Tuesday, May 03, 2016

LA TEOLOGIA TRINITARIA DEL APOSTOL PABLO


LA TEOLOGIA TRINITARIA DE PABLO

Sectas heréticas como los “Testigos de Jehová,” auto-proclamados “Mesiánicos”, y otros cultos, niegan la doctrina de la Trinidad y al hacerlo así, niegan la divinidad de Jesús y del Espíritu Santo, según ellos, “porque la Biblia no enseña la Trinidad.”

Pero las Escrituras mismas, la que ellos alegan seguir, demuestran que la doctrina de la Trinidad es Bíblica y al hacerlo así, refuta contundentemente la herejía Arriana y Sociniana. Demostrando y confirmando así, que la salvación, justificación y santificación es Trinitaria. Es decir el trabajo conjunto y coordinado del Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Veamos la evidencia Bíblica estudiando las bendiciones de las cartas de Pablo, específicamente la bendición en 2 Corintios 13:14. Para este estudio estaré usando la versión Biblia de Las Américas (BLDLA)

¿Qué es una bendición?

Una bendición es una frase de alto contenido teológico que Pablo y otros escritores Bíblicos usan siguiendo la formula sacerdotal del Antiguo Pacto, en donde el origen o fuente de tal bendición es Yaveh Dios, y nadie más, y generalmente es localizada al final de cada carta.

Ya que está enmarcada en el Pacto de Dios para su pueblo, Dios es el único que otorga su bendición a su pueblo, y nadie más. Esto se ve claramente en la conocida “oración sacerdotal” en Deuteronomio 6:22-27

            El Señor habló a Moisés, diciendo:
23              Habla a Aarón y a sus hijos y diles:
Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles:
24El Señor te bendiga, y te guarde;
25                                             El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;
26                                             El Señor alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. m
27                                             Y así invocaran mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.
Observe que en toda la oración, la fuente de la bendición es Yahveh y nadie más, y va dirigida solo a Su pueblo y a nadie más. Curiosamente, Dios menciona tres veces su nombre en la bendición. Esto es muy importante, pues el texto nos muestra que solo Dios y nadie más, puede dar la bendición.

Veamos ahora que dice el texto en estudio:

la gracia del Señor Jesucristo(Y), el amor de Dios(Z) y la comunión del Espíritu Santo(AA) sean con todos vosotros. (BDLA)

ANALISIS LITERARIO

χάρις τοῦ Κυρίου Ἰησοῦ Χριστοῦ, καὶ ἀγάπη τοῦ Θεοῦ, καὶ κοινωνία τοῦ Ἁγίου Πνεύματος μετὰ πάντων ὑμῶν. ἀμήν. πρός Κορινθίους δευτέρᾳ ἐγράφη ἀπό Φιλίππων τῆς Μακεδονίας διά Τίτου καί Λουκᾶ  (Scrivener’s Textus Receptus 1894)

La Reina Valera (1960) y la Biblia de Las Américas omiten la conjunción copulativa “y” entre las primeras dos palabras, por lo tanto literalmente el texto debiera leerse así:

“La gracia de el Señor Jesús Cristo, Y el amor de Dios, Y la comunión del Espíritu Santo, (este) acompañándoles, de aquí en adelante con ustedes, junto con ustedes”

Vemos que el versículo se divide en tres clausulas con el genitivo “de”:
1.      “La gracia de el Señor Jesús Cristo”= El articulo genitivo señala el origen de la gracia, el cual es Jesucristo.
2.      “amor de el Dios”= El articulo genitivo señala el origen del amor, el cual es Dios.
3.      “la comunión de el Espíritu Santo”= El articulo genitivo señala el origen de la comunión el cual es el Espíritu Santo.

Ya que Pablo, como buen rabino, escribe sus cartas con la mentalidad Pactal Hebrea, el sabe, así como sus recipientes, que solo Dios es el Único que puede bendecir. El pudo haber escrito siguiendo la formula levítica algo así “la gracia y el amor y la comunión de Dios...” lo cual hubiera sido pactalmente correcto, pero no lo hizo. La pregunta es ¿Por qué? Antes de contestar la pregunta, leamos el “currículum vitae” u hoja de vida de Pablo:
circuncidado el octavo día(G), del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos(H); en cuanto a la ley, fariseo(I); en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia(J); en cuanto a la justicia de[e] la ley(K), hallado irreprensible (Efesios 3:5-6)
Fíjese la última frase, “en cuanto a la justicia de[e] la ley(K), hallado irreprensible”, es decir Pablo conocía exactamente todo lo que Dios demandaba y esto incluye sus bendiciones. Era monoteísta y sabia que Dios no “comparte su gloria” con nadie y que solo Dios es la fuente de la bendición para Su pueblo.

Ahora volvamos a nuestra pregunta original ¿Por qué Pablo no escribió su bendición siguiendo la bendición sacerdotal enfatizando la “unicidad” de Dios?

La respuesta es simple pero teológicamente poderosa: Pablo entendió que Dios es una Trinidad: es decir, Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo.  Es decir, El Padre, Hijo y el Espíritu Santo son de la misma sustancia.

El hecho que el sustantivo “Trinidad” no aparece en las cartas de Pablo o en otra parte de la Escritura, no refuta la evidencia Escritural teológica que Dios es una Trinidad, y así lo entendió  Pablo, pues la doctrina de la Trinidad no se fundamenta en la existencia de tal palabra en la Escritura, sino en la evidencia y testimonio Escritural.

La evidencia lo vemos en la estructura gramatical y sintáctica de el uso de la conjunción copulativa “y.” Ya vimos más arriba que el texto está dividido en tres frases con el genitivo indicando el origen de cada bendición: “gracia,” “amor,”  y “comunión.”

LA IMPORTANCIA DE LA CONJUCION “Y” EN LA GRAMATICA

En Griego las conjunciones son coordinadas y subordinadas. En este texto, Pablo usa la conjunción KIA (y)  que es coordinada. La cual une palabras y frases que conllevan la misma idea. Esto se llama conjunción copulativa y refuerza la idea Trinitaria de Pablo de cada sustantivo de la frase es una persona, que cada uno tiene una función, y trabajan coordinadamente hacia el mismo objetivo cumpliendo el mismo objetivo al mismo tiempo. Dios (“Señor Jesucristo,” “Dios Padre,” Y “Espíritu Santo”) es la fuente de todas bendiciones. Como conjunción copulativa y lógica vincula todas las palabras o sustantivos en una relación cercana y lógica en referencia a una idea común: ¿Cuál es la idea común? Que Dios da bendiciones a Su pueblo. Por lo tanto este Dios (Padre e Hijo y Espíritu Santo) es una Trinidad.

Es teológica y gramaticalmente imposible que Pablo tenga en mente a tres entidades diferentes en sustancia, trabajando una independiente de la otra, como el origen de cada bendición. Puesto que ya hemos visto y demostrado que solo Dios es el único origen y fuente de la bendición para Su pueblo, y Pablo lo sabía muy bien, la única explicación es que para Pablo Dios es tres personas: “Hijo, Padre y Espíritu Santo” que comparten la misma sustancia.  Recuerde Pablo era monoteísta como buen Hebreo de Hebreos y dentro de su monoteísmo, Dios es tres personas con una misma sustancia.

Que así lo entendieron los padres de la Iglesia, leamos lo que Juan Crisóstomo (347-407) escribió:

“ ¿Donde están aquellos que dicen que porque el Espíritu Santo no está incluido en el principio de las Epístolas, El no es de la misma sustancia? Pues, he aquí, el ahora ha sido enumerado con el Padre y el Hijo. Y además de esto, uno puede enfatizar que cuando Pablo escribió a los Colosenses dijo, “gracia a ustedes, y paz de nuestro Dios y nuestro Padre” dejando fuera al Hijo, y no agregó como en todas sus epístolas la frase “Del Señor Jesucristo.”

Entonces por el hecho que Pablo no agregó al Hijo, se puede concluir que ¿El no es de la misma sustancia que el Padre? Claro que no, estos razonamientos son tonterías. Pues esta declaración justamente muestra que el Padre y el Hijo son de la misma sustancia, pues Pablo lo usa indiferentemente.
Y así es lo mismo cuando el menciona el Hijo y el Espíritu y está en silencio acerca del Padre. Pues al escribir a los Corintios él dice, “Pero ustedes fueron lavados pero también santificados, y  justificados en el nombre del Señor Jesús Cristo, y en el Espíritu de nuestro Dios” (1 Cor. 6:11). Ahora díganme, ¿acaso no fueron bautizados en el Padre? Entonces, seguramente ellos ni fueron lavados ni santificados.  Pero, pregunto, ¿no fueron ellos acaso bautizados en el nombre del Padre? Sin duda que sí, pero Pablo era indiferente en este punto de vista, y puedes observar esta costumbre en muchas partes de sus cartas. Pues al escribir a los Romanos, él dice, “les ruego por las misericordias de Dios” (12:1), aunque esas misericordias son de el Hijo, y “les ruego por el amor del Espíritu” (15:30), aunque el amor es del Padre.  Y en 1ra de Corintios 1:9 dice, “Dios es fiel por quien, ustedes fueron llamados en la comunión con su Hijo.”

Así que vemos que las cosas de la Trinidad son indivisibles: en donde la comunión es del Espíritu, se puede encontrar también del Hijo; en donde la gracia es del Hijo, también es la del Padre, y del Espíritu Santo. Y digo estas cosas, sin confundir las Personas, (lejos este de este pensamiento!) pero para conocer ambas cosas, la individualidad y distinción de estos, y la Unidad de la sustancia!.[1]

KYRIOU (de Señor)

Pablo usa el genitivo de origen, singular masculino Kyriou que se traduce literalmente “de el Señor.”  Kyriou es un titulo para Dios y para Cristo. Kyriou significa  “Uno que ejercita autoridad sobrenatural sobre la humanidad. El equivalente más común de “Señor” es “jefe” o “líder.”, estas expresiones combinadas para Dios, significa que Dios es nuestro “jefe” o “ líder.” De manera que se puede traducir como “El Señor es que nos ordena.” Y aplicado a Jesús, es obvio que esta declarando que Jesús es Dios pues solo Dios tiene la única autoridad mandarnos. [2]

Fíjese, Pablo llama a Cristo aquí y en todas sus cartas “Señor” (Kuryos), un título que en el Antiguo Pacto se atribuye a Dios y que sus oyentes entendieron el significado divino. Por lo tanto Pablo está llamando a Jesús, Dios !

Y Pablo está diciendo algo mas, este Jesús Cristo, que es Señor, (frase pactal) es el origen de toda “gracia”! la cual es atribuida en las Escrituras Hebreas solo a Dios! es imposible, por lo tanto, que Dios delegue a alguien que no sea él el origen de la gracia! Al menos que la persona que es el origen de tal gracia sea Dios mismo, en este caso, Jesucristo nuestro Señor! (lenguaje pactal). Esto es cierto en la gran mayoría de todas sus cartas vea:

            La gracia del Señor Jesús sea con todos ustedes (1 Cor. 16:23)
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con el espíritu de ustedes, (Gal., 6:18)
La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor incorruptible[d]. (Efe, 6:23)
 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con el espíritu de ustedes (Filp. 4:24)
 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes[b].(1 Tes. 5:28)
 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes[b].(2 Tes. 3:18)
La gracia del Señor Jesucristo sea con el espíritu de ustedes[   (Filemon 1)

Esto textos demuestran irrefutablemente que Jesús el Cristo, es Señor, y Dios. no existe ninguna explicación lógica que satisface teológicamente y pactalmente el hecho que “otro” aparte de Dios pueda ser el origen de toda gracia y de bendición, al menos que, este “otro” sea Dios mismo, y esto es lo que la evidencia apunta y señala a Jesús.

La pregunta que sigue es ¿Quién es este Dios que es el origen del amor? Otra vez, recordemos que solo existe un Dios el cual es la fuente de toda bendición para Su pueblo en el contexto pactal. La respuesta se encuentra en las mismas cartas de Pablo, las cuales demuestra que este Dios es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, la primera persona de la Trinidad, veamos:
Dios(C), que El ya había prometido(D) por medio de sus profetas en las santas Escrituras(E), acerca de su Hijo…Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo (Rom. 1:2, 7)

Lo interesante del texto de arriba es que menciona a Dios el Padre como el origen de toda gracia, y como es imposible que existan dos fuentes de se origina las “gracia,” una de Jesucristo y otra del Padre, se concluye en base a la evidencia Escritural gramatical  que Dios es mas de una persona! Veamos:

Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo(I). (1 Cor., 1:3)

Gracia y paz a vosotros de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo… Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo (2 Cor. 1:2-3)

Pero cuando Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia(AF), tuvo a bien(AG) 16 revelar a su Hijo (Gal. 1:15)
 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo (Efe. 1:3)
Gracia y paz de parte de Dios el Padre(R) y de Cristo Jesús nuestro Salvador (Tito 1:4)
Gracia(H), misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor(I). (1 Tim. 1:2)
Gracia(G), misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor (2 Tim. 1:2)
Gracia a vosotros(E) y paz de parte de Dios el Padre y del Señor Jesucristo. (2 Tes. 1:2)

En todos estos versículos vemos que Dios es llamado Padre, y Jesucristo Señor, ambos títulos implican divinidad, y ya que es imposible que Pablo este hablando de dos “Dioses”, se deduce teológicamente que Pablo tiene en mente la pluralidad de Dios (Padre e Hijo). Y además el texto muestra que las “bendiciones” vienen de ambos, Dios el Padre y Señor Jesucristo, lo cual confirma que para Pablo Dios es una pluralidad.

KOINONIA

La última frase con el genitivo es acerca de la función del Espíritu Santo. Pablo dice que la comunión(KOINONIA)  se origina y viene del Espíritu Santo. Lo que Pablo nos enseña primeramente es que el Espíritu Santo es una persona, y no una fuerza impersonal, o “energía.” Esto es evidente por el uso de la conjunción copulativa “Y”  el cual une al Espíritu con el Dios el Padre y Señor Jesucristo, ambas personas (vea arriba la función de “Y”); por lo tanto es imposible que Pablo este uniendo a dos personas con una “fuerza o energía impersonal” para otorgar bendiciones.  Pablo esta atribuyendo personalidad al Espíritu Santo; y en segundo lugar, ya que toda bendición proviene SOLO de UN Dios, y sabemos que Dios es una pluralidad, se deduce que la conjunción copulativa “Y” pone al Espíritu Santo dentro de la misma sustancia divina, demostrando que el Espíritu Santo es Dios. 

Así tenemos la Trinidad: Dios Padre, Señor Jesucristo, y Espíritu Santo.

Interesante, Pablo atribuye al Espíritu Santo la fuente de la comunión en toda  la iglesia. La palabra en Griego es KOINONIA, sustantivo singular femenino que actúa como sujeto y que significa “comunión,” “participación” “compartir” “solidaridad” “compartir responsabilidad del uno al otro” . La idea de esta palabra es no una externa participación, pero un compartir en amor de todos los recursos que va desde ayuda física espiritual hasta económica en la comunidad del pacto. Todo esto viene del Espíritu Santo. Una “energía impersonal” no puede hacer lo que Pablo atribuye al Espíritu Santo.

Schaff, Lang y Klinge dice lo siguiente:

“La propia Bendición se divide en tres partes, de acuerdo con las relaciones de la sagrada Trinidad. Tenemos en primer lugar, la gracia del Señor Jesucristo (comp cap. 8:.. 9; Romanos 5:15), la gracia que se otorga continuamente sobre nosotros,  intercede por nosotros (Romanos 8:34.), Y nos fortalece (cap. 12: 9) a nosotros que nos ha redimido, y por medio de los cuales entran en la posesión y el disfrute del amor de Dios. La comunión del Espíritu Santo, la participación en él y en su gracia, es el producto de esa gracia y ese amor, y es Su dirección continua y la aplicación de los mismos a los creyentes (Romanos 8:9-26, 27; 7: 6; 8:11; Gál. 4: 6; 6:8. Κοινωνία, como en Filipenses 2: 1 y 1 Cor 1: 9, no significa simplemente la comunicación).[3]  

Finalmente Pablo termina la bendición con la frase preposicional “meta panton hymon” traducido literalmente “con todos ustedes”, en el original no está el verbo “sea”, tiene que ser agregado por motivos gramaticales. Lo curioso es que la preposición “meta” junto al genitivo se traduce como “con o en compañía”, esto explica el porqué Pablo no  usa el verbo, puesto que la idea de Pablo es que “La gracia de el Señor Jesús Cristo, Y el amor de Dios, Y la comunión del Espíritu Santo,”  los acompañe a todos ustedes.
Schaff, Lang y Klinge dice lo siguiente:

Él [Pablo] por lo tanto desea que toda la Iglesia [incluso la parte que se había visto obligado en algunos aspectos a la censura] pueda disfrutar de todas las bendiciones de la salvación de Dios, a medida que se desprenden por el Señor de la Iglesia, entre ellas que el Espíritu que es el vínculo de su comunión y la fuente de su vida orgánica.

Neander dice

"Tenemos en este pasaje la doctrina práctica de la Trinidad, el Padre revela su amor en Cristo; Cristo, en y a través de los cuales se revela a sí mismo, y por quién se lleva a cabo y se cumple la obra de la redención (la gracia); y la participación de la vida divina, que procede de Cristo."

CONCLUSION

Hemos visto entonces en base a la evidencia textual que Pablo era “Trinitario” porque para él, Dios es el Padre, Hijo y el Espíritu Santo. Así lo entendió, y así lo demuestra su teología: la elección, salvación, justificación, y santificación, son el trabajo no solo del Padre, no solo del Hijo, y no solo del Espíritu Santo, sino el trabajo coordinado de estas tres personas que tienen la misma esencia divina, y que es Dios, un solo Dios en tres personas.


Caesar Arevalo



[1] John Chrysostom. (1889). Homilies of St. John Chrysostom, Archbishop of Constantinople, on the Second Epistle of St. Paul the Apostle to the Corinthians. In P. Schaff (Ed.), J. Ashworth & T. B. Chambers (Trans.), Saint Chrysostom: Homilies on the Epistles of Paul to the Corinthians (Vol. 12, pp. 418–420). New York: Christian Literature Company.
[2] Louw, J. P., & Nida, E. A. (1996). Greek-English lexicon of the New Testament: based on semantic domains (electronic ed. of the 2nd edition., Vol. 1, p. 138). New York: United Bible Societies.
[3] (Lange, J. P., Schaff, P., Kling, C. F., & Wing, C. P. (2008). Un comentario sobre la Santa Escritura: 2 Corintios (p 217).. Bellingham, WA: Logos Bible Software.)

No comments: