Tuesday, June 21, 2016

EL AUGE DE LA EXCLUSIVIDAD CANONICA DE LA SALMODIA EN GINEBRA (3)



INTRODUCCION

El siguiente artículo es acerca del auge y decline de la salmodia exclusiva en la Ginebra de Calvino. Esta primera parte es acerca de la evidencia histórica del establecimiento del uso de los Salmos por parte de Calvino en el culto público. Este artículo fue escrito originalmente en Ingles por el pastor John Sawtelle, Iglesia Presbiteriana Reformada en La Brea California.

Se afirma fuera de toda duda que la iglesia reformada en Ginebra durante el siglo 16 cantaba solo salmos inspirados canónicos. En apoyo de esta afirmación existe abundante evidencia, pero tal vez la forma más fácil de corroborar esto es el contenido mismo del Salterio de Ginebra 1562.

El Salterio 1562 fue la forma acabada del cancionero que Calvino había estado trabajando para producirlo durante 20 años.
Las ediciones anteriores contenían diversas líricas, pero en todo esto las ediciones contenían los Salmos virtualmente excluyendo cualquier otra cosa. Para 1562 Pidoux fue capaz de confirmar que la edición final, que fue impresa y traducida y distribuida en toda Europa, sólo contenía los 150 salmos y el "Nunc dimittis" y el Decálogo.

De hecho, tan obvio es que Calvino admite sólo el uso de la salmodia inspirada en el culto de la iglesia, esto él lo demuestra en su obra bajo su propio nombre, el "Salterio de Ginebra," de tal forma que Benson (1909) puede hablar de una especie "peculiar" de la canción de adoración que se utilizó en Ginebra, que se llama "el Salmo Calvinista," que él describe como "simplemente la palabra de Dios, traducida y versificada en forma de himnos, con el fin de ser cantado por el pueblo."

Con el testimonio de eruditos como Pidoux y Benson alineados en apoyo de la afirmación de que en Ginebra del siglo 16, la iglesia, bajo la supervisión de Calvino, solo cantaba salmos inspirados; y teniendo esto establecido y sin más argumentación en este aspecto, ya no hay mas defensa referente a esta posición.

Seguramente, si alguien puede ofrecer un apoyo creíble de autoridades confiables para refutar la afirmación de que aquí se presenta a continuación acerca de la posición que es promovida tendría que ser reevaluado y alterado. Dado que tales pruebas sin duda no existen, entonces la solidez básica y la legitimidad de la afirmación pueden ahora darse por sentado, y se puede seguir con el tema, a saber, de el auge y luego la decadencia de la salmodia inspirada en la iglesia reformada de Ginebra.

El auge de la salmodia canónica inspirada en Ginebra está muy bien documentado por la investigación académica del Dr. Charles Garside. En el verano de 1979 el Dr. Garside presentó un estudio titulado "Los orígenes de la teología de Calvino de la música: 1536-1543" en su presentación ante la "The American Philosophical Society", la revista académica más antigua de América, que se remonta a 1769.

Este trabajo es el estándar de oro, junto con la del Dr. Hughes Oliphant Old, al establecer con la mayor credibilidad académica, el registro histórico del compromiso de Calvino a la salmodia exclusiva canónica. En los párrafos siguientes vamos a seguir la evidencia del auge de la salmodia canónica en Ginebra del Dr. Garside y luego pasaremos a la impecable labor del liturgista Luis Benson en el declive de la salmodia exclusiva canónica en la iglesia de Ginebra.

En lo que respecta al aumento de la salmodia canónica en Ginebra, que ha de atribuirse exclusivamente a la convicción de Calvino y a su esfuerzo incansable. La historia del ascenso de la salmodia canónica bajo la dirección de Juan Calvino comienza con los Artículos de 1537.

Estos artículos contienen cuatro propuestas que formaban la columna vertebral de intento de Calvino para poner orden en Ginebra: 1) disciplina de la iglesia, 2) el Canto de los salmos en el culto público, 3) el catequizar a la juventud, y 4) la reforma de los estatutos del matrimonio.

Para nuestros propósitos, es evidente que la segunda propuesta, el canto de salmos en el culto público, es de importancia central. Ampliando este segundo artículo, Garside cita de Calvino en donde da expresión la razón de ser de esta ordenanza:

“Además, es una cosa más conveniente para la edificación de la iglesia el cantar salmos en forma de oraciones públicas por el cual se pide a Dios o canta sus alabanzas para que los corazones de todos puedan ser despertados y se estimulen para hacer oraciones similares y rendir alabanzas similares a Dios con un amor común”

Lo que es de suma importancia tan grande acerca de la posición de Calvino en cuanto al papel esencial de la salmodia en la adoración es que marca un alejamiento de sus previas ideas y de la práctica anterior de la Iglesia de Ginebra.

Cuando Calvino llegó a Ginebra en el otoño de 1536, se quejó de que las oraciones de la iglesia Ginebrina eran "frías".

Garside explica que Calvino estaba, probablemente, reaccionando al hecho de que cuando él llegó a Ginebra no había música en el culto en absoluto, ya que Farel había abolido de la liturgia (p.14). Aunque Calvino tomó nota de este defecto, él mismo no estaba en este momento en desacuerdo sustancial con la posición de Farel como lo observa Garside, la edición 1536 de los Institutos indica que Calvino estaba aún bajo el dominio de Zwinglio que desde 1525 retiró el "murmullo barbaro "(canción de adoración) de las iglesias en Zurich (p.11).

Sin embargo, en enero de 1537, las ideas de Calvino acerca de la canción en el culto habían cambiado drásticamente y se encontró que propone el canto del salmo en el culto de Dios.

¿Cómo se explica este cambio en el pensamiento de Calvino? 

Garside sugiere dos factores: las oraciones frías y Bucero.

Con respecto a lo primero, es evidente que Calvino, después de haber experimentado el efecto terrible y entumecimiento espiritual de la prohibición contra la canción zwingliana de adoración, comenzó a reconsiderar su posición y encontró apoyo para un nuevo camino a seguir en los escritos del Reformador Alemán Martin Bucero (1491-1551). 

Ya en 1524 Bucero defendió la canción en el culto justificando y demostrando desde la Sagrada Escritura. Este trabajo no se limita a proponer sugerencias para la canción en donde cual se va a utilizar adecuadamente en el curso de la liturgia, sino que también defiende el canto congregacional en el capítulo final. Aunque es justo preguntarse si Calvino había leído mucho de Bucero y su razón de ser en la música, el culto, en el juicio de Garside es probable correcta que, si bien los Institutos de 1536 muestran una inclinación hacia el punto de vista de Zwinglio de la oración (canción), los artículos de 1537 revelan la mano de Bucero.

Aunque Calvino experimentó un renacimiento en su pensamiento acerca de la canción en el culto de adoración, la iglesia en Ginebra no experimentaría algo similar en su práctica, al menos no durante la primera estancia de Calvino en Ginebra. A principios de 1538, no sólo Calvino aún no estaba disfrutando el cambio propuesto en el culto, sino que también se encontró en la posición de ser expulsado de Ginebra por el ayuntamiento de la ciudad. A causa de su negativa a aprobar el acuerdo que podría cimentar los lazos políticos entre Ginebra y la ciudad suiza de Berna mediante la aplicación de la reforma litúrgica que haría de estas dos ciudades uniforme en su culto, Calvino y Farel fueron dadas sus "cartas de despido" y salieron de Ginebra (p.14).

Tras su despido de Ginebra, tanto Calvino y Farel fueron directamente a Berna con el fin de dar cuenta de las consecuencias en Ginebra. A partir de ahí, se fueron a una reunión del sínodo local en Zurich a principios de mayo de 1538 en que se produjo algo de un cambio tectónico. Allí, Calvino y Farel presentaron sus 14 artículos para su examen al sínodo, y entre los que, en el artículo 13, era un requisito el cantar salmos en la adoración pública. El sínodo aprobó por unanimidad estos artículos, en particular el artículo 13, y sólo un par de meses más tarde la ciudad de Berna cambió el rumbo de una política zwingliana de ningún canto de la congregación a un cambio de la Salmodia exclusiva en junio de 1538.

Irónicamente las consecuencias no deseadas de la política de Berna con Ginebra dejaron a Calvino sin un llamado pastoral, mientras que, al mismo tiempo, se desencadena un cambio masivo en las políticas entre las iglesias suizas que indicaba un cambio decisivo desde las políticas de Zwinglio hacia los nuevos puntos de vista de Calvino (Bucero!) sobre la canción de adoración.

En un espacio de unos 3 años, a partir de 1538-1541, Calvino trabajó felizmente en Estrasburgo como pastor de una congregación de refugiados de habla francesa.

Sería durante esta estancia en Estrasburgo y en estrecha consulta con Bucero que Calvino perfeccionaría sus puntos sobre la salmodia y forjaría una conexión entre su teoría de la adoración regulada y su práctica.

Poco después de llegar a la ciudad, Calvino supervisó la producción de un libro de canciones para el culto en 1539, que fue modelado en el Salterio de Estrasburgo.

Otra indicación del crecimiento y el movimiento en el pensamiento de Calvino sobre el culto se encuentra en la edición de 1539 de los Institutos publicados durante su estancia en Estrasburgo. Al hacer una comparación simple entre la edición de 1536 de los Institutos y el 1539, Garside fue capaz de mostrar un desarrollo importante en el pensamiento de Calvino.

Por ejemplo, en la edición 1536 de Calvin expresó la opinión de no "condenar y hablar y cantar siempre que se asociaran con el afecto de los corazones y servir" (apenas un endoso de sonido de canto de la congregación), mientras que en la edición de 1539 inserta entre "canto" y "siempre que" la siguiente frase:

“pero más bien, fuertemente encomendarlos"(13).

Otra revisión se produce cuando Calvino eliminó la frase "servir", como se expresó en 1536, la eliminación de la noción de que la canción tenía un mero papel servil en el culto. Garside sugiere que estas ligeras modificaciones en los Institutos de 1536, escrito como lo fueron en Latin, significa que estaban a disposición de un público lector mas amplio, forman un registro permanente de las ideas de Calvino sobre el canto de adoración y puso en marcha la aparición de los principios litúrgicos de Estrasburgo como el estándar para los próximos cientos de años de culto reformado que eventualmente erosionó y cedió bajo el peso del “avivamiento” popular.

Con estos desarrollos en su lugar, Calvino estaba dispuesto a regresar a Ginebra y relanzar su búsqueda de la Reforma en la más difícil de las ciudades.

A medida que pasaba el tiempo, los ginebrinos se dieron cuenta de que necesitaban a Calvino, aunque Calvino no estaba muy seguro de que él los quería. Pero, bajo consejo de los demás, Calvino volvió a Ginebra en 1541, con una condición, sin embargo, que el ayuntamiento acepte sus propuestas que se describen en las Ordenanzas Eclesiásticas 1541.

El 13 de septiembre de 1541, Calvino volvió a entrar en Ginebra, y se reunió con el consejo de la ciudad, y recogió su oferta para la reforma de donde había dejado fuera unos pocos años antes de que él presentó sus Ordenanzas.

Estas ordenanzas fueron sustancialmente los mismos que los artículos de 1537 a excepción de algunos cambios en las propuestas sobre la canción de adoración.

Con la publicación del 1542 Carta a los lectores, las ideas de Calvino sobre la canción de adoración han llegado a un punto de apoyo firme y sólido. El título de este nuevo trabajo que establece el orden litúrgico para el culto de Ginebra es en sí instructiva, la forma de oraciones y cantos eclesiásticos, con la forma de administración de los sacramentos y consagra el matrimonio de acuerdo a la costumbre de la Iglesia antigua.

Aquí Calvino no sólo propone el uso de canciones en el culto que también clasifica es una forma de oración, describe su papel, y nos da una idea de lo que es su naturaleza. Con respecto al papel de la canción de adoración Calvino dice que son para "despertar e inflamar los corazones de los hombres a invocar y alabar a Dios con un celo más vehemente y ardiente", mientras que en relación con la naturaleza de la canción que explica "siempre debe haber preocupación de que la canción no sea ni simple, ni frívola, pero que tengan profundidad y majestad (maieste), como dice San Agustín "(p.18)." la Epístola de 1542 representa la cota máxima de puntos de vista de Calvino sobre la canción del culto que nunca se sometieron a cambios posteriores o alteración.

A partir de este punto en adelante, Calvino trabajó sin descanso para producir un libro de canción completa para el culto que contiene los Salmos de la Biblia que no sólo fueron capaces de "despertar e inflamar" los corazones de los hombres a la alabanza, pero también llenarón los altos estándares de calidad propuestos por Agustín.

Durante los próximos 20 años varias versiones del Salterio de Ginebra serían publicados como el cuerpo de poesía y las melodías crecieron hasta 1562 cuando alcanzó su forma final. En ningún momento posterior a 1542 hizo Calvino cambió sus puntos de vista sobre canción de adoración.
Muchos han pensado que Calvino produjo salterios que contenían himnos y canciones no tomados de la palabra de Dios. Tales suposiciones son totalmente falsas y sin fundamento, y no tienen en cuenta cómo Calvino podría contradecir abiertamente sus propios puntos de vista publicados sobre el tema, sin embargo, el mantuvo su credibilidad como un defensor de la salmodia exclusiva canónica.

El hecho es que Calvin no cambió sus puntos de vista ni su práctica entre 1542 y 1562 y la gran prueba de ello es la forma final del 1562 Salterio. Con esta evidencia a la vista, podemos ver que solo los salmos canónicos tenían no sólo el lugar principal en la alabanza, pero el único lugar en la alabanza de la iglesia de Ginebra del siglo 16.

En nuestro próximo post vamos a examinar la decadencia de la salmodia en la iglesia de Ginebra.

En todos los envíos posteriores siempre voy a incluir los comentarios de Calvino sobre la centralidad y la primacía de la adoración a la causa de la Reforma que se encuentra en su gran tratado sobre la necesidad de reformar la Iglesia:

Si se ha de consultar, a continuación, por lo que las cosas principalmente la religión cristiana tiene una existencia que se coloca entre nosotros, y mantiene su verdad, se encontró que los dos siguientes no sólo ocupan el lugar principal, pero comprender debajo de ellos todas las otras partes, y por lo tanto toda la sustancia del cristianismo, a saber, está en primer lugar, en el modo en el que Dios está debidamente adorado y; en segundo lugar, de la fuente de donde la salvación se va a obtener. Cuando estos dos elementos se mantienen fuera de la vista, a pesar de que puedan gloriarse en el nombre de cristianos, nuestra profesión está vacía y vana.


Trad. por Caesar Arevalo

REFERENCIA

Louis F. Benson, “John Calvin and the Psalmody of the Reformed Churches,” Journal of the Presbyterian Historical Society 5, 1 (March 1909):1–21; 5, 2 (June 1909): 55–87; 55, 3 (Sept. 1909): 107–118.

No comments: