Friday, February 27, 2015

LOS ATRIBUTOS DEL GOBIERNO LEGITIMO POR T. SPROULL ( Un Extracto).





El siguiente extracto es del sermón predicado por el Rev. Thomas Sproull (1803-1892) en 1876 en la Iglesia Presbiteriana Reformada en Pennsylvania. El tema del sermón fue “Los Atributos Legitimos del Gobiernor Civil.” El tema es tan relevante hoy como lo fue en ese entonces, y no solo se limita a la joven nación Americana, pero sus principios Bíblicos se aplican a cualquier otra nación.  Sproull en forma coherente y magistral, desarrolla punto por punto los principios detrás del gobierno que honra y reconoce a Dios como el fundamento para un gobierno civil puesto por Dios, aprobado por el pueblo, y escogido por sus ciudadanos en el ejercicio de sus derechos políticos. El fragmento siguiente es el principio número 2 “La sujeción a la autoridad de Jesucristo como Mediador.”


The Attributes of Legitimate Civil Government:
A Sermón por Rev. Thomas Sproull, DD”

2. La sujeción a la autoridad de Jesucristo como Mediador.

A la cabeza de la dispensación revelado al hombre después de la caída, el Hijo de Dios como mediador, fue colocado. La autoridad con la que él fue investido fue proporcional a la magnitud de la obra a la cual él fue nombrado hacer. Fue una obra universal. Menos de esto no habría sido de provecho para reducir una provincia rebelde a la sujeción [a Dios] y reparar el daño y la ruina producida por el pecado; y menos que esto no habría sido una recompensa adecuada para el grandioso logro. Antes de que él ascendiera a la diestra del trono de Dios, él afirmó su supremacía con una don divino [del Padre] sobre todas las cosas: "Todo poder me ha sido dada en el cielo y en la tierra" (Mat. 28:18) Y a esto el Espíritu Santo da testimonio por el apóstol: "Y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia."(Efe. 1:22)

A partir de este ilimitado derecho de dominio dado a Jesucristo, sigue por una innegable inferencia, que las naciones son sus súbditos. La naturaleza del gobierno por la que los diversos órdenes están bajo su dominio y se rigen, está en la adaptación a su posición en la escala de los seres creados. Las criaturas inanimadas e irracionales se rigen por las leyes en armonía con su naturaleza y condición. Los sujetos morales se rigen por leyes morales consistentes en órdenes y prohibiciones sancionadas y aplicadas por las recompensas y sanciones. Dentro de este vasto alcance del dominio ilimitado, nos encontramos con las naciones ocupando un espacio no inconsiderable, y con no poca posición importante. A menos por la autoridad que confiere esta subvención sin restricciones de poder, las naciones están exceptuadas, ellas están sujetas al gobierno mediador [de Cristo]. Pero para tal excepción ninguna razón puede imaginarse, y de eso no hay la más remota alusión en la palabra de Dios. Lejos de esto, tenemos línea por línea, confirmando esta importante verdad [que las naciones están sujetas a Cristo].

Hay títulos reales dados a Jesús Cristo, que no tendría sentido si las naciones no fueran los súbditos de su autoridad mediadora: "El gobernador entre las naciones"(Sal.22:28),"Rey de las naciones." (Jer. 10:7), "El bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes y Señor de señores." (1 Tim. 6:15) "El príncipe de los reyes de la tierra" (Apoc. 1:5).  Las naciones están ordenadas a someterse a él. "Sé sabio, pues, ahora, oh reyes... Ser instruidos, jueces de la tierra servir al Señor con temor, y alegraos con temblor Honrad al Hijo, para que no se enoje" (Sal. 2:10-12), "El Padre dio todo el juicio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre." (Juan 5:22-23).


 Él castigará a las naciones rebeldes: "La nación y el reino que no te sirviere perecerá, y los reinos se desperdicia por completo." (Isaías 60:123). "Los quebrantarás con vara de hierro; tú les lanzarse en pedazos como vasija de alfarero." (Salmos 2:9) “ El Señor está a tu diestra herirá a los reyes en el día, de su ira" (Salmos 110:5). Es una promesa que las naciones deberán someterse a su autoridad. "Todos los reyes se postrarán delante de él, todas las naciones le servirán." (Salmos 72:11). "todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti." (Apoc. 15:4).

La autoridad de Jesús Cristo es suprema sobre las naciones, exige su sometimiento incondicional a él. Negarse a hacer esto implica que son sus enemigos. En este punto, su propia declaración se da en una parábola en un lenguaje de un significado inequívoco. "Sus ciudadanos lo odiaban, y enviaron tras él, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros." (Lucas 19:14). De éstos, dice, ver. 27, "aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y matadlos delante de mí."

¿Pueden los cristianos incorporarse con un gobierno que se niega a someterse a él, cuyo derecho a gobernar sobre las naciones descansa sobre un fundamento tan inamovible? [Todo gobierno] Al profesar el nombre de Cristo, se entregan completamente a él. Consistentemente con esta entrega sin reservas a él, ellos deben ver que las organizaciones nacionales de los cuales ellos son una parte están en sujeción voluntaria a él teniéndolo a él como su Rey y Legislador. El gobierno que hace esto lleva a cabo un acto de obediencia agradable a Dios, y se aseguran a sí mismos los beneficios que se derivan de su favor y aprobación: "Bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor, y el pueblo á quien escogió por heredad para sí." (Salmos 33:12).


Comentario y traducción por Caesar Arevalo

FUENTE:  http://www.covenanter.org/TSproull/archite.htm



No comments: