Saturday, April 25, 2015

¿PARA QUIEN ES LA PACIENCIA DEL SEÑOR? 2 Pedro 3:9








Clark dice lo siguiente:

"Los Arminianos han usado este verso (2 Pedro 3:9) en defensa de su teoria de la redención universal. Ellos creen que Dios desea salvar a cada ser humano sin excepción y que algo más allá de su control pasó para derrotar su decreto eterno. La doctrina de Redención universal no solo es refutada por las Escrituras, pero, el pasaje en cuestión no tiene sentido en la idea Arminiana.
Pedro nos esta diciendo que la venida de Cristo espera el arrepentimiento de cierto tipo de personas (los electos). Ahora si la venida de Cristo hubiera esperado el arrepentimiento de cada ser humano entonces Cristo no vendria. Esta interpretación no es algo nueva.


- Gordon H. Clark, I " II Peter. Presbyterian and Reformed Publishing Co., 1980, 71. -



El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan. (2 Pedro 3:9)


En el original Griego, este texto tiene dos clausulas, una independiente, y una dependiente. La clausula independiente empieza con el negativo “ou” el cual afecta la promesa de la venida del Señor y que sirve como la entrada a la explicación que sigue en la próxima clausula. El versículo dice así en el original:  “No tarda, el Señor su promesa..”  el uso del negativo al principio es para enfatizar que la promesa de la venida del Señor, “no se tarda,”  ¿Por qué Pedro empieza de esta manera?  Pues  porque “algunos lo estiman como tardanza” es decir Pedro esta contestando a aquellos, burlones y tal vez  algunos Cristianos dentro de la comunidad cristiana, que decían que Jesús está tardando su venida y así, no está cumpliendo su promesa. Es en la segunda clausula, en donde Pedro da la razón de la tardanza de la venida del Señor,  él hace la introducción con la conjunción “ἀλλὰ” que se traduce “pero” o “en vez”, la cual se usa como contraste y le permite explicar diciendo “Es paciente hacia ustedes,”  la pregunta es ¿a quienes está dirigida la paciencia de nuestro Señor? La respuesta no es difícil de encontrarla, pues una vez que determinemos exactamente  quienes son los objetos de la paciencia del Señor, sabremos entonces quienes son los que el Señor quiere que procedan al arrepentimiento. La respuesta esta en el versículo 1:  “Queridos hermanos, ésta es ya la segunda carta que les escribo,” Pedro no está escribiendo a todos los habitantes del Ponto, sino mas bien a la Iglesia, a “a los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo han recibido una fe tan preciosa como la nuestra.” (1:2).   

Son los creyentes, los elegidos en Cristo a los que la paciencia de Dios está dirigida. ¿Cuál es el propósito de la paciencia de Dios hacia los cristianos?  “que Dios está resuelto que nadie [de los elegidos] perezca, sino que todos [los elegidos] se arrepientan.”


Además, sabemos que el hombre natural, que está “muerto en delitos y pecados” y que por naturaleza hace la “voluntad de la carne y de Satanás” no puede arrepentirse de su propia voluntad, pues el arrepentimiento es un don de Dios (Hechos 5:31).


Veamos lo que dicen los líderes de la reforma, Presbiterianismo y Puritanismo.


El gran teólogo Francis Turretín (1623-1787) dice:


"La voluntad de Dios que se habla aquí 'no debe extenderse más allá de los elegidos y los creyentes, por quienes Dios los guarda hasta la consumación de los siglos, hasta que se complete su número.' Esto es evidente en el pronombre “nosotros,”  que precede , con suficiente claridad esto designa a los elegidos y los creyentes, como en otros lugares más de una vez, y para explicar eso añade, “no queriendo que ninguno,” es decir, nosotros, “se pierda.”


El gran teólogo Ingles Puritano John Owen (1616-1683) dijo:

“... Ahora, en verdad, para argumentar que Dios no quiere que nadie perezca, sino que todos ellos procedan al arrepentimiento, por lo tanto él tiene la misma voluntad  hacia todos y cada uno en el mundo (incluso para aquellos a los que él nunca ha dado a conocer su voluntad, ni los llama al arrepentimiento, si es que ni una sola vez oyeron hablar del camino de salvación), no están tan lejos de la locura extrema... No voy a necesitar añadir cualquier cosa relativa a las contradicciones y dificultades inextricables con lo que la interpretación contraria acompaña .... El texto es claro, que es solamente todos los escogidos que él no los haría perecer. "


Notable pastor Bautista John Gill (1697-1771):

"No es cierto que Dios no quiere ningún individuo de la especie humana se pierda, ya que él ha hecho y destinó al impío para el día malo, incluso a los hombres impíos, que son ordenados, tanto para esta condenación, como son “vasos de ira preparados para destrucción;” sí, hay algunos a quienes Dios les envía fuertes engaños, para que crean la mentira, para que todos ellos puedan ser condenados .... Tampoco es su voluntad que todos los hombres, en este sentido amplio, procedan al arrepentimiento, ya que El les retiene a muchos de ellos de los medios y la gracia para el arrepentimiento. "


La Biblia de Estudio de Ginebra dice:

"La razón porque los últimos días no vienen antes, es porque Dios pacientemente espera hasta que todos los electos sean traídos al arrepentimiento, que nadie perezca de ellos. "


COMENTARIO BIBLICO DE MATTHEW POOLE

"Pero su paciencia es para nosotros los creyentes, los electos.  Son los ordenados para vida eterna, a quienes el eligió desde antes de la fundación del mundo. El los traerá y para eso, el  tardara el día del juicio."


John Calvino (1509-1564) y su comentario sobre este texto:


El gran teólogo Francés y líder indiscutible de la Reforma en Ginebra y en otros países, tuvo un acercamiento diferente referente a este texto. Aunque no niega, más bien afirma que los reprobados están condenados a la perdición eterna, el comenta que este pasaje habla del “amor de Dios hacia la humanidad  de su deseo que sean salvos.” Y agrega que Dios “Esta dispuesto de recibir a todos al arrepentimiento,” esta frase invita a creer que el Ginebrino esta argumentando por una redención universal. Y más adelante él añade, “todo el que este deseoso de salvación, debe saber entrar de esta manera” es decir arrepentimiento. Aparentemente vemos otra vez que el Ginebrino está poniendo en el hombre la decisión de arrepentirse por su propia voluntad. Pero esto no es lo que el Ginebrino realmente cree, pues mas adelante dice que los réprobos están condenados, implicando que no pueden salvarse. La pregunta es ¿Cómo reconcilia el Ginebrino esta aparente contradicción?  


Calvino sabiendo que muchas objeciones se levantarían a raíz de su comentario, el gran Reformador se adelanta a la pregunta de “si Dios desea que nadie perezca, ¿porque es que muchos perecen?” La respuesta de Calvino no es nada impresionante, ni menos convencedora, más bien atribuye esta aparente contradicción teológica a lo que él llama el “propósito escondido de Dios.” El dice, 


“ Esta es mi respuesta, que no existe ninguna mención aquí del propósito escondido de Dios, en lo que respecta al porque los reprobados son destinados a su propia ruina, excepto sabemos solo de su voluntad conocida en el evangelio. Porque Dios allí alarga su mano sin diferencia para todos, pero agarra solo a aquellos, que los guiará hacia él mismo, quienes él ha escogido desde antes de la fundación del mundo."


Calvino piensa que está en un dilema, y trata de reconciliar ambas verdades teológicas, pero no encuentra una respuesta viable, por eso atribuye esa aparente contradicción al “propósito escondido de Dios.” y ¿Cuál es ese “propósito escondido de Dios”? que los réprobos aunque escuchen el evangelio y el llamado al arrepentimiento no podrán ser salvos, pues están destinados a la perdición. Al final, aun cuando Calvino lo entiende de un deseo universal a la salvación, los que se salvan son solo los elegidos en Cristo.


Vemos entonces que exegéticamente, el texto no habla de una salvación universal, sino más bien de la redención de los elegidos de Dios desde antes de la fundación del mundo. La interpretación Arminiana y la Amyraldianista de una “redención universal,” es refutada por el mismo contexto. 

Por Caesar Arevalo

No comments: