Monday, February 16, 2015

LA DECAPITACION EN ISLAM: TEOLOGIA e HISTORIA



[Sura 47:4]


INTRODUCCION

Es notorio ampliamente que los medios de comunicación en América, Europa y otros lugares desasocian los actos violentos y de terror cometidos por grupos Musulmanes en Europa y otras partes del mundo con el Islam, alegando que “no representan al ‘verdadero’ Islam” y “que no tiene nada que ver con Islam.”  A la par de esta falacia, y en su afán de “sanitizar” al Islam de su verdadera característica violenta, introducen el falso argumento que “aun en el Cristianismo existe radicales”, tratando de decir que la “violencia y el terror” no es exclusivamente del Islam, y que también el Cristianismo tiene sus elementos “radicales.” Este argumento es falso y no pasa la prueba de la evidencia histórica y teológica de ambas religiones: ni el Islam está de acuerdo con ese argumento, ni tampoco el Cristianismo.
La aparición del grupo Musulman ISIS con su práctica de decapitaciones a todos “sus enemigos” es solo la expresión grafica de las enseñanzas llevadas al pie de la letra del Koran, el ejemplo del profeta de ellos, Mohammed y las sanciones de sus teólogos.
El siguiente ensayo tiene como propósito el demostrar que la práctica de decapitamiento en el Islam, procede de su misma propia teología y practica de Mahomad, y no es algo foráneo y/o ajeno a la doctrina Islámica, o como dicen los apologistas, es una “reacción a los siglos de humillación y conquista en los pueblos Árabes de regímenes imperialistas.” Esto último es risorio, pues es justamente el elemento “imperialistico” que es inherente en la teología y política Islámica.

DECAPITACION EN LA TEOLOGIA DEL ISLAM

Grupos tales como Abu Musab al Zarqawi y Abu Add Allah al Hasan bin Mahmud Ansar Al Sunna (Middle East Intelliegence Bulletin, Rubin, M) justifican la decapitación de prisioneros con versos del Korán. El sura (versículo) 47 dice: “Cuando te encuentres a los infieles en la batalla, golpéalos en la cabeza hasta que los hayas aplastado completamente, luego amarrar  a los prisioneros bien fuerte (Sura 47:4).” 

Los términos Árabes en el Korán son directos: kafaru significa “aquellos que blasfeman son infieles.” Aunque Dar bar riqab es menos claro, Darb significa “golpear o cortar” mientras que ar-riqab se traduce como “cuellos, personas, esclavos”. Con una mínima variación, los académicos han traducido el versículo como “cuando te encuentres con infieles, aplasta sus cuellos” [Qur. 47:3; Abdullah Yusuf Ali, The Meaning of the Glorious Qur'an: Text, Translation and Commentary, vol. II (Cairo: Dar al-Kitab al-Masri, 1934), pp. 1378-9; Mohammed Marmaduke Pickthall, The Meaning of the Glorious Koran: An Explanatory Translation (Pakistan: Al-Farooq Masjid, n.d.), p]

Por siglos, lideres académicos y teólogos Islámicos han interpretado este versículo literalmente. El famoso historiador Iraní y comentador del Koran, Muhammad B Jarir al Tabari (923 ), escribió que “golpear el cuello” es simplemente la sanción de Dios a la feroz oposición al Islam [Jami' al-Bayan fi Tafsir al-Qur'an (Beirut: Dar al-Ma'rifah, 1972), p. 26.]. Mahmud b. Umar az Zamakhasri (1143), en su famoso largo comentario estudiado por siglos por académicos y teólogos Sunis, sugirió que cualquier prescripción de “golpear los cuellos”  nos manda el evitar golpear en cualquier otra parte del cuerpo excepto en el cuello para muerte, y no solo para herida.[ Mahmud b. Umar az-Zamakhshari, Al-Kashshaf'an Haqa'iq at-Tanzil wa-'Uyun al-Aqawil fi Wujuh at-Ta'wil, vol. 3 (Beirut: Dar al-Ma'arif, n.d.), p. 530.].

Muchas modernas interpretaciones permanecen consistentes con aquellas de hace un milenio atrás. En su traducción en Arabico del Korán, Abdullah Yusuf Ali (1953) escribió que la frase “golpear en sus cuellos” debería tomarse literal y figurativamente. “Tú no puedes hacer guerra con guantes de niño” [Yusuf 'Ali, The Meaning of the Glorious Qur'an, p. 1378, ftnt. 4820.]. Mohammed Mohammed Khatib en un comentario moderno de la secta Suni llevando la aprobacion de la famosa Universidad Al-Azhar en el Cairo Egipto, dice que mientras tradicionalistas tienden a ver este pasaje solamente aplicado al tiempo del profeta, los Shiitas, “piensan que es un precepto universal” [M.M. Khatib, The Bounteous Koran, A Translation of Meaning and Commentary (London: MacMillan Press, 1984), p. 673, ftnt. 3.]. La interpretacion moderna de mucha influencia fue dada por el teólogo Pakistani Islamista S Abull A ls Mawdudi (1979), quien argumentaba que el sura provee la primera prescripción Koránica sobre las leyes de la Guerra:

“bajo ninguna circunstancia debería el Musulman perder de vista esta meta, y estar pensando en tomar los soldados enemigos como cautivos. Los cautivos deben ser tomados después que el enemigo ha sido completamente aplastado”  [S. Abul A' la Mawdudi, The Meaning of the Qur'an, vol. XIII (Lahore: Islamic Publications, Ltd., 1986), p. 13.]

Como todos los teólogos Musulmanes Mawdadi cita ejemplos históricos del Mahoma ordenando la ejecución de los prisioneros, tales como algunos de Meca capturados en la batalla de Badr (624). Otro ejemplo es el pasaje del Korán que sanciona las decapitaciones:

Recuerda cuando tu Señor inspiro a los ángeles, ‘Yo estoy contigo, así que refuerza a aquellos que han creído, yo traeré terror en los corazones de aquellos quienes son incrédulos, así que golpéalos sobre sus cuellos y corta de cada uno de ellos las puntas de sus dedos.” [Sura 8:12]

En el original Arabico, la frase adrabu fawq al-'anaq, "golpea sus cuellos” es corolario de Sura 47:4 el cual dice: 

“de manera que cuando tu les encuentras a los que no creen [en batalla], golpea [corta] sus cuellos, cuando hayas infligido masacre sobre ellos.”

Ellos dicen, el cuello es el área que no está protegido por la armadura, y el mutilar las manos de los enemigos previene que usen su espada o lanzas [Yusuf 'Ali, The Meaning of the Glorious Qur'an, p. 418, note 1189.]. el punto de esta frase es el instigar terror lo cual es exactamente lo que los modernos guerreros Musulmanes hacen en el África, y el Medio Oriente como es el caso de ISIS.

El doctor e historiador Boston, quien a escrito extensivamente acerca del Islam, dice lo siguiente:

Shabbir Ahmad Usmani (1886-1949) fue un reconocido teólogo, escritor, orador y político, con especial experiencia en el estudio y la interpretación del Korán y las tradiciones de Mahoma, o Hadiz. La obra Magnum opus de Usmani fue su comentario Koránico, Tafsir-e-Usmani, que se basó en unos 14 comentarios anteriores. Usmani comenta correctamente sobre Korán 8:12, y los mismos temas ampliados en el versículo 47: 4, en su comentario muy respetado, y lejos de hacer de la decapitación  o las decapitaciones de ISIS algo sin sentido, o "no islámico" o simple actos de fanáticos locos-como los  representa los controlados medios de comunicación, y simuladores Musulmanes por igual, Usmani transporta al mundo moderno, con toda autoridad racional y terrorífica del Korán el fundamento de tal comportamiento Islámico moderno.

Respecto Korán 8:12, Usmani opina:

Si los demonios estuvieran alentado a los incrédulos en apariencia de  hombres y se prepararon para luchar contra los Musulmanes por insinuaciones y susurros, ellos (los ángeles Musulmanes Mikaeel y Gabriel) deben confirmar los corazones de los Musulmanes oprimidos. Por un lado ellos (los ángeles Musulmanes) alentarían a los Musulmanes, en el otro lado Él (Allah) suscitaría el terror en los corazones de los creyentes. Ellos (los Musulmanes) para herir los cuellos y cortar las articulaciones de los dedos de los incrédulos, porque los no creyentes se unieron contra Alá y Su Mensajero (Muhammad); porque ellos deben llegar a conocer que castigo severo se debe fijar a los opositores de Allah. El castigo que se dará más adelante sería el verdadero castigo, pero en el mundo también se debe ver una muestra de ese castigo y un tanto del sabor del Castigo Divino.

La verdad y la falsedad están siempre a dagas [espada a espada] con los demás. Así que cuando hay una guerra entre los Musulmanes y los no creyentes, los Musulmanes deben actuar con toda su fuerza, valor y coraje. El poderío de la falsedad puede ser destruido sólo cuando sus cabecillas altivos son asesinados y sus bandas dispersas. Por lo tanto no den cabida a la indolencia, la cobardía, la depresión, a la vacilación, indecisión y el retraso en la conmoción de compromiso, y no sentir ningún temor en golpear violentamente a los cuellos de los enemigos de Alá. Después continúen con amplia masacre y derramamiento de sangre cuando su terror prevalece sobre ellos y sus fuerzas sean destruidas, en ese momento el cautiverio también sale a la luz ... Este encarcelamiento, posiblemente, puede trabajar como una lección para ellos, y que viviendo en compañía de los Musulmanes puedan obtener  ocasión de observar sus propias condiciones y la de nosotros, y así puedan reflexionar sobre las enseñanzas del Islam, y tan felizmente pueden adoptar el camino de la verdad y la justicia, gradualmente.
 
Los asesinatos al prisionero de guerra se permite en las Tradiciones [de Mahoma] en condiciones particulares, cuando ese prisionero de guerra ha cometido un delito tan grave que su condena no puede ser inferior al castigo de muerte. Por supuesto no hay ningún obstáculo en mantenerlos como esclavos.
Peleandolos y golpeandolos, deteniendoles y encarcelandoles deberán seguir sin cesar hasta que la guerra cese sus armas (cargadas) y la batalla haya cesado.
 
Alá tiene poder para aniquilar a los no creyentes sin una guerra desde el lado de los Musulmanes, por algún castigo celestial ... Pero él, Alla desea examinar a sus siervos mediante la institucionalización de la Jihad y la matanza, para ver cuántos Musulmanes están dispuestos a sacrificar su riqueza y su vida en el nombre de Allá, y ver cuántas almas entre los incrédulos despiertan por estas operaciones severas pero reformistas, y que puedan acogerse a la tregua, dado por Dios, que al igual que las naciones del pasado Él no se apodera de ellos y los extermina de repente.”

DECAPITACION EN LA HISTORIA DEL ISLAM

Es un hecho histórico e innegable que durante 1400 años los Musulmanes han practicado el decapitamiento de sus enemigos como algo que está prescrito en su teología y tradiciones.
 
La práctica de la decapitación de prisioneros no musulmanes se remonta al propio profeta de ellos Mohamed. Ibn Ishaq ( 768 CE), el primer biógrafo de Mahoma, registra a Mohamed como diciendo que
él ordenó la ejecución por decapitación de 700 hombres de la tribu judía Banu Qurayza en Medina por supuesta conspiración contra él. [Abd al-Malik Ibn Hisham, The Life of Muhammad: A Translation of Ishaq's Sirat Rasul, introduction and notes by A. Guillaume (Karachi: Oxford University Press, 2004 [reprint of the 1955 ed.]), pp. 461-9; 'Abd al-Malik Ibn Hisham, As-Sirah an-Nabawiyah, vol. 3, Mustafa as-Saqqa and Ibrahim al-Hafiz Shalabi, eds. (Misr: Mustafa al-Babi al-Halabi, 1936), pp. 251-4 ]
 
Los líderes islámicos del tiempo de Mohammed hasta hoy han seguido estemodelo.” Ejemplos de decapitaciónes, tanto de los vivos y los muertos, en la historia del Islam son innumerables. Yusuf b. Tashfin (1106) dirigió el Imperio Al-Murabit (almorávide) para conquistar desde el Sahara occidental hasta el centro de España. Después de la batalla de Zallaqa en 1086, el ordenó que se decapite a 24.000 cadáveres de los Castellanos derrotados "y los amontonaron formando una especie de minarete para los muzzinos [recitadores del llamado al Islam] estando de pie sobre los montones de cadáveres sin cabeza, canten las alabanzas de Allah." [Paul Fregosi, Jihad in the West: Muslim Conquests from the Seventh to the Twenty-first Centuries (Amherst, N.Y.: Prometheus Books, 1998), p. 160 ]
 
A continuación, el mandó que las cabezas sean enviadas a todas las principales ciudades del norte de África y España como un ejemplo de la impotencia Cristiana. Los Al-Murabits fueron conquistados en el siglo siguiente por el Al-Muwahhids (Almohades), bajo cuyo dominio los Cristianos Castellanos  fueron decapitados después de cualquier batalla perdida.

El Imperio Otomano fue el estado de la decapitación por excelencia. Tras la victoria Otómana sobre los Cristianos Serbios en la batalla de Kosovo en 1389, el ejército Musulmán decapitó al rey Serbio y decenas de prisioneros Cristianos. En la batalla de Varna en 1444, los Otomanos decapitaron al rey Ladislao de Hungría y "pusieron sus cabeza en la punta de una larga lanza  y la exhibieron hacia los Polacos y los Húngaros." Tras la caída de Constantinopla, los Otomanos enviaron la cabeza del emperador Bizantino muerto en una “gira” a las principales ciudades en los dominios del sultán. Los Otomanos incluso decapitaron al menos a un patriarca Ortodoxo oriental. En 1456, el sultán permitió que el gran Mufti del imperio decapite personalmente al rey Esteban de Bosnia y a sus hijos-a pesar de que ellos ya se habían rendido y siete décadas después, el Sultán ordenó que 2,000 prisioneros Húngaros sean decapitados. A principios del siglo XIX, aun los Británicos fueron víctimas de la cimitarra Otomano (espada  con curva inventada por los Musulmanes especialmente para un efectivo decapitamiento-vea fig. abajo). En una expedición Británica a Egipto en 1807 dio lugar a "unos pocos cientos de cabezas Británicas dejadas a que se pudran en el sol afuera de la Rosetta". [Paul Fregosi, Jihad in the West: Muslim Conquests from the Seventh to the Twenty-first Centuries (Amherst, N.Y.: Prometheus Books, 1998), p. 160.]


 (ESPADA CIMITARRA UTILIZADA PARA DECAPITACION)
 
La decapitación también ha sido bastante común entre los Musulmanes cuando se enfrentaron a la ortodoxia de  los movimientosMahdistas.”  Según la tradición Islámica, el Mahdi, o "el bien guiado" llegará antes de que finalice el tiempo del fin, o fin del mundo, para marcar el comienzo de un Estado Islámico perfecto mundial. Cada pocas generaciones, un líder carismático Musulmán surge diciendo que es el “Mahdi.” Dado que elMahdi” es el presagio de un gobierno justo, entonces cualquier líder que lo desafía es por naturaleza corrupto. El fervor de tales afirmaciones a menudo conduce tanto a la ortodoxia y a los Mahdistas para etiquetar los demás como no-creyentes, lo que les permite invocar versículo del Corán 47: 3 y así poder decapitar legalmente a los cautivos y enemigos.

Un buen ejemplo de esto ocurrió hace 500 años en el Sultanato de Gujarati de la India occidental. Sayyid Muhammad Jawnpuri (1505 CE) afirmó que él era el Mahdi. [Derryl N. MacLean, "La sociologie de l'engagement politique: Le Mahdawiya indien et l'Etat," in Mercedes Garcia-Arenal, ed., Mahdisme et millenarisme en Islam. Revue de mondes Musulmans et de la Mediterranee (Aix-en-Provence: Edisud, 2000), pp. 239-56.] Sus seguidores, que llegaron a ser conocidos como los Mahdavis, acusaron a los Sultanes de Gujarat y funcionarios religiosos de takfir (incredulidad). Los sultanes se defendieron, a menudo mostrando las cabezas cortadas de califas Mahdavi el fin de intimidar a los posibles seguidores. La brutalidad Gujarati cumplió su propósito y, a finales del siglo XVI, la Mahdavis se desvanecieron en el olvido.
 
Quizás el más famoso movimiento Mahdista y uno de los muy pocos en ganan poder [
P.M. Holt, Encyclopedia of Islam, 2nd ed. (Leiden: E.J. Brill, 1960-2002), s.v. "Al-Mahdiyya." The Sudanese Mahdi's writings have been published in seven volumes: Muhammad Ibrahim Abu Salim, ed. Al-Athar al-Kamilah lil-Imam al-Mahdi (Khartoum: Dar Jami'at al-Khartum lil-Nashr, 1990). ] -fue el que llevó Muhammad Ahmad de Sudán a finales del siglo XIX. En 1880, Muhammad Ahmad se declaró Mahdi y llevó el JIHAD contra el Imperio Otomano, sus súbditos Egipcios, y sus aliados británicos.  Él y sus seguidores decapitareon a sus oponentes, Cristianos y Musulmanes por igual. La víctima más famosa de este Mahdi fue Charles Gordon, un general Británico en Sudán en nombre de las fuerzas anglo-egipcia. Rudolf Slatin, un prisionero de Austria por el ejército Mahdi, más tarde describió la reacción triunfante Mahdista a la ejecución de Gordon en enero de 1885. Un historiador relató así:

Tres soldados negros [Mahdistas] fueron los principales, uno de los cuales él reconoció como un hombre llamado Shatta. ... Shatta llevaba algo envuelto en un trapo ensangrentado. Slatin quedó en silencio cuando se detuvieron frente a él, con el rostro triunfante. Con una sonrisa, Shatta deshizo el paño mientras la multitud gritaba. Slatin miró: fue la cabeza cortada de Gordon ... " ¿No es esto la cabeza de tu tío, el no creyente" [Byron Farwell, Prisoners of the Mahdi (New York & London: W.W. Norton & Company, 1989), pp. 156-7. ]

La decapitación tiene especial importancia en Arabia Saudita. Sólo en 2003, el Reino de Arabia Saudí decapitó a más de cincuenta personas. [
The Atlanta Journal-Constitution, July 13, 2004. ] Este número incluye tanto Musulmanes y  no Musulmanes. Durante las últimas dos décadas, los Saudíes han decapitado al menos 1100 por presuntos delitos que van desde el de tráfico de drogas a la brujería y la apostasía. [The Atlanta Journal-Constitution, June 27, 2004. ] El gobierno Saudí no sólo utiliza las decapitaciones para castigar a los criminales, sino también para aterrorizar a potenciales oponentes. Todas estas diversas justificaciones contribuyen a la ola de decapitaciones en Irak y en otros lugares de Oriente Medio como lo que sucede con el grupo Islámico de ISIS. Cada vez más, los grupos Musulmanes ponen en práctica literalmente la decapitación de "infieles", "combatientes", y los prisioneros de guerra, que, junto con su teología del Korán tienen legitimidad Islámica, y esto les proporciona una licencia para decapitar, aunque los medios de comunicación los “condene” y digan que no representan al Islam, la realidad es que “si”, ellos representan al Islam.

CONCLUSION

La Civilización Islámica no es una anomalía histórica en su sanción de la decapitación. El Imperio Romano decapitó a los ciudadanos (como al apóstol  San Pablo), mientras que crucificaron a los no ciudadanos (como a Jesucristo). Los Revolucionarios Franceses emplearon la guillotina para decapitar a sus adversarios. Sin embargo, el Islam es la única religión importante del mundo en la actualidad que usa tanto al Estado y no estatales el legitimar las decapitaciones. Y dos aspectos principales de la decapitación en un contexto Islámico debe señalarse en primer lugar, la práctica tiene tanto sanción Koránica e histórica. No es el producto de una tradición fabricada como nos quieren hacer creer los medios de comunicación controlados por intereses políticos. En segundo lugar, en contradicción con las afirmaciones de los apologistas, tanto Musulmanes como no Musulmanes, estas decapitaciones no son simplemente un “método brutal de llamar la atención sobre la agenda política Islamista y el debilitamiento de la voluntad oponentes para luchar”. Zarqawi y otros grupos como el reciente ISIS que practican la decapitación creen que “Allah” les ha ordenado a destruir a sus enemigos de esta manera. El Islam es, para estos Musulmanes, cualquier cosa excepto una siempre "religión de paz." Es, más bien, una religión de la espada con el filo de la hoja lista siempre en la garganta de los no-creyentes. Como dice el profesor Boston: “Han pasado 14 siglos, y este principio Koránico e histórico en la tradición del Islam sigue vigente, sin cambio alguno, o sin modificación.” Mohammed, si estuviera vivo, estaría contento que aun en el siglo 21, tiene seguidores fieles a SU doctrina.

Por Caesar Arevalo

No comments: