Friday, August 21, 2015

LA AUTORIDAD DE LA LEY EN LA TEOLOGIA DE LOS PURITANOS (1)




LA AUTORIDAD DE LA LEY EN LA TEOLOGIA  DE LOS PURITANOS (1)


El estudio de los Puritanos, su vida y teología es una de los proyectos más sublimes y desafiantes en la vida del teólogo Reformado. Y lo debe ser para cada cristiano. Un estudio de la teología Cristiana es incompleta sin el estudio de la teología Reformada Puritana. El adjetivo “reformada” califica al Puritanismo ortodoxo y lo separa de otros grupos que niegan las doctrinas fundamentales del Cristianismo Histórico. Calvino ni siquiera se imaginó que sus escritos y teología darían nacimiento a un grupo especial de teólogos precisionistas llamados burlescamente por sus enemigos, “Puritanos.”

En este extracto sacado del libro “The Grace of Law” (La gracia de la ley) escrito por el principal del Colegio Bíblico de Londres, Ernest F Kevan, veremos como la ley tenía un lugar importantísimo en la vida y teología de los Puritanos. Ellos combatieron en forma unida y agresiva al “antinomianismo” que estaba fuerte en el tiempo de la Asamblea de Westminster y que pregonaba con fuerza el rechazo  a la ley de Dios. 


La autoridad de las Escrituras


Un principio fundamental del Puritanismo fue el reconocimiento de la autoridad exclusiva de la Escritura para todas las cosas, un reconocimiento el cual, en turno, atrajo mucha atención al significado de la ley de Dios. Las corrupciones eclesiásticas del entonces llevaron a los Puritanos a afirmar que nada debería ser tolerado en la iglesia que no fue autorizado por las Sagradas Escrituras. Cuando los Puritanos declinaron el conformarse al acuerdo político de la reina Elizabeth o el consentir a otros compromisos eclesiásticos, ellos fundamentaron su rechazo solamente en la Ley que ellos encontraron en la Escritura. Este reconocimiento de la autoridad de la ley de Dios afectó la actitud de los Puritanos a la ley civil: ¿Hasta dónde puede el Cristiano obedecer al Magistrado? ¿Qué debería de hacer el Cristiano cuando la ley de la nación parece estar en conflicto con la ley de Dios? los Puritanos afirmaron que ningún rey o magistrado podría mandar sus consciencias, pero ellos también estaban de acuerdo que era normalmente legitimo el obedecer las leyes humanas por respeto a aquellos que son de Dios, y por la misma razón es, a veces, legitimo el desobedecerlos. Pero, como maestros de teología práctica, la principal preocupación de los Puritanos fue la relación de la ley moral con la gracia salvadora de Dios y la vida subsecuente del creyente.”


El lugar ocupado por la ley moral de Dios se puede observar en cada departamento de la teología Puritana, y particularmente en sus escritos teológicos. El pecado es la transgresión de la ley, la muerte de Cristo es la satisfacción de la ley, la justificación es el veredicto de la ley, y la santificación es el cumplimiento de la ley por el creyente. Es justamente en este aspecto de la santificación que la convicción Puritana acerca de la ley asumen su significado especial, y uno de los temas más debatidos si la Ley todavía posee la autoridad de mandar sobre el creyente.  La mayoría de los Puritanos respondieron esta pregunta afirmativamente. Y no es exageración el decir que la autoridad de la Ley como el principio de vida del creyente fue central a la distinción Puritana del concepto de la experiencia Cristiana."

Caesar Arevalo


FUENTE: Kevan, E, F “The Grace and Law: An Study in Puritan Theology” pg. 21 22

Thursday, August 20, 2015

CALVINO Y EL DESARROLLO DE LAS BASES TEOLOGICAS DEL PROTESTANTISMO





La Reforma como movimiento humanista, religioso, político y social, empieza a tomar cimientos con Martin Lutero en el siglo 16. Sin embargo, es con Juan Calvino que alcanza su desarrollo teológico como contraparte a la teología Tomista Romana. No se puede entender la teología Reformada y Presbiteriana sin estudiar y comprender la teología y efectos sociales y políticos de Calvino. He aqui un extracto que Patrick Collison, profesor de Historia Moderna en la Universidad de Cambridge escribió acerca de Lutero, el nacimiento del Protestantismo y Calvino:

“La originalidad de Lutero consistió en reducir el Cristianismo a su esencia, la esencia el cual fue el evangelio (especialmente el evangelio de acuerdo a Pablo), y trayendo cada otra parte de su estructura doctrinal y organizacional bajo el juicio de ese principio único y simple, un proceso el cual puede ser descrito como psicológica existencial y mentalmente dialéctico….El resto del siglo dieciséis se invirtió en reconstruir nuevos modelos del orden Cristiano sobre la fundación del evangelio de Lutero..esta tarea se llevó a cabo mas efectivamente por su colega de teología sistemática Philip Melanchthon, figura representativa, y que fue replicado en la Reforma Suiza, por el nuero de Zwinglio, Heinrich Bullinger…sin embargo, el Protestantismo, como una alternativa creíble al Catolicismo,  ecuménico  y eclesiásticamente, y como capaz de soportar y socavar el orden político del estado, fue la creación sobre todo del jurista y humanista Francés convertido en reformador de Ginebra, Juan Calvino. 


Fue Calvino quien primero amplió las bases teológicas del Protestantismo en la más coherente, balanceada divinidad (teología) de sus Institutos (1536-1539), y luego equiparó su alcance intelectual con un modelo en acción en una iglesia y comunidad totalmente Reformada la cual fue ampliamente imitada y la cual obtuvo del gran reformador Escocés, John Knox el comentario de admiración que en Ginebra estaba la  más perfecta escuela de Cristo en haber estado en la tierra desde los tiempos de los apóstoles.

Caesar Arevalo


FUENTE:

McManners, J, “The Oxford Illustrated History of Christianity” in the Late Medieval Church and its Reformation, (pp. 257-258) Oxford University Press.

Friday, August 14, 2015

LA PRECISION DE LOS TERMINOS TEOLOGICOS DE LA CONFESION



 

En una entrada en mi página de Facebook, puse un artículo acerca de los Puritanos conocidos y llamados como los "precisionistas." La razón era obvia, emplearon gran cuidado y extrema consideración a cada palabra empleada para sus tesis teológicas y confesiones. Su precisión teológica respondia a una necesidad doctrinal en respuesta al creciente sectarismo herético de su tiempo en Inglaterra. 

En este extracto del libro de Robert Shaw “Una exposición de la confesión de fe de Westminster” vamos a ver un ejemplo de esta precisión teológica, el cual explica el pensamiento de los teólogos Ingleses y Escoceses cuando escribieron las Confesiones de fe. Recordemos que las confesiones de Fe y el Catecismo fue escrito en Inglaterra en el siglo 17 para sistematizar la fe Reformada y en contra de las herejías de ese entonces. El autor magistralmente explica el porqué los “divinos” (término que se aplicaba a los teólogos de Westminster) usaron con precisión las palabras para describir las doctrinas teológicas.


Dr. Shaw (1795-1863) fue un teólogo y ministro Escocés presbiteriano.


Vamos a ver por ejemplo lo que los escritores de la confesión de Westminster intentaron decir cuando emplearon términos como “predestinación”, y “preordenado.” Y también porque los divinos no usaron el término “reprobado.”


Para todos los que somos reformados este artículo les ayudara a entender el pensamiento de los teólogos de Westminster. Para aquellos lectores evangélicos que simpatizan con la reforma pero que todavía están empezando o no conocen, este articulo les servirá como un estímulo a que continúen aprendiendo más acerca de la fe histórica reformada.   

Extracto:


Conectado cercanamente con esta excelencia de la Confesión de Fe es su extraordinaria precisión de pensamiento y lenguaje. Todo el entrenamiento mental de los teólogos eminentes de tal periodo llevó a este resultado. Ellos (los divinos) estuvieron habituados a expresar cada argumento en la forma silogística, y ajustar todo término con máximo cuidado y exactitud. Cualquiera que haya estudiado las proposiciones de la confesión debió haber declarado su posición extrema; pero con peculiar atención, el lector no puede dejar de percibir el  extraordinario cuidado los cuales estos divinos debieron haber otorgado a esta parte de su gran trabajo.

Esto se puede demostrar en un ejemplo. Seleccionemos un ejemplo del capítulo 3, “En el Decreto eterno de Dios,” secciones 3 y 4: “Por el decreto de Dios, para la manifestación de su gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados a la vida eterna, y otros son preordinados para la muerte eterna. “ 

Las expresiones las cuales deseamos traer la atención del lector son las palabras predestinar y preordenar. Un lector apresurado y superficial no puede percibir la diferencia entre estas dos palabras.

Pero si puede percibirlo, la pregunta es ¿Por qué los teólogos usan ambas palabras? Porque no hay ninguna instancia de una mera repetición tautológica en el lenguaje conciso de la confesión. Pero, además, debemos observar muy bien que la palabra “predestinado” es solo usada en conexión con la “vida eterna.”  Y la palabra “pre ordenado” con la “muerte eterna.” Y cuando la forma compuesta de la proposición es asumida, ambos términos son usados para representar cada uno de sus respectivos miembros en la afirmación general.   

¿Porqué es esto así?  Porque los divinos de Westminster no entendieron el significado de las palabras predestinación y preordinación como algo idénticas, y por lo tanto nunca usaron estas palabras como sinónimos. 

Por predestinación ellos querían dar a entender un decreto positivo determinado a conferir vida eterna; y esto ellos lo consideraron como la base de toda la doctrina de la gracia, que no proviene nada del hombre, pero teniendo como su origen el carácter y soberanía de Dios.

Por preordenacion , por otro lado, ellos quisieron dar a entender un decreto de orden, o arreglo, determinando para que el culpable debería ser condenado a la muerte eterna; y es esto que ellos consideraron como la base del procedimiento judicial, de acuerdo a lo que Dios “ordena a los hombres al deshonor e ira por sus pecados,” y teniendo respeto al carácter y conducta del hombre.

Debemos hacer una observación más profunda, que mientras, de acuerdo a estos puntos de vista, el término predestinación nunca puede con propiedad ser aplicado al perdido; sin embargo, el término preordenado puede ser aplicado al salvo, ya que ellos también están sujetos, en un sentido, al procedimiento judicial. 

En acuerdo a esto, no hay una instancia en la confesión de Fe en donde el término predestinación es aplicado al perdido, aunque hay muchos ejemplos en donde el termino preordenacion, o un término similar, es aplicado al salvo. Y que esto también se sepa que el término reprobado, el cual es tan malentendido y aplicado en un sentido ofensivo a la doctrina de la predestinación, no es ni siquiera usado ni una vez en la confesión de fe ni en el catecismo corto y largo.

Los escritores tardíos en esa doctrina han empleado la palabra reprobado, de la misma manera que los escritores antiguos lo han empleado, y han dado así a los oponentes de la doctrina una razón para malrepresentarlo; pero los divinos de Westminster de una forma cautelosa evitaron el uso de un término ofensivo, cuidadosamente seleccionando tales palabras como mejor encajaban sus significados, y en cada ejemplo los usaron con la más estricta y definitiva precisión. Muchos otros ejemplos pueden ser dado de la impresionante exactitud de pensamiento y lenguaje el cual forma una característica distinguida de la Confesión de Fe.”

Como vemos esto es solo un ejemplo de como la correcta interpretación de cada palabra de la confesión de fe, de acuerdo a lo que los teólogos de la Asamblea tenían en mente, nos ayuda a entender y a descubrir la exactitud de la doctrina teológica reformada contenida en los catecismos.

Caesar Arevalo




Monday, August 10, 2015

El Reinado Mediatorial de Cristo en la doctrina de los Reformadores




El Reinado Mediatorial de Cristo en la doctrina de los Reformadores

La doctrina del Reinado Mediatorial de Cristo ha sido enseñado por los principales Reformadores de diferentes corrientes reformadas. Esta doctrina es importante y es distintiva del Presbiterianismo Reformado y tiene implicaciones sociales y políticas .
La doctrina del reinado Mediatorial de Cristo está fundamentado en las Escrituras tanto del Antiguo y Nuevo Testamento. Esencialmente es la posición y autoridad que el Padre ha dado Jesús como Dios-Hombre para tener dominio en todo el universo, tierra, naciones, hombres e iglesia. Esto incluye los gobiernos espirituales y humanos.
Veamos las siguientes citaciones:

Juan Calvino (1509-1564) “vemos el fin de esta posición de Cristo, es que todas las criaturas, ambas celestiales y terrenales, puedan admirar Su majestad, sean gobernadas por Su mano, obedecer Su voluntad, y sean sujetos a Su poder. Y el único propósito de los apóstoles en sus frecuentes menciones de esta doctrina, es para enseñarnos que todas las cosas están sometidas a su gobierno” (Institutes 2.16.15)

Francis Turretin (1623-1687)  “la posición de Cristo a la diestra del Padre nos dice, es el dominio más extenso el cual poderosamente ejercita sobre todas Sus criaturas” Loc 13.19

Samuel Charnock (1628-1680) “Todo poder de gobierno es dado a Cristo, no que el Padre pone aparte todas las cosas, sino que el Padre se descubre así mismo solo en El, de manera que El gobierna solo por El. Todo este poder fue dado a El sobre su interposición después de la caída del hombre. El fue hecho Señor y Cristo, esto es, ungido por Dios para el gobierno del mundo” (Providencia p. 220)

John Flavel (1627-1691) “la posición de Cristo sentado a la diestra de Dios implica, la soberanía y supremacía de Cristo sobre todo, El es también el Señor del reino providencial, de todo el mundo (Salmos 110:2).”  Fountain of Life 

Matthew Henry (1662-1714) “El Padre le confió a Jesús con la administración del reino de la providencia, en conjunción con el reino de gracia. Todas las criaturas los puso debajo de Sus pies” (Salmo 8).

John Guyse (1680-1761)  “Padre, tu lo avanzaste como a un Rey en Su trono, y lo inauguraste solemnemente, en toda autoridad mediadora y dignidad, y lo constituiste como la única autoridad absoluta y soberano de toda la creación. 

Thomas Boston (1676-1732)  “El tiene un reinado mediatorial y económico, El es investido con autoridad sobre todas las criaturas.”  (Body of Divinidad. Vol II, p. 50) 

Jonathan Edwards (1703-1758)  “en la persona de Cristo están unidas un sobresaliente espíritu de obediencia, con el dominio supremo sobre la tierra y el cielo. Cristo es el Señor de todos, como Dios –Hombre y Mediador, y así su dominio es señalado y dado a El por el Padre. Teniéndolo por delegado de Dios, El es como si fuera el viceregente del Padre. (Sermón sobre la excelencia de Cristo). 

Fuente: tomado del libro "Bible Magistracy" por James M Wilson. 

Caesar Arevalo.

Tuesday, August 04, 2015

EL CONFLICTO PURITANO: LA BATALLA POR LA PUREZA DEL EVANGELIO




EL CONFLICTO PURITANO: LA BATALLA POR LA PUREZA DEL EVANGELIO

El siguiente escrito es un extracto del sermón predicado por el teólogo Presbiteriano Benjamin B Warfield ante el presbiterio de New York in 1897. El tema de su presentación fue “El Significado de los Estándares de Westminster como Credo.”  En este extracto Warfield describe el valor moral, pureza espiritual y claridad teológica de los Puritanos que participaron en la famosa "Asamblea de Westminster" (1643-1646) en Londres. Los Puritanos tuvieron su lugar en la historia de la Iglesia y la Reforma y nunca mas habra una calidad de hombres del calibre de los Puritanos que mezclaron vigor intelectual y santidad espiritual. Estos son los hombres de la reforma en Inglaterra en el siglo 17 que cambiaron e influyeron la Reforma y el mundo occidental en teología y política.

Otro detalle importante de notar es que Warfield se refiere a la teología Reformada como la “religión evangélica.” Esto es importante pues hoy en día el término “evangélico” de origen Americano, es anti confesional, divorciado de toda historia reformada y eclesiástica. Son de estos Puritanos Ingleses y Pactantes Escoceses que escribieron las confesiones y catecismos de Westminster. 

Extracto:

"Este es el significado de lo que llamamos el conflicto Puritano el cual, desde el lado teológico, fue nada mas que la última lucha a muerte de la religión evangélica-el evangelio de la gracia de Dios- para preservarla en sí misma pura, dulce y limpia en medio de los ataques más insidiosos que podrían ser llevados en contra de ella-la fuerza de la cual reside sólo en el hecho de que ahora sus enemigos de antaño se acercaron a ella con la espada en la mano, verdaderamente, y sin la pérdida de su odio eterno, pero bajo su propia bandera y vestidos con su propio uniforme.

Fue una batalla a muerte!

[los Puritanos tenían] una habilidad y cautela de defender  lo que fue antes desconocido, y se desarrolló necesariamente con ellos estas altas cualidades que subyacen en ellos: la agudeza de la percepción, la claridad de visión, la firmeza de propósito, la precisión de propósito y del trabajo dinámico directo a la meta esencial. 

Los hombres formados en esta escuela no podían contentarse con declaraciones meramente generales de la verdad por la que vivían, y que lo habrían abandonado hace tiempo si tan solo hubieran tenido una débil aprehensión de ella. 

En la vigorosidad del conflicto ellos, los Puritanos, no sólo habían aprendido a declarar el evangelio fuertemente, claramente, y precisamente;  pues ellos habían, por así decirlo, perdido el poder de expresar el evangelio de otra manera excepto con claridad, exactitud y fuerza. .. Así que, cuando esta compañía de pastores Puritanos se reunieron juntos [en referencia a Westminster] desde todas las parroquias de Inglaterra de donde se habían guardado para el evangelio, se les ordenó, "Escriban este Evangelio," no podían hacer otra cosa que escribirlo con esa rica integridad que habían alimentado sus propias almas y las almas de sus rebaños en los tiempos de conflicto y, a menudo, casi de desesperación, y con esa precisión, que sólo podía preservar su integridad y poder en presencia de los enemigos violentos e insidiosos a los que habían sido expuestos en su propia experiencia.

Es por esto que  los Estándares de Westminster son el producto de tales hombres, que trabajaron en tales circunstancias, encarnando el Evangelio de la gracia de Dios con un esmero, una pureza y una exactitud nunca lograda en otros lugares, y vienen a nosotros como, históricamente, la fijación definitiva en el lenguaje confesional de los principios y enseñanzas de la religión evangélica. Dieciséis siglos de lucha hacia la aprehensión pura del evangelio están detrás de ellos, culminando en esa definitiva proclamación de verdad evangélica que llamamos la Reforma."

Por BENJAMIN B. WARFIELD,  Profesor en el Seminario teológico de Princeton. Predicado el 8 de Noviembre de 1897

traducido por Caesar Arevalo.