Wednesday, June 22, 2016

JUAN CALVINO Y LA MAGNIFICIENCIA DE LOS SALMOS




INTRODUCCION

El interés de Juan Calvino en la adoración fue fundamental para la Reforma de lla iglesia. En este sentido Juan Calvino consideraba el uso de la Salmodia como central para la verdadera adoración en la liturgia. El siguiente tema muestra el pensamieto teológico de Calvino en cuanto a los salmos en la adoración.

La Maravilla de los Salmos

En el prefacio de su comentario sobre los Salmos, Juan Calvino confiesa que las palabras no pueden expresar la maravilla de este libro inspirado:

"La variedad y resplandeciente riqueza que están contenidos en este tesoro no es fácil de expresar en palabras ... la grandeza de [los Salmos] no admite ser totalmente desplegada "(Baker ed, p XXXVI).

Para Calvino, los Salmos son un libro único en el canon de la Sagrada Escritura.

No hay otro libro en el que hay que encontrar más rápidos y magníficos elogios, tanto de la generosidad sin par de Dios para con su Iglesia, y de todas sus obras; no hay otro libro en el que se registraron tantas liberaciones, ni uno en el que las evidencias y experiencias de la providencia paternal y la solicitud que Dios ejerce hacia nosotros, se celebran con tal esplendor de la dicción, y sin embargo, con la adherencia estricta a la verdad ; en pocas palabras, no hay otro libro en el que más perfectamente se nos enseña la forma correcta de alabar a Dios, o en el que se nos motiva con más fuerza a la realización de este ejercicio religioso (pp. xxxviii-xxxix).

Los Salmos están llenos de las riquezas de la doctrina bíblica, y los santos encuentran en ellos una gran bendición y la paz.

En una palabra, no sólo vamos a encontrar aquí menciones generales de la bondad de Dios, que puede enseñar a los hombres mismos a reposar sólo en él, y buscar toda su felicidad únicamente en él; y que están destinados a enseñar a los verdaderos creyentes de todo corazón a mirar con confianza a él en busca de ayuda en todas sus necesidades; sino que también nos encontraremos con que la remisión gratuita de los pecados, la única que nos reconcilia a Dios hacia nosotros, y adquiere para nosotros el restablecimiento de la paz con él, está tan expuesta y magnificada, pues aquí no hay nada que falte que se relacione con el conocimiento de la salvación eterna (p. xxxix).

El Reformador Ginebrino ve en los Salmos un campo de entrenamiento para la piedad cristiana vital, especialmente para "llevar la cruz." Sin lugar a dudas Calvino está pensando en las palabras del Señor Jesús y el "curso de toda la vida de David" (p. Xliv).

Por otra parte, aunque los Salmos están llenos de todos los preceptos que sirven para enmarcar nuestra vida en cada parte de la santidad, piedad y justicia, sin embargo, principalmente nos enseñarán y entrenaran a llevar la cruz; y el llevar la cruz es una auténtica prueba de nuestra obediencia, ya que al hacer esto, se renuncia a la guía de nuestros propios afectos, y nos sometemos enteramente a Dios, dejándole que nos gobiernen, y disponer de nuestra vida de acuerdo a su voluntad, de modo que las aflicciones que son los más amargos y más graves en nuestra naturaleza, se convierten en dulce para nosotros, porque proceden de él  (p. XXXIX).

Una característica sobresaliente del libro de los Salmos, en opinión de Calvino, es que cubren toda la gama de emociones y enfermedades de los cristianos, dejando al descubierto el corazón a los ojos en busca de nuestro Padre que esta en el cielo y nosotros llamandolé o trayendonos para el auto-examen. "He estado acostumbrado", escribe Calvino, "a llamar a este libro, creo que sin ninguna forma inapropiada, “La anatomía de todas las partes del alma" (pp. XXXVI-XXXVII). Explica la razón de este título perspicaz:

... No es una emoción de la que cualquiera puede ser consciente de que no está representada aquí como en un espejo. O mejor dicho, el Espíritu Santo ha llamado aquí ... todas las penas, dolores, miedos, dudas, esperanzas, cuidados, perplejidades, en fin, todas las emociones que distraen con el que se acostumbra a ser agitado las mentes de los hombres. Las otras partes de la Escritura contienen los mandamientos que Dios ordena a sus siervos para anunciar a nosotros. Pero aquí los propios profetas, ya que exhiben a nosotros como hablar con Dios, y por el que se abren todos sus pensamientos y afectos más íntimos, a llamar, o más bien atraernos, cada uno de nosotros para el examen de sí mismo, en particular, con el fin de que ninguna de las muchas enfermedades a las que estámos sujetos, y de los muchos vicios con los que abundan, pueden permanecer oculto. Sin duda, es una ventaja rara y singular, cuando se descubren todos los lugares que están al acecho, y el corazón se pone a la luz, purgado de la infección más funesta, la hipocresía (p. Xxxvii).

Los Salmos y Oración

Lo que sigue de esto, Calvino elogia los Salmos para su enseñanza acerca de la oración cristiana. Él habla con entusiasmo del privilegio y el acceso que tenemos a los tribunales del Todopoderoso:

... Me pareció ser necesario el mostrar ... que este libro nos da a conocer este privilegio, que es deseable sobre todos los demas-que no sólo no esta abierto para el acceso familiar a Dios, sino también de que tenemos el permiso y la libertad concedido y que esta abierto ante él nuestras enfermedades, lo que nos daría vergüenza confesar delante de los hombres (p. XXXVIII).

Calvino procede a hablar de la utilidad de los Salmos como una ayuda a la oración verdadera y seria, porque "es el de leer estas composiciones inspiradas, que los hombres serán despertados más eficazmente a un sentido de sus enfermedades, y, al mismo tiempo, instruido en la búsqueda de remedios para su curación "(p.xxxvii). 
Esto es sorprendente, ya que muchos consideran que el canto del salmo en la Reforma como un obstáculo a la súplica real. "La verdadera oración", dicen, "se agita con el canto de himnos [de la composición humana]." El gran Reformador era de otra idea:

"En una palabra, cualquiera que sirva para animarnos cuando estamos a punto de orar a Dios es la que se enseña en este libro" (p XXXVII.).

El creyente reconocerá la verdad de estas palabras en la conexión vital entre los Salmos (leído y cantado) y la oración:

La oración genuina y seria procede en primer lugar de un sentido de nuestra necesidad, y al lado, de la fe en las promesas de Dios. Que es el de leer estas composiciones inspiradas, que los hombres serán despertados más eficazmente a un sentido de sus enfermedades, y, al mismo tiempo, se indica en la búsqueda de remedios para su curación. En una palabra, cualquiera que servir para animarnos cuando estamos a punto de orar a Dios que se enseña en este libro. Y no sólo son las promesas de Dios se nos presentan en ella, pero muchas veces no se exhibe para nosotros uno de pie, por decirlo así, en medio de las llamadas de Dios, por un lado, y los impedimentos de la carne, por el otro, preparándose y preparándose para la oración: nos enseña lo tanto, si en cualquier momento estamos agitados con una variedad de dudas, para resistir y luchar contra ellos, hasta que el alma, libre y desenredado forma todos estos impedimentos, elevarse hasta Dios; y no sólo esto, mas aun cuando en medio de dudas, temores y aprehensiones, pongamos presenta nuestros esfuerzos en la oración, hasta que experimentemos algún consuelo que puede calmar y dar contento a nuestra mente (pp. XXXVII-XXXVIII).

Calvino identifica los Salmos, como la mejor ayuda en la oración: "una regla mejor y más infalible para guiarnos en este ejercicio no se puede encontrar en otro lugar que en los Salmos" (p XXXVII.). Sobre esta base, se llega a una conclusión importante:

En resumen, invocando a él es uno de los principales medios para asegurar nuestra seguridad, y como la mejor y más infalible regla para guiarnos en este ejercicio no se puede encontrar en otro lugar que en los Salmos, se deduce, que en proporción con el nivel de competencia el que un hombre haya alcanzado en la comprensión de ellos, será su conocimiento de la parte más importante de la doctrina celestial (p. xxxvii).

Si esto es cierto, debemos confesar lo mucho que necesitamos los Salmos! ¿Podemos tener suficiente de ellos, si la oración cristiana (lo que el Catecismo de Heidelberg, P. y A. 116, llama "la parte principal de agradecimiento que Dios requiere de nosotros") es tan fuerte o tan débil como nuestra más sincera comprensión de los Salmos? El razonamiento de Calvino aquí nos debe motivar a leer, cantar y meditar en los Salmos. 

¿Esta el Reformador Ginebrino aquí identificando el problema de la oración en nuestra tierra?  

¿Es la ignorancia de los Salmos y la popularidad de la moderna himnodia no inspirada el verdadero problema dentro de la Iglesia?

Calvino identifica esencialmente tres elementos en el culto público de la iglesia de Dios (Hablada y cantada): 

la Palabra (leída y predicada), 
los sacramentos (bautismo y la Cena del Señor), 
y la oración.

Escribe Barry Gritters "aunque el canto es una de las dos formas de oración, y es en sí mismo el culto, Calvino afirma que los cantos-oraciones estimulan más y más profundas oraciones y, por lo tanto, más adoración" (“Música en el Culto: La legacia descuidada de la Reforma, "Jornal Protestante Reformada Teológica, vol. 42, núm. 1 [noviembre de 2008], p. 86). Calvino declara,

Además, es una cosa más conveniente para la edificación de la iglesia el cantar algunos salmos en forma de oraciones públicas por el que se ora a Dios o cantar sus alabanzas para que los corazones de todos pueden ser despertados y se estimulen para hacer oraciones similares y para rendir alabanzas similares a Dios con amor común (artículos para la organización de la Iglesia y su culto en Ginebra [1537]).

Por lo tanto cantar las oraciones de los Salmos nos motiva a orar y alabar más.

Los Salmos y la Adoración

Por supuesto, Calvino elogia a los Salmos no sólo con respecto a la doctrina cristiana, la piedad y la oración, sino también refente al culto cristiano. Así como la regulación de nuestra adoración, los Salmos nos aseguran que Dios se deleita en el culto bíblico y sincero.

Además, aquí también hay una prescripción para nosotros una regla infalible para nosotros la dirección con respecto a la forma correcta de ofrecer a Dios el sacrificio de alabanza, la cual él declara ser más preciosa ante sus ojos, y el olor más dulce (p. XXXVIII).

Los Salmos no sólo nos enseña la manera aceptable de alabar a Dios, que también nos aceleran en ese llamado por el Espíritu Santo....

En definitiva, no hay otro libro en el que se nos enseña más perfectamente la forma correcta de alabar a Dios, o en el que se agitan con más fuerza hasta la realización de este ejercicio religioso (pp. Xxxviii-xxxix).

Escuche a Calvino exaltar el efecto conmovedor de creer en el canto de los Salmos en la lengua vernácula:

Los salmos nos pueden estimular a levantar el corazón a Dios y a despertarnnos a un ardor en la invocación, así como en la exaltación de alabanzas para la gloria de su nombre. Además de esto, se reconocerá de qué ventaja y consuelo el Papa y sus criaturas han privado a la iglesia, porque han distorsionado los salmos, que deben ser verdaderas canciones espirituales, en un murmullo entre sí sin ninguna comprensión (citado en Charles Garside, Jr., ‘Los Orígenes de la Teología de la Música de Calvino: 1536-1543, Transacciones de la Sociedad Americana de Filosofía, vol 69, parte 4 [Filadelfia: el American Philosophical Society, 1979]., p 10).

En nuestros días, no sólo es "el Papa y sus criaturas" que privan a la iglesia del canto congregaciónal de los Salmos. En las iglesias evangélicas, los himnos no inspirados se cantan con mucha más frecuencia que los 150 salmos y el canto de los Salmo es a menudo ridiculizados como "muerto", como si las palabras de Cristo no son "espíritu" y "vida" (Juan 6:63)!

La lectura, la predicación y el canto de los Salmos genera el amor de Calvino para ellos. Herman J. Selderhuis afirma,

Tres hechos son expuestos por Erwin Mulhaupt en su [trabajo de 1959] para explicar el afecto de Calvino para este libro de la Biblia. En primer lugar los Salmos eran de especial significado para Calvino personalmente. Reconoció mucho de sí mismo en David y en los momentos difíciles que encontró consuelo y fortaleza en este libro de la Biblia. En segundo lugar los salmos son el único libro del Antiguo Testamento de la cual Calvino predicó los Domingos. Por lo tanto los Salmos eran la única excepción a su práctica habitual para predicar desde el Nuevo Testamento los Domingos, mientras que el Antiguo Testamento estaba reservado para los días laborables. En tercer lugar Mulhaupt mencionó que Calvino ha favorecido el canto de los Salmos durante el servicio de la iglesia como ningún otro (‘Teología de los Salmos de Calvino’ [Grand Rapids: Baker, 2007], p. 14).

En una nota al pie, Selderhuis observa que, en un libro posterior (1981), "Mulhaupt da las mismas tres razones, pero luego menciona el del canto de los Salmos en primer lugar."  Al parecer Mulhaupt vino a ver que el canto de los Salmos aumentó especialmente el amor de Calvino como el libro más largo de la Biblia.

Calvino entendió las implicaciones de la excelencia de los Salmos con respecto al contenido de alabanza cantada de la iglesia. En su "Carta a los lectores" como prefijo del Salterio Ginebrino (1542), argumenta,

Ahora lo que San Agustín dice es cierto, que nadie es capaz de cantar cosas dignas de Dios si no los ha recibido de él. Por tanto, cuando hemos mirado a fondo en todas partes e investigamos lo alto y lo bajo, no encontraremos mejores canciones ni más apropiadas para el propósito que el de los Salmos de David, que el Espíritu Santo hizo y habló a través de él. Y además, cuando los cantamos, estamos seguros de que Dios pone las palabras en la boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria.

En los términos de esta declaración, los himnos modernos seguramente no son "dignos de Dios", ya que no han sido "recibido de él ...". "La búsqueda de alta y baja," incluso a través de las miríadas de pasos cambiados sin inspiración," no encontraremos mejores y más adecuadas que los Salmos de David, que el Espíritu Santo hizo y habló a través de él."

Cantar los salmos, a diferencia de cantar himnos modernos, tenemos la seguridad de que el contenido de nuestra alabanza agrada y lo magnifica: "estamos seguros de que Dios pone las palabras en la boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria."

No es de extrañar Calvino trabajó tan duro en la cara de mucha oposición para establecer el canto congregacional en Ginebra! Esto fue incluso uno de los elementos esenciales Calvino y Farel insistían en en los Estatutos de la Organización de la Iglesia y su culto en Ginebra que presentaron al ayuntamiento (16 de enero 1537). Al establecer una orden de la iglesia para la gente a "vivir de acuerdo al Evangelio y la Palabra de Dios", los artículos de Calvino requiere (entre otras cosas esenciales): (1) los ciudadanos a incorporarse a la profesión de fe, (2) la excomunión para ser utilizado como una herramienta eficaz de la disciplina de la iglesia, (3) el canto de los Salmos en el culto público, (4) catequizando a los niños en la doctrina bíblica para mantener el pacto, y (5) la redacción de las ordenanzas para el matrimonio.

Calvino también quería melodías de calidad y majestuosas para cantar los Salmos. Por lo tanto, afirma en su prólogo al Salterio Ginebrino:

Siempre debe haber preocupación de que la canción no sea ni liviana ni frívola, pero que tengan gravedad y majestad, como dice San Agustín. Y por lo tanto hay una gran diferencia entre la música que se hace para entretener a los hombres ... y los salmos que se cantan en la iglesia en la presencia de Dios y sus ángeles.

En sus primeros años allí, Calvino no estaba impresionado con la calidad del canto en Ginebra, por lo que tomó la medida práctica de exigir durante las clases de catecismo el instruir a los niños e incluir la memorización y el canto de los Salmos. Los oficiales de la iglesia y maestros cristianos tenían un papel my importante aquí. Calvino afirma,

Escribe una carta a los jueces del consistorio para darles a conocer el hecho de que el Señor desea que los jóvenes aprendan a cantar los salmos, y que el director de la escuela y su director enseñen la música de los citados Salmos (citado en Ford Lewis Battle, la piedad de Juan Calvino [Grand Rapids: Baker, 1978]., p 142).

El amor de Calvino por los Salmos lo llevó a trabajar durante muchos años en la producción, la ampliación y mejora de los Salterios Franceses. En Estrasburgo en 1539, cuando tenía unos treinta años, Calvino publicó su primer Salterio, que constó de diecinueve Salmos en la traducción y seis por él mismo y trece por el Francés Clemente Marot. El primer Salterio Ginebrino de Calvino (1542) incluía diecisiete más salmos métricos por Marot más revisiones de las versiones anteriores. La edición de 1543 contenía cincuenta salmos. Para 1551, esta cifra había aumentado hasta los ochenta y tres. Marot murió en 1544; y su obra fue continuada por Teodoro de Beza. Louis Burgués fue el principal redactor musical, pero en las melodías de los Salterios Ginebrinos también fueron suministradas por Guillaume Franco (cantor y profesor de música en Ginebra), Pierre Certon y Maistre Pierre (probablemente Pierre Davantes).

Los Salterios estuvieron en constante expansión y siguieron presentándose en Ginebra: en 1562 [dos años antes de la muerte de Calvino y para su gran deleite] apareció un Salterio métrico con los 150 Salmos. Este Salterio fue reimpreso un sorprendente sesenta y dos veces en sus dos primeros años y fue traducido a veinticuatro idiomas (William L. Holladay, ‘Los Salmos a través de tres mil años ‘[Minneapolis: Fortress Press, 1993], p. 199).

Seguido al Reformador de Ginebra, Holliday afirma, "fue el movimiento Calvinista que fue la fuente principal para la adaptación de los Salmos para el canto congregacional," antes de citar dos eruditos en el mismo sentido:

El canto de los Salmos fue una de las marcas distintivas de la cultura incontestablemente Calvinista en Europa y América en los siglos XVI y XVII [aunque no, por desgracia, hoy en día, es una gran pérdida de muchos Calvinistas profesos].
Los Calvinistas estaban convencidos de que podían legítimamente apropiarse de los salmos para sí mismos ... Los Salmos eran sus canciones que se cantaban como el pueblo elegido de Dios en una relación de pacto con él (p. 198).

Lamentablemente, pocos hoy en día experimentan esta relación viva con los Salmos, como "sus canciones". Los himnos no-inspirados se cantan mas, si no en su totalidad, y exclusivamente, y los Salmos inspiradas por Dios son ampliamente vistos como aburridos y (en gran parte) irrelevantes.

Nuestros antepasados ​​Calvinistas se hubieran preguntado si el conocimiento de los modernos cristianos acerca “de la predestinación y el pacto de la gracia de Dios eran deficientes.” Sin embargo, con la recuperación de las verdades de la elección y la amistad del pacto de Dios viene la recuperación del canto de los Salmos de Dios, ya que no sólo "sus canciones" (las canciones de la iglesia del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, especialmente en las iglesias Reformadas), pero nuestra canciones. 

Nos maravillamos y nos asombramos en el rico tesoro del Salterio, y, como Calvino dice, "estamos seguros de que Dios pone [Sus] palabras en nuestra boca, como si él mismo estuviera cantando en nosotros para exaltar su gloria."

Trad. Caesar Arevalo 

FUENTE:

"Juan Calvino en La Maravilla de los Salmos"
Rev. Angus Stewart


No comments: