Wednesday, April 22, 2015

LA DECEPCION DEL LLAMADO “DECISIONAL”




LA DECEPCION DEL EVANGELICALISMO: EL FRACASO DEL LLAMADO “DECISIONAL”  

En el libro “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida: El Mito del mensaje moderno,” escrito por Ray Comfort (Living Waters Publication, 2010), el autor acertadamente dice lo siguiente referente al moderno método evangélico de “aceptar a Cristo,” 

 “muchos modernos "llamados" evangelísticos dicen, “pon tu fe en Jesucristo, el te dará paz, gozo, amor, satisfacción y felicidad eterna..’ en otras palabras, Jesús mejorara tu viaje, el pecador entonces responde y en una forma experimental acepta a Jesús para ver si lo que se dice es verdad. Y ¿Qué es lo que consigue? La prometida persecución, tribulación, y tentación. El encuentra muy dificultoso el vivir una vida santa. No solo eso, pero encuentra que mucha gente se burla de su fe. ¿Qué es lo que hace entonces? Se siente ofendido a causa de la fe, está desilusionado y algo enojado, y realmente con justicia. Pues el ha sido prometido que recibirá amor, gozo, paz, satisfacción, y una felicidad eterna, y todo lo que recibe son pruebas y humillaciones. Su enojo es dirigido a aquellos que le dieron según las “buenas nuevas”, pues él piensa que el “probó” a Jesús y no trabajó bien. Su fin entonces es peor que su comienzo, él ahora es llamado un “apostata.” 

RESULTADOS TRAGICOS

Comfort, mas adelante hace una lista de eventos evangelisteros en donde se ofrece un numero de decisiones de personas que supuestamente respondieron al llamado del predicador para hacer una  “decisión” de aceptar a Cristo. Al leer, piense en aquellos momentos ud. Como evangelico estuvo en la misma situación, personalmente, he sido testigo de muchísimas “decisiones” hechas por personas en cruzadas por famosos evangelistas. Yo mismo he hecho este llamado a que las personas respondan con una “decisión” de seguir a Cristo.

1.      En 1990, cruzada en New York, 600 “decisiones” para Cristo fueron registradas. 90 days después, en un seguimiento, los trabajadores no pudieron encontrar a nadie que estaba en la fe. Según la idea evangélica entonces, o la cruzada creó 600 apostatas o nunca fueron realmente convertidos, o sea falsos.

2.      En Clevelan Ohio, un proyecto de evangelización trajo como resultado 400 “decisiones”, sin embargo, el gozo de los organizadores desapareció cuando los trabajadores de seguimiento no pudieron encontrar a ninguno de los 400 “nuevos” convertidos.

3.      En 1991, los organizadores de un concierto-cruzada en Salt Lake City descubrieron que menos del 5 por ciento de aquellos que respondieron al altar durante la cruzada, estaban viviendo una vida cristiana, es decir el 95 por ciento de los que hicieron decisiones, fueron falsas conversiones.

4.      En 1985, en una cruzada de cuatro días se obtuvieron 217 decisiones para Cristo. Sin embargo, de acuerdo a un miembro del comité el 92 por ciento apostató o fueron falsas conversiones.
5.      En Sacramento, California, una cruzada combinada resultaron 2,000 “decisiones”, en el seguimiento no se pudieron encontrar ni un verdadero converso.

6.      Charles R. Hackett, el director nacional de las misiones de las Asambleas de Dios en los Estados Unidos, dijo que una “alma” en el altar no genera mucho excitamiento cuando nos damos cuenta que aproximadamente el 95 por ciento del 100 por ciento no se integran en la iglesia. De hecho muchos de aquellos “cinco por ciento” no regresan la segunda vez.

7.      En su libro, “Evangelismo Hoy,” el autor Ernest C. Reisinger, dijo que en una de las cruzadas, que duro ocho días, hubieron sesenta y ocho conversiones, pero en un mes después ninguno de los supuestos convertidos se pudo encontrar.

8.      Una iglesia en Colorado, envió un equipo de evangelización a Rusia, en 1991 y obtuvieron 2,500 decisiones, cuando regresaron el próximo año, solo pudieron encontrar 30 de los “convertidos.” Esto significa una retención del 1.2 por ciento.

9.      En Noviembre de 1970, un numero de iglesias combinaron para una convención en Forth Worth, Texas y aseguraron tener 30,000 decisiones, en cinco semanas despues del seguimiento, menos del 1 por ciento pudieron ser localizados.
10.  Una cruzada masiva reportó 18,000 decisiones , sin embargo de acuerdo a la revista “Church Growth”, el 94 por ciento falló en incorporarse en la Iglesia.

11.  Una denominación importante en los Estados Unidos reporto que durante 1995 ellos aseguraron unas 384,057 decisiones pero retuvieron solo 22,983 en iglesias, aunque no es seguro. Es decir 361,074 se “perdieron”, esto es una pérdida de 94 por ciento.
12.  En Omaha, Nebraska, un pastor de la una larga Iglesia dijo que estuvo trabajando en una cruzada en donde 1,300 decisiones fueron hechas, sin embargo ni una de ellas continuaron en la fe.  


Las estadísticas del 84 al 97 por ciento de “apostatas” no se limitan a las cruzadas pero son típicas a través de iglesias locales evangélicas. Tampoco es un fenómeno estrictamente en los Estados Unidos. Misioneros en Sur América y otros países confirman lo mismo. El problema no son las cruzadas, sino mas bien el método y el mensaje moderno del evangelicalismo.


Una organización famosa por sus cruzadas a nivel mundial dijo que ponen un gran énfasis en el “seguimiento” de los llamados “conversos” pero el problema está en que es inútil hacer un seguimiento en un “muerto espiritual.”  Esto no resolverá el problema, en realidad esos llamados “apostatas” no lo son, pues NUNCA FUERON REGENERADOS!


Pero el problema, no solo es el método de la “decisión”, también el concepto de “seguimiento.” Tal concepto es ajeno a las enseñanzas bíblicas. Las escrituras enseñan el discipulado pero no tal “seguimiento.” Este concepto es otro invento de los líderes evangélicos. Los Reformadores entendieron las enseñanza Bíblica en este tema y sistematizaron la doctrina Cristiana y escribieron los catecismos, los cuales son el mejor método de discipulado y enseñanza Cristiana.


Por lo tanto, ya que los “seguimientos” es un método nuevo, nunca usado en la Iglesia cristiana, y es algo inventado por el evangelicalismo para los “nuevos conversos” de campañas evangelisticas; y ya que las “conversiones” por decisiones son inefectivas, y producen falsos conversiones, se concluye que todo el método del “decisionismo” es contrario a Escrituras. El problema entonces no es el “seguimiento” como dicen los profesionales de cruzadas evangelísticas. 
Ya vimos que el problema del “decisionismo” entonces es que trae como resultados falsas conversiones. Y aunado a esto, está el método del seguimiento el cual trata de retener a falsos conversos (muertos espirituales) en la fe, la cual por estar muertos espirituales no la tienen. 

El evangelicalismo tiene su teología al revés, las Escrituras enseñan que el pecador esta muerto en delitos y pecados y por lo tanto, no importa cuántos llamados al altar el predicador grite desde el pulpito, su estado de muerte espiritual le impide el “creer” y “decidir” por Cristo. ¿Pero entonces como pasan al frente? Pregunta el evangélico asombrado por la multitud, la respuesta yace en facilidad que el hombre tiene hacia el poder del orador, el cual mueve la psicología del oyente;  y esto aunado a la presión de grupo que ejerce la multitud con los cantos y circunstancias que rodean. Esto se traduce en que cualquier oración que el inconverso haga, la cual es una simple repetición de la oración del orador, no producirá la conversión deseada, esto explica porque el 95 por ciento “desaparece.”  No es que se convirtieron en “apostatas,” es que nunca fueron conversos de verdad.

La pregunta entonces es, ¿Qué se debe de hacer?

La teología Reformada ha reflexionado en la Ley con gran cuidado y fidelidad bíblica.  A lo largo de la historia de la iglesia Reformada, la teología ha sintetizado los tres usos válidos de la ley. 

Lo que llamaremos la primera función de la ley es el uso “pedagógico,” es decir, esta función importante de la ley lleva a los pecadores a Cristo.   Y es este uso el que es necesario para la presentación correcta del evangelio. La primera función de La ley, por lo tanto, revela la perfecta justicia de Dios y de nuestros propios defectos que nos impulsan a Cristo para la salvación. La ley le da al hombre, el conocimiento del pecado, y nuestra naturaleza pecaminosa toma este conocimiento como oportunidad aún para más rebelión:

7 ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.
Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto.
Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí.
10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte;
11 porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató. (Romanos 7: 7-11) 

La ley nos revela nuestra necesidad de perdón y así nos lleva a Cristo en arrepentimiento y fe (Gál. 3: 19-24). En este sentido, los creyentes no están bajo la ley. El apóstol Pablo identificó este uso de la ley con las formas de la edad del pecado y de la muerte antes de la venida de Cristo. La ley entró para que el pecado se incrementara (por ejemplo, hasta el punto de que Israel fue condenado al exilio), pero donde abundó el pecado más sobreabundó la gracia cuando vino Cristo (Rom. 5: 20-21). Los que están unidos a Cristo son liberados del juicio de la ley cuando pasan de esta era para el siglo venidero. 
Entonces vemos que el uso “pedagógico” de la ley es traer a los pecadores a Cristo. La ley en su primer uso se aplica a los incrédulos porque los creyentes, aquellos que por la sola gracia, a través de la fe sola, en Cristo solo, han sido dados una nueva vida, ahora han sido dados la gracia de la fe y a través de esa fe son unidos a Cristo, y así son considerados por Dios, por la obediencia de Cristo, “justos” ante Dios. Un creyente, entonces ya no está bajo la ley en este sentido, Pablo lo dice muy claramente:

“Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.” (Rom. 6:14-15)
De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. (Gal. 3:24)

Este texto confirma la función de la ley, en el original Griego dice que la ley “HA SIDO Y CONTINUA SIENDO” nuestro “instructor de niños” [Paidagogos]  para llevarnos a Cristo. Esto es lo que se lee en el original, la evidencia contextual léxica y sintáctica nos demuestra que la ley no ha cesado de ser….el verbo que se traduce “ha sido y continua siendo” es “gegonen”, el cual es un verbo en Perfecto Indicativo Activo, es decir esta en el presente e indica una acción permanente. 

Esto es lo que el evangelicalismo no entiende pues ignora la enseñanza Bíblica la cual los Reformadores, Presbiterianos y Puritanos entendieron en cuanto a la función de la ley. 

Si los evangélicos continúan despreciando la importancia del uso de la ley en la presentación del evangelio, continuaremos viendo resultados devastadores como las estadísticas han mostrado. Los evangélicos y sus líderes deben de dejar de decir a la gente que Dios “tiene” un plan maravilloso para sus vidas, cuando en realidad están muertos en delitos y pecados, siguen la la voluntad  de este mundo y de Satanás, y que viven en los deseos de su naturaleza pecaminosa y son por lo tanto hijos de ira.. (Efesios 2:1-3).

Uno de los mejores y bíblicos mensajes de “evangelismo” es que predico Esteban antes de su martirio ( Hechos 7:1-56):
El bosquejo del Sermon de Esteban:
1.      Promesa a Abraham 1-16
2.      Pacto de Moses 17-45
3.      Pacto de David y Salomón 46-50
4.      Llamado a condenación y el testimonio de Jesucristo  51-53
51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.”          

Vea la reacción de los Judíos al escuchar el sermón de Esteban:

“Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él.” (54)

No vemos nada de un “maravilloso plan para tu vida,” aunque la esperanza del mensaje del evangelio es en sí el “mejor” plan de Dios para la vida del hombre, el contenido del evangelio, incluía todo el consejo de Dios y no un mensaje artificial Americanizado dispensacionalista y nada Bíblico que se escucha en las campañas evangélicas en donde la salvación depende de la “decisión” del oyente. 

“La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.” ( Salmos 19:7).

Jesus mismo dijo que el trabajo de traer al pecador a Cristo es del Espíritu Santo, y no de la decisión del pecador:

“Y cuando haya venido, El convencerá al mundo referente al pecado, referente a la justicia, y referente al juicio.” ( traducción literal de Juan 16:8).

El verbo que se traduce “convencerá” (ἐλέγχω) está en el “futuro indicativo activo” lo cual significa que la acción de “convencer” es hecha totalmente por el Espíritu Santo, como una acción real sin participación del oyente ( Arminianismo se derrumba en este versículo),   y viene de la raíz que significa “convencer con solida y fuerte evidencia con el propósito de exponer lo malo, erróneo y pecaminoso.” Es decir el trabajo del Espíritu Santo es efectiva 100 por ciento (esto demuestra que las “decisiones” de las campañas evangelisticas son producto de manipulación emocional), y tercero, los sustantivos que Jesús usa, “pecado” “justicia” y “juicio” están directamente relacionados a la ley de Dios, lo cual implica que la ley de Dios es el estándar moral y ético para el trabajo del Espíritu Santo, pues es imposible que el Espíritu Santo convenza al mundo de “pecado,  justicia, y juicio” sin la ley de Dios. Cuando compartas a tu vecino, amigo o familiar no Cristiano, empieza con la ley de Dios.

Por Caesar Arevalo

FUENTE:  “God has a wonderful Plan for your life: The Myth of the modern Message” Living Water Publications, Bellflower,CA. (2010) Comfort, Ray.

No comments: