683 comenzó sus preparativos para la misión de Viena. El 16 de julio 1683 envió a sus órdenes a Nicholas Sieniawski y Stanislaw Jabłonowski, para ensamblar todas las fuerzas en Cracovia. Sobieski llegó allí pronto.

El 2 de Agosto, el gran Jabłonowski con el ejército llegó a Cracovia. El rey reunió a cerca de 27,000 soldados y casi dos veces más de los sirvientes del campamento.

Las fuerzas salieron de Cracovia a Silesia, primero fue Nicholas Sieniawski con 20 soldados de caballería y entonces el rey con las principales fuerzas dirigidas por Jabłonowski. El ejército fue seguido por un tren de alrededor de 8,000 carros con el suministro de alimentos por medio año. Al mismo tiempo, los refuerzos del Reich alemán salieron para Viena. En Tarnowskie, Gory Sobieski revisó el ejército, entonces las fuerzas fueron por dos caminos diferentes que se adhirieron en Ołomuniec.

Sieniawski partió hacia Biala, Cieszyn, Ołomuniec, Wischau, Nikolsburg; Jabłonowski hacia Gliwice, Racibórz, Opawa, Ołomuniec y desde Ołomuniec siguió Sieniawski. En Racibórz Sobieski con tres mil hombres de caballería se separó de las fuerzas principales. Tenía la intención de marchar de forma rápida y unirse a Sieniawski que el 25 de Agosto apareció en Nikolsburg, después de haber cubierto 321 kilómetros de distancia dentro de los 12 días. El 31 de Agosto el rey unió a Sieniawski fuera de Nikolsburg.

El 3 de Septiembre la sesión del gran consejo de guerra tuvo lugar en Stettelsdorf. Aparte de rey Juan III Sobieski y el príncipe Carlos de Lorena, los comandantes de las fuerzas polacas (ambos hetmans: Stanisław Jabłonowski y Nicholas Sieniawski, el general de artillería Martin Kątski), Sass elector Juan Jorge III, elector de Baviera y los generales zaristas participaron en ese sesión.

Juan III Sobieski asumió el mando de las fuerzas aliadas. El plan del relieve presentado por el rey polaco fue aceptado entonces. El plan de Sobieski supone que cruzarían el Danubio a la orilla derecha. Después de haber cruzado el río, las fuerzas aliadas iban a hacer una cuidadoso reconocimiento del enemigo y luego marchar a lo largo del Danubio a través de la zona montañosa de la llamada Bosque de Viena.

El papel más importante durante la marcha se asignó a la infantería, cuya tarea era impedir que el ejército sea sorprendido por el enemigo. Las fuerzas aliadas fueron para atacar al enemigo justo después de pasar a través del Bosque de Viena y después de haber aplastar al enemigo - continuar la persecución.

Después de la consulta, Sobieski puso en marcha la operación dispuesta. En la noche del 4 y 5 de Septiembre, las fuerzas Polacas y Austriacos cruzaron el Danubio en los puentes de pontones y llegaron a la orilla derecha del río cerca de Tulnn. A continuación, los refuerzos Alemanes, que vinieron de Krems, cruzaron el río. Los aliados marcharon hacia Viena en tres columnas; el de la izquierda consistía en las fuerzas austriacas que se movían a lo largo de la orilla del Danubio; el del medio se compone de las fuerzas alemanas, y la de la derecha - de las polacas.

El 11 de Septiembre las fuerzas aliadas se acercaban a la zona plana y tomaron posiciones frente al ejército Turco. Sobieski estima el terreno, la fuerza del enemigo y la ubicación de la parte superior de Kahlenberg.

La relación de fuerzas fue la siguiente: el ejército participando en la ayuda consistía de 70,000 soldados (alrededor de 30,000 de caballería y 40 mil de infantería) y 140 cañones, incluyendo 27,000 soldados polacos. Las fuerzas Turcas se posicionaron para luchar con las fuerzas aliadas, fueron como 85,000 soldados, y en los suburbios - cerca de 25,000 soldados.

A las 6 en punto de la mañana del 12 de septiembre, el flanco izquierdo de las fuerzas aliadas lanzó el ataque. La infantería se trasladó desde Kahlenberg hacia las posiciones turcas en Nussberg. Fue seguido por la artillería, que se detuvo de vez en cuando para tratar el enemigo con el fuego de los cañones. La infantería se detuvo al mismo tiempo, a la espera de carga de los cañones de la artillería. Sobieski ordenó a las baterías de las pistas de Kahlenberg para apoyar el ataque con fuego. A las 8 de la mañana Nussberg fue conquistada. Las fuerzas del flanco izquierdo siguieron atacando. Al mediodía, Heiligenstadt defendida con fiereza por los Turcos fue conquistada. A eso del mediodía las unidades de ese flanco se acercaron a Viena. Para evitar su entrada en la ciudad, la mayoría de las fuerzas Turcas allí reunidas, se prepara para contraatacar.

Sobieski decidió atacar el flanco izquierdo de Turquía desde Dornbach. Se guió las unidades de infantería polaco reforzadas por la artillería fuera de peligro. Las unidades fueron mandadas por el general Kątski. Ellos fueron seguidos por las tropas húsares - las principales fuerzas de choque del ejército polaco. El Polaco tenía una tarea muy difícil de cumplir. La infantería atacó a través de una cadena de colinas bajas separando la formación Polaca de la Llanura de Viena.

El comandante Turco - Kara Mustafa previendo amenaza inminente dirigió los mejores regimientos de infantería apoyados por el fuego de artillería Turca contra ellos. La feroz, ardua lucha por todas las colinas, viñedos y arboleda había comenzado.

Cerca de las 5 de la tarde, las fuerzas Turcas fueron desalojadas a la llanura. Para descubrir a sobrellevar la zona no era demasiado difícil para la caballería, Sobieski dirige una tropa húsare para atacar al enemigo. Esta tropa causó confusión en las matrices de Turquía y se trasladó de nuevo a la posición inicial. Sobieski deduce que a las 6 de la tarde era un momento decisivo de la batalla y ordenó a los húsare y tropas blindadas formar para el ataque. Mientras tanto, Kara Mustafa reunió el 75% de sus fuerzas contra los Polacos y apoyó el principal campamento Turco en Schmelz con las unidades del flanco derecho. La caballería Turca dispuso en tres líneas y tomó las posiciones al norte-oeste del campamento. Los Turcos reunieron un gran número de cañones allí.

Sobieski llevó 20,000 hombres de caballería para atacar el cual fue determinante en el resultado de batalla y el destino de Viena. Durante el ataque de la artillería Turca. Ellos abrieron fuego y la caballería pesada de Turquía se movió hacia adelante para encontrarse con los húsares al galope. La caballería Turca cayó en una fila durante el choque frontal; a continuación, los húsares atacaron las siguientes matrices.

Los Turcos fueron capturados por el miedo y el pánico. Un gran número de Kara Mustafa caballería cayó muerto, el resto escapó para salvar sus vidas. Ellos fueron seguidos por la infantería.
Kara Mustafa apenas salvó su cuello. El gran ejército Turco fue completamente derrotado.

Sobieski se hizo cargo del campamento Turco - Viena era libre.
"Fue una gran batalla, que duró desde el mediodía hasta la puesta de sol, se recordó al 'último juicio'" - escribió el cronista Turco.
Por último, poco antes del anochecer, el ejército Musulmán había carecido de la fuerza para luchar, por lo que fue derrotado y escapó. (...) ".

Aunque la batalla de Viena terminó en un gran ataque de los húsares polacos, las unidades de infantería y de artillería contribuyeron principalmente a la victoria sobre los Turcos.
El rey Juan III Sobieski demostró ser un comandante de mucho talento. Dirigió el curso de la batalla tan hábilmente que las principales fuerzas Turcas fueron conquistadas y el sitio de Viena se sintió aliviado.

La victoria en Viena salvó a Europa del Islam por segunda vez después de la victoria de Carlos Martel en 732.

Esta política europea fue implacable, se aseguró de que no quedara alguna población hostil en los países cristianos liberados, que traicionaría al ejército cristiano en tiempos de paz o de sabotaje de la nación, actuando como una quinta columna Musulmana en la cristiandad.

Hoy en día la situación se invierte con los grandes y crecientes poblaciones Musulmanas en Europa y los EE.UU. Los gobernantes de hoy se han olvidado de la política ilustrada de nuestros antepasados de la época de la Reconquista y las Cruzadas, y cobardemente están permitiendo que hordas de Musulmanes destruyan su población, violen a mujeres y niños y masacren a todo aquel que está en contra del Islam.


 Caesar Arevalo

No comments: