Sunday, April 19, 2015

EL MAGISTRADO CIVIL Y LA CONFESION TETRAPOLITANA





LA CONFESION DE LAS CUATRO CIUDADES O TETRAPOLITANA

Esta es la más Antigua Confesión de Fe de la Iglesia Reformada en Alemania. Fue preparada durante las sesiones de la Dieta de Ausburgo en 1530 por  Bucer, Capito y Hedio, en el nombre de las cuatro ciudades Imperiales, de allí el nombre de Tetrapolitana

La confesión es importante porque aunque fue escrita en un ambiente Luterano, siguen la línea Reformada Calvinista del magistrado Civil. Enfatizan el origen divino del oficio del gobierno, el propósito de sus funciones, y termina con un ejemplo práctico de lo que sucede cuando los gobernantes no gobiernan de acuerdo a la Palabra de Dios.

¿Porqué es importante? pues al igual que las otras confesiones, establece el fundamento divino del gobierno, es decir que fue establecido por Dios para Su gloria y para que los magistrados ejerzan justicia de acuerdo a la palabra de Dios. Algo que la Iglesia moderna evangélica y Reformada ignora.



CAPITULO 23- DE LOS MAGISTRADOS



Hemos puesto arriba que nuestros eclesiásticos han asignado un lugar principal de buenas obras a la obediencia la cual es dada a los magistrados, y que ellos enseñen que cada uno debe muy diligentemente adaptarse a sí mismo a las leyes publicas al grado que él [ciudadano] sea un cristiano más sincero y rico en la fe.

Que los Magistrados por lo tanto en acuerdo a eso, enseñen que el ejercitar el oficio del magistrado es la más sagrada función que pueda ser divinamente dada. 


De este concepto entonces sucede que los que ejercitan poder público (político) han venido a ser llamados dioses. Pues cuando ellos ejercitan y ponen en obra sus deberes correctamente y para que la gente prospere tanto en doctrina y en la vida, es porque Dios ha determinado controlar así nuestros negocios en la vida de manera tal que nuestro bienestar público y social, y la destrucción de los subordinados dependa en gran parte sobre aquellos que son los gobernantes.


Por lo tanto, nadie ejercita los deberes del magistrado más dignamente que aquellos quienes de entre todos los hombres son los más santos y Cristianos…



Por lo cual los obispos y otros hombres del clero, que fueron antes puestos por los mas honorables emperadores y reyes para los asuntos externos de gobierno, fallaron en esto, pues aunque [los emperadores y reyes] eran religiosos y sabios, tuvieron esta falta: pues en sus deberes con la iglesia, no lo hicieron con palabra de DIOS [pues pusieron a obispos y clérigos]; o con el estado, pues no lo hicieron con autoridad.”

Por Caesar Arevalo

No comments: