LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Friday, March 13, 2015

LA LEY DE DIOS EN LA IGLESIA





LA LEY DE DIOS EN LA IGLESIA

INTRODUCCION

El siguiente artículo es un fragmento del escrito del pastor Presbiteriano Brian Schwertley, “La ley de Dios para el hombre Moderno.” Aquí he traducido la parte introductoria,  pues elabora y explica clara y brevemente la ley de Dios en las Escrituras, y sus distintivas categorías.

"La enseñanza bíblica con respecto a la ley de Dios ha sido pervertida y descuidada por muchas iglesias durante el siglo XX. La ley ha sido tratada como si fuera el enemigo de la humanidad. Las razones de esto son múltiples. El sistema teológico llamado Dispensacionalismo ha dominado a las  iglesias fundamentalistas y evangélicas durante más de una generación. El Dispensacionalismo enseña que todo el Antiguo Testamento (incluyendo la ley moral y civil) ha sido cancelada por Cristo. La ley, según se dice, pertenece a una dispensación anterior. Así, el lema de el dispensacionalismo es que "no estamos bajo la ley sino bajo la gracia"

El moderno avivamiento ha sustituido al más antiguo método de la predicación del evangelio (que enfatiza la santidad, la ley, el arrepentimiento de Dios, Su ira y el juicio contra el pecado, junto con la cruz) con un enfoque en el amor de Dios y el logro de la paz y la felicidad personal ("Dios tiene un plan maravilloso para tu vida- aceptar Jesús "). Así, una teología antinomiana (es decir, anti-ley) ha producido un evangelio antinómico, un Evangelio en el que no se requiere un verdadero arrepentimiento. Uno que no puede comprender el verdadero evangelio sin entender la naturaleza de Dios y su ley. "Si dejamos de presentar la ley como la exigencia divina para la conducta humana y de la vida, dejamos de presentar el mensaje de la salvación a través de Jesucristo como debe ser presentado."

La palabra "ley" tiene varios significados en el Nuevo Testamento. La ley puede significar el Decálogo o los Diez Mandamientos (Rom. 13: 8 ; 7:7). Puede referirse a una ley particular (Rom. 7: 2, 3). Puede referirse a la revelación divina o de todo el Antiguo Testamento. En 1 Corintios 14:21, Pablo dice: "En la ley está escrito:" y luego cita al profeta Isaías (Is. 28: 11-12); en Romanos 3:19, después de citar varias porciones de los Salmos e Isaías, Pablo dice: "Ahora sabemos que todo lo que dice la ley." Aquí se usa la palabra "ley" como sinónimo del Antiguo Testamento." La expresión "la ley y los profetas" también se refiere a todo el Antiguo Testamento (Mateo 5:17; 7:12; 11:13; 22:40; Lc 16:16; 24:44; Rom 3:21). La palabra ley es incluso utilizada para denotar una regla o principio. Pablo habla de la "ley de la fe" (Rom. 3:27), y Santiago de la "ley de la libertad" (Santiago 1:25). Pablo dice: " hallo esta ley, que el mal está presente" (Romanos 7: 21). El autor analiza la "ley en mis miembros", "la ley de mi mente", y "la ley del pecado" (Rom. 7:23). El autor de Hebreos usa la ley para designar la ley ceremonial (Hebreos 9:22; 10: 1). Paul veces usa la palabra ley para denotar la acusación legal o sentencia de muerte que trae la ley (Gálatas 2:19; Rom. 7: 4). De este modo, Pablo puede decir que los creyentes están "muertos a la ley" como una sentencia legal de la muerte y, a continuación, en la misma epístola, insta a los creyentes a obedecer la ley como guía para una vida piadosa y santificación (por ejemplo, Rom. 13: 8 -10; Gal 5:14, 19-21). Si no se considera cuidadosamente el significado contextual y el uso de la palabra ley en el Nuevo Testamento, entonces el significado atribuido será inexacto, arbitrario, y no bíblico.

Con el fin de tener una comprensión adecuada de la ley de Dios es necesario discutir las categorías de la ley del Antiguo Testamento.  

Los teólogos han reconocido una distinción entre las leyes morales y ceremoniales en el Antiguo Testamento, al menos desde el tercer siglo 4 "(Greg L. Bahnsen, Teonomía en Ética Cristiana (Nutley, Nueva Jersey: Craig Press, 1977), p. 214. Bahnsen señala que el documento de la iglesia a principios del siglo III Didascalia Apostolorum clearly distingue entre el Decálogo y las ceremonias de carácter temporal).

OBJECCION Y RESPUESTA

Algunos estudiosos bíblicos rechazan la distinción entre la ley ceremonial y moral como una construcción artificial impuesta a la ley. Ellos afirman que las leyes se mezclan de tal manera que los Judíos no habrían reconocido las diferentes categorías.

Aunque es verdad que las leyes del Antiguo Testamento no se presentan sistemáticamente en categorías separadas, la distinción entre la ley ceremonial y moral se enseña claramente en ambos testamentos. Un número de pasajes indican que tanto Dios como Israel reconocieron claramente la distinción entre leyes que eran morales y las que eran ceremoniales. De hecho, varios pasajes serían incomprensibles sin esa distinción. "Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y sacrificios, como en obediencia a la voz de Jehová?" (1 Samuel 15:22) "

Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, porque la obediencia a Dios es un deber moral, constantemente e indispensablemente necesario; pero el sacrificio no es más que una institución ceremonial, a veces innecesario, como lo fue en el desierto; y en ocasiones de pecado, cuando es ofrecido por una mano contaminada o de forma irregular; por tanto, su desobediencia al mandato expreso de Dios no debe ser compensada con sacrificio ".

"Una categoría de distinción es inconfundible en la declaración de Dios: "Yo deseo el amor fiel, no sacrificio"(Oseas 6: 6.). Esta declaración no tendría de hecho ningún sentido si Israel no podría haber hecho la diferencia entre las leyes que exigen sacrificio (que llamamos ceremonial) y las leyes que exigen el amor fiel (que llamamos moral y civil). 
¿Hemos de creer que los antiguos israelitas carecían de la agudeza mental para captar el contraste entre las leyes que unía a Judios y gentiles por igual (por ejemplo, la pena de muerte por asesinato, Lev. 24: 21-22) y los que obligaban a  los  Judios, pero no a los Gentiles (por ejemplo:  la prohibición de comer animales que murieron por sí mismos ( Deut. 14:21)

Ya sea que se utilizen o no las etiquetas verbales de "moral" (civil) y 'ceremonial' no viene al caso," no cambia en nada la distinción implicita.

El Nuevo Testamento también reconoce la distinción ceremonial. 

De hecho, el libro de Hebreos es incomprensible sin tal distinción (Heb. 7: 11-12, 18-19). Aunque el violar una ley ceremonial bajo el Antiguo pacto sería inmoral (es decir, un pecado), porque cualquier violación de la voluntad revelada de Dios es pecado, sin embargo, la distinción entre moral y ceremonial es bíblico y debe mantenerse.

LA LEY CEREMONIAL

Las leyes ceremoniales son estas leyes que tipifican a Jesucristo y su obra de redención. Estas leyes eran sombras que señalaban a Jesucristo, que es la realidad, la sustancia, y lo perfecto. 

"¿Cuáles fueron el tabernáculo y el templo
¿Cuál fue el lugar santo con los utensilios de la misma? 
¿Cuál fue el oráculo, el arca, los querubines, el propiciatorio, situado en su interior
¿Cuál era el sumo sacerdote en todas sus vestiduras y administración? 
¿Cuáles fueron los sacrificios y aspersión anual de sangre en el lugar santísimo?
¿Cuál fue el conjunto del sistema de su religiosa [templo] adoración? 
¿Eran nada más que representaciones de Cristo en la gloria de su persona y de su oficio?  En realidad, ellos eran una sombra, y el cuerpo representado por esa sombra era Cristo.”

Las leyes ceremoniales se refieren a los rituales de sacrificio (el culto del templo): el sacerdocio, los sacrificios, los días santos levitas (es decir, las fiestas), el templo, la música, los utensilios, la circuncisión, lavados rituales, y así sucesivamente. Las leyes ceremoniales fortalecieron la fe de los Judíos en la venida del Mesías, mediante la tipificación tanto de él como la redención del pecado que Él traería

Las leyes ceremoniales fueron dirigidas a los de Israel. Eran restaurativas, porque ellos reflejan la misericordia y de la salvación de Dios.

Las leyes ceremoniales eran anticipatorias, porque ellas miraron hacia adelante a la salvación final perfecta forjada por el Mesías

Y ellas fueron temporarias, pues como “tipos y sombras” ellas no podían realmente quitar la culpa del pecado y traer la perfección.

Dios siempre ha pensado el reemplazar todo el sistema ceremonial por Jesucristo.

Hodge escribe:

Que la ley ceremonial introducido por Moisés era típico de Cristo y su obra se enseña en todo el Nuevo Testamento, y especialmente en la Epístola a los Hebreos. Se declara ser una "sombra de lo que vendrá, pero el cuerpo es de Cristo." El tabernáculo y sus servicios eran "figuras de las cosas en los cielos, y figuras, anti-tipos, de aquel verdadero tabernáculo, en la que Cristo ha entrado por nosotros. (Col. 2: 17; Heb. 9: 23, 24). De Cristo se dice que ha efectuado nuestra salvación al ofrecerse a sí mismo como un sacrificio y actuando como nuestro sumo sacerdote. (Efe. 5: 2; Heb. 9: 11, 12, 26, 28; 123: 11, 12).

Que la venida de Cristo ha reemplazado y para siempre eliminado la ley ceremonial también es evidente por el hecho mismo declarado que las ceremonias eran tipos de Él, que eran las sombras de la que fue la sustancia. Todo su propósito y diseño fueron dados de alta, evidentemente, tan pronto como su verdadero trabajo de satisfacción se logró; y por lo tanto, no sólo es una verdad enseñada en las Escrituras ( Col. 2:14-17; Ef 2: 15, 16), sino un hecho histórico innegable, que la obra sacerdotal de Cristo inmediata y definitivamente superó la obra del sacerdote levítico. En el instante de la muerte de Cristo, el velo que separa el trono de Dios desde el enfoque de los hombres "se rasgó en dos, de arriba hacia abajo" (Mat. 27: 50, 51), lanzando así el camino abierto a todos, y echando de lado a los sacerdotes y sus ceremonias para siempre.

Estas leyes actuaron como un muro de división entre los Judios y gentiles (cf. Ef. 2: 11-22). Pero ahora que Cristo ha hecho una redención perfecta, la gente de todas las naciones que creen en Cristo son santificados y son parte del pueblo del pacto de Dios con plenos derechos como hijos adoptivos. Aunque estas leyes ceremoniales no se aplican a creyentes del nuevo pacto, los principios que enseñan se aplican. Los cristianos han de ser santos y separados de la mentalidad pagana y estilo de vida de pecado e incredulidad y no deben ser en yugo desigual con los incrédulos (2 Cor. 6: 14-7: 1)

LA LEY MORAL DE DIOS

Las leyes morales de Dios son aquellas leyes basadas en la naturaleza de Dios. Dios Mismo es el absoluto estándar de justicia. Desde que las leyes morales reflejan Su naturaleza y carácter, ellas son “immutables e irrepetible aun por Dios mismo.”

Puesto que la naturaleza moral de Dios no cambia ni puede  cambiar (Ex 3:14; Isaías 41: 4; Hebreos 1:11, 12.), Las leyes que se basan en esa naturaleza son absolutos. Son perfectos, universalmente vinculantes, y eternos. Cualquier idea de que la ley moral de Dios es arbitraria o basada en algo fuera de Dios mismo no es bíblica. Sabemos que la ley moral de Dios se basa en su carácter moral, porque se aplican los atributos de Dios a esa ley. La Biblia dice que Dios es perfecto (Deut. 32: 4; Mt. 5:48). 
Declara que "la ley del Señor es perfecta" (Sal. 19: 7). Jesús dijo que "sólo Dios es bueno" (Mc. 10:18). Pablo dijo, "sabemos que la ley es buena" (Rom. 7:12). Las Escrituras enseñan que Dios "solo es santo" (Apocalipsis 7:12). 
Pablo dice en Romanos que "la ley es santa" (Rom.7:12). "'La ley es espiritual" (Rom 7:14) y como tal es del Espíritu de Dios ( Jn 4:24), y lleva las huellas de su carácter .... Porque el Señor es justo (Sal. 116: 5, 129: 5; 145: 17; Esdras 9:15; Jer. 12: 1; Lam 1:18; Dan. 9:7, 14), él enseñará a los pecadores el camino y ama obras de justicia (Sal. 11: 7; 25: 8) .... además los atributos de Dios que se aplican a la ley son la justicia (Salmo 25: 8-10; Prov. 28:. 4-5; Zacarías 7: 9-12.) , la verdad (Salmo 25:10; 119:. 142, 151; Apocalipsis 15: 3), la fidelidad (Salmo 93: 5; 111:. 7; 119: 86), y la pureza (Sal. 119: 140) ". Ya que la ley moral de Dios se basa en sus perfectos atributos inmutables, cualquier idea de que es sólo para Israel o para una dispensación anterior no es bíblica

La ley moral de Dios se resume en los Diez Mandamientos (el Decálogo). El número diez en la Escritura indica plenitud o integridad. Por lo tanto, los Diez Mandamientos representan toda norma ética de Dios dado a la humanidad a lo largo de la Biblia. 

La práctica original Presbiteriana y Puritana de categorizar las diferentes estipulaciones éticas y leyes de casos bajo diferentes mandamientos como expresiones de cada mandamiento es en verdad bíblica.

En Éxodo 32:15 se nos dice que las tablas de piedra escritas por ambos lados. Aunque Dios no le dio una revelación completa al hombre, dándole diez mandamientos y escritos en ambos lados de las tabletas, El dejó muy claro a su pueblo que no había nada que añadir por el hombre a Su ley moral. Como un resumen que representa el todo, los Diez Mandamientos son perfectos y cabales.

No sabemos por qué los Diez Mandamientos fueron escritos en dos tablas de piedra. Los comentaristas Reformados creían que la primera tabla muestra el deber del hombre hacia Dios, mientras que la segunda tabla prescribe el deber del hombre hacia otros hombres. 

Debido a los recientes descubrimientos en relación con antiguos legisladores de pactos del Oriente Medio, se han puesto de manifiesto que se hicieron dos copias de códigos legales, una para el rey y uno para el pueblo, algunos comentaristas modernos creen que cada tabla contiene una copia completa de los Diez Mandamientos. 

Éxodo 32:16 registra que las tabletas y la escritura en las tablas eran obra de Dios. La Biblia dice que fueron escritos por el dedo de Dios (Ex. 31:18). Dios enfatizó el hecho de que Él es el fundamento y el autor de la ley moral. 

El hecho de que Dios escribió la ley con su propio dedo en piedra enseña que la ley es perpetua y está destinada a inculcar en nosotros cuan serio Dios toma su ley. "Esta fue probablemente una indicación simbólica que la ley nunca podría desaparecer, que la ley moral es eternamente válida."1

LA LEY JUDICIAL

Una tercera categoría de la ley bíblica es la ley judicial. Las leyes judiciales o civiles del Antiguo Testamento contenían un cuerpo de leyes para la antigua nación de Israel. Hay leyes civiles que se aplicaban sólo a la nación de Israel, aquí están también las leyes civiles que son leyes de casos morales. Éstas leyes de caso se basan en los Diez Mandamientos y son de carácter moral, y como tal, son vinculantes para todas las naciones, en todas las edades. Las leyes que reflejan el carácter moral de Dios son como obligatoria y perpetuas como los Diez Mandamientos mismos. Las leyes de casos morales son la carne de los Diez Mandamientos. Estas se aplican a los diversos mandamientos a diferentes situaciones. Por ejemplo, el mandamiento "No matarás" (Ex. 20:13) implica algo más que un asesinato. Las leyes de casos morales que se aplican el sexto mandamiento de la sociedad establecen reglas: para proteger la vida de la muerte accidental y lesiones (Deut. 22: 8); para proteger a la sociedad de los delincuentes incorregibles, peligrosos (Deuteronomio 21 18-21.), el proteger a los ciudadanos del odio y la venganza personal (Lev. 21: 18-21), y así sucesivamente. Estas leyes son morales; que son aplicaciones del sexto mandamiento. Hacer caso omiso de las leyes de caso, o argumentar que las leyes de casos ya no son vinculantes, es destripar la ley moral. Es, en cierto sentido, una severa limitación de los Diez Mandamientos a sí mismos, porque ellos siempre estaban destinados por Dios para ser un resumen de la ley moral

La validez y necesidad de las leyes civiles se ve claramente en el caso de inmoralidad sexual. Los autores del Nuevo Testamento presuponen la continuidad de las leyes de caso moral del Antiguo Testamento cuando discuten la ética sexual. "Paul hizo un llamamiento a la prohibición extra Decalogical contra el incesto (1 Cor. 5: 1). La jurisprudencia contra la homosexualidad fue confirmada en el Nuevo Testamento (1 Cor. 9: 9; 1 Tim 5:18). 'No cometerás adulterio' es un requisito generalizado de la pureza sexual, que incluye, entre otras cosas, el deber de evitar el incesto, la homosexualidad y la bestialidad (Lev. 20: 11-16). Si las leyes de casos judiciales están ahora a un lado, entonces el Nuevo Testamento tiene una concepción de la pureza sexual diferente al Antiguo, y esto es algo imposible de mantener."

El hecho de que la bestialidad, no es condenada en el Nuevo Testamento demuestra que los apóstoles asumieron la continuidad de las leyes morales de casos del Antiguo Testamento. Si se argumenta que la bestialidad está prohibido por los mandamientos del Nuevo Testamento contra la inmoralidad sexual (es decir, la fornicación), entonces uno ha aceptado implícitamente la validez de las leyes de caso moral del Antiguo Testamento, pues uno está usando las leyes del Antiguo Testamento de caso moral para definir "la inmoralidad sexual." Las leyes sobre violación, seducción, homosexualidad, prostitución, el incesto, la exposición indecente, y así sucesivamente son cuidadosamente delineado en las leyes casuísticas del Antiguo Testamento. No tener en cuenta estas leyes es hacer prácticamente imposible para un Estado moderno el tener un sistema judicial justo y Bíblico.

Muchos cristianos creen en la validez permanente de los Diez Mandamientos sin embargo rechazan todas las leyes civiles de Israel incluso -las leyes de casos morales. Este reconocimiento del Decálogo y el rechazo de las leyes judiciales se basa en una falsa inferencia sobre la manera única en la que se dio los Diez Mandamientos.

Si bien es cierto que los Diez Mandamientos recibieron tratamiento especial de Dios (es decir, fueron escritas con el dedo de Dios en tablas de piedra, que habla directamente a la gente y se coloca en el arca del pacto.). 


No es porque sólo los Diez Mandamientos eran de índole moral, sino porque es el resumen de toda la ley moral de Dios. Como se señaló anteriormente, el número diez representa la totalidad o integridad. Cada precepto moral en la Biblia se resume en el Decálogo. (Un resumen del Decálogo también se da fuera del Decálogo "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas" [Deut. 6: 5] y "... amarás a tu prójimo como a ti mismo "[Lev. 19:18]). Las leyes de casos morales contenidos en el derecho civil de Israel son una extensión de los Diez Mandamientos. Uno no puede derogar las leyes morales de casos sin abrogar los Diez Mandamientos mismos. Además, "las características únicas del decálogo eran ciertas antes de la creación del Nuevo Pacto.

¿Se aplica hoy la ley de Dios
¿Están los gobiernos civiles obligados a aplicar la ley moral, incluyendo las leyes de casos morales, hacia la sociedad moderna
¿Están los cristianos obligados a seguir la ley moral como una guía para la santificación, o están simplemente para seguir el espíritu de liderazgo en un sentido subjetivo, místico? 

Vivimos en una época en que la iglesia (tanto Evangélica y Reformada) tiene en cierta medida una visión arbitraria, esquizofrénica de la ley de Dios.

Muchos han aceptado la idea de pluralismo religioso ( es decir, igualdad para el ateísmo, satanismo, Budismo, Islam, Arminianismo, etc), y creen que el gobierno civil no tiene el derecho de observar la primera tabla de la ley (es decir, castigar a los heréticos, blasfemos, idolatras, etc), la única manera de tener un entendimiento de la ley de Dios es el examinar los pasajes de la Escritura el cual discute el lugar de la ley De Dios en el Nuevo Pacto, y la relación de Cristianos a la ley. 

Creemos que la Biblia enseña que la ley moral de Dios y los casos morales legales del Antiguo Testamento son todavía vinculantes en la sociedad en la era del Nuevo Testamento, al menos que ean anulados o de otra forma transformados por una enseñanza del Nuevo Testamento, ya sea directa o por implicación. En breve, existe una continuidad moral y judicial entres los dos testamentos.”


Traducido Por Caesar Arevalo

FUENTE: "God's law for moral man" por Brian Schwertley.
Post a Comment