LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Thursday, May 14, 2015

¿CREIA CALVINO EN UNA EXPIACION “UNIVERSAL”?




¿CREIA CALVINO EN UNA EXPIACION “UNIVERSAL”?

¿Acaso me complazco yo en la muerte del impío —declara el Señor Dios— y no en que se aparte de sus caminos y viva? [Ezequiel 18:23]

INTRODUCCION
Existe la idea en los medios ciberneticos de que Calvino enseñaba y creía en la "expiación universal." Todos estos que afirman semejante idea, desconocen en realidad el contexto histórico de la Reforma del tiempo de Calvino y del contexto de cada uno de sus escritos. No son académicos, historiadores y mas bien son ignorantes en cuanto a lo que Calvino realmente quiso decir. 

Sin embargo, historiadores y teólogos Reformados como Richard Mueller, R Scott Clark, Carl Trueman, Roger Nicole y Paul Helm, todos estos verdaderos académicos e historiadores de teologia Reformada y escolastica, han demostrado que los que alegan que Calvino esposaba tal teoria, han fracasado en entender realmente a Calvino. Mi escrito es basado en el escrito de Dr. Paul Helm, R Scott Clark y Richard Muller.

En su penetrante artículo, “A Tale of Two Wills?, (“¿Un cuento de dos voluntades?”  el respetado historiador y teólogo Reformado Richard Muller demuestra que Moises Amyraut (1596-1664) teólogo Francés y  metafísico, enseñó el texto de Ezequiel 18:23 poniendo de relieve “dos voluntades en Dios;” la primera voluntad dice que Dios desea la salvación universal de todos los hombres en base a un pacto de obediencia; y ya que el propósito de salvar habría sido frustrado si Dios no habría tampoco deseado absolutamente el salvar a los electos, una segunda voluntad, el decreto eficaz para salvar un numero de electos, fue hecho.

Amyraut creía que él había encontrado un aliado en el mismo Calvino, según su entendimiento de las palabras mismas de Calvino sobre este texto. Sin embargo de acuerdo a Muller, este texto es uno de los más importantes y pocos en donde Calvino discute la universalidad de la oferta del evangelio explícitamente a la luz del decreto eterno.

Muller argumenta que el punto de vista de Calvino sobre este texto es:

“las palabras del profeta de la promesa universal no se refiere al eterno consejo de Dios, ni ponen una promesa universal del evangelio en contra del consejo eterno  como una voluntad diferente. Mas bien, Dios siempre desea la misma cosa, presumiblemente, la salvación de los electos, no obstante in diferentes formas, a saber, en su eterno consejo y a través de la predicación del evangelio [Muller, “A Tale of Two Wills?,” 218.]

Muller cita las palabras de Calvino:

“Si alguien nuevamente argumenta en contra que en esta manera Dios actúa en dos formas, la respuesta esta lista: que Dios siempre desea la misma cosa, aunque en diferentes formas, y en una forma inescrutable para nosotros.” [citando Calvino on Ezekiel 18:23, in John Calvin, Commentaries on Ezekiel, 2:247.]

Calvino argumenta que existe solo un decreto divino pero varios medios de hacer que  sucedan. Algunos de estos medios envuelve las acciones de aquellos quienes desechan la voluntad de Dios, tales como aquellos quienes crucificaron al Señor Jesucristo, mientras otros medios envuelve el cumplir la revelada voluntad de Dios, sus mandamientos. Así que, no hay dos voluntades separadas, pero solo una voluntad. La distinción es entre la voluntad secreta y la voluntad revelada, la voluntad revelada siendo subordinada a la voluntad secreta, y no entre una consecuente y antecedente voluntad divina. [citando Ezekiel 18:5–9.]

La pregunta es ¿porque según el punto de vista de Calvino, Dios escogió traer su gracia a pecadores por medios de un mensaje que cualquiera quien se arrepienta de su pecado será recibido, o decir que Cristo murió por el mundo?   [El “ofrece salvación a todos…todos son igualmente llamados al arrepentimiento y fe; el mismo mediador es puesto para todos para reconciliarlos al Padre” (Calvino, “La Secreta Providencia”, 103).]

En parte, Calvino dice, para que el creyente pueda ser humillado y el impío pueda estar sin excusa. Y en parte, por supuesto porque es verdad. Quien desea puede venir, Dios da la bienvenida el regreso de cualquier pecador penitente. Aquí Calvino enfatiza que las invitaciones del evangelio, y el llamado a todos a que se arrepientan, son sinceros. Estos medios no son engañosos, o hipócritas. Pero más que esto, nuestras condiciones epistemológicas, o de conocimiento requiere de tales invitaciones para enfatizar la gracia del evangelio.

Teniendo esto en mente, veamos lo que Calvino enseñaba en cuanto a la expiación:

La salvación de los elegidos: Según Calvino, todos y sólo los elegidos tienen sus pecados perdonados.

La adopción se puso en manos de Abraham. Sin embargo, debido a que muchos de sus descendientes fueron separados como miembros podridos, debemos, con el fin de que la elección pueda ser eficaz y verdaderamente perdurable, ascender a la Cabeza, en quien el Padre Celestial ha reunido a sus elegidos, y les ha unido a sí mismo por un enlace indisoluble [Inst. III.xxi.7.]

Una vez más,

De donde surge que el mundo entero no pertenece a su Creador excepto a los que rescató por gracia de la maldición de Dios y de la ira y de la muerte, eterna a un número limitado que de otra manera perecerán. Pero el mundo mismo se deja a su propia destrucción, a la que ha sido destinado. Mientras tanto, aunque Cristo se interpone a sí mismo como mediador, él reclama para sí mismo, en común con el Padre, el derecho a elegir. "No estoy hablando”, dice, “de todos;” “Yo sé a quién he escogido "(Juan 13: 18). Si alguien pregunta de dónde los ha elegido, él responde en otro pasaje: "De el mundo" (Juan 15:19), que los excluye de sus oraciones cuando elogia a sus discípulos al Padre (Juan 17: 9). Esto es lo que debemos creer: cuando declara que él sabe a quién él ha elegido, el denota en el género humano a una especie en particular, distinguidos no por la calidad de sus virtudes sino por decreto celestial” [Inst. III.xxii.7.]

Y finalmente,

A través de Isaías que todavía muestra más abiertamente la forma en que dirige las promesas de salvación específicamente a los elegidos, porque él proclama que sólo ellos, no a toda la raza humana, sin distinción, han de convertirse en sus discípulos (Isaías 8:16.). Por lo tanto, es evidente que la doctrina de la salvación, que se dice que se reservará exclusivamente y de forma individual para los hijos de la Iglesia, se envilece cuando se presenta falsamente como efectivamente otorgada a todos.[Inst. III.xxii.10.]

Dios el Padre ha reunido a los elegidos indisolublemente juntos en Cristo. La salvación es eficaz sólo para los elegidos. Según Calvino, a continuación, los elegidos son salvos por medio de Cristo, todos los elegidos, y sólo los elegidos.

Por lo tanto se podría decir que ya que, para Calvino, todos aquellos por quienes Cristo murió so salvos, y no todos los hombres son salvos, ello sigue por lógica que Cristo no murió por todos los hombres. Es decir, un argumento como J. I. Packer proporciona podría ser formulada en nombre de Calvino:

Si vamos a afirmar sustitución penal para todos sin excepción debemos también inferir la salvación universal, o bien, para evadir esta inferencia, negar la eficacia salvadora de la sustitución para cualquier persona; y si vamos a afirmar sustitución penal como un efectivo acto salvador de Dios debemos ya sea inferir salvación universal o bien, para evadir esta inferencia, restringir el alcance de la sustitución, haciéndole una substitución para algunos, y no para todos. [J. I. Packer ‘What did the Cross Achieve?’ Tyndale Bulletin, 1974, p. 37.]

Calvino, al no ser un universalista, podría decirse que está comprometido con la expiación definitiva, a pesar de que no se compromete a la expiación definida. Y, se podría añadir, hay una buena razón para esto. No hubo en el tiempo de Calvino ocasión para entrar en una discusión profunda sobre este asunto, pues antes de la controversia Arminiana la extensión de la expiación no había sido debatido expresamente dentro de las iglesias Reformadas.
Sin embargo, aunque parezca plausible tal línea de argumento, es posible demostrar que Calvino no dejó a que otros saquen tales conclusiones.



Calvino deja muy claro que su muerte expiaría el pecado de los elegidos que le fue dado por el Padre:

Para esta pretendida dificultad de Pighius [apologista Católico] , por lo tanto, yo respondo brevemente que Cristo estaba así ordenado ser el Salvador de todo el mundo, para que pudiera salvar a los que se les dio a Él por el Padre de todo el mundo, para que él sea la vida eterna de ellos de los cuales Él es la Cabeza; para que pudiera recibir en una participación de todas las 'bendiciones en Él' a todos los que Dios adoptó a sí mismo por su buena voluntad inmerecida para ser sus herederos. . . De ahí que leemos en todas partes que Cristo difunde vida a nadie más que a los miembros de su propio cuerpo. Y el que no confiese que es un regalo especial y una misericordia especial el ser implantado en el cuerpo de Cristo, nunca ha leído con atención espiritual las Epístola de Pablo a los Efesios. De aquí se deduce también un tercer hecho importante, que la virtud y los beneficios de Cristo se extienden a, y pertenecen a ninguno otro grupo, pero los hijos de Dios. [A Treatise on the Eternal Predestination of God (trans. H. Cole), in Calvin’s Calvinism (1927) p. 94. (Hereafter referred to as Eternal Predestination).]


Termino con un extracto de la respuesta que el Dr. R. Scott Clark (Seminario Westminster en California) dio en el blog de “puritanboard,” a un usuario que argumenta que Calvino enseñó la expiación universal.”

Una importante pregunta metodológica es si toda esta cuestión: ¿Era Calvino una Amyraldiano? es inherentemente anhistórico y anacrónico. Es como preguntar si Newton fue un físico proto-cuántico (aunque parece que Leibniz pudo haber sido ...). Calvino no estuvo tan claro acerca de la extensión de la expiación como lo estuvieron los teólogos de la Reforma tardía, porque simplemente no estaba enfrentando los mismos problemas.

Una lista de discusiones en blogs no es un lugar para solucionar este tipo de cosas. Esa es la razón por la cual hay libros.

Los Amyraldianos y primeros Arminianos al menos siempre reclamaron (incluyendo el mismo Amyrauto) que ellos eran los "verdaderos" seguidores de Calvino…. Por supuesto, los teólogos de la doctrina ortodoxa, teólogos confesionales negaron [la afirmación de los Amyraldianos y de los Arminianos) y afirmaron que ellos mismos eran los verdaderos seguidores de Calvino.

Creo que los ortodoxos tienen la mejor para su parte de la discusión y virtualmente la totalidad de los académicos modernos están de acuerdo; pero otra premisa falsa en todo el debate es que si se puede determinar que Calvino ha dicho “X”, entonces esa “X” es la idea reformada normativa.

Esta premisa ha sido impuesta sobre nosotros por la industria de los estudios barthianos acerca de Calvino que quieren hacer de Calvino un proto-barthiano! Es algo como el pentecostalismo: “confiésalo y reclamalo.”

La Reforma no funcionó de esa manera. Ellos respetaron a Calvino pero él no funcionó para nosotros exactamente de la misma manera que Lutero funcionó para los Luteranos.

Nuestras confesiones son, si se me permite decirlo, un poco más eclesial y menos orientado en torno a una persona. Confesamos lo que hacemos en base a lo que entendemos que las Escrituras enseñan.

Al final del día, esto es realmente una cuestión dogmática / sistemática. Uno de los problemas en todo el debate de “Calvin v los calvinistas,”  es que la gente ha estado utilizando a Calvino para justificar o promulgar sus puntos de vista dogmáticos. Esto conduce inevitablemente a la mala historia.

Es posible que Calvino dijo cosas que apoyarían el punto de vista Amyraldiano. La pregunta sería entonces sobre el contexto y la intención. ¿Cuál era el contexto de Calvino? ¿Por qué dijo lo que dijo? Estas preguntas no son bien manejados por la multitud de los  “Calvino v los calvinistas.”


Por ejemplo, ellos se aferran a su definición de la fe en los Institutos y escriben como si Calvino no dijo nada más como si él nunca reconoció que los cristianos dudan. Ellos hacen el mismo error metodológico como las Barthianos. Sólo leen los Institutos y descuidan los comentarios y sobre todo los sermones y los demás tratados. Mucho de lo que los Barthianos han afirmado sobre Calvino ha sido demostrado que es una tontería patente, es difícil imaginar que los del grupo de “Calvino v los Calvnistas” tienen todavía oxígeno.

Tome por ejemplo la hipótesis de que Beza ha dañado al Calvinismo. ¿Hay alguna prueba de tensión entre Calvino y Beza? No. Beza fue embajador de Calvino en algunos de los más importantes coloquios, etc,  desde 1957 -63, incluso antes de que Beza llegue a Ginebra. Beza defendía a Calvino contra Bolsec ya a mediados de los años cincuenta. Beza fue el consejero más grande de Calvino. Reemplazó a Calvino como el presidente de la compañía de los pastores en Ginebra hasta 1580.

¿Hay alguna evidencia de que Calvino rechazó formulaciones de Beza? No. La llamada "Tabula Praedestinationis - en realidad es la Summa tota Christianismi" - se publicó en 1555, y Calvino no era tímido por criticar a los que él creía que habían cometido un error serio, sólo pregunte a Bolsec! En mi opinión, era perfectamente consistente (y muy pastoral, se puede leer en mi sitio web) con la enseñanza de Calvino. No hay evidencia de que Calvino no estaba de acuerdo con Beza.

La primera cosa que hago en el curso de Reforma escolástica es citar el punto de vista anterior de Beza ("frío", "seco", "escolástica", "racionalista", "comenzó con un a priori supralapsariano" etc, etc.), y luego les pido que lean a Beza por sí mismos. Bueno, eso es el final de la discusión. Tan pronto como se pone los ojos en el mismo viejo compañero, Beza, es claro como el día que Beza no es nada como se le ha retratado. El mismo punto de vista surge al leer su pequeña confesión de fe o de su pequeño Catecismo (Q / A). Lo que encuentran es una teología pastoral centrada en Cristo (ver la magistral obra de Muller, “Cristo y el Decreto” de 1988) que no se ocupa de los atributos de Dios, hasta que llega a la cristología!
 
Ellos encuentran a un pastor que está profundamente preocupado por el bienestar espiritual de sus lectores. Él aboga por la clara predicación de la predestinación a causa de los beneficios espirituales de la congregación, pero él siempre trató la predestinación a posteriori – es decir,  no preguntamos "¿Soy yo elegido?",  sino mas bien "¿creo yo?" porque los creyentes son elegidos. Siguió la distinción de Calvino “ley / evangelio,” su cristología, su visión de la Cena, su eclesiología etc.
¿Un racionalismo a priori? No por Beza. El fue y sigue siendo un gran erudito humanista que no comenzó la publicación de la teología hasta a mediados del 50 (cuando estaba en sus primeros 30 años). Era muy hábil para la lectura de textos en su contexto y su interpretación de acuerdo con su intención. Su teología era inductiva. Sólo la Escritura podría haber impulsado a  un humanista como Beza a las doctrinas de la predestinación y la expiación limitada. Por lo tanto, el deriva su doctrina de la predestinación desde la Escritura. Recuerde, él dio una conferencia en el Griego NT durante 10 años antes de que él haya llegado a Ginebra. Este es un tipo que había leído su Biblia - contrariamente a la imagen popular…Lástima que la gente no han tomado el tiempo para leer realmente.

Si la escuela de “Calvino vs. Los calvinistas” están tan profundamente equivocados en Beza, y están a mi juicio, también son igualmente poco fiables sobre el resto de los calvinistas ortodoxos y sobre las relaciones entre “Calvino y el calvinismo."


Por Caesar Arevalo 


Post a Comment