Friday, September 02, 2016

EL PREFACIO DE LA EDICION DEL SALTERIO ESCOCES DE 1673


(Mi copia del Salterio Escocés)
INTRODUCCION
Desde los inicios de la Reforma los Salmos fueron el componente en la adoración, doctrina y catecismo. Su uso en la liturgia es sinónimo de Reforma, es mas como la evidencia histórica lo demuestra, no existe reforma sin una verdadera adoración, y no existe una verdadera adoración, sin el uso de los Salmos.
Los críticos del uso de los salmos en la liturgia viene en todos “los tamaños y colores”, pero la historia no se puede cambiar, los Salmos, los únicos cantos inspirados por Dios mismo para el uso en su servicio público en la Iglesia, son para ser usados en la adoración publica de Dios, así lo entendieron los reformadores y la gran mayoría de Puritanos y todos los Presbiterianos pactantes.
El siguiente es el prefacio a la edición del Salterio Escocés de 1673, firmado por veintiséis Puritanos.
Prefacio Puritana al Salterio Escocés de 1650
El siguiente apareció como un prólogo a una edición del Salterio Escoces ( "Los Salmos métricos de David) impreso por Thomas Parkhurst en Londres en 1673 (también en 1688 y 1700, por lo menos).
Buen lector,
"Es evidente por la experiencia común de la humanidad, que el amor no puede permanecer inactivo en el alma." Para cada uno hizo su gozo y deleite, sus gustos y condimentos son adecuados para su constitución, y el temperamento del hombre es más descubierto por sus consuelos que por cualquier otra cosa.
Los hombres carnales se deleitan en lo que se adapta en los deseos de la carne, y los hombres espirituales en las cosas del Espíritu. Las promesas del pacto sagrado de Dios, que son a los demás como noticias rancias o flores marchitas, alimentan el placer de sus mentes; y los misterios de nuestra redención por Cristo son el deleite de sus corazones y comodidad.
Pero a medida que la alegría debe tener un objeto propio, así también un orificio para ventilar esa alegria,  porque esto es un afecto que no puede ser acorralado: el tema mismo y su saliente de la misma es el canto. Los espíritus profanos tienen canciones adecuadas para su alegría; ya que su alegría es carnal, por lo que sus canciones son vanas y espumosas, si no muy sucias y obscenas; pero los que se regocijan en el Señor, su alegría corre en un canal espiritual:
"¿Está alguno alegre? que cante salmos," dice el apóstol (Santiago 5:13.); y, "tus estatutos han sido mis canciones en la casa en donde fui extranjero", dice el santo David (Sal. 119: 54).
Sin duda, cantar es una forma deliciosa de la instrucción, como la prudencia común nos enseñará. Eliano nos hace saber que los Cretenses ordenaban a sus hijos, τος παδας τος λευθέρους μανθάνειν τος νόμους κέλευον μετά τινος μελδας,  aprender sus leyes con el canto en verso.
Y seguramente el canto de los Salmos es un deber de tal consolación y beneficio, que no tiene necesidad de nuestra recomendación. La nueva naturaleza es en lugar de todos los argumentos, que no puede estar sin tu consuelo espiritual.
 Ahora sin embargo las canciones espirituales de mera compostura humana pueden tener su uso, sin embargo, nuestra devoción esta mejor garantizada, donde la materia y las palabras son de inspiración divina de inmediato; y para nosostros los Salmos de David parecen claramente ser aquellos estar con esa intención de estos términos de "salmos, himnos y canciones espirituales", que el Apóstol usó (Ef 5:19; Col. 3:16).
Por lo tanto, estas composturas divinas deben estar representadas a nosotros en una traducción correcta, para que no queramos a David, en David; mientras que sus santos éxtasis se entreguen en una expresión plana y valiente.
La traducción que ahora se pone en sus manos viene más cerca al original de cualquier otra que hemos visto, y corre con una dulzura tal fluidez, que pensamos correctamente en recomendarlo a su aceptación cristiana; algunos de nosotros habiéndolo usado ya, con gran comodidad y satisfacción.
Thomas Manton, D. D.
Henry Langley, D. D.
John Owen, D. D.
William Jenkyn
James Innes
Thomas Watson
Thomas lejía
Mateo Poole
John Milward
John Chester
George Cokayn
Mateo Mead
Robert Franklin
Thomas Doolittle
Thomas Vicente
Natanael Vicente
John Ryther
William Tomson
Nicholas Blaikie
Charles Morton
Edmund Calamy
William Carslake
James Janeway
John Hickes
John Baker

Richard Mayo

Traducción Caesar Arevalo

No comments: