Wednesday, April 29, 2015

JESUCRISTO, EN SU CARACTER MEDIATORIAL, ES EL GOBERNADOR MORAL DE LAS NACIONES.





Las condiciones sociales que están sacudiendo algunas ciudades de los Estados Unidos, es básicamente de su rechazo  a la ley de Dios y el gobierno mediador de Jesucristo. Al fin y al cabo, la Biblia nos enseña que estas cosas sucederán y seguirán de  mal en peor. Pero la histórica de la redención, no termina allí, también nos dice que el fin de la historia esta a lado de nosotros, la iglesia de Cristo. Y la razón es porque Cristo reina, y todas las naciones están en la obligación de reconocerlo y darle honor, el rechazar a Cristo, como mediador, los gobernantes están en un estado de rebelión y la maldición de Dios sobre sus naciones. A continuación comparto en resumen el capítulo 1 (Jesús es el gobernador moral de las naciones)de la obra del ministro presbiteriano reformado J. M. Wilson “EL MAGISTRADO BIBLICO o el dominio de Cristo sobre las naciones con exanimación de las instituciones civiles de los Estados Unido.” Recomendado para modernos "reformados," simpatizantes del presbiterianismo, evangelicos, bautistas, etc.

I.      Su autoridad se declara expresamente ser ilimitada.-Dice a sus discípulos, en Mat. 28:18, "Todo el poder (exousia, autoridad) me ha sido dada en el cielo y en la tierra:" y en Juan 17: 2, "Como tú les has dado al Potestad (exousian,) sobre toda carne. " Hablando por su apóstol inspirado, el Redentor dice Efe. 1:22, "Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia." Y de nuevo, Filip. 2: 9,11, "Dios lo exaltó hasta lo sumo, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor." Y, 1 Cor. 15:27, "Porque El ha puesto todas las cosas bajo sus pies."

Estos textos hablan de su autoridad mediadora, porque se refieren a un poder que se le ha dado. No se puede decir de él, que recibe la autoridad en su carácter esencial como Dios; pues como Dios, El posee un derecho no derivado y eterno para gobernar todas las cosas. También se afirma que esta autoridad mediadora es absolutamente sin límites: que toda la creación en toda su extensión y magnificencia se somete a Jesucristo como Mediador.
II.    Títulos,  dominio sobre las naciones, como tales, las naciones pertenecen a él.-El es "El príncipe de los reyes de la tierra," Apocalipsis 1: 5. Él es "Rey de reyes y Señor de señores," Apocalipsis 17:14, 19:16. Los gobernantes de los reinos y repúblicas de este mundo, son, en estos textos, designados por sus títulos distintivos. Estos títulos importan dignidad oficial y el poder. En ese carácter se dice de ellos, que son "señores" y "reyes" magistrados civiles, son los súbditos del gobierno principesco, y señorío soberano, y la autoridad real del Mesías. ¿Podría algo ser más explícito? Las palabras no pueden transmitir más expresamente el hecho de que Cristo Jesús reina sobre los reyes y los magistrados en su carácter oficial. O, lo que es lo mismo que las naciones en sus operaciones nacionales, realizadas a través de la instrumentalidad de funcionarios legislativos y ejecutivos, están obligadas a conformarse a la voluntad de Cristo. Por otra parte, estos títulos pertenecen a Cristo tal  como él es, el Mesías. Es él el príncipe de los reyes de la tierra, es en el mismo carácter en el cual él es "el testigo fiel," y "El primogénito de los muertos," (Apocalipsis 1: 5). Se trata de "El Cordero", es decir, "Rey de reyes y Señor de señores," (Apocalipsis 17:14). Este nombre está "escrito en su vestidura y sobre su muslo," (Apocalipsis 19:16). Él ha comprado para sí mismo, trayendo justicia eterna para su pueblo, y está en nuestra naturaleza que Dios le exaltó. Sus títulos están inscritos en su humanidad.
III.   Se requieren gobernantes civiles para rendirle fidelidad y servicio.-El segundo Salmo contiene una llamada más distinta y puntiaguda, se dirigió a los gobernantes civiles, para reconocer a Jesucristo en su oficio real. "Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra."  “ besad al Hijo” (Sal. 2: 10,12). No se nos deja en duda de si este salmo habla de Cristo: a menudo se le aplica en el Nuevo Testamento. Los versos citados se dirigen a los magistrados por sus títulos oficiales. Se les ordena a "besar al Hijo;" para expresar su respeto por él; y jurar lealtad a él. A veces, por anuncios proféticos que serán el caso cuando las naciones sean traídas, por la influencia de la verdad divina y por la efusión del espíritu, a que reconozcan el gobierno de Dios. Como Salmos 72: 10,11: "Los reyes de Tarsis y de las islas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones. Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán:"  En Isaías 49 : 7: "Verán reyes, y se levantarán, príncipes también adorarán, porque del Señor que es fiel, el Santo de Israel, y él te escogerá." También muchas veces insinuaciones similares de deber nacional se producen en forma de amenazas denunciadas contra las naciones que se niegan a reconocerlo como el Sal. 72: 9, "sus enemigos lamerán el polvo", e Isaías 60:12, "La nación o el reino que no te sirviere perecerá. Sí, esas naciones será asoladas"
IV.   La Biblia contiene leyes dirigidas a las naciones y gobernantes para su dirección en asuntos civiles.-La Biblia es la palabra de Cristo, el Espíritu con que se inspiraron los profetas del Antiguo Testamento fue  "el Espíritu de Cristo," (1 Ped. 1:11). Y, desde el prólogo de la ley moral, "Yo soy el Señor tu Dios" (Ex. 20: 2), afirmamos que esta ley vino a Israel, y viene a nosotros, sale de la boca de Cristo, y por tanto se proclamó de nuevo a la humanidad, por su autoridad. La Asamblea de Westminster han parafraseado así el prefacio de la ley moral, en los siguientes términos; "Porque Dios es el Señor, y nuestro Dios y el Redentor, por lo tanto, estamos obligados a guardar todos sus mandamientos." La ley de los Diez Mandamientos es vinculante con toda seguridad a las naciones.
V.     Jesucristo es, en su carácter de mediador, el juez de toda la humanidad, en todas relaciones.-Dios el Padre "ha dado el juicio al Hijo," (Juan 5:23), y versículo 27 dice que, en esta transacción, El es visto como mediador; "Y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del hombre." No sólo el juicio final está comprometido con él, pero él va adelante, incluso ahora, como juez entre las naciones, observa sus obras, los visita por sus pecados, y premia su obediencia. El apóstol Juan lo vio como "el león de la tribu de Judá, la raíz de David", que recibe el libro sellado de los propósitos divinos en relación con la iglesia y las naciones hasta el fin del mundo. Él abrió el libro, y cabalgó como rey de los santos y de las naciones, y como Señor del reino de la Providencia, para dar eficacia a su evangelio, y para ejecutar juicio sobre todos sistemas hostiles, idólatras y tiránicos, civiles y eclesiásticos. En este personaje ejecuta las sentencias de los sellos, las trompetas y las copas de Apocalipsis, y trae ese tiempo feliz, cuando los "reinos de este mundo se convertirán en los reinos de nuestro Señor y de su Cristo ". Y en el último día, Dios, por medio de él, "juzgará al mundo."
VI.    Si el dominio mediador del Mesías no se extiende a las cosas civiles, entonces, la gran mayoría de los cristianos de todos los países y de todas las épocas, han sido culpables de darle a él un servicio idolatra.-El hecho de que la gran mayoría de los discípulos de Cristo han admitido en todas las edades esta doctrina, no puede ser negado. Hay que reconocer que naciones cristianizadas y reformadas han reconocido siempre abierta y públicamente la autoridad de Cristo y la ley: muchos de ellos por solemnes pactos públicos. Ahora, recordemos, el Salvador de los pecadores no es un mero candidato a un cargo político. Él no puede tener derechos que se le confieren por los hombres. Si él no tiene derecho por el don del Padre para gobernar una nación, no puede recibir tal derecho por acto de la nación. El tratar de conferirle a él, sería insultar la majestad e incurrir en la ira de los cielos. ¿Acaso puede creerse que los piadosos que han, en tiempos de la reforma cuando la luz de la verdad brilló con más brillantes, comprometido sus intereses nacionales al mantenimiento de Cristo; y han juramentado por un pacto a tener a Cristo como su Señor, y se comprometieron a él, en todo esto, estaban actuando en parte como idólatras? Claro que no puede ser. No eran, de hecho, infalibles, pero no se puede decir que se quedaron de este modo para deshonrar a Jesucristo, eso es imposible. ¡No! en todo esto, ellos lo honraron. Ellos obedecieron su mandato y la del Padre, y la influencia de su auto-dedicación en todas las cosas para el servicio divino, todavía se ve y se sentía en medio de mucha decadencia y corrupción. Y en esas tierras donde, en el momento de la reforma, esta verdad fue más conocido y aplicado correctamente, no ha habido el menor declinación.

Sí, Jesús reina, el ha recibido un reino glorioso. Los ángeles en los cielos, los hombres de la tierra, y los demonios en el infierno, están sujetos a Él. Las aves del aire, pescados del mar, el sol, la luna, y las estrellas, vientos y lluvias, todas las criaturas son siervos de Él. Porque él se “ha humillado” así mismo, Dios lo ha exaltado. “Bendiga al Señor , todo su pueblo.”


Por Caesar Arevalo

FUENTE: Por. James M Wilson, ministro Presbiteriano Reformado (1842) publicado por la sociedad Misionera de la Iglesia Presbiteriana Reformada.

1 comment:

BETTO DIEZ said...

Amen hermano