Sunday, January 03, 2016

LOS SALMOS EN LA ADORACION PUBLICA: CONTEXTO, CONTEXTO


INTRODUCCION

Existe mucha confusión dentro de grupos evangélicos y llamados reformados/presbiterianos, en cuanto como intepretar ciertos pasajes referentes al uso de los salmos en el culto público. Sin embargo, como el profesor Clark señala y explica, con un correcto entendimiento del contexto en el cual se escribieron tales pasajes, la tal confusión desaparece. El siguiente es un breve comentario que apareció en su blog "Heidelberg" (5 de Mayo, 2015) en relación a la importancia del contexto para entender ciertos pasajes acerca de los salmos en la adoración pública.

La colección de los Salmos, los cuales a menudo descrito como el “libro de los Salmos” está realmente compuesto   de cinco libros, cada uno de los cuales es marcado por sus propias doxologías al final. Durante el periodo de transición del Salterio al periodo del Nuevo Testamento (vía la Septuaginta) hubieron cuatro clases de canciones: Salmos, Himnos, canciones espirituales, y sabiduría. Estas categorías son familiares al lector de la Biblia, ya que estas son las categorías que Pablo usa en Colosenses 3:16

16 ….con toda sabiduría (σοφίᾳ) enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos (ψαλμοις), himnos (υμνοις) y canciones espirituales (ωδαις πνευματικαις), cantando a Dios con acción de gracias[p] en vuestros corazones

Como sabemos, el contexto hace toda la diferencia. Cuando oímos la palabra “himnos” probablemente pensamos de las canciones de los siglos 18, 19 y 20 agregados a los libros de himnos. Por supuesto, los Reformadores tradujeron los Salmos en los lenguajes de la gente y cantaron principalmente Salmos y otras partes de la Biblia, Palabra de Dios (La Oracion del Señor, El Decalogo, Beza compilo “canticos” del Nuevo Testamento, pero no hay evidencias si alguna vez se cantaron) para el uso en la adoración publica. Muchas de las iglesias reformadas cantaron solo Salmos por 200 años.

Estas son las canciones que Dios dio a su pueblo. Ellas fueron dadas por inspiración del Espíritu Santo y fueron preservadas para nosotros como el canon (regla) y la santa, infalible, inerrante Palabra de Dios. Las canciones escritas por escritores no inspirados, por más que las encontremos personalmente inspiradoras, no son parte de la Palabra de Dios. himnos no-canónicos no tienen autoridad intrínseca y son relativamente son cortas en comparación a la Palabra de Dios. Además, sabemos que el pueblo de Dios cantó los Salmos en la iglesia primitiva, “cuando se reúnan, cada uno tiene un salmo…” este sustantivo frecuentemente es traducido al Ingles con la palabra “himno.” Esta traducción por supuesto lleva a muchos lectores a pensar en himnos modernos como “Gracia Maravillosa,” en vez que el Salmo 23.

Sin embargo, con este contexto (Septuaginta) deberíamos pensar diferente cuando Pablo cita o alude en 1 Corintios 14:15  a 2 Samuel 22:50 o al Salmo 18:49, el cual se refiere a Salmos, y no a “canciones nuevas.” Asimismo, dentro de este contexto, Pablo en Efesios 5:19 usa el participio ψάλλοντες para referirse a “cantar los Salmos” y no himnos de inspiración humana.

-R. Scott Clark –profesor de Historia Eclesiástica en el Seminario Teológico de Westminster-Escondido California. Traducido por Caesar Arevalo.



No comments: