Wednesday, May 20, 2015

LA LITURGIA EN LA IGLESIA PRIMITIVA





LA LITURGIA EN LA IGLESIA PRIMITIVA

Este extracto es de la enciclopedia de McClintock and Strong Ciclopedia. Aquí vemos un recuento breve de cómo era la liturgia en la iglesia Primitiva y los elementos que la componían. La evidencia es que la Salmodia fue el medio de alabanza y adoración entre los cristianos. Su lugar en la liturgia fue importante y central. No había instrumentos, el uso de la palabra “simpleza” nos indica que no era un ritual pomposo ni ruidoso, era todo lo contrario, y estaba centrado en la adoración propiamente y absoluta de Dios y Cristo.

El servicio de la Iglesia primitiva cristiana por lo general se iniciaba con la lectura de las Escrituras, y con el canto de los Salmos. Vemos esto en la acusación de Plinio el Joven en contra de los cristianos “ellos cantaban salmos a Cristo como si fuera Dios ("cuasi Deo").”  Ningún registro auténtico, sin embargo, existe del tipo de melodías cantadas en los Salmos por los antiguos cristianos, ni hemos de entender cual salmodia se realizaba en la apertura del servicio; más bien ellos ofrecían una introducción más agradable y sublime al servicio, a través del cual se intercalaban, probablemente, en gran medida muchos himnos de Salmos en el servicio cristiano moderno. El Salmo responsorial siempre fue estimado como una parte considerable de la devoción en la Iglesia Cristiana. El servicio de la Iglesia primitiva por lo general se abría con la salmodia; pero el autor de las Constituciones Apostólicas prescribe primero la lectura del Antiguo Testamento, y luego los Salmos. El servicio se realizaba generalmente en la postura de pie; y en cuanto a la manera de la pronunciación, se utilizaba a veces el canto llano, siendo una inflexión de la voz suave, no muy diferente de la lectura, como el canto de las catedrales; en otras ocasiones se utilizaron composiciones más artificiales, como himnos melodiosos. En cuanto a las personas interesadas en el canto, a veces una sola persona cantaba sola, pero la práctica más antigua y general de la Iglesia era que toda la iglesia en conjunto unía en un solo corazón y a una voz en la celebración de las alabanzas de Dios.

Después de un tiempo se introdujo la salmodia alternativa, cuando la congregación, dividiéndose en dos partes, repite los salmos por cursos, verso por verso, una en respuesta a otra, y no, como se hacía antes, todos juntos. El modo de cantar al unisonó se llama sinfonía, mientras que el modo alternativo se denomina antífona, y en el Occidente el canto por respónsales. Esta última forma de realización de la salmodia se originó en la Iglesia de Oriente, y se atribuye a obispo Ignacio de Antioquía, que floreció en la primera parte del siglo segundo. Luego pasó a la Iglesia occidental en la época de San Ambrosio, obispo de Milán. 



LA INTRODUCCION DE COMPOSICIONCES HUMANAS PARA DELEITAR AL OIDO

Fue siglos después (siglo IV en adelante) que la introducción de himnos de manufactura humana en la iglesia fue agregada a la liturgia de la Iglesia, y esto fue por la intervención de los papas. Sin embargo, su introducción fue rechazada por los cristianos y otros líderes de la Iglesia. Pues ellos sabían que eran himnos de composición humana, con melodías paganas agradables al oído, y así fue que paulatinamene los canticos e himnos de manufactura humana reemplazo al canto inspirados de la Salmodia:

Hubo gran oposición considerablemente, es cierto, cuando se manifestó la introducción de tales composiciones simples humanas en el culto divino, pero la pureza de sus sentimientos inobjetablemente llevó a su adopción por parte de muchas iglesias. La protesta, sin embargo, comenzó a ser levantada diciendo que la música de la Iglesia se había desviado de su antigua simplicidad. La objeción especialmente fue que la música secular, o una imitación de los sonidos ligeros del teatro, se introdujeron en las devociones de la Iglesia. También se objetó que más interés se daba a la dulzura de la composición que al sentido y significado teológico de la letra; complaciendo así al oído, sin elevar los afectos del alma. Así, el abad de la Iglesia en Egipto, Pambo, en el siglo cuarto, arremetió con toda su fuerza contra la introducción de melodías paganas en la salmodia de la Iglesia.

Contrario a todo el teatro y entretenimiento evangélico pentecostal de canciones y “adoración,” los cristianos primitivos y mas entrados en siglos posteriores adoraron a Dios en espíritu y verdad con los Salmos. No había “danzas” de supuestos “mesiánicos”, ni  tocada de “cuernos de chivo” ni practica extravagantes que solo se ve en las sectas evangélicas.

Por Caesar Arevalo

- Psalmody, Christian, de McClintock and Strong Biblical Cyclopedia., The Cyclopedia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical Literature  por John McClintock and James Strong.

No comments: