Friday, August 14, 2015

LA PRECISION DE LOS TERMINOS TEOLOGICOS DE LA CONFESION



 

En una entrada en mi página de Facebook, puse un artículo acerca de los Puritanos conocidos y llamados como los "precisionistas." La razón era obvia, emplearon gran cuidado y extrema consideración a cada palabra empleada para sus tesis teológicas y confesiones. Su precisión teológica respondia a una necesidad doctrinal en respuesta al creciente sectarismo herético de su tiempo en Inglaterra. 

En este extracto del libro de Robert Shaw “Una exposición de la confesión de fe de Westminster” vamos a ver un ejemplo de esta precisión teológica, el cual explica el pensamiento de los teólogos Ingleses y Escoceses cuando escribieron las Confesiones de fe. Recordemos que las confesiones de Fe y el Catecismo fue escrito en Inglaterra en el siglo 17 para sistematizar la fe Reformada y en contra de las herejías de ese entonces. El autor magistralmente explica el porqué los “divinos” (término que se aplicaba a los teólogos de Westminster) usaron con precisión las palabras para describir las doctrinas teológicas.


Dr. Shaw (1795-1863) fue un teólogo y ministro Escocés presbiteriano.


Vamos a ver por ejemplo lo que los escritores de la confesión de Westminster intentaron decir cuando emplearon términos como “predestinación”, y “preordenado.” Y también porque los divinos no usaron el término “reprobado.”


Para todos los que somos reformados este artículo les ayudara a entender el pensamiento de los teólogos de Westminster. Para aquellos lectores evangélicos que simpatizan con la reforma pero que todavía están empezando o no conocen, este articulo les servirá como un estímulo a que continúen aprendiendo más acerca de la fe histórica reformada.   

Extracto:


Conectado cercanamente con esta excelencia de la Confesión de Fe es su extraordinaria precisión de pensamiento y lenguaje. Todo el entrenamiento mental de los teólogos eminentes de tal periodo llevó a este resultado. Ellos (los divinos) estuvieron habituados a expresar cada argumento en la forma silogística, y ajustar todo término con máximo cuidado y exactitud. Cualquiera que haya estudiado las proposiciones de la confesión debió haber declarado su posición extrema; pero con peculiar atención, el lector no puede dejar de percibir el  extraordinario cuidado los cuales estos divinos debieron haber otorgado a esta parte de su gran trabajo.

Esto se puede demostrar en un ejemplo. Seleccionemos un ejemplo del capítulo 3, “En el Decreto eterno de Dios,” secciones 3 y 4: “Por el decreto de Dios, para la manifestación de su gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados a la vida eterna, y otros son preordinados para la muerte eterna. “ 

Las expresiones las cuales deseamos traer la atención del lector son las palabras predestinar y preordenar. Un lector apresurado y superficial no puede percibir la diferencia entre estas dos palabras.

Pero si puede percibirlo, la pregunta es ¿Por qué los teólogos usan ambas palabras? Porque no hay ninguna instancia de una mera repetición tautológica en el lenguaje conciso de la confesión. Pero, además, debemos observar muy bien que la palabra “predestinado” es solo usada en conexión con la “vida eterna.”  Y la palabra “pre ordenado” con la “muerte eterna.” Y cuando la forma compuesta de la proposición es asumida, ambos términos son usados para representar cada uno de sus respectivos miembros en la afirmación general.   

¿Porqué es esto así?  Porque los divinos de Westminster no entendieron el significado de las palabras predestinación y preordinación como algo idénticas, y por lo tanto nunca usaron estas palabras como sinónimos. 

Por predestinación ellos querían dar a entender un decreto positivo determinado a conferir vida eterna; y esto ellos lo consideraron como la base de toda la doctrina de la gracia, que no proviene nada del hombre, pero teniendo como su origen el carácter y soberanía de Dios.

Por preordenacion , por otro lado, ellos quisieron dar a entender un decreto de orden, o arreglo, determinando para que el culpable debería ser condenado a la muerte eterna; y es esto que ellos consideraron como la base del procedimiento judicial, de acuerdo a lo que Dios “ordena a los hombres al deshonor e ira por sus pecados,” y teniendo respeto al carácter y conducta del hombre.

Debemos hacer una observación más profunda, que mientras, de acuerdo a estos puntos de vista, el término predestinación nunca puede con propiedad ser aplicado al perdido; sin embargo, el término preordenado puede ser aplicado al salvo, ya que ellos también están sujetos, en un sentido, al procedimiento judicial. 

En acuerdo a esto, no hay una instancia en la confesión de Fe en donde el término predestinación es aplicado al perdido, aunque hay muchos ejemplos en donde el termino preordenacion, o un término similar, es aplicado al salvo. Y que esto también se sepa que el término reprobado, el cual es tan malentendido y aplicado en un sentido ofensivo a la doctrina de la predestinación, no es ni siquiera usado ni una vez en la confesión de fe ni en el catecismo corto y largo.

Los escritores tardíos en esa doctrina han empleado la palabra reprobado, de la misma manera que los escritores antiguos lo han empleado, y han dado así a los oponentes de la doctrina una razón para malrepresentarlo; pero los divinos de Westminster de una forma cautelosa evitaron el uso de un término ofensivo, cuidadosamente seleccionando tales palabras como mejor encajaban sus significados, y en cada ejemplo los usaron con la más estricta y definitiva precisión. Muchos otros ejemplos pueden ser dado de la impresionante exactitud de pensamiento y lenguaje el cual forma una característica distinguida de la Confesión de Fe.”

Como vemos esto es solo un ejemplo de como la correcta interpretación de cada palabra de la confesión de fe, de acuerdo a lo que los teólogos de la Asamblea tenían en mente, nos ayuda a entender y a descubrir la exactitud de la doctrina teológica reformada contenida en los catecismos.

Caesar Arevalo




No comments: