Thursday, April 28, 2016

CHARLES FINNEY, SEMI-PELAGIANISMO Y EL EVANGELICALISMO



RETRATO DE CHARLES G. FINNEY (1792-1875)

Para entender la teología detras del evangelicalismo y otras sectas que se desprenden de allí como el pentecostalismo, el conocer las enseñanzas de Charles Finney es determinante e importante. Y para entender a Finney, es de gran ayuda bosquejar las ideas de Pelagio. 

La relación entre Finney, semi pelagianismo y su influencia en el evangelicalismo es importante conocer para entender todo el aparato teológico y practico del evanegelicalismo.

Veamos sus principales enseñanzas:

Pelagio enseñaba una insistencia en la suficiencia de la naturaleza humana para cumplir la voluntad de Dios; la cual de acuerdo a esta teoría es la expectativa más alta de moralidad  y espiritualidad de los Cristianos bautizados quienes son capaces de una vida de perfecta de santidad. Pelagio negaba de esta forma, que es la gracia de Dios la cual capacita al cristiano el vivir una vida Cristiana. Esto es algo que se ve en muchos grupos evangelicos.   
    
Los escritos de Agustín en contra de Pelagio sirven como nuestra primera fuente para entender a este monje Británico. Agustín escribió.

Pues por la gracia y ayuda de Dios, por la cual somos asistidos en evitar el pecado, él [Pelagio] coloca esa ayuda sea en la naturaleza y el libre albedrío, o de lo contrario en el don de la ley y la enseñanza; el resultado de que, por supuesto es éste, que siempre que Dios ayuda a un hombre, se debe suponer que le ayudará a alejarse del mal y hacer el bien, al revelarle y enseñarle lo que debe hacer, pero no con alguna ayuda adicional de la cooperación y la inspiración del amor, para que pueda realizar lo que él había descubierto que es su deber de hacerlo. (Aurelio Agustín, obispo de Hipona, "retracciones: un tratado sobre la gracia de Cristo y sobre el pecado original" Capítulo 3, 574,)

El error de Pelagio entonces fue hacer hincapié en la capacidad del hombre y en la necesidad de una gracia especial a fin de que la salvación y la vida cristiana sea más un ejercicio moral y energizado por decisiones humanas que una radical, transformación  de la obra de la gracia de Dios. Los propios escritos de Finney mostrarán que estuvo de acuerdo con algunas de las enseñanzas claves de Pelagio, ya sea que haya dependido conscientemente de él o no.

Un principio clave que controla el enfoque de Charles Finney  en su teología era el axioma de que Dios nunca manda algo que los seres humanos son incapaces de obedecer. Por ejemplo:

"El propio mandato implica capacidad para obedecer cada mandamiento de Dios  e implica esto de la manera más fuerte. Cabe recordar que Dios es perfecto en el amor y la sabiduría: Por lo tanto, Él no puede ser tan injusto como demandar de nosotros una imposibilidad, ni tan ignorante como para no saber los límites reales de nuestros poderes."

 Finney repite este principio a menudo, es claro que él considera que esto es una habilidad natural que no ha sido destruida por el pecado de Adán. Finney no negó la maldad humana, pero negó la depravación constitucional heredado de Adán. Según Finney, la voluntad humana es capaz de obedecer todos los mandatos de Dios, aparte de cualquier obra de la gracia de la obra del Espíritu Santo para convencer a la mente humana de la verdad del Evangelio. Finney pensó que el pecado sería aún más reprobable si se consideraran los seres humanos capaces de superarlo simplemente por actos de la voluntad.

Finney llevó a cabo su enseñanza sobre la capacidad humana como una "primera verdad." Esta teología controla tanto su teología y la hermenéutica. Cualquier verso que podrían parecer decir algo diferente, no pueden permitirse que contradigan esta base filosófica y axioma jurídica fundamental. Por ejemplo, en su Teología Sistemática,

"Hemos visto que la capacidad de todos los hombres de mente sana obedecen a Dios, se asume necesariamente como una primera verdad, y que este supuesto es de las mismas leyes de la mente, la condición indispensable de la afirmación, o incluso la concepción, que se son sujetos a la obligación moral."

Charles Finney permitió tales supuestos controlar su interpretación bíblica. Esto se ve en su "regla bien establecida" de la interpretación bíblica:

"El lenguaje es para ser interpretado así, si se puede, para no entrar en conflicto con una sana filosofía, cuestiones de hecho, la naturaleza de las cosas, o la justicia inmutable."

Sin embargo, hay un problema grave si se compara el principio de Finney de la "buena filosofía" con la Biblia: No resiste el análisis bíblico. ¿Enseña la Biblia que Dios sólo puede ordenar lo que los humanos (ya que están fuera de la gracia especial)  pueden obedecer?  Por ejemplo, considere el argumento de Pablo en Gálatas 3:10: "Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición; porque está escrito: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para llevar a cabo ellos. “ 

Claramente, Pablo creía que cumplir con todas las cosas escritas en la ley era imposible, o de lo contrario no llegaría a la conclusión de que todos los que tratan de justificarse por guardar la ley son malditos. En otras palabras, el hecho de que los que confían en las obras de la ley están obligados a mantener todas las cosas en la ley, sin excepción, los coloca inevitablemente bajo una maldición, porque nadie tenía la capacidad a cumplir con todo lo que la ley divina y perfecta de Dios demanda. El uso de Pablo del pasaje de  Deuteronomio 27:26 muestra que él no creía en el axioma lógico de Finney.

La naturaleza santa de Dios es tal que Él manda lo que es totalmente compatible con su santidad y justicia, aun si esto significa que por el pecado no podemos obedecer perfectamente la ley moral de Dios. La idea de la expiación sustitutiva (que básicamente Finney rechazó) es que el Hijo de Dios sin pecado y perfecto cumplió la justicia de Dios que nosotros no podíamos  cumplir. Sin embargo, la posición de Finney es que Dios manda todo aquello que en realidad los seres humanos deben ser capaces de obedecer plenamente, para que Dios no sea injusto en dar a ellos mandamientos que el hombre no pueda obedecer. Esto es herejía en su mas alto sentido de la palabra, y es lo que muchos evangélicos lamentablemente creen.

Finney, a pesar que creía en que el milenio podría haber llegado pronto, estaba disgustado de que no había llegado todavía. Si el hombre es capaz, de este lado de la resurrección, de obedecer constantemente y perfectamente a Dios, ¿por qué no debería la iglesia ser capaz de establecer un reino milenario sin Cristo? El decía “Los poderes morales estaban allí, pero que necesitaban ser despertados a la obediencia a Cristo”:

"Debe haber excitación suficiente para despertar las facultades morales latentes, y hacer retroceder la marea de la degradación y el pecado."

Su confianza en la capacidad natural del ser humano era firme y a menudo reiterante:

"De lo que se ha dicho, podemos aprender lo que la verdadera doctrina de la capacidad natural es, a saber, que cada agente moral es realmente capaz de hacer lo que Dios requiere de él; que cuando Dios nos obliga a creer en Cristo, nos da tanta luz como que nos hace capaces de creer; para que cuando se requiera el hombre puede arrepentirse, Él nos da tanta luz que somos capaces de arrepentirnos; pero que no somos capaces de trabajar aquello que es bueno  en virtud de poseer los poderes de un ser moral, independientemente de la luz divina. Una vez más, podemos ver lo que quiero decir con la afirmación de que Cristo es la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. Cada agente moral,  hasta donde es un agente moral, es iluminado por Cristo."

 Esta doctrina sobre la “luz” es esotérica y la teoría de la “capacidad natural” es claramente Pelagiana. Según Finney “Cada ser humano tiene ahora todo lo necesario para obedecer a Dios completamente.” En la teología de Finney, la iluminación por Cristo no es una obra especial de la gracia, sino una dotación natural de todos los seres humanos. Es un hecho que Finney y antes de él, Pelagio estaban equivocados en este punto y esto se desprende de este pasaje: "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque son espiritualmente tasación "(1Corintios 2:14).

Si todos los seres humanos ya fueron iluminados por Cristo, como dice Finney antes de cualquier trabajo de la gracia por medio del evangelio, entonces ¿quiénes son estos" hombres naturales"que no pueden comprender plenamente las cosas de Dios?

Finney sobre el pecado original y el “libre albedrio”

Una cuestión importante en la controversia pelagiana que resurge en Finney es la manera en que el pecado de Adán influye la raza de Adán. El trasfondo calvinista de Finney, que al parecer tuvo poca influencia en su teología, sostuvo que Adán pecó en nombre de la raza humana, teología Federal, que el pecado original incluía una "naturaleza de pecado", y que todos son "por naturaleza hijos de ira" (Efesios 2: 3 ). Finney rechazó esa noción y enseñó que la depravación es moral y no física. Se entiende por esto que la voluntad, aunque fuertemente influenciada por "sensibilidad" y tentaciones, se compromete a ser egoísta  por propia voluntad.

Puesto que no hay depravación física y "la depravación moral sólo puede decirse es acerca de violaciones de la ley moral," 

El pecado es un acto de la voluntad de cada individuo y no una "naturaleza de pecado" que se puede aplicar a toda la raza de Adán. Por lo tanto la culpa de Adán y la corrupción de la naturaleza, la doctrina histórica del pecado original, es negada por Finney como lo fue también por Pelagio.

El estudio de Teología Sistemática de Finney muestra que esto no es una caricatura de su posición. Por ejemplo:

"La depravación moral, como lo uso, no consiste en, ni implica una naturaleza pecaminosa, en el sentido de que la sustancia del alma humana es pecaminosa en sí misma. No es un pecado constitucional. No es un pecado involuntario. La depravación moral, según uso el término, consiste en el egoísmo; en un estado de compromiso voluntario de la voluntad de la auto-gratification."

La razón de esto es significativo en relación con la enseñanza milenaria de Finney, es que implica que si suficiente influencia se ejerce sobre las mentes y los corazones de los seres humanos, se les pudiera convencer a comprometerse con un principio diferente. Este principio, según Finney, es conocida como "la benevolencia desinteresada."

El concepto de “libre albedrio” se ven en toda la teología de Finney, el Espíritu Santo es necesario para convencer a la mente de la necesidad del arrepentimiento de egoísmo y tener fe en Jesucristo, pero la voluntad humana es innatamente capaz de elegir a obedecer la ley moral de Dios. Esto haría un reino milenario sin una resurrección corporal de los santos y sin un regreso de Cristo.

James H. Moorhead comenta sobre las esperanzas de Finney para la sociedad:

"La reforma de la sociedad fue igualmente cierta si los cristianos tuvieran la determinación para alcanzar dicho objetivo, y Finney esperaba resultados casi utópicos que fluirían de la empresa evangélica. "Que los cristianos", dijo, "hagan negocios por un año bajo los principios del Evangelio," y el espíritu cristiano "irá por el mundo como las olas del mar." Cada meta que Finney deseaba para la sociedad - entre otros, la abolición de la esclavitud , la promoción de la templanza, y el fin de violación del sábado - serían, a su juicio, una forma de avanzar rápidamente las mentas si los cristianos se unieran para promover estos reformas."

Si la naturaleza del pecado es inexistente y la voluntad humana capaz de ser persuadida,  ¿Qué se interpone en el camino de la reforma de la sociedad? La respuesta de Finney no era más que la falta de cristianos que consigan entrar a bordo en su proceso de resurgimiento del  nuevo “avivamiento.” Puro “libre albedrio.”

Finney en la perfección cristiana

Esto nos lleva a la doctrina final del pelagianismo que tiene su contraparte en la enseñanza de Finney - la perfección cristiana. Después de mostrar lo que no es, él indica su definición de la perfección cristiana en su forma más simple:

"Es la perfecta obediencia a la ley de Dios."  Para que tal obediencia sea remotamente posible sólo puede ser apreciada por su concepto de la simplicidad de la acción moral. Los seres humanos sólo son accionados por un principio en un momento dado: ya sea la de egoísmo o "de la  benevolencia desinteresada".  Si es posible para que la ultima sea verdad, ¿qué lógica impediría  que esto sea continuamente el caso?

Los biógrafos de Finney indican que Finney llegó a esta enseñanza por  la decepción de los convertidos de sus “avivamientos.” Ellos no habían hecho los progresos necesarios que se esperaba y que la iglesia no prevaleció en el mundo como él esperaba. Por ejemplo, G. Frederick Wright, que escribió como profesor en  Oberlin en 1891 (donde Finney fue anteriormente profesor de teología), comenta sobre los motivos de Finney para escribir conferencias a los que profesan ser cristianos, que expresan sus puntos de vista sobre la perfección:

"Al mismo tiempo, su mente sentía cada vez con mayor agudeza la necesidad de un estado superior de la consagración por parte de la iglesia, si se quería que el cristianismo en última instancia, prevalezca en el mundo. " Charles Hambrick-Stowe relata el hecho de que esta enseñanza de la perfección trajo mucha controversia, pero él creía que esta doctrina sería el comienzo del milenio.

Esta enseñanza de la perfección se ve mucho en las predicas del popular predicador Bautista Paul Washer y otros predicadores de "avivamiento" y del nuevo movimiento Caristmático.

FINNEY Y LA NOVEDAD DEL EVANGELICALISMO

En muchos sentidos, Charles Finney llevó una ola de innovación teológica y práctica que se ha convertido en la pesadilla y el sello del evangelicalismo estadounidense moderno. Curiosamente, esta persona cuyas enseñanzas fueron heréticas por las normas cristianas clásicas es algo así como un héroe para los evangélicos populares dice mucho acerca de los problemas en la iglesia evangélica contemporánea. Esto es al menos en parte debido al hecho de que los evangélicos estadounidenses están tan impresionados con éxitos y resultados. Finney se acredita como el desarrollador e innovador de masas planificadas del evangelismo conocidas como “cruzadas.” Como es el caso hoy en día, si un evangelista de masas es exitoso, no se considera apropiado el cuestionar sus enseñanzas. El éxito de las reuniones de avivamiento de Finney creó credibilidad por sus enseñanzas entre los evangélicos no confesionales.

En cierto sentido, se podría decir que Finney fue el precursor del moderno movimiento de la "Palabra de Fe". La similitud con Finney es el optimismo desenfrenado que los seres humanos con el “conocimiento espiritual”  adecuado pueden resolver todos los problemas importantes y crear sus propios resultados deseados por el uso correcto de los medios.

Finney tenía un matiz algo diferente, ya que él deseaba crear avivamientos dentro de la religión Americana, evangelicalismo no confesional independiente, la edad del milenio antes del regreso de Cristo, y una sociedad cristianizada, (en lugar de la salud y la riqueza); pero su enfoque era similar. Considere su enseñanza sobre los resultados de los avivamientos:

"Un avivamiento no es un milagro de acuerdo con otra definición del término "milagro" -. Algo por encima de los poderes de la naturaleza.  No hay nada en la religión más allá de las facultades ordinarias de la naturaleza.  Se compone en su totalidad en el ejercicio correcto de los poderes de la naturaleza. Un avivamiento  de Dios no es un milagro, ni depende de un milagro, en ningún sentido es un resultado puramente filosófico del uso correcto de los medios constituidos -. Tanto así como cualquier otro efecto producido por la aplicación de los medios."

El poder de producir los resultados deseados está en las manos de los seres humanos cuyas mentes están iluminadas por los principios espirituales correctos. Esta actitud de "se puede hacer", que es tan Americana, ha calado en el evangelicalismo moderno en todas partes. Finney sin duda merece mucho "crédito" por ser el  primero en articular semejante filosofía  y popularizarlo, pero también, lo que es peor, es la  vergüenza de evangelicalismo Estadounidense y en Latinoamerica. Es evidente de Los errores y los excesos de los renovadores y evangelistas cuyo "éxito" en la búsqueda de seguidores ha servido como tapadera para sus falsas enseñanzas tiene raíces que va todo el camino de vuelta a Charles Finney.

RC Sproul incluyó un capítulo sobre Charles Finney en un libro y se pregunta si Finney se merece el término "evangélico" si esta es definida en su sentido clásico como creyente en la sola fide (la justificación por la fe sola). Sproul muestra que Finney niega  la justificación forense  (legal), una enseñanza fundamental de los reformadores en su disputa con Católicos Romanos.  Finney negó tanto la imputación del pecado de Adán a la raza humana y la imputación de la justicia de Cristo al creyente. Finney escribió:

"La doctrina de la imputación literal del pecado de Adán a toda su descendencia, de la imputación literal de todos los pecados de los elegidos a Cristo, y de su sufrimiento para ellos  en la cantidad exacta debido a los transgresores, de la imputación literal de la justicia de Cristo o su obediencia a los elegidos, y la consiguiente justificación perpetua de todo lo que se convierte en el primer ejercicio de la fe, cualquiera que sea su vida posterior pueda ser, considero a estos dogmas tan fabulosos, y muy dignos de una novela que de un sistema de teología."

El Concilio católico de Trento en su condena de la Reforma, llamó a la justificación forense "ficción legal". Finney evidentemente estuvo de acuerdo con Roma.

Otra de las peligrosas desviaciones de Charles Finney de la ortodoxia cristiana se refiere a la expiación sustitutiva. Finney rechazó las definiciones de la Confesión de Westminster en el tema de la expiación sustitutiva,  aunque siendo un ministro Presbiteriano ordenado que se suponía debía creer en ello. Finney razonó que Cristo no podría haber satisfecho  la "justicia exacta" en que la pena por el pecado era condenación eterna, y que Jesús no sufrió la condenación eterna, por lo tanto, no podía haber satisfecho las exigencias de la ley en este sentido. Finney, sostuvo una teoría de “gobierno moral,” razonó que la muerte de Cristo satisfizo  la "justicia pública", mostrando el odio de Dios hacia el pecado y el modo de "bienestar del universo."  RC Sproul proporciona una descripción detallada y precisa poco ortodoxa de Finney acerca de la expiación. 

Sproul responde al cargo de Finney que los sufrimientos de Cristo fueron insuficientes para satisfacer las exigencias legales de "punitiva justicia" de la siguiente manera:

"El punto de vista de la satisfacción de la expiación no ve la ley, en sí mismo, que se cumple, sino que el Padre cuya ley es la que está satisfecha. Es Dios que es justo y justificador. Su justicia es propiciada por Cristo, y sus demandas son satisfechas."

Finney, entrenado como un abogado, utiliza la teoría del derecho como él la entendía para producir su propia versión de la teología cristiana semi-pelagiana. Ninguna doctrina cristiana importante parecía ser inmune a su manipulación.

R. C. Sproul contiende que la teologia de Finney en su énfasis de la decisión humana, “libre albedrio,” ha tenido una influencia masiva en el evangelicalismo moderno. Por lo tanto cuando vea al evangelicalismo con todas sus estrategias de “ganar almas para Cristo” piense en el legado de Charles Finney: su rechazo al pecado original, su teoría del perfeccionismo, su teología semi-pelagiana del “libre albedrio”, su negación del sacrificio expiatorio y substitutorio de Cristo. Todo esto es parte del evangelicalismo. Es justamente esta teología que abre las puertas a presentaciones teatrales, pantominas, grupos humorísticos “cristianos,” bandas de música contemporánea de “adoración” o “ministerios” de música, tele-evangelistas, etc.

Caesar Arevalo

BIBLIOGRAFIA
   New Dictionary of Theology, ed. Sinclair Ferguson and David F. Wright, (Downers Grove: Intervarsity Press, 1988), s.v. "Pelagianism,” 499, 500.
     Aurelius Augustine, Bishop of Hippo, "Retractions: A Treatise on The Grace of Christ and on Original Sin” Chapter 3, 574, from Books For The Ages, AGES Software, version 2.0 [CD-ROM] (Albany, OR: The Master Christian Library Series, 1997).
Charles G. Finney Systematic Theology, 1878 edition, Lecture 32 444, from Books For The Ages, AGES Software, version 2.0 [CD-ROM] (Albany, OR: The Master Christian Library Series, 1997).
     Finney, Systematic Theology, Lecture 23, 309.
     
jJames H Moorhead, "Charles Finney and the Modernization of America,” Journal of Presbyterian History 62, no. 2 (Summer 1984): 105.
.  Charles G. Finney, Lectures to Professing Christians, Lecture 19 — Christian Perfection part 1 297, from Books For The Ages, AGES Software, version 2.0 [CD-ROM] (Albany, OR: The Master Christian Library Series, 1997).
. G. Frederick Wright, Charles Grandison Finney (Boston: Houghton, Mifflin and Company, 1891), 203.
. Charles E. Hambrick-Stowe, Charles G. Finney and the Spirit of American Evangelicalism (Grand Rapids: Eerdmans, 1996), 186.
  Keith J. Hardman, Seasons of Refreshing — Evangelism and Revivals in America, (Grand Rapids: Baker, 1994), 142-167.
  R. C. Sproul, Willing to Believe, (Grand Rapids: Baker, 1997), 171, 172.

 Finney, Systematic Theology, Lecture 36, 508,509

No comments: