Wednesday, December 30, 2015

LA PUREZA DE LA ADORACION



LA PUREZA DE LA ADORACION
El siguiente artículo está en la página de internet de la “Iglesia Evangélica Presbiteriana” de Australia, bajo el titulo en Ingles “Purity of Worship” o “Pureza de la Adoración.” Lo traduje y edite en su versión en Español para mis lectores interesados en aprender sobre la verdadera doctrina Presbiteriana en el uso exclusivo de los Salmos para la adoración pública. Lo valioso del artículo, es que es el resultado de todo un “viaje” doctrinal y litúrgico de la Iglesia, originalmente Reformada, hacia una liturgia Bíblicamente pura e históricamente original Presbiteriana.

Ninguna parte del culto cristiano está más claramente justificada por los Oráculos de Dios, que la ordenanza del canto de los salmos. Los antiguos Hebreos lo practicaron en el mar Rojo, antes de que su sistema de adoración ceremonial les fuese prescrito por Dios (Ex. 15). Fue preferido más que los sacrificios más pomposos, incluso mientras las observancias ceremoniales permanecieron en su vigor (Salmos. 69: 30-31). La obligación divina a los Salmos, se mantuvo en plena vigencia, cuando la ley ceremonial, con todos sus ritos, se abolió (Salmos 47: 1, 5-7; 67: 4 y 100: 1, 4; Efe. 5:19 con 2: 14-15; Col. 3:16, con 2: 16-17; Santiago 5:13).  Los tenemos aprobados  con el ejemplo más atractivo de los ángeles que guardaron su dignidad (Job 38: 6-7; Lucas 2: 13-14; Apocalipsis 5: 11-12). De apóstoles y santos (Hechos 16:25, 1 Cor. 14:15; Ex. 15; Jueces 5; Lucas 1; 1 Sam. 2; Es un. 35:10; Jer. 31:12; Apocalipsis 4: 8-9; 5: 9-10; 7:10, 12; 14: 3; 15: 3 y 19: 1-7). Aun nuestro Redentor (Mat. 26:30). Este ejercicio, realizado de una manera adecuada a la dignidad del estado glorificado, estará al servicio eterno de los ángeles establecidos y de los hombres redimidos (Isa. 26:19; 51:11; Apocalipsis 5: 9-13).

Tampoco este ejercicio de adoración es despreciablemente inútil. Todas las glorias de Jehová, como él los dio a conocer a las criaturas, y todas las maravillas de su poder creador, su amor redentor, y cuidado providencial, pertenecen a su extensa gloria. Por tanto, es un medio excelente para transmitir las instrucciones santas (Col. 3:16); de los afectos celestiales inspiradores (Salmos 57: 7-8); de recrear las almas santas (Santiago 5:13); y, de bien, dar y reconfortar en medio del dolor y angustia (Hechos 16:25; Salmos 119: 54). Y por lo tanto es siempre oportuno, no sólo en este valle de lágrimas, pero incluso en las condiciones más angustiosas (Salmos 101: 1; Hab. 3: 17-18).
Es un deber que debe ser practicado por todas las personas en secreto por uno mismo (Santiago 5:13; Salmos. 119: 62, 164). Por cada familia y sociedad cristiana (Salmos 118: 15; Hechos 16:25.) Y en todas las asambleas de culto público y de congregación (Isa. 35: 1-2, 6, 10; 53: 7-9 y 54: 1; Efe. 5:19; Col. 3:16; Mate. 26:30; 1 Cor. 14:26; Apocalipsis 5: 9-10; 14: 3 y 15: 3).

Este ser deber de tanta importancia, que se debe llevar a cabo bajo la influencia especial del Espíritu Santo (1 Cor. 14:15; Juan 4:24). Con la comprensión de la aprobación, contenido, forma, y ​​fin de nuestra alabanza (Salmos 47: 6-7; 1 Cor. 14:15). Con un santo ardor de afecto y vigor de la mente (Saloms. 57:10 y 103: 1-2). Con gracia en el corazón, alabando en ella al Señor (Efe. 5:19; Col. 3:16). En el nombre de Cristo, como Mediador entre Dios y nosotros  (Col. 3: 16-17; 1 Ped. 2: 5); y con el objetivo sincero de glorificar a Dios (Col. 3:16; 1 Ped. 4:11; 1 Cor. 10:31). El asunto debe ser prudentemente adecuado a nuestras ocasiones y condiciones (Salmos. 112: 5; Efe. 5:15). Ni debe el ser la melodía,  la armonía de las voces ignoradas y pasadas por alto en la adoración pública (Salmos 101).
Sin duda, uno puede componer himnos espirituales para su propia recreación religiosa y de los demás; pero admitir formas de composición humana en la adoración declarada y pública de Dios, me parece muy inadecuado.
(1) Es extremadamente peligroso. Herejías y errores por este medio pueden estar presentes, y a menudo han sido insensiblemente introducidas en las iglesias, congregaciones, o familias.

(2) No hay necesidad de ello. El Espíritu Santo, en los Salmos de David, y otras canciones bíblicas, nos a provisto con una rica colección de las doctrinas del Evangelio y las promesas preciosas; un extenso fondo de experiencias sólidas; una mina inagotable de la gracia del Evangelio y de la verdad; una variedad infinita para adaptarse a cada estado o condición, la que sea nuestra propia alma, o la iglesia de Cristo, que puedan tener sobre la tierra. Estos fueron todos enmarcados por aquel que escudriña los corazones, y conoce las cosas profundas de Dios; y por lo tanto deben estar mejor adaptados al caso de las almas o sociedades, que cualquier composición privada sea la que sea.
(3) Aunque el Espíritu Santo nunca vio el reunir para dejarnos una liturgia de oraciones; sin embargo, a partir de la composición poética de los Salmos, es evidente que la intención de estos salmos y canciones es una forma establecida de alabanza en la iglesia. Es cierto, que fueron utilizados de esta manera en el Antiguo Testamento. El Espíritu Santo, bajo el Nuevo, claramente nos indica el uso del mismo (Col. 3:16; Efe. 5:19). Los salmos, himnos y cánticos espirituales, allí recomendados, son claramente lo mismo con el Mismorim, Tejilim y Shirim, mencionados en los títulos Hebreos de los Salmos de David (3, 4, 5, etc .; 145, 120, 134).

También se alega que el lenguaje y la forma de estos salmos no son adecuados a la naturaleza espiritual de la adoración de  nuestro Evangelio.  Es cierto, muchos pasajes en el libro de los Salmos, o de otras canciones de las Escrituras, son expresivos de los ejercicios la fe, el arrepentimiento, el amor, o como gracias, que aún quedan de la misma forma que en el Antiguo Testamento. Las predicciones se realizan ya sea, para que pueden ser cantadas en honor de la misericordia y la fidelidad de Dios; o, si no se cumple, para que pueda cantarse con la esperanza de que Dios lo cumpla en su tiempo. La historia de lo que Dios hizo por sus siervos judíos y la iglesia, puede cantarse con admiración de su amor, la sabiduría, el poder y la gracia en ella manifiesta. Es además el considerar, que mucho de lo relacionado con David, o la iglesia judía, era típico del carácter y referencias de Jesucristo y de la Iglesia del Evangelio; y así debe ser cantado con una aplicación especial a la misma.

El libro de los Salmos es uno de los más extensos y útiles en la Sagrada Escritura, como lo es en todas partes tanto que se adecua para cada caso de los santos. Esta, al principio, mezclado con quejas y súplicas, y al final con alabanza pura y duradera. Que Heman compuso Salmo 88, Ethan, el Salmo 89, y Moisés, el Salmo 90, es cierto. Ya sea que los que tienen el nombre de Asaf, fueron escritos en su mayoría por él, o únicamente asignados para ser cantadas por él como un maestro de la música del templo, como otros habían de Jedutún, o para los hijos de Coré, u otros músicos principales, no podemos determinar. Algunos, como los Salmos 74, 79, 126 y 137, parecen haber sido compuestos después que la cautividad en Babilonia había comenzado. El resto, incluyendo aquellos marcados con el nombre de Salomón, podría haber sido compuesto por David “El dulce cantor de Israel.”

Los Hebreos dividieron este libro en cinco partes, terminando con los Salmos 41, 72, 89, 106 y 150; los primeros cuatro de los cuales se concluyó con AMEN. Los intérpretes han tratado de organizar o clasificar los Salmos en una variedad de formas diferentes:

I. INSTRUCTIVO, que son  (1) Históricos, en relación con lo que Dios había hecho por el salmista o para la nación judía, etc. .; como 18a Salmos, 68a, 78a, 104a, 105a, 106a, 114a, 135a, 136a, la mayoría de los cuales son también eucarísticos: O, (2.) Doctrinales, declarar y explicar los principios y deberes de la religión, como los Salmos primero, decimocuarto , 15, 19, 36, 37, 49, 50, 53, 64, 76, 77, 78, 81, 82, 90, 101, 112, 119, 127, 131, 133, 139.

II. , Eventos prediciendo PROFÉTICIAS en relación con Cristo y su Iglesia; como los Salmos, 2, 8, 16, 21, 22, 24, 29, 40, 45, 47, 48, 67, 68, 69, 72, 87, 89, 93, 95, 96, 97, 98, 100, 110, 117, 132, 149; no pocos de los cuales también son eucarísticos.

III. Consoladores, en la que el salmista se consuela a sí mismo y a otros en las promesas, perfecciones, o las obras de Dios; como los Salmos, 4, 11, 23, 27, 31, 37, 46, 58, 73, 91, 121, 125a128, 129.

IV. Petitorios, en el que lamenta su propia condición, o la condición de la iglesia, y suplica de liberación; como  Salmos 3, 5, 6, 7, 12, 13, 17, 20, 25, 26, 27, 28, 35, 38, 41, 42, 43, 44, 51, 54, 55, 57, 59, 60, 61, 63, 64, 70, 71, 74, 79, 80, 83, 85, 86, 88, 102, 109, 120, 123, 130, 132, 137, 140, 141, 142, 143. Siete de ellos, en la que el salmista hace confesión de su pecado, a saber los Salmos 6, 32, 38, 51, 102, 130, 143, son llamados penitenciales.

V. Eucarísticos, en la que se él anima a sí mismo y a otros a alabar y dar gracias al Señor por sus favores; como  Salmos, 9, 18, 30, 34, 60, 65 a 68, 99, 103 -108; 111, 113, 115-118, 122-124, 131, 134, 135, 136, 138- 144- 150.
Todos estos Salmos siendo dictados por la inspiración de aquel que puede declarar el fin desde el principio.


FUENTE: Evangelical Presbyterian Church of Australia (Iglesias Evangélica Presbiteriana de Australia) una  denominación Presbiteriana que cree y practica la Salmodia Exclusiva y los Estándares Originales de Westminster.

Caesar Arevalo


Sunday, December 27, 2015

El Uso de los Salmos en la liturgia de la Iglesia Patrisica


El siguiente escrito es un extracto de la obra escrito por el ministro Presbiteriano Hugh Brown, titulado "Discursos en la Salmodia Escritural en la alabanza a Dios." La evidencia del uso de los Salmos en la liturgia en los primeros siglos es irrefutable.

La salmodia escritural se ha utilizado en todas las épocas de la iglesia desde los días de Cristo y sus apóstoles hasta el momento actual. Los comentaristas más sabios y ortodoxos están de acuerdo en que el himno cantado por nuestro Salvador y sus Apóstoles en la institución de la Cena del Señor fue el Hallel que consistía de seis  Salmos inspirados, desde el siglo  113ª  hasta el siglo 118ª inclusive. Y que que el libro de los salmos se utilizó exclusivamente en el período apostólico, tenemos evidencia indubitable- pero si himnos de  composición humana fueron utilizados por la iglesia de Cristo, exigimos a que produzcan tales, o dar alguna prueba para ello. Después de la muerte de los Apóstoles, y en el siglo segundo, la iglesia  en varios aspectos se alejó de su antigua pureza, pero todavía encontramos con que se utilizó la salmodia de las Escrituras. Tertuliano afirma positivamente, que en el siglo segundo, el Salmo 133 fue cantado regularmente en la administración del sacramento de la Cena del Señor.

Que ese libro de los Salmos fue usado por la iglesia en el siglo cuarto, tenemos evidencia incontrovertible. Jerónimo de Palestina nos dice que los Salmos 31 y 45 se cantaban en la celebración de la Cena del Señor; y Cirilo de Jerusalén, que vivió en el mismo tiempo, afirma la misma cosa. Jerónimo  asimismo dice: "No se podía entrar en los campos, pero se podía escuchar al que araba cantando sus aleluyas y al viñador cantar los Salmos de David. Agustín también da testimonio del uso del libro de los Salmos en el culto y de las aspersiones de sus enemigos. Él dice que, como vemos en los Institutos de Calvino, libro 3, capítulo 20. "Un Hilario tomó cada oportunidad de cargar con censuras la práctica, que solamente los himnos del libro de los Salmos deben ser cantados en el altar. Sin embargo, en obediencia al mandato de mis hermanos le respondí." Y de nuevo, se nos dice en la Epístola 119, Tomo 2, que" los donatistas vituperaron a los ortodoxos, porque cantaban con sobriedad las canciones divinas de los profetas, mientras que [los donatistas] influenciaron sus mentes con las efusiones poéticas del genio humano.' Agustín también nos informa, que Atanasio de Alejandría empleó los Salmos de David en su iglesia, y el mismo afirma de Ambrosio. 

En la "Constitución Apostólica", que apareció en el siglo cuarto, se dice en el libro 2, capítulo 57, que «las mujeres, los niños, y los mecánicos más humildes, podrían repetir todos los Salmos de David; que ellos cantaban en casa y en el extranjero." Una vez más nos encontramos con Crisóstomo, patriarca ortodoxo de Constantinopla, en Homilía 6, diciendo.; «Todos los cristianos emplean a sí mismos los Salmos de David con más frecuencia que cualquier otra parte del Antiguo o del Nuevo Testamento. Y los siervos de Dios en las tropas angélicas, convierten la tierra en los cielos, y hacen de los hombres ángeles, cantando salmos de David. "Una vez más, en el siglo quinto encontramos a Casiano en el libro 3, capítulo 6 refrán," Los ancianos no han cambiado la antigua costumbre del canto de los salmos. Pues los himnos que ha sido la costumbre de cantar en el final de las vigilias de la noche, eran los mismos himnos que se cantan en este día, a saber.: el Salmo 148 y siguiente Salmos, los Salmos 50, 62, y 89.' Esto es, pues, el testimonio concluyente, de donde también se ve tres cosas: (1) Que los Salmos bíblicos fueron cantados en el culto en el siglo V; (2) Que estos Salmos también se utilizaron en los siglos precedentes, ya que se llama una "costumbre antigua", y (3) El termino himnos en los escritos de los Padres significan los Salmos de David, o salmodia Escritural. Además, el concilio de Laodicea en el año 364, decretó que ningún Salmos autorizado debe ser utilizado en la iglesia; y en el segundo concilio en Graga, España, al comienzo del siglo séptimo, se prohibió el uso de todos los himnos, excepto las de inspiración divina ... Los Valdenses mucho antes de la época de la Reforma, en los valles del Piamonte, y en medio de las colinas de los Alpes, cantaron los salmos bíblicos ... "


-Hugh Brown (1859) Teólogo y Ministro Presbiteriano Americano.

Traducción por Caesar Arevalo

Saturday, December 12, 2015

"EL PRINCIPIO REGULATIVO ESCRITURAL DE ADORACION"


[ La figura simboliza la adoración de Caín y Abel, la primera fue rechazada por Dios, y la segunda fue agradable a Dios.]

El siguiente tema es basado en el artículo escrito por G.I. Williamson, "El Principio Regulativo Escritural de Adoración" [The Scriptural Regulative Principle of Worship]. El Pastor Williamson, es el autor de las guias de Estudio de las Confesiones de Westminster, el Catecismo Mayor y Menor, y el Catecismo de Heidelberg. Miembro ordenado como pastor en la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa.


¿Cómo hemos de adorar a Dios? Esa es la pregunta. Y la respuesta ya está implícita en nuestra firme adhesión a la Biblia como la palabra inspirada de Dios - la única regla infalible de fe y práctica. El resto de mi presentación será, pues, un intento de demostrar dos cosas de las Escrituras:

[1] Es el hecho de que hay un principio regulador que se enseña en  la Biblia, y
[2], que es lo que significa este principio - y cómo debe aplicarse hoy, en nuestras iglesias.

En un artículo sobre este tema hace unos años el profesor Norman Pastor se refirió a la literatura ya existente sobre el tema del principio regulativo. Él correctamente declaró que esta literatura "está llena de referencias" a algunos "ejemplos bíblicos." Y "No Hay por lo tanto necesidad de discutir estos ejemplos en detalle...." (1)

Bueno, yo podría estar de acuerdo con esa afirmación en el contexto de una reunión de eruditos bien informados. Pero mi preocupación no es tanto con los estudiosos, ya que es más bien con el grupo de miembros de nuestras iglesias.

¿Están ellos familiarizados con lo que dice la Escritura sobre este tema? Es mi experiencia, después de casi cuarenta años en el ministerio pastoral, en cuatro denominaciones reformadas, que no lo están. (2) Sin disculparme, por lo tanto, voy a centrar mi atención hoy en algunos de estos ejemplos, que fueron una vez bien conocidas.

A. El Antiguo Testamento
Comencemos, entonces, a considerar algunos ejemplos de lo que enseña el Antiguo Testamento.

[1] Y el primero se encuentra en Génesis 4, donde se lee de la adoración de Caín y Abel.

El pasaje nos dice que la adoración de Caín fue rechazada por Dios, mientras que la de Abel fue aceptada. También nos dice que la razón que Dios tuvo en rechazar a Caín y aceptar a Abel no sólo era una diferencia dentro de los dos hermanos. No era sólo el hecho de que algo andaba mal con la actitud subjetiva de Caín, en comparación con la actitud de Abel. También hubo una diferencia vital en el contenido objetivo de su adoración. Es por eso que Dios tenía respeto no sólo a Abel, sino también a su ofrenda.

 (3) Abel ofreció lo que agradaba aceptar a Dios,  mientras que Caín no lo hizo. La razón de esto, en mi opinión, es que Abel dio seria consideración a la revelación que Dios le había dado hasta ese momento de la historia, mientras que Caín lo había tratado a la ligera. Es posible, por supuesto, que Dios le dio la revelación directa a Abel. Pero creo que es más probable que actuó sobre la base de los mismos datos revelados que nosotros mismos tenemos en los tres primeros capítulos del Génesis. Cuando Dios cubrió la desnudez de Adán y Eva con pieles de animales, es evidente que los animales debieron primero haber sido matados para este propósito (Génesis 3:21). A partir de este hecho, Abel pudo haber deducido (4) que su única esperanza para la aceptación de Dios era por el sacrificio de una muerte sustituta. Pero incluso si se tiene la opinión de que Abel solo encontró "la manera correcta de culto" por intuición, aún eso llevaría a la misma conclusión. Porque tan pronto como Dios aceptó a Abel y su sacrificio- mientras que rechazó a Caín y a su ofrenda - por ese mismo hecho Él dejó perfectamente claro que la manera aceptable de adoración era la forma de Abel. Pero a pesar de que Caín sabía, no estaba dispuesto a adorar a Dios de esa manera aceptable. No es exagerado en absoluto, entonces, decir que esto fue la caída de Caín: Que no estaba dispuesto a limitarse a la adoración que tenía la aprobación de Dios (5) Por lo tanto, vemos un principio claro: el culto que no está sancionado por Dios está prohibido.

[2] Como segundo ejemplo me gustaría pedirles que consideren el segundo mandamiento.

Este mandamiento dice: "No te harás ninguna imagen tallada, ni ninguna semejanza de lo que hay arriba en los cielos ni en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra; No te inclinarás a ellas ni las honrarás. Porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardad mis mandamientos”. En el primer mandamiento Dios se declara a sí mismo como el único Dios verdadero, el único que debe ser adorado. En el segundo, nos informa de "la clase de adoración con la que debe ser honrado, que no es posible que nos atrevamos a formarnos ninguna concepción carnal de él." (6) Porque como ha dicho Calvino: "Aunque Moisés sólo habla de la idolatría [aquí], pero no hay duda de que por sinécdoque, como en todo el resto de la Ley, Dios condena todos los servicios ficticios que los hombres en su ingenio han inventado”. (7)

[3] Encontramos un tercer ejemplo en la construcción del tabernáculo en el tiempo de Moisés.

Y aquí permítanme decir que sería difícil pensar en una forma de dar mayor peso a este principio regulador, que lo que encontramos en este relato. Todos los estudiantes de los cinco libros de Moisés saben en qué nivel de detalle fue esta revelación. No es exagerado decir que todos los aspectos de la construcción del tabernáculo fueron prescritos por Dios, y que no se dejó nada a la imaginación del hombre. ¿No dijo Dios a Moisés: "Mira, que lo hagas" – y  con eso El quiso dar a entender el Tabernáculo - " de acuerdo con el patrón que se muestra en la montaña" (Éxodo 25:40.). Es cierto, por supuesto, que Dios hizo uso de los hombres en la construcción del Tabernáculo. Pero no es cierto, como se suele suponer, que el Tabernáculo era un producto del mero impulso creativo y artístico natural del pueblo que Dios usó para construirlo. No hay duda de que estos hombres tenían talento creativo natural. Pero eso no fue suficiente; la Biblia es muy clara al respecto. Las cosas que entraron en el Tabernáculo fueron producidos (como la Biblia misma) por una inspiración divina especial: "Mira, yo he elegido a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, y yo lo he llenado del Espíritu de Dios, con destreza, habilidad y conocimiento en todo tipo de artesanías.... He nombrado a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, para ayudarlo. También he dado a todos los artesanos habilidades para hacer todo lo que  he mandado.... Son para que sean hechas así como yo te mandé ". (Ex. 31: 2-11) ¿Cómo se puede entonces usar el argumento tantas veces oído, hoy en día, en el sentido de que el trabajo de arte de la gente en la Iglesia se justifica (y santificado!) Por la 'obra de arte' en el Tabernáculo de ¡Moisés!?  La verdad es que no había 'obra de arte' en el Tabernáculo, a no ser que por "obra de arte" entendamos una especie única inspirada e infalible; y ese tipo de arte ya no se da.

Lo que hemos dicho sobre el Tabernáculo también es cierto del más elaborado Templo. No se dejó nada a la innovación del hombre. Cuando "David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo, sus edificios, sus almacenes, sus habitaciones superiores, sus habitaciones interiores, y la habitación del propiciatorio, y el plan de todo lo que tenía era por el Espíritu" (I Crón. 28:11), no había nada en él de su propio brebaje. Por el contrario, "todo esto, dijo David, me ha sido dado  para entender por escrito de la mano del Señor, incluso todas las obras del diseño" (v. 19).

Ahora ¿por qué era tan importante? ¿Por qué todo tiene que ajustarse a un patrón revelado (primero a Moisés, y más tarde a David)? Creemos que la razón es evidente: Dios no puede ser adorado en cualquier forma que Él no ha ordenado. Como dijo una vez Calvino: "Estoy al tanto de lo difícil que es convencer al mundo que Dios rechaza e incluso abomina todo lo relacionado con su adoración  que es ideado por la razón humana." (8) Pero el hecho es que "no hay nada más peligroso para nuestra salvación que una adoración absurda y perversa de Dios”. (9)

[4] Encontramos otro ejemplo instructivo en Levítico 10 - en la historia de Nadab y Abiú, hijos de Aarón.
Ellos murieron, leemos, cuando "el fuego salió de Jehová y los consumió" (Lev. 10: 2). Pero ¿por qué sucedió esta cosa horrible? La Biblia dice que ocurrió porque "ofrecieron fuego extraño delante de Jehová, que él no había mandado" (v. 1) (10) Ahora no dice que esto sucedió debido a que no eran sinceros. - O porque carecían de 'buenas intenciones; pues ni siquiera dice que ocurrió porque hicieron algo que Dios había prohibido expresamente. No, lo que dice es que lo hicieron sin primero asegurarse de que tenían una orden para hacerlo. Así que de nuevo vemos que la adoración no mandada por Dios mismo es, por lo tanto, prohibida.

[5] Y ¿qué pasa con la rebelión de Coré?
Moisés y Aarón fueron nombrados por el Señor para mediar entre Dios y su pueblo. Pero Coré - y los que le siguieron - aborrecieron esta decisión de Dios (11). Ellos querían romper con esta idea 'estrecha' de que sólo hay una manera correcta - El camino que Dios ha designado. Así que ellos se rebelaron en contra de la restricción. Pero, de nuevo, el resultado bien conocido demuestra  cuán ofensivo era esto a Jehová.
Estos son sólo unos pocos ejemplos de los muchos que encontramos en las Escrituras del Antiguo Testamento. Pero creo que se puede ver que hay, de hecho, un principio regulador para el Culto de Dios. Siempre que los hombres no estaban satisfechos de adorar a Dios de la manera que Él había nombrado - siempre que lo trajeron según sus propias invenciones - Siempre dejó perfectamente claro que Él no lo aceptó.

[6] Tome el rey Saúl, por ejemplo.
Saúl no tenía autoridad de Dios para participar de la función sacerdotal (I Sam 13: 11). Sin embargo, afirmó que - debido a la presión de las circunstancias - que "se sintió obligado a ofrecer el holocausto" en Gilgal (v. 12). Es muy posible, por lo que sabemos, que actuó con lo que muchos hoy llamarían "la mejor de las intenciones '. Sin embargo, se nos informa que Dios estaba ofendido. Samuel dijo  que Saúl "actuó estupidamente", porque no se limitó a lo que Dios había ordenado (v. 13). Debido a esto, Dios tomó el reino de él con el fin de darle a David (v. 14). ¿Esto no muestra, una vez más, que este principio tiene un lugar como la mas suma importancia con el Dios de la Biblia?

Cuando David primero trató de llevar el arca a Jerusalén, los bueyes de repente tropezaron. En ese momento Uza extendió su mano para sostener el arca con el fin de evitar que se caiga. Cómo es muy natural, podríamos estar inclinados a decir, fue una acción inocente, pero la Biblia dice: "Dios lo hirió allí por su irreverencia" (II Sam. 6: 7). La razón no puede ser atractiva para nosotros, pero se expresa claramente en las Escrituras. Uza murió porque - como David explicó más tarde -   “por cuanto no le buscamos según su ordenanza.   (I Crónicas 15:13.). Sucedió, en otras palabras, debido a que no se limitaron a lo que Dios había ordenado expresamente. (12) Pero cuan diferente  era cuando "los levitas trajeron el arca de Dios... Como Moisés había ordenado conforme a la palabra de el Señor "(I Crón. 15:14). Una vez más vemos el mismo principio claramente revelado: la única cosa que agrada a Dios es lo que Él ha ordenado (13).

[8] Y considere al rey Jeroboam.
Cuando comenzó a reinar su primera preocupación era consolidar su dominio sobre las diez tribus que se rebelaron contra la casa de David. Con el fin de hacer esto la Escritura dice que "designó" o "instituyó" la adoración de "su propia elección" (I Reyes 12: 32-33). Por esta razón se envió a un hombre de Dios de Judá para denunciar este culto no autorizado. Y eso no es todo. De Jeroboam, siempre después de ese tiempo, se decía como el que "hizo pecar a Israel" (como una persona jurídica) (I Reyes 15:30). Casi no exageramos, pues, cuando decimos que esto era una fuente importante de la caída final de Israel. La adoración que había sido designado por Dios fue sustituida por una nueva forma de adoración. Pero debido a que este culto no fue ordenado por Dios fue, por tanto, rechazado.

[9] Y recordar el pecado del rey Ozías.
La Escritura dice que "entró en el templo del Señor para quemar incienso en el altar" (II Crón. 26:16). Azarías el sumo sacerdote con valentía intervino para oponerse al acto de Uzías de un culto inventado. Y él fue reivindicado por la intervención de Dios, porque el rey estaba al instante herido de lepra, como una señal del juicio de Dios. Una vez más, es evidente que lo que no está ordenado por Dios es una abominación para él.

[10] Y luego está el rey Acaz.
La Biblia dice que Acaz hizo "sacrificios quemando en el valle de Ben Hinnom y sacrificó a sus hijos en el fuego, a raíz de las abominaciones de las naciones" (II Crón. 28: 3). Lo que probablemente nos hace gritar como leemos esta historia, es el hecho de que estaban matando a los niños indefensos. Pero esa no fue la razón principal por la que esta práctica fue condenada por Dios, por medio del profeta Jeremías. No, la razón principal - que es mucho más importante - se dijo de esta manera por el profeta: "Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.  "(Jer. 7:31). (14) ¿Cómo podría Dios hacerlo más claro? Por lo tanto, la adoración que no ha sido ordenado por Dios está prohibida.

Aquí, entonces, está el principio uniforme enseñado en las Escrituras del Antiguo Testamento resumido en estas palabras de Moisés: "No añadir a lo que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo le dará "(Deut. 4: 2).

B. El Nuevo Testamento
Pero la pregunta que ahora debemos considerar es la siguiente: ¿está esta enseñanza también en el Nuevo Testamento?

[1] Empecemos con las palabras de nuestro Señor mismo en relación con la tradición judía.

Jesús denunció a los escribas y fariseos porque tenían "una buena manera de dejar de lado los mandamientos de Dios con el fin de observar sus propias tradiciones" (Marcos 7: 9). Y debido a este hecho nuestro Señor llegó a decir esto en relación con su adoración: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí, pues me adoran en vano: sus enseñanzas no son más que reglas enseñadas por los hombres." (Marcos 7: 6-7, citando a Jer. 29:13.) No hay duda de que estaban ofendidos por esto, pero eso no es lo que importa. Lo que importa es que Dios se sintió ofendido y, según Jesús, había dos razones: en primer lugar, hubo una anulación de lo que Dios había mandado, y segundo, hubo un cumplimiento diligente de lo que Dios no había ordenado a todos, pero era solo de la tradición hecha por el hombre. Así, incluso las tradiciones – altamente estimadas por lo hombres - son ofensivas a Dios a menos que sean lo que Él ha ordenado (15).

[2] El segundo ejemplo que quiero considerar es Cristo y la samaritana.
Nadie nunca expuso el principio regulador con mayor fuerza y ​​claridad que Jesús hizo en su encuentro con la mujer samaritana (Juan 4: 22-26). Aquí, como Calvino señala, nuestro Señor "divide el tema en dos partes. En primer lugar, condena las formas de adorar a Dios, que los samaritanos utilizaban como supersticioso y falso, y declara que la forma aceptable y legítima estaba con los Judíos. Y él pone la razón de esta diferencia en que los Judíos habían recibido la seguridad desde la Palabra de Dios acerca de su adoración, mientras que los samaritanos no tenían la certeza de los labios de Dios. En segundo lugar, se declara que las ceremonias observadas por los Judíos hasta ese entonces pronto se terminarían.”  En cuanto al primer punto - donde nuestro Señor dijo "Samaritanos, ustedes,  adoráis lo que no saben" - Calvino llegó a esta conclusión: "todas las llamadas buenas intenciones son golpeadas por este rayo, que nos dice que los hombres no pueden hacer nada, excepto errar, cuando se guían por su propia opinión sin la Palabra o el mandato de Dios." Luego pasa al segundo punto, diciendo: "nos diferenciamos de los padres sólo en la forma exterior [de adoración], porque en su adoración a Dios [en tiempos del Antiguo Testamento] ellos estaban atados a las ceremonias que fueron abolidas por la venida de Cristo." Por lo tanto, si nos preguntamos qué significa adorar a Dios "en espíritu y en verdad", esta es la respuesta de Calvino,  "se trata de quitar las cubiertas de las antiguas ceremonias y retener simplemente lo que es espiritual en la adoración...." El problema es que "desde que los hombres son de carne... Se deleitan en lo que corresponde a su naturaleza. Por eso inventan muchas cosas en la adoración de Dios... [Cuando] se debe considerar que esto se trata de Dios, que no está mas de acuerdo con la carne como el fuego es con el agua ". Adorar a Dios en espíritu y en verdad, en otras palabras, es adorar a Dios como Él ahora nos manda. Y "es simplemente insoportable", como dice Calvino, "que la norma establecida por Cristo deba ser violada". (16) Los que quieren adorar al verdadero Dios aceptablemente deben hacerlo en espíritu y en verdad - ya que, y sólo eso, es lo que Él ha mandado. (17)

[3] Considere la Gran Comisión.
El principio regulador está claramente implícita en estas palabras de Jesús: " Toda autoridad en el cielo y en la tierra se ha dado a mí, Por tanto, id y haced discípulos bautizándolos y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado......" (Mateo 28: 18-20). (18) Esto, en nuestra opinión, es exactamente lo que hicieron los Apóstoles. Ellos enseñaron lo que Cristo les había mandado, y no lo que Él había mandado además de sus propias invenciones. Sabiendo que toda autoridad pertenecía a él, sabían que no había lugar para sus propias innovaciones. En palabras de Calvino, "El manda a los Apóstoles con esta reserva, que no deberán presentar sus propias invenciones, sino que en una forma pura y fielmente entregarán, de mano en mano (como decimos), lo que él les había confiado."(19) Ahora, por supuesto, se puede argumentar que estas palabras se aplican a toda la vida del cristiano (y que no se oponen a que la forma de hablar). Pero incluso si esto es así, el hecho es que nada se refiere a Dios más que la adoración que Él ha mandado.

[4] La idea de Pablo de las Escrituras.
Este principio también está claramente implicado en la idea de Pablo de las Escrituras: "Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra "(II Tim. 3: 16-17). No es nuestra afirmación de que cuando Pablo escribió estas palabras él estaba pensando, en concreto, acerca de la adoración. Pero, sin duda, es evidente que la declaración del Apóstol no sería cierta si hay algún aspecto de culto que no estuviera claramente - y totalmente –revelado a nosotros en la Biblia.
No hay necesidad elaborar mucho en este  punto. Pero tal vez no será superfluo considerar brevemente lo que hicieron los Apóstoles en la Iglesia Apostólica cuando este principio fue rechazado o amenazado.

[5] El reproche de Pablo de los Gálatas.
En la carta de Pablo a los Gálatas hay una mención clara de culto o adoración no autorizado. "Pero ahora que han llegado a conocer a Dios, o más bien a ser conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a estar esclavizados de nuevo? Observan día y meses, los tiempos y los años me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros "(Gál. 4: 9-11). Las personas a las que Pablo escribió esta carta estaban observando, probablemente, los días especiales y las estaciones designadas por Dios en el sistema ceremonial del Antiguo Testamento (Ex. 23: 14-17, 34:18, etc.). Pero, si ese es el caso, eso sólo refuerza la objeción tanto más fuerte cuando se aplica a los días especiales que Dios nunca mandó que se observaran. Cuando Cristo vino el sistema ceremonial del Antiguo Testamento de la adoración fue reemplazado. Aquí se incluyen los días sagrados anuales, e incluso los días de reposo judío. Porque para los Gálatas el ir a la celebración de estos días era actuar como si todavía ellos estuvieran esperando la llegada del Mesías. Se puede ver fácilmente la aplicación. Si el apóstol vio la necesidad de decir a la gente que continuaban observando los días que una vez habían sido ordenados, pero que ahora estaban obsoletos, ¿Qué diría Pablo a la gente hoy en día que observan días santos especiales que Dios nunca mandó? (20)
En este punto - con el fin de evitar malentendidos - también tenemos que tomar nota de la enseñanza de Pablo en Romanos 14. Aquí el apóstol instruye al fuerte a ser paciente con los débiles, porque los débiles todavía no entendían la libertad que tenían en Jesús. De hecho ellos ya no estaban bajo ninguna obligación de observar incluso los días especiales que Dios una vez había designado a través de Moisés. Pero el problema era que algunos de los miembros de la Iglesia en Roma todavía no entendieron esto. Y, siempre y cuando haya un miembro particular de la Iglesia que fuera afectado por esta debilidad lamentable, Pablo estaba dispuesto a soportarlo pacientemente . Estaba dispuesto, en otras palabras, de tolerar en la membrecía de la iglesia a una persona que se sentía constreñida - por una conciencia desinformada - el observar estos días. En Gálatas 4, sin embargo, el apóstol tenía una preocupación diferente. En este caso la Iglesia en su conjunto se había entregado  en sí a un yugo de esclavitud. La iglesia de Galacia, como persona jurídica, había cedido a las demandas de los 'débiles' de la observación de estos días. Y cuando esto sucedió el Apóstol fue bastante inflexible en su oposición. La razón es que no es correcto para la Iglesia el incluir en su adoración colectiva lo que Cristo no ha mandado. Una cosa es, en otras palabras, el tolerar la debilidad en los miembros individuales. Pero es otra cosa cuando se impone esta visión errante en toda la congregación. Sin embargo, esto es exactamente lo que vemos hoy en día en la mayoría de las Iglesias Reformadas.

[6] La advertencia de Pablo a los Colosenses.
Considere también la Iglesia de Colosas.  Apóstol escribió para esta iglesia lo siguiente: "Que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, o luna nueva, o día de reposo" (2:16). Él les advirtió a no ser defraudados por aquellos que buscaban inducirlos a las delicias "de la auto-humillación y la adoración de los ángeles" (2:18). "Estas cosas", dice Pablo "tienen, sin duda, aspecto (21) de sabiduría en la religión auto manufacturada." Pero la realidad es que estas cosas no tienen "ningún valor" (v. 23). Una vez más, tenemos una aplicación del principio que dice "lo que no es ordenado, es por lo tanto prohibido.

[7] El libro de Hebreos.
Todo el libro de los Hebreos es, entre otras cosas, una aplicación extendida del principio regulador. Argumenta que todo el sistema de adoración, mandado por Dios bajo la administración mosaica del pacto de Dios, ahora es obsoleto (8:13). ¿Qué es lo que tenemos en su lugar? La respuesta es que tenemos 'lo real' - no a las viejas "copias" de las cosas celestiales, pero - "las cosas celestiales mismas" (9:23). Mientras que el pueblo de Dios, en el tiempo de Moisés, llegó a su montaña terrenal (12:18), nosotros "venimos al monte Sión, a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial", y así sucesivamente (12:22 ). La iglesia de hoy, en otras palabras, supuestamente esta para que viva en el reino de las realidades celestiales, y ya no más en el reino de las sombras de los símbolos. ¿Qué pensaríamos de una madre que descuida a su propio bebé real para subir a la azotea para jugar con las muñecas de su infancia? Sin embargo, eso es exactamente lo que estamos viendo en muchos otras grandes denominaciones Reformadas – al ir de nuevo a los rudimentos débiles y pobres del culto ceremonial y simbólico. Como creyentes bajo el Nuevo Pacto se supone que debemos adorar en el reino del "espíritu y verdad", no en el ámbito de lo material y de representación, como nuestros hermanos y hermanas del Antiguo Testamento lo hicieron.
Muchas iglesias hoy en día, que se hacen llamar reformadas, claman por el regreso a la adoración ceremonial. Ellos llaman a esto 'renacimiento litúrgico'. Si estas iglesias fueran realmente serias en su pretensión de ser bíblicas, serían lo suficientemente consistente para llegar hasta el final, mediante la adopción de todo el sistema del Antiguo Testamento. Así se dispondría de un coro formado por gente de la tribu de Leví. Ellos reunirían una orquesta entera en lugar de sólo una combinación de su propia elección. Ellos incluso abogarían por la reconstrucción del templo de Jerusalén. Y si lo hicieran, yo por lo menos podía respetarlos por ser consistentes. Pero, por supuesto, la verdad es que estos "elementos débiles y pobres" no tienen lugar legítimo en el culto del nuevo pacto. No tenemos necesidad de los coros, orquestas, trajes, velas, incienso, el baile, o la realización dramática. ¿Por qué? Debido a que sólo estas representaciones oscuras oscurecen la realidad de nuestro privilegio del Nuevo Testamento; el privilegio de ir cada Día del Señor - en la fiel observancia de los ejercicios ordenados de la adoración de Dios - derecho a los lugares celestiales y a la presencia de Jesús. Que el Señor reviva y reforme su iglesia una vez más para que dejemos de ir de nuevo a los débiles y pobres rudimentos de la adoración del Antiguo Testamento, y recuperar así de nuevo la simplicidad y la belleza de la adoración espiritual.

Entonces, ¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a este privilegio impresionante? ¿Estamos en libertad de hacer lo que queramos, a la moda de nuestro propio "estilo" de culto, mientras que el pueblo de Dios en los tiempos del Antiguo Testamento tenía que estar seguro  de que adoraban a Dios sólo como Él ordenó? No, la verdad se encuentra en la dirección opuesta: que - sobre todo - debemos aborrecer y rechazar todas estas innovaciones. ¿No es esto lo que subyace en la siguiente advertencia? "Vean que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que hablaba en la tierra, mucho menos nosotros escaparemos si nos apartamos de aquel que habla desde el cielo.... Por lo tanto, ya que estamos recibiendo un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia. Porque nuestro Dios es fuego consumidor." (12:25, 28-29). Si nos atrevemos a inventar nuestra propia forma de adoración, cuando Dios nos ha dicho desde el cielo lo que Él requiere, nuestro pecado será mucho mayor que la de los israelitas bajo el antiguo pacto. La forma de adoración bajo el nuevo pacto ha sido instituida por el Señor Jesús. A diferencia de la sombría adoración de la antigüedad, este culto nunca será reemplazado hasta la segunda venida de nuestro Señor. Cuan audaz y atrevido es entonces para cualquiera de nosotros el presumir de cambiar lo que Él ha mandado!

Descansamos nuestro caso - sobre todo - en la clase de datos bíblicos que hemos tratado de resumir brevemente más arriba. Pero es digno de notar que el principio regulador también está de acuerdo con muchos otros principios bíblicos fundamentales de la fe reformada. Por lo tanto, incluimos, en este punto, una declaración muy breve de estos principios que tienen sobre este tema.

C. Otros principios bíblicos

[1] El principio de 'Sola Scriptura'.
Es la enseñanza de las Confesiones Reformadas que las Santas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son la Palabra inspirada de Dios, "la única regla infalible de fe y práctica", y que la Biblia sola es suficiente. Esto implica claramente que todo lo que hacemos en la adoración a Dios debe ser autorizado en las Escrituras.

[2] La doctrina de la supremacía de Cristo.
Cristo es el único Rey y cabeza de la Iglesia, y por lo tanto el único legislador. Esto implica claramente que sólo Él tiene el derecho de determinar el contenido de la adoración. El principio regulador es la aplicación del principio de la sola autoridad de Cristo en el reino de la adoración.

[3] La doctrina de la libertad.
Es la enseñanza de la Biblia - y las Confesiones Reformadas - que "sólo Dios es Señor de la conciencia, y la ha dejado libre de doctrinas y mandamientos de los hombres, que son, nada más, contrario a su palabra, o aparte de ella, si los asuntos son de fe o de culto. "(22) Siempre que una iglesia reformada impone cualquier práctica que no está ordenado por Dios impone una tiranía sobre el pueblo de Dios.

[4] La doctrina de la depravación total del hombre.
El hombre, por naturaleza (y por causa de la caída), es corrupto (o depravado) en todos los aspectos de su ser. Incluso en el hombre regenerado los movimientos del pecado permanecen en sus miembros. Por lo tanto, nada que el hombre inventa para sí mismo, puede con toda posibilidad, estar libre de contaminación, o digno de ser ofrecido al Señor en adoración. Incluso los Apóstoles (que fueron inspirados por Dios) no presumieron el originar por si mismos cualquier cosa en la adoración a Dios, pero pasaron a nosotros exactamente lo que se les dio. (23) ¿Cómo, entonces, podríamos posiblemente ser tan vanidosos como para pensar que podríamos mejorar en lo que ellos nos transmitieron?

Estamos convencidos de que estas doctrinas son verdaderas, y que son fundamentales para el fiel testimonio bíblico de la Iglesia. También es evidente que ello implica el principio regulativo de la adoración. Si mantenemos el principio regulativo de la adoración, podemos hacer justicia a estas enseñanzas bíblicas. Sin este principio regulador, ni siquiera empezamos a hacer justicia a estas doctrinas bíblicas.

Apéndice A: ¿Este principio fue aplicado originalmente en las Iglesias Reformadas
Está claro, a partir de las grandes Confesiones Reformadas y Catecismos, que las Iglesias Reformadas - en el fervor que los caracterizó en un principio - determinaron a adorar a Dios en la manera que Él ha mandado, sin adiciones inventadas por los hombres, y sin ningún tipo de sustracciones. ¿Cuales, entonces, fueron algunas de las formas en que este principio llegó a expresarse? ¿Cuáles fueron algunas de las corrupciones que se encuentran en la adoración de la iglesia medieval que ahora fueron excluidos?

[1] La observancia de los días menos el día del Señor.

"Durante los primeros días de la Reforma algunas localidades reformadas observaron solamente el Domingo. Todos los días especiales sancionadas y venerados por Roma se dejaron de lado. Zwinglio y Calvino ambos animaron el rechazo de todos los días festivos eclesiásticos. En Ginebra los días especiales fueron suprimidos tan pronto como la Reforma tuvo un firme control en esa ciudad. Ya antes de la llegada de Calvino en Ginebra eso se había realizado bajo la dirección de Farel y Viret. Pero Calvino lo aceptó de buena gana. "(24). A la luz de la posición de los reformadores" no nos sorprende que el Sínodo de Dort, 1574, sostuvo que se debe observar el Sabbat semanal solamente."(25) La misma posición también fue tomada por John Knox, y la Iglesia Reformada de Escocia. Sin embargo, en los Países Bajos  "los Sínodos basados en los principios Reformados cedieron cada vez más a la presión desde el exterior con respecto a la observación de las 'fiestas cristianas.' El gobierno de los Países Bajos legalizaron estos días festivos, y así las Iglesias, a pesar de no favorecer la observación de estos días, por razones prácticas lo aceptaron según el Sínodo lo había determinado. Para evitar que la gente pase estos días en la mundanidad introdujeron servicios en la Iglesia para estas ocasiones festivas. "(26)
Era, en otras palabras, la intención y el deseo de las Iglesias Reformadas, en un primer momento, a adherirse fielmente al principio regulador en esta materia. Pero sin embargo, debido a la presión de los de afuera, el principio se vio comprometido por razones 'convenientes'.

[2] El uso del Salterio.
No se puede argumentar que el uso exclusivo de los Salmos, en el culto, era siempre totalmente universal en las iglesias reformadas. Algunos, incluyendo la iglesia de Calvino en Ginebra, cantaron al menos algunas otras canciones (como una versión de los Diez Mandamientos, y la Oración del Señor). Pero aún así, la centralidad de los salmos inspirados en culto reformado era tal que ellos recibieron el énfasis abrumador. Y hasta hoy, en algunas iglesias de la familia reformada, sigue siendo el Salterio de inspiración que se canta en exclusivamente, en razón de que se les ordena a cantar estos solamente.
Este es un tema que comencé a estudiar hace muchos años, y desde mi investigación dos cosas me han impresionado mucho. En primer lugar, nunca he visto ninguna prueba exegética que Dios quiere que nosotros produzcamos nuestros propios himnos para cantar en el culto en lugar de los salmos inspirados que Él ha provisto. Como cuestión de hecho, los argumentos que he visto, la defensa de la práctica que prevalece hoy en día, siempre me parecen descansar sobre una base luterana. En lugar de tratar de demostrar que la práctica actual es mandada por Dios, por lo general hay un cambio sutil en el argumento de que "no está prohibido". Pero creo que esto totalmente no cumple con el criterio establecido en la Escritura. En segundo lugar se trata simplemente de un hecho histórico que el gran cambio, en la sustitución  de himnos inspirados a los salmos inspirados, no fue el resultado de nuevos descubrimientos en el contenido de la Escritura. No fue un cambio brusco obligado por una cuidadosa exégesis. Al menos esto es cierto en los varios casos de esta innovación en la historia de las Iglesias Reformadas conocidas por el escritor. No, el cambio se produjo, más bien, como un modo de ceder a la creciente demanda popular - fue un cambio hecho para complacer a la gente.

[3] Las imágenes y símbolos visuales.
Sin duda hay que mencionar el uso de religiosos estatuas, imágenes y símbolos. Éstos también fueron rechazadas con firmeza por reformadores como Knox, Zwinglio y Calvino. El Catecismo de Heidelberg dice: "Dios no puede ni podrá ser visiblemente representado", y que "no se debe ser más sabio que Dios, que no tendrá su pueblo impartido por imágenes mudas, sino por la predicación viva de su Palabra." (Preguntas y Respuestas 97 y 98) A pesar de ello recientemente como hace cien años, la gente reformada todavía entendían el principio regulador suficiente como para seguir siendo negativa hacia estas representaciones. Sin embargo, en un discurso titulado "La antítesis entre el simbolismo y el Apocalipsis", presentado a la Presbyterian Historical Society, Abraham Kuyper advirtió de una tendencia sutil ya en el trabajo a continuación, que fue debilitando este sentido de la conciencia. Kuyper habló de "la marea simbólica... el socavar de la manera más peligrosa la base misma de todas las iglesias calvinistas." Kuyper lo expresó así: "el principio del simbolismo y la del calvinismo son sólo el reverso de uno al otro." Nos sumamos solamente a este comentario: el principio regulador enseñado en la Palabra de Dios es la única salvaguardia contra esto.

Apéndice B: La defensa de la actual práctica en Iglesias Reformadas

En primer lugar, podemos considerar el argumento de la analogía. Un ejemplo de este tipo de argumento es que, dado que no se nos da ciertas oraciones prescritas en la Biblia, tampoco debemos sentirnos confinados a los salmos inspirados. El problema que tengo con este argumento es que no encuentro ninguna base para ello en la Escritura. Por el contrario, lo que me parece es que Dios le ha dado un mandato diferente para cada uno de los elementos del culto autorizado. Nuestro Señor no nos ha dejado sin instrucción específica sobre la oración, así como él no nos dejó sin tal instrucción con respecto a nuestro canto. Lo que hizo fue enseñar lo que comúnmente se llama la "Oración del Señor", diciendo que debemos orar "de esta manera" (Mat. 6:9). La oración, en otras palabras, es un modelo para nosotros, que se nos manda a seguir. Y eso no es todo. Porque así como el Apóstol Pablo nos recuerda: "No sabemos qué hemos de pedir como conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu es, porque Él intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios ." (Rm 8, 26-27) Así que no sólo tienen un patrón general que se nos manda a seguir, pero también tenemos una promesa específica de la ayuda del Espíritu - en el acto, por así decirlo - como seguir ese patrón. Pero no hay tal provisión para 'una ayuda rápida' en componer nuestras propias canciones para el culto. Por el contrario, el mismo apóstol ordenó a los creyentes de Efeso y Colosas - no componer sus propios Salmos espirituales,  himnos y canciones, pero más bien  a cantar los que ya estaban en la Biblia (27).

El argumento de la analogía no es válido. No podemos discutir, por ejemplo, que todos puedan predicar solo porque todos pueden cantar en el culto divino. O, por el mismo caso, tampoco podemos afirmar que sólo unos pocos pueden cantar, porque sólo a unos pocos se les permite predicar la Palabra al pueblo de Dios. Se argumenta que, dado que en la predicación el predicador no se limita a las palabras de la Escritura, no hay necesidad de hacerlo cuando se trata de cantar. Lo que este argumentos pasa por alto es el hecho de que a los ministros se les ordena a exponer- o explicar - el texto de la Escritura en la predicación. Pero en ninguna parte es el mismo mandato dado con respecto al canto.

Tal vez el argumento más atractivo contra el uso exclusivo de los salmos en la adoración, y para la producción y uso de himnos modernos, es el argumento de la historia de la salvación. Se argumenta que, en el pasado, cada vez que había una gran nueva era de revelación, eso llamaba sucesivamente a un torrente de nuevas canciones. Siendo este el caso, se argumenta, existe hoy también una gran necesidad de nuevas canciones, adicionales a los del Salterio, para celebrar el contenido de la revelación más grande de todos que se produjo en la encarnación de Cristo. Mi problema con este argumento es que si esto era cierto, el mismo Nuevo Testamento tendría un nuevo libro de alabanza. Después de todo, si había necesidad de este tipo, sin duda los apóstoles habrían sido los primeros en darse cuenta de ello. Y, siendo hombres inspirados por Dios, habrían sido los mejores calificados para proporcionar esa necesidad. Sin embargo, el hecho innegable es que no tenemos un libro de Salmos del Nuevo Testamento. En su lugar, tenemos la instrucción de Pablo a cantar los salmos espirituales, himnos y canciones que ya tuvieron la Iglesia Apostólica, en su versión Septuaginta de la Biblia.

Este argumento de la historia de la salvación es erróneo. Asume la misma cosa que necesita ser comprobada. Se supone que el Salterio del Antiguo Testamento es inadecuado para el Pueblo del Nuevo Pacto de Dios. Asume la necesidad de algo mejor. Y luego, además, que también asume la competencia de hombres no inspirados para suministrar lo que supuestamente es necesario. No puedo ver como cualquiera de estos supuestos sean válidos.

Conclusión

¿Suena algo desanimador todo esto? Bueno, ciertamente sería así si no hubiera mejoría en el escenario. Pero si lo hay. En los últimos años - en mi experiencia al menos- no pocos jóvenes cristianos parecen sentir que algo está seriamente mal. Siendo confrontados con 'el caos de prácticas de adoraciones modernas, ellos han llegado a ver la necesidad de un principio válido de discriminación, por el que se pueda distinguir entre lo que es santo y bueno, y las cosas que no valen nada y son viles. ¿Qué es lo que realmente es agradable a Dios, y lo que debe ser rechazado? Cuando la gente quiere innovar esto, o aquello, en el culto de Dios, ¿cómo vamos a darles una respuesta convincente? Mi punto es que la situación actual está impulsando a muchos - voluntaria o involuntariamente - a reconsiderar la posición de nuestros padres presbiterianos. ¿Podría ser que ellos tenían razón después de todo, cuando destacaron este principio tan fuertemente? Lo alentador es que no son pocos en la nueva generación que están tomando una mirada nueva y seria a esta pregunta. Que el Señor permita a muchos a volver a esta norma bíblica.

Las cosas no mandadas por Dios están ahora profundamente arraigadas en la mayoría de las Iglesias Reformadas. Se llevará a una nueva reforma para cambiar esto. Pero ese día no vendrá a menos que nosotros los pastores que somos reformados comencemos a hablar sobre este tema.

Notas
(1) La doctrina bíblica de la adoración (Pittsburgh: Iglesia Presbiteriana Reformada de América del Norte, 1974), p. 50.
(2) ¿Cuántos presbiterianos hoy son conscientes del hecho de que la Confesión de Westminster (XXI.iv), prescribe "el canto de los salmos" en el culto público?
(3) "Y Jehová con agrado a Abel ya su ofrenda." (Génesis 4: 4) "Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín...." (Hebreos 11: 4).
(4) La Confesión de Westminster habla de esas verdades que "por buena y necesaria inferencia puede deducirse de las Escrituras" (I.vi). No vemos ninguna razón por la cual el mismo principio no habría sido operativa en el tiempo de Abel, también, sobre la base de tal revelación como había sido dada por Dios.
(5) "Porque ya que el Apóstol se refiere a la dignidad del sacrificio aceptado de Abel a la fe, se deduce, en primer lugar, que no había ofrecido sin el mandato de Dios (Heb. 11: 4). En segundo lugar, ha sido así desde el principio del mundo, que la obediencia es mejor que los sacrificios (I Sam. 15:22), y es el padre de todas las virtudes. De ahí se desprende también, que el hombre había sido enseñado por Dios lo que era agradable a Él. " Juan Calvino, Comentarios de Calvino, (Grand Rapids: Baker Book House, 1984), 1: 192-93).
(6) Juan Calvino, Institución de la Religión Cristiana, II.viii.
(7) Juan Calvino, Comentarios sobre las Cuatro últimas Libros de Moisés, 2: 107.
(8) Juan Calvino, Obras Escogidas, uno y treinta y cuatro.
(9) Ibid., P. 115.
(10) Calvin:. "Se especifica Su delito, a saber, que ofrecieron incienso en una forma diferente a la que Dios había prescrito y, en consecuencia, a pesar de que pueden haber cometido un error de la ignorancia, siendo que fueron condenados por el mandamiento de tener negligencia de Dios pusimos a lo que era digno de mayor atención.... Aprendamos, pues, por lo que para asistir a la orden de Dios de no corrupta Su adoración por todas las invenciones extrañas. " Comentarios de Calvino, 2: cuatrocientos treinta y uno hasta treinta y dos.
(11) "Cuatro hombres indignos esfuerzan perversamente para derrocar a Moisés y Aarón, y en seguida doscientos cincuenta personas están dispuestos a seguirlas, por lo tanto debemos ser más cautelosos, no sea que algún espantajos (larvas) debe engañarnos a hacer erupción... innovaciones ". Comentarios de Calvino, 3: 100.
(12) "Los levitas, o más particularmente los hijos de Coat, se les ordenó expresamente para llevar el arca. La manera de llevar también fue mandado.... Se les prohibió tocar el arca bajo pena de muerte.... Y merece la consideración de que los paganos no había sido asesinado para manejar el arca, mientras que para hacer lo mismo el pueblo de Dios, que deberían haber sabido mejor, se les enseñó una lección terrible ". John Girardeau, música instrumental en el culto público de la Iglesia, p. 18.
(13) "La intención de David fue justo lo suficiente, sin culpa se puede encontrar con que;.... Pero las cosas bien hay que hacerlo de una manera correcta todo el camino a través de este incidente, vemos que no hubo toma de atención a los comandos de Dios, ya las normas que él había establecido. Las personas trajeron voluntad adoración a Dios, en lugar de lo que Él había ordenado. ¿Qué quiero decir con culto voluntario? Quiero decir, cualquier tipo de culto que no está prescrito en la propia Palabra de Dios la medida, por lo tanto, ya que estas personas no mostraron ningún temor de Dios mediante la consulta de su expediente de las normas que él había establecido por su orientación, -.... que parece pensar que, cualquiera que sea quisieran ellos deben complacer Él, - cualquier tipo de culto que eligieron para compensar sería más que suficiente para que el Señor Dios de Israel, -.... por lo tanto, que terminó en un fracaso Cómo me gustaría que todas las denominaciones religiosas traerían sus ordenanzas y las formas de el culto a la prueba suprema del Nuevo Testamento.... Pero, ¡ay! que saber que tanto tendría que ser guardados que ahora es una delicia para la carne, que, me temo, que será mucho antes de que llevar a todos para adorar a Dios conforme a su fin ". CH Spurgeon, un sermón sobre "La Lección de Uza."
(14) Al comentar sobre esta declaración, Calvino dice: "Entonces no hay otro argumento necesario para condenar a las supersticiones, de lo que no se les ordena por Dios; porque cuando los hombres dejan de adorar a Dios de acuerdo a sus propias fantasías, y asistir a no Sus órdenes, pervierten la religión verdadera ". Comentarios de Calvino, 9: 414.
(15) "Con estas palabras [" En vano me honran ", etc.], todo tipo de culto voluntario (ethelothreskeia), como Pablo lo llama (Col. 2:23), están condenados claramente. Porque, como hemos dicho, ya que Dios elige para ser adorado en ninguna otra manera que de acuerdo a su propio nombramiento, no puede soportar nuevas formas de culto que idear ". Comentarios de Calvino, 16: 253.
(16) Comentarios de Calvino, 17: 150-164.
(17) "Si la adoración debe estar en consonancia con la naturaleza de Dios, tiene que ser de acuerdo con lo que Dios ha revelado a sí mismo a ser y regulada en cuanto a contenido y el modo por la revelación que Dios ha dado en la Escritura santa. La sanción enunciada (' en espíritu y en verdad "), excluye toda invención humana y la imaginación y nos advierte contra el delito y el peligro de ofrecer fuego extraño al Señor". John Murray, "La adoración de Dios en los cuatro Evangelios," en la doctrina bíblica de adoración, p. 93.
(18) "Jesús no sugiere en estas palabras... Que nos permite enseñar lo que no ha prohibido, sino que implica que vamos a añadir ni tomar de lo que Él ha mandado." Norman Pastor, "La base bíblica para el principio regulador de adoración," en la doctrina bíblica de adoración, p. 44.
(19) Calvin, loc. cit., p. 390.
(20) "Haz nos preguntamos que Pablo debe tener miedo de que él había trabajado en vano, que el evangelio sería en adelante de ningún servicio? Y desde esa misma descripción de la impiedad ya está apoyado por el Papado, qué tipo de Cristo o qué tipo de Evangelio qué conservar? Por lo que respeta la unión de las conciencias, que hacen cumplir la observancia del día con no menor severidad que se hizo por medio de Moisés. Se consideran días de fiesta, no menos que los falsos profetas hicieron, para ser parte de la adoración de .... Dios Los papistas, pues, declarar igualmente censurable con los falsos apóstoles, y con este agravante adicional, que, mientras que el primero propone mantener esos días que habían sido designados por la ley de Dios, este último disfrutan día, temerariamente estampado con su propio sello, debe ser respetado como santísimo ". Comentarios de Calvino, 21: 125.
(21) "Observar", dice Calvin "de lo colores este espectáculo consiste, según Paul Él hace mención de tres -. Adoración auto-inventado, la humedad, y el abandono del cuerpo de Paul, sin embargo, se despide.... a los disfraces, por lo que es de gran estima entre los hombres es a menudo una abominación a los ojos de Dios. (Lucas 16:15).... Para ello debe ser un punto establecida entre todos los piadosos, que la adoración a Dios debe no a medir de acuerdo con nuestros puntos de vista, y que cualquier tipo de servicio no es legal, simplemente sobre la base de que es aceptable para nosotros ".... Comentarios de Calvino, 21: 201-02.
(22) Confesión de Westminster, XX.ii.
(23) Nótese, por ejemplo, la declaración de Pablo en I Cor. 11:23, "Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado...."
(24) Monsma y Van Dellen, El Comentario Orden de la Iglesia (Grand Rapids: Zondervan Publishing Company, 1941), p. 273).
(25) Ibid.
(26) Ibid., P 274.
(27) Es un hecho notable que estos tres términos (psalmos, hymnois y odais) fueron utilizados en los títulos de los Salmos en la versión Septuaginta del Antiguo Testamento, que era la Biblia utiliza en las Iglesias Apostólicas.