Tuesday, May 17, 2016

THEODORE BEZA: FE Y JUSTIFICACION


THEODORO BEZA : FE Y JUSTIFICACION

INTRODUCCION

Después de Juan Calvino, Theodore Beza es la figura decisiva y fundamental en el desarrollo y continuación de la Reforma en Europa y por lo tanto en el Cristianismo. Sus obras son el producto de su amplio conocimiento teológico y tiempo de meditaciones en las doctrinas más fundamentales del Cristianismo. Es más, la teología Reformada debe a Beza su identidad teológica. En lo que respecta al tema de la justificación, Beza desarrolla los principios importantes en donde identifica y define la teología Reformada como respuesta a Roma. Todo estudiante serio de teología debe estudiar los escritos de Beza y así podrá tener la perspectiva original y correcta en cuanto a la fe Reformada. El tema que sigue es la doctrina de la fe y la justificación escrito por Beza. Lea el pensamiento original de esta doctrina y observe los términos teológicos. Su línea de pensamiento y su conclusión.  
THEODORE (TEODORO) BEZA
Teodoro de Beza (Théodore de Bèze o de Besze), Reformador de Ginebra, nació en Vézelay, en Borgoña, 24 de Junio, 1519 y murió en Ginebra Oct.13, 1605.
Fue recibido con alegria por Calvino, que lo había conocido ya en la casa de Wolmar. Conoció a Viret en Lausana, a la vez que lo detuvo y lo recomendó como profesor de Griego en la academia (noviembre de 1549). Beza encontró tiempo para escribir un drama bíblico, "El Sacrificio de Abraham", en el que contrasta el Catolicismo con el Protestantismo, y el trabajo fue bien recibido. En junio de 1551, agregó un par de salmos a la versión francesa de los salmos iniciada por Marot, que también fue muy exitoso.
Calvino y Beza estuvieron dispuestos para llevar a cabo sus funciones de manera conjunta en semanas alternas, pero la muerte de Calvino se produjeron poco después (27 de mayo, 1564). Beza entonces fue su sucesor. Hasta 1580 Beza era no sólo modérateur de la Compagnie des Pasteurs, sino también el alma real de la gran institución de aprendizaje en Ginebra, que Calvino había fundado en 1559, que consta de un gimnasio y una academia.
La juventud protestante durante casi cuarenta años llenaba su sala de conferencia para escuchar sus conferencias teológicas, en la que expuso la ortodoxia Calvinista más pura.
Como consejero fue escuchado por ambos jueces y pastores. Ginebra está en deuda con él por la fundación de una escuela de derecho en el que François Hotman, Jules Pacius, y Denys Godefroy, los juristas más eminentes del siglo, dieron muchas conferencias. (cf. Charles Borgeaud, L'Académie de Calvin, Ginebra, 1900 ).

FE Y JUSTIFICACION (T. Beza)
Creemos en el Espíritu Santo; Él es el poder esencial del Padre y del Hijo (Gen 1: 2) que habita en ellos y es co-eterno y consustancial con ellos, que procede de ellos (Juan 14:16, 26; 16: 7-15). El es un Dios con ellos (Romanos 8: 9-11; Hechos 5: 3-4; 1 Cor. 12: 4-8; 3:16) y es siempre una persona distinta de la una y la otra (Mateo 28:19)
Esto es lo que la Iglesia ha establecido bien, por la Palabra de Dios, contra Macedonio (Macedonio-Siglo 4), quien negó la divinidad del Espíritu Santo. Su herejía fue condenada en el Concilio de Constantinopla en el año 381 DC. Y así otros herejes similares. Su fuerza (del Espíritu Santo) y poder infinito se demuestran en la creación y conservación de todas las criaturas, desde el principio del mundo (Gn. 1: 2; Sal 104, 29, 30).
Pero, en este tratado, consideraremos en especial a los efectos que produce en los hijos de Dios; así  junto con la fe, Él les trae la gracia de Dios para que sean sensibles de la eficacia y el poder de ellos (Rom. 8: 12-17; 1 Corintios 2:11, 12; 1 Juan 4:13); en pocas palabras, cómo les trae más y más hasta la meta final a la que han sido predestinados antes de la fundación del mundo (Ef. 1: 3-4).

El Espíritu Santo nos hace partícipes de Jesucristo por la fe solamente
Por lo tanto, el Espíritu Santo es el que a través del cual  Dios mantiene a sus elegidos en posesión de Jesucristo, su Hijo; y en consecuencia, de todas las gracias que son necesarias para la salvación de ellos.
Pero es necesario, en primer lugar, que el Espíritu Santo nos haga aptos y listos para recibir a Jesucristo. Esto es lo que hace al crear en nosotros, por su pura bondad y la misericordia divina, eso que llamamos "fe" (Ef. 1: 17; Filp 1, 29; 2; 3: 2), el único instrumento por el cual podemos asirnos de Jesucristo cuando se nos ofrece, el único recipiente para recibir de Él (Juan 3: 1-13, 33-36).
Los medios que utiliza el Espíritu Santo para crear y preservar la fe en nosotros
Con el fin de crear en nosotros este instrumento de la fe, y también para alimentar y fortalecer cada vez más, el Espíritu Santo usa dos medios ordinarios (sin embargo comunicándoles su poder, pero trabajando por ellos): la predicación de la Palabra de Dios y sus Sacramentos (Mateo 29: 19-20; Hechos 6: 4; Romanos 10:17; Santiago 1:18; 1 Pedro 1:23-25).
Más adelante, volveremos a este; en primer lugar, vamos a definir qué es esta tan preciosa fe, y cuáles son sus efectos y poderes.

Cómo es necesaria la fe, y lo que es la fe
Somos en este momento  enemigos de nuestra propia salvación, debido a nuestra corrupción natural (Rom. 8: 7; 1 Cor 2:14), que si Dios se hubiera  a sí mismo contentado a decirnos que encontraremos nuestra salvación en Jesucristo, nos hubiéramos burlado de él; por lo tanto así ha hecho el mundo siempre y lo hará hasta el final (1 Cor. 1: 23-25; Juan 10:20; Hechos 2:13; Lucas 23:35)

Aún más, si Él no añade nada y que nomás nos diga que los medios por el que experimentamos la eficacia de este remedio contra la muerte eterna es creer en Jesucristo, eso no nos beneficia nada (Jn. 3: 5-6). Porque, en todo esto, somos más que mudos (Sal 51:15; Is 6: 5; Jer. 1: 6), sordos (Sal. 40: 6; Juan 8:47; Mt. 13:13), y ciegos a través de la corrupción de nuestra naturaleza (Juan 1: 5 ; 3:. 3; 09:41) y  no sería más posible para nosotros el desear  creer que lo que sería para un hombre muerto el desear volar (Juan 12:38, 39; 06:44).
Por tanto, es necesario que con todo esto, el buen Padre, que nos eligió para su gloria, deba llegar a multiplicar su misericordia hacia sus enemigos. Al declararnos que Él ha dado a su propio Hijo único para que todo aquel que se apodera de él por la fe, no se pierda (Juan 3:16). Él crea también en nosotros este instrumento de fe que Él requiere de nosotros.
Ahora, la fe de la que hablamos no consiste sólo en la creencia de que Dios es Dios, y que el contenido de su Palabra son verdaderas:  pues los demonios de hecho tienen esta fe, y sólo les hace temblar (Santiago 2:19),  pero nosotros llamamos "fe" a un cierto conocimiento que, por su gracia y bondad por sí sola, el Espíritu Santo graba cada vez más en los corazones de los elegidos de Dios (I Cor. 2: 6-8), por este conocimiento, cada uno de ellos, teniendo la seguranza en su corazón de su elección, se apropia para sí mismo y  aplica a sí mismo la promesa de la salvación en Jesucristo.

La fe, digo, no sólo cree que Jesucristo ha muerto y resucitado por los pecadores, pero también  abraza  a Jesucristo (Romanos 8:16, 39; Hebreos 10:22, 23; 1 Juan 4:13; 5:19, etc).
Todo aquel que cree verdaderamente confía solo en él y tiene la seguridad de su salvación hasta el punto de que ya no duda mas ( Ef 3:12). Esa es la razón por la cual San Bernardo dijo, conforme a la Escritura en su totalidad, lo que sigue:

"Si usted cree que sus pecados no pueden ser borrados, excepto por El contra de quien solamente tú has pecado, hace bien pero agrega todavía un punto:  que usted crea que sus pecados han sido perdonados por Él.  Este es el testimonio de que el Espíritu Santo da a nuestro corazón, diciendo: "Tus pecados te son perdonados '".

El objeto y el poder de la verdadera fe

Ya que Jesucristo es el objeto de la fe, y de hecho Jesucristo así como se muestra a nosotros en la Palabra de Dios, siguen dos puntos que deben tenerse en cuenta también.
Por un lado, donde no existe la palabra de Dios, sino sólo la palabra del hombre, quienquiera que sea, no existe fe, pero sólo un sueño o una opinión que no puede dejar de engañarnos (Rom 10: 2-4; 1:28; Marcos 16:15, 16; Gálatas 1: 8-9).
Por otro lado, la fe abraza y se apropia de Jesucristo y todo lo que está en Él, ya que Él fue dado a nosotros con la condición de creer en Él (Juan 17:20, 21; Romanos 8: 9).  De allí sigue uno de dos cosas: o todo lo que es necesario para nuestra salvación no está en Jesucristo, o si todo está realmente allí, él que tiene a Jesucristo por la fe lo tiene todo.
 Ahora, decir que todo lo que es necesario para nuestra salvación no está en Jesucristo es una blasfemia muy horrible, pues esto sólo lo haría un Salvador parcial (Mateo 1:21) por tanto, queda la otra parte: teniendo a Jesucristo, por la fe, tenemos en él todo lo que se requiere para nuestra salvación (Rom 5: 1).

Esto es lo que dice el Apóstol,  "No hay condenación para los que están en Cristo Jesús." (Rom. 8:1).

¿Cómo debe entenderse que la palabra que decimos después de San Pablo, "Somos justificados por la sola fe"

Aquí está la explicación de nuestra justificación por la sola fe: la fe es el instrumento que recibe a Jesucristo y, en consecuencia, que recibe su justicia, es decir, toda la perfección.
Cuando, por lo tanto, después de Pablo (Rm 1, 17; 3: 21-27; 4: 3; 5: 1; 9: 30-33; 11: 6; Gal 2: 16-21; 3: 9, 10, 18; Fil 3: 9; 2 Tim 1: 9; Tito 3: 5; Hebreos 11: 7 ) decimos que somos justificados por la fe sola, o gratuitamente, o por la fe sin obras (pues todas estas formas de hablar dan el mismo sentido), no decimos que la fe es una virtud que nos hace justos, en nosotros mismos, delante de Dios. Pues esto sería poner la fe en el lugar de Jesucristo, quien es, por sí solo, nuestra justicia perfecta y completa.
Pero hablamos de este modo con el Apóstol, y decimos que solamente por la fe somos justificados, de tal manera que le aceptamos a él que nos justifica, Jesucristo, a quien nos une y junta, y nos hace partícipes de él y de los beneficios que posee. Estos, que se nos imputan y se nos da a nosotros, son más que suficientes para hacernos absueltos y justos delante de Dios.

El  tener la seguridad de la propia salvación por la fe en Jesucristo no es arrogancia o presunción en absoluto

Se establece que para tener la seguridad de la salvación, mediante la fe, no es ni presunción ni arrogancia, sino, por el contrario, es el único medio de despojarse de todo orgullo, para dar toda la gloria a Dios (Rom. 8:16 , 38; Efe, 3:12; Heb. 10:22, 23; 1 Juan 4:13; 5:19; Rom. 3:27; 4:20; 1 Cor 4: 4; 9:26, 27).

Porque la fe sola nos enseña el salir de nosotros mismos, y nos obliga, a reconocer sinceramente que en nosotros no hay más que la causa de la condenación completa.
Por lo tanto, nos envía lejos a Jesucristo, y que nos enseña y nos asegura que vamos a encontrar la salvación ante Dios a través de su propia justicia. En verdad, todo lo que es en Jesucristo, es decir, toda la justicia y la perfección (en Él no había pecado y, además, Él ha cumplido toda la justicia de la Ley), se coloca a nuestra cuenta y se nos da a nosotros como si fuera la nuestra, a condición de que nosotros lo aceptemos por la fe.
Es por eso que San Bernardo dijo:

"El testimonio de nuestra conciencia es nuestra gloria: no es el testimonio que la mente engaña, engañando a su propietario, la que da de sí misma al fariseo jactancioso (Lucas 18:11, 12) este testimonio no es cierto. Más bien el testimonio que el espíritu Santo da a nuestro espíritu es verdadero."

La fe encuentra en Jesucristo todo lo que es necesario para la salvación

Esto requiere ser expuesto en detalle, de modo que uno puede saber si, a través de la fe, nos apropiamos de un remedio suficiente para asegurarnos plenamente de la vida eterna; de acuerdo con lo que está escrito: "El justo por la fe vivirá". (Hab. 2: 4; Rom. 1:16, 17; Gal 3:11)
Decimos, pues, que todo lo que obstruye al hombre a la comunión con Dios, quien es perfectamente justo y bueno, radica en tres puntos, pero, a pesar de cada uno de ellos, encontramos el remedio, no en nosotros mismos, sino en Jesucristo y todo lo El tiene, con tal que estamos unidos y juntos a Él en la comunión de todos los beneficios (Juan 17: 9-11, 20-26.).
Por eso la Iglesia, es decir, el conjunto de los creyentes, que se llama la esposa de Jesucristo, su marido (Rom. 7: 2-6; 8:35; 2 Cor. 11: 2; Ef. 5,31, 32), muestra más claramente la grandeza de la unión y la comunión que existe entre Jesucristo y los que, por la fe, han confiado en él. Pues en virtud de esta unión y esta unión espiritual a través de la fe, él lleva todas nuestras miserias sobre él, y recibimos todos sus tesoros, por su pura bondad y misericordia. Esto es lo que vamos a ver.

El remedio que la fe encuentra solamente en Jesucristo contra el primer asalto de la primera tentación: "La multitud de los pecados”:

 la seguridad que podemos tener en este punto con respecto a los santos o a nosotros mismos
Por lo tanto, veamos ahora cómo, solo en  Jesucristo,  encontramos remedios seguros en contra de todas las tentaciones de Satanás y todos los problemas de nuestra conciencia.
En primer lugar, Satanás y nuestra conciencia, para mostrar que somos realmente indignos de ser salvos y muy dignos de perecer, pone en primer plano la naturaleza de Dios, perfectamente justa, Él que es el gran enemigo y vengador de toda iniquidad. Ahora, es verdad, estamos cubiertos con pecados infinitos. Por lo tanto, ya no hay nada más para nosotros que hacer sino esperar a que la paga del pecado siga, es decir, la muerte eterna (Romanos 6:23).

¿Qué alegan los hombres  en contra de esta conclusión de Satanás y de su conciencia?

Ciertamente, nada que puedan hacer, a menos eso digo. Pues si hacen uso de la misericordia de Dios, olvidando su justicia, se están engañando a sí mismos. Una cosa es cierta, la misericordia de Dios es tal que es necesaria, sin embargo,  su justicia también deba ser reconocida por completo: los que ya declaramos.

Si deseamos, con el fin de cubrir nuestros pecados,  apelar a los méritos de los santos:
1. Los hacemos un gran mal; pues David escribe, "no entres en juicio con tu siervo." (Salmo 143: 2), y, en otro pasaje, confiesa que sus obras no pueden ascender a Dios (Sal. 16: 2) Y ¿qué dice Pablo de Abraham, esta persona santa y padre de los creyentes?:

"Si Abraham", dice, "se justifica por sus obras, tiene razón de auto-jactancia, pero no para con Dios. Porque, lo que dice la Escritura? Abraham creyó en Dios, y esto le fue contado por justicia "(Romanos 4: 2-3) y lo que dice Pablo con respecto a sí mismo? " Ciertamente" dice, "no me siento culpable, pero no soy por ello justificados"  (1 Cor. 4: 4).

¿Cómo entonces podemos alegar los méritos de los santos para satisfacer por nuestros pecados, ya que ellos mismos pueden recurrir únicamente a la misericordia de Dios solamente, adquiridos por medio de Jesucristo? (Filip. 3: 8).

2. Por otra parte, si los propios santos hubieran merecido el paraíso por su vida santa (que no puede ser, ya que ellos mismos dan testimonio de lo contrario), ¿no han recibido el pago por sus méritos? Con  esa demanda, por lo tanto, ¿vamos a demandarles delante de Dios una vez más?

3. Dado que, para decir que tenían tanto mérito sigue habiendo algo que queda para nosotros, es creer la mentira que nos han dejado por escrito. Por otra parte, ¿no es como si dijéramos que ellos no tienen nada que ver con la muerte de Jesucristo, viendo que tienen en sí mismos más que suficiente como para tener necesidad de Él?

4. Y luego, si tienen exceso de méritos, ¿de qué manera podríamos saber que ellos son los nuestros? ¿Es porque pensamos que es así, o porque las hemos comprado? Pero Pedro reprende a Simón el mago para este comercio falso y maldito: "Que Tu dinero perezca contigo," dice, "pues has pensado comprar el don de Dios con dinero". (Hechos 8:20).
Allí esta cómo, en la creencia de que honramos a los santos, que en realidad deshonramos a ellos tanto como sea posible. Ahora bien, si las obras de los santos no tienen nada de mérito en este ámbito, ¿qué vamos a encontrar en nosotros mismos, o en cualquier otro hombre vivo, que es suficiente para coger fuerzas en contra de este asalto de Satanás?

 Pero, con el fin de acortar todas estas falsas imaginaciones, consideremos los siguientes puntos.

En primer lugar, ¿no deberíamos de pensar que un hombre sea desprovisto de sentido quien se persuade a sí mismo de que está libre de un acreedor con el pretexto de que él se imagina que ha pagado, o que otro ha pagado por él? Esta es la forma en que actuamos siempre hacia Dios cuando no estamos satisfechos con la única satisfacción de Jesucristo.

 Porque, qué fundamento tienen todos los demás, excepto la fantasía de los hombres, como si Dios debe encontrar bueno todo lo que parece bueno para nosotros. Pero, por el contrario, escuchemos lo que Jesucristo dice: "Ellos me honra en vano, enseñando mandamientos de hombres."

En segundo lugar, cuando decimos que nos basamos exclusivamente en la misericordia de Dios, pero nos imaginamos que nosotros mismos hemos pagado por ello, en su totalidad o en parte, ¿esto no es sino para burlarnos de su misericordia (Romanos 4: 4)?

En tercer lugar, no conformarse con el único mérito de Jesucristo, pero desear añadir otros cosas más,  ¿no es como si uno estuviera diciendo que Cristo no es Jesús, es decir, nuestro Salvador, pero sólo parcialmente ( Gal 2:21)?

En cuarto lugar, ¿no es esto despojar a Dios de su perfecta justicia (Rom. 3:26), y por lo tanto de su divinidad (en la medida en que es posible que nosotros!) Por habernos atrevidamente a oponernos  a su ira las obras de los hombres, en contra de quien tanto se podría decir, no importa cuán bueno sean ellos (Lucas 17:10)? David dijo, "no entres en juicio con tu siervo." (Salmo 143:2).

Vamos a aprender, por tanto, a responder de manera diferente a los antes mencionados argumentos de Satanás. Tú dices, Satanás, que Dios es perfectamente justo y el vengador de toda iniquidad.  Lo confieso; pero añado otra característica de su justicia que ha dejado de lado: ya que él es justo, él está satisfecho con haber pagado una vez. Usted dice a continuación que tengo infinitas maldades que merecen la muerte eterna, lo confieso; pero añado lo que usted ha omitido maliciosamente: las iniquidades que están en mí han sido muy ampliamente vengadas y castigadas en Jesucristo, que ha soportado el juicio de Dios en mi lugar (Romanos 3:25; 1 Pedro 2:24) Por eso llego a una conclusión muy diferente de la suya puesto que Dios es justo (Rom 3:26) y no exige el pago dos veces, ya que Jesucristo, Dios y hombre (2 Co 5,19), ha satisfecho por la obediencia infinita (Romanos 5: 19; Filip 2: 8) la majestad infinita de Dios (Romanos 8:33), se deduce que mis iniquidades ya no me pueden causar la ruina (Col. 2:14); ya están borrados y se lavaron de mi cuenta por la sangre de Jesucristo, que fue hecho maldición por mí (Gal 3:13), y que el justo, murió por los injustos (1 Pedro 2:2).

Acto seguido, lo cierto es que Satanás sabe bien cómo poner nuestras aflicciones ante nuestros ojos, y sobre todo la muerte (Romanos 5:12). Él alega que estas son tantos testimonios que muestran que Dios no nos ha perdonado nuestros pecados.

Pero, en cuanto a las aflicciones, debemos responder, en primer lugar: a pesar de que toda aflicción y muerte entraron en el mundo por el pecado, Dios no siempre las relaciona con nuestros pecados cuando nos aflige. Podemos establecer esto desde toda la historia de Job y en otros lugares (Juan 9: 3; 1 Pedro 2:19; 3:14; Sant. 1: 2). Pero tiene varios otros fines en vista de que tienden a su gloria y a nuestro beneficio, como explicaremos más adelante.

Por otro lado, cuando Dios aflige a los suyos por sus pecados, incluso si Él hace que sientan los dolores de la muerte (Job 13:15), Él no se irrita contra ellos como un juez, para condenarlos, sino como un Padre que está castigando a sus hijos con el fin de evitar que perezcan. (2 Cor. 6: 9; Heb. 12: 6; 2 Samuel 7:14), o para dar un ejemplo a los demás (2 Sam 12:13, 14).

El remedio que sólo la fe encuentra solo en Jesucristo en contra del segundo asalto de la primera tentación: "Estamos privados de la justicia que Dios demanda de nosotros con justicia"

Aquí está el segundo asalto que Satanás puede levantar contra nosotros a causa de nuestra falta de mérito: No es suficiente tener ningún pecado, o tener satisfechos nuestros pecados. Pero algo más es necesario; que el hombre deba cumplir toda la Ley, es decir, que amen a Dios perfectamente y al prójimo como a sí mismo (Dt 17:26; Gal. 3: 10-12; Mateo 22: 37). Trae por lo tanto, esta justicia, Satanás dice a nuestro pobre conciencia, o sabe muy bien que no se puede escapar de la ira y la maldición de Dios.

Ahora bien, en contra de este asalto, ¿que nos beneficia excepto Cristo solamente? Porque es una cuestión de obediencia perfecta que nunca se encuentra en ninguna otra parte,  solamente en Jesucristo. Aprendamos, por lo tanto aquí a apropiarnos para nosotros mismos, una vez más, por la fe, otro tesoro de Jesucristo: su justicia.

Sabemos que El es el que ha cumplido toda justicia (Mt 3,15: Fil 2: 8; 53:11) Es Él quien ha dado una perfecta obediencia y amor a Dios, y perfectamente ha amado a sus enemigos (Romanos 5:6-10) al punto que se hizo una maldición para ellos, como dice Pablo (Gal 3:13); hasta llevar, para ellos, la sentencia de la ira de Dios (Col. 1:22 ; 2 Co 5:21) por lo tanto, estando revestidos con esta perfecta justicia que se da a nosotros a través de la fe, como si se tratara adecuadamente de nuestra propia justicia (Ef 1:7-8), podemos ser aceptables a Dios (Juan 1: 12; Rom. 8:17), como hermanos y coherederos de Jesucristo
En este punto, Satanás necesariamente ha de cerrar su boca, siempre y cuando tengamos la fe para recibir a Jesucristo y todos los beneficios que El posee con el fin de comunicarlas a los que creen en Él (Romanos 8:33.)

El tercer asalto de la misma tentación: "La contaminación natural, o el pecado original, que está en nuestras personas, hace que Dios nos odie aún"

Queda aún a Satanás un asalto con esta tentación de nuestra indignidad, de la siguiente manera:

A pesar de que haya cumplido la pena de los pecados, en la Persona de Jesucristo, y están también, a través de la fe, cubiertos con su justicia, son, sin embargo, corruptos en su naturaleza; en ella habita todavía la raíz de todo pecado (Romanos 7:17, 18) ¿Cómo, entonces, te atreves a aparecer ante la majestad de Dios, que es el enemigo de toda la contaminación (Sal 5:5), y que ve las profundidades del corazón (Sal 44:21; Jer. 17:10)?

Ahora, en este ámbito, encontramos de nuevo un recurso rápido en Jesucristo. Debemos confiar en Él. Verdaderamente estamos todavía encerrados en este cuerpo mortal (Rom. 7:24), pues no practicamos el bien que deseamos, todavía sentimos el pecado que habita en nosotros (Rom. 7: 21-23), y la carne que batalla contra del Espíritu (Gal 5:17).  Esta es la razón, en cuanto a nosotros mismos: estamos todavía contaminados en el cuerpo y en el alma (1 Cor. 4: 4; Fil 3: 9). Pero en la medida en que tenemos fe, estamos unidos (1 Co. 6:17), encarnados (Ef 4:16; Col 2:19), arraigados (Col. 2: 7), e injertados en Jesucristo (Romanos 6:5). en él, desde el primer momento de su concepción en el vientre de la virgen María (Mateo 1:20; Lucas 1:35), nuestra naturaleza fue más completamente restaurada y santificada (Hebreos 2:10, 11), de lo que era cuando fue creado en pureza en Adán; ya que  Adán fue hecho sólo en la imagen de Dios (Gen 1:27; 1 Cor 15:47), mientras que Cristo es verdadero Dios, que ha tomado para sí mismo nuestra carne, concebido por el poder del Espíritu Santo.

Esta santificación de la naturaleza humana en Jesucristo se acredita como la nuestra, a través de la fe. Por lo tanto, el resto de la corrupción natural que, incluso después de la regeneración, todavía mora en nosotros, no puede acreditarse a nosotros (Rom. 8: 1-3).
Nuestra indignidad está cubierta y eliminada por la santidad de Jesucristo, que es mucho más poderosa para santificarnos ante Dios que la corrupción natural que nos contamina.

Remedio contra la segunda tentación: ¿"Tenemos fe o no?"

En la segunda tentación, Satanás entonces responde que Jesucristo no murió por todos los pecadores, al ver que no todos serán salvos. Vamos a continuación, recurrir a nuestra fe, y responder que, en verdad, sólo los creyentes recibirán el fruto de este sufrimiento y la satisfacción de Jesucristo. Pero, en lugar de molestarnos, esto nos da la seguridad; Porque sabemos que tenemos fe (Rm 8:15; 1 Cor. 2: 12-16.; 1 Juan 4:13)

Como hemos dicho antes, no es suficiente el tener una creencia general y confusa que Jesucristo vino a quitar el pecado del mundo, pero es necesario que cada uno se aplique a sí mismo y apropie para uno mismo a Jesucristo por la fe, de modo que cada uno llegue a la conclusión en sí mismo: estoy en Jesucristo por la fe, es por eso que no puedo perecer, y estoy seguro de mi salvación (Rom. 8: 1, 38, 39; 1 Cor 2:16; 1 Juan 5:19, 20).

Por lo tanto, para confirmar que hemos rechazado a Satanás en los tres asaltos anteriores de la primera tentación, y con el fin de resistir a esta segunda, es necesario saber si tenemos esta fe o no.

El medio es volver a partir de los efectos a la causa que los produce. Ahora, referente a los efectos que Jesucristo produce en nosotros, cuando nos hemos apoderado de él por la fe, son dos.

En primer lugar, existe el testimonio que el Espíritu Santo da a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y nos permite gritar con seguridad: "Abba, Padre". (Romanos 8:16; Gálatas 4: 6).
En segundo lugar, hay que entender que cuando aplicamos a Jesucristo a nosotros mismos por la fe, esto no es por alguna fantasía e imaginación tonta y vana, pero en realidad y, de hecho, aunque espiritualmente. (Romanos 6:14; 1 Juan 1:6; 2:5; 3: 7) de la misma manera como el alma produce sus efectos cuando está unida de forma natural en el cuerpo, por lo que, cuando, por la fe, Jesucristo mora en nosotros de una manera espiritual, Su poder produce y revela allí sus gracias. Estos se describen en la Escritura por las palabras 'regeneración' y 'santificación', y nos hacemos nuevas criaturas con respecto a las cualidades que podemos tener (Juan 3 : 3; Efesios 4: 21-24)

Esta regeneración, es decir, un nuevo comienzo y nueva creación, se divide en tres partes.

En la misma forma que la corrupción natural, que mantiene cautiva nuestra persona, el alma y el cuerpo, produce en nosotros pecado y la muerte (Rom. 7:13), así el poder de Jesucristo, que fluye y entra en nosotros con eficacia, y toma posesión de nosotros, nos produce tres efectos:
El poner a la muerte el pecado, es decir: de esta corrupción natural que la Escritura lo encierra "el hombre viejo,” su entierro, y, por último, la resurrección del hombre nuevo. Pablo, en particular, describe estas cosas ampliamente (Rom. 6), y casi todo el resto (1 Pedro 4: 1-2).
La puesta a la muerte de la corrupción, o del pecado, es un efecto de Jesucristo en nosotros. Poco a poco, se destruye esta corrupción maldita de nuestra naturaleza, de manera que se vuelve menos potente como para producir en nosotros sus efectos: las emociones, los consentimientos y las otras acciones contrarias a la voluntad de Dios.

El sepultar del "hombre viejo" es un efecto del mismo Jesucristo (Romanos 6:4; Col 2:12; 3: 3-4). Por su poder, el "hombre viejo", que ha recibido su golpe mortal, no deja de ser aniquilado poco a poco. En pocas palabras, de la misma manera como el enterramiento de nuestro cuerpo es una progresión desde la muerte, así el enterramiento de nuestro "viejo hombre" es una progresión y una consecuencia de ser muerto. Para tal fin, las aflicciones, con que el Señor nos visita todos los días, nos sirve en gran medida (2 Co 4,16); El viene de igual manera con pruebas físicas y espirituales que hay que hacer uso con diligencia, para poner a la muerte cada vez más la rebelión de la carne, que lucha contra la espíritu (1 Cor. 9:27; Gal 5:17).
Por último, para los creyentes, la primera muerte es la culminación de esta muerte y enterramiento del pecado, porque ello pone un fin a la guerra de la carne en contra el espíritu (Phil 3:20, 21).

La resurrección del nuevo hombre, este hombre cuyas cualidades y facultades están verdaderamente renovadas, es el tercer efecto del mismo Jesucristo que vive en nosotros.
Después de haber puesto a la muerte nuestra naturaleza corrupta, entonces Él nos da un nuevo poder y nos rehace.
Por lo tanto, nuestra comprensión y nuestro juicio, iluminados por la pura gracia del Espíritu Santo (Ef. 1:18), y gobernado por el nuevo poder que nos puede infundir Jesucristo (Romanos 8:14), comienzan a entender y aprobar lo que, anteriormente, era una locura y abominación a ellos (1 Co. 2:14; Rom. 8: 7).

Y luego, en segundo lugar, la voluntad se rectifica para odiar el pecado y abrazar la justicia (Rom. 6: 6).

Por último, todos las facultades del hombre comienzan a rechazar lo que Dios ha prohibido, y seguir todo lo que ha mandado (Rom. 7:22; Filip. 2:13).

Por lo tanto, estos son los dos efectos que Jesucristo produce en nosotros. Si las experimentamos, la conclusión es infalible: tenemos fe, y, en consecuencia, como ya hemos dicho, tenemos en nosotros a Jesucristo viviendo eternamente.

Por tanto, es evidente que cada creyente tiene que, sobre todo, el mantener, por una continúa súplica, este testimonio mencionado que el Espíritu de Dios da a los suyos; También debe desarrollar, por un ejercicio continuo de buenas obras a las que su vocación le llama, el don de la regeneración que ha recibido (Rom. 12: 9-16).

En este sentido se dice que aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado (1 Juan 5:18), es decir, no es adicto a sí mismo al pecado, pero resiste más y más, por lo que tiene correspondientemente más seguridad de su elección y llamando (2 Pedro 1:10).

Ya que se conoce esta regeneración, es necesario llegar a sus frutos. Por lo tanto, como ya he dicho, el hombre, siendo liberado del pecado, es decir, de su corrupción natural, comienza, gracias al poder de Jesucristo que mora en Él, el producir los buenos frutos, lo que llamamos "buenas obras."

Esto es por lo cual decimos, y con razón, que la fe de la que hablamos no puede existir mas sin buenas obras así como el sol no puede existir sin luz o el fuego sin calor (1 Juan 2: 9, 10; Santiago 2: 14-17).


 Trad. Caesar Arevalo.

FUENTE: 

"FAITH AND JUSTIFICATION" Beza. T - https://www.monergism.com/faith-justification


No comments: