Friday, November 21, 2014

TEOLOGIA PACTAL REFORMADA: ACLARANDO CONCEPTOS




ACLARANDO Y DEFINIENDO CONCEPTOS 
Hoy muchos grupos e individuos dentro del evangelicalismo Anabaptista simpatizan o se identifican con algunos elementos de la soteriología Calvinista Reformada Presbiteriana, y piensan así que son "Reformados." Nada podría ser mas lejos de la realidad. 

EVANGELICALISMO no parte de la Reforma (en teología: soteriología, eclesiología, etc) sino más bien de una interpretación errónea (hermenéutica) acerca de lo que es Iglesia, ley, gracia, salvación, sacramentos, santificación, etc.,  que es ajena a la fe Reformada histórica y Bíblica.    

Por lo tanto, cualquier intento de re-definir lo que es la teología Reformada o “Calvinismo” enfatizando SOLO ALGUNOS  elementos de ella y rechazando aquellas otras doctrinas fundamentales ligados intrínsecamente a ella, NO ES TEOLOGIA REFORMADA.
Los Reformadores fueron unánimes en la enseñanza del bautismo Infantil enmarcada de la teología Pactal,  de manera que para entender la teología del bautismo infantil, se debe conocer y entender la teología pactal. El rechazar la teología pactal, no solo compromete el bautismo infantil como señal y sello del nuevo pacto, pero también es una negación de la promesa Abrahamica y sus descendientes en su cumplimiento a los santos en la administración del pacto de gracia.
Por lo tanto no existe, ni puede haber un punto de acuerdo en absoluto con independientes y Anabaptistas, y sus derivados: evangélicos-anabaptistas-pentecostales, en temas como el pacto de gracia.

EXPLICACION EN UNA CAPSULA

El pacto de Abraham está todavía en vigor. La administración del pacto de Abraham involucró a creyentes y a sus hijos (Gn 17). Es por eso que Pedro dijo: "Porque la promesa a vosotros y a vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llame" (Hechos 2:39). Es innegable de acuerdo a la evidencia Escritural que Pedro está hablando desde una mentalidad pactal Abrahamica a una comunidad Judía cuyo religión está enmarcada en una mentalidad pactal también Abrahamica. La predicación es una re-afirmación en el Nuevo Testamento de la promesa de Abraham de Génesis 17 y en los profetas menores (por ejemplo, Joel 2). Sólo los creyentes en verdad han heredado, solo por gracia, mediante la fe, la sustancia de la promesa (Cristo y la salvación), pero los signos y los sellos de la promesa siempre se han administrado a los creyentes y sus hijos.
 
Por lo tanto, entre las marcas de una verdadera Iglesia que confiesa a  Cristo son la predicación pura del Evangelio (el pacto de gracia), la administración pura de los signos y sellos del pacto (sacramentos) y la administración de la disciplina.

DESARROLLO TEOLOGICO

Veamos la teología de los primeros y más influyentes Reformadores:

     Martín Lutero (1483-1546) Este primer e influyente Reformador, no jugó un papel fundamental en el desarrollo de la teología del pacto. Lutero hizo un trabajo con la idea de pacto, ya que pasa a primer plano en la Cena del Señor: la referencia es a la copa del "nuevo pacto". El desarrolla la idea de uno de los Padres de la Iglesia primitiva (Crisóstomo) que en la Cena del Señor tratamos con la promesa y el mandato.

     En lo que se refiere a nuestro interés, Lutero conecta el bautismo con el Pacto. En el bautismo él ve que, por un lado, Dios se compromete a sí mismo hacia nosotros en un pacto de gracia, llena de consuelo y, por otra parte, nos comprometemos nosotros mismos a la mortificación del pecado y de una fe segura en la relación de Dios con nosotros. Sin embargo, en su panfleto de 1520 "La cautividad babilónica" (que trata de la corrupción de la iglesia de Roma) el pacto no se menciona y uno busca en vano en escritos posteriores. La razón de esto hay que buscarla en la idea de Lutero sobre el bautismo, que se centra en la idea de la promesa. Esta promesa es: "El que creyere y fuere bautizado, será salvo" (Marcos 16:16) Esta respuesta individual recibió un énfasis en la teología de Lutero. No es de extrañar que la idea de pacto retrocedió a un segundo plano. El giro decididamente semi-pelagiano que Melanchthon dio a la teología Luterana posterior podría haberse evitado si el mismo Lutero hubiera tenido la oportunidad de desarrollar una estructura de pacto adecuada. Teniendo en cuenta su tiempo y su lugar en la historia, estamos sorprendido por lo que él era capaz de lograr, por la gracia de Dios.

     Ulrico Zwinglio (1484-1531) El Reformador Suizo trató el concepto de pacto en el desarrollo de sus comentarios sobre la Cena del Señor. Señaló que "pacto" y "testamento" realmente significan lo mismo y que las Escrituras parecen utilizar "testamento", "pacto" y "federalismo" (testamentum, pactum, foedus) indistintamente. En referencia a los pactos hechos con Noé, Abraham e Israel, Zwinglio demuestra que era la costumbre de sellar un pacto con sangre y sacrificios; los puntos de sangre a la sangre de Cristo. Ya en 1523 Zwinglio consideratestamento” ypacto” lo mismo: la cual es la relación en la cual Dios entra en el hombre.

     En 1524 Zwinglio comienza a defender sus puntos de vista sobre el bautismo en contra de algunos de losradicales” entre sus seguidores. Estos radicales, que querían romper todos los lazos con la iglesia y la idea sacramental de Roma, sintieron que Zwinglio no estaba siendo lo suficientemente fuerte en su rechazo de los errores romanos, formaron el comienzo del movimiento “Anabaptista.” Ellos rechazaron el bautismo de infantes. Al oponerse a ellos, Zwinglio compara la circuncisión y el bautismo, indicando sobre la base de Col.2: 11 y Romanos 4:11, que el bautismo ha reemplazado la circuncisión. Mientras el desarrolla sus pensamientos sobre este tema, el describe el pacto como la promesa que Dios da a los creyentes. El pacto no es principalmente la obligación de que el hombre lleva en sí mismo, pero la relación en la cual Dios entra con el hombre. Hay un elemento de obligación, pero no es el elemento primario


     En Julio de 1527, Zwinglio publica sus puntos de vista maduros sobre el asunto del Pacto. Él enseña que a lo largo de todo el tiempo sólo ha habido un pacto hecho con Adán y ha sido establecido sucesivamente con Noé, Abraham, la nación de Israel y la iglesia del NT. El corazón del Pacto es que el Altísimo es nuestro Dios y que somos su pueblo. La unidad del Pacto descansa en el hecho de que Dios es siempre uno y que Jesucristo es el único Salvador.

     Es interesante observar que Zwinglio, en su comentario sobre Génesis, habla de dos clases de hijos de Abraham y dos tipos de promesas: terrenales y promesas temporales para los hijos naturales junto de promesas espirituales y eternas para los hijos espirituales durante el Antiguo así como también el Nuevo Testamento. Él no habla de un pacto de dos veces, pero reconoce que hay una cierta dualidad.

     Heinrich Bullinger (1504-1575) estuvo estrechamente involucrado con Zwinglio en el desarrollo de este último de sus puntos de vista del pacto. Esto es evidente en varias cartas y su participación en los debates abiertos con los Anabaptistas, celebrada en 1525. Ya en 1523 (19 años de edad!), Escribió acerca de la unidad de las Escrituras, una verdad tan fundamental en la comprensión del Pacto. En 1534 él se refiere al Decálogo como una paráfrasis de las obligaciones divinas y humanas en el pacto. Varios otros de sus escritos indican que estaba de acuerdo estrechamente con Zwinglio en este tema.

     Martín Bucero (1491-1551) pasó la mayor parte de su ministerio en Estrasburgo, una ciudad en el norte de Francia, en la frontera con Alemania, que fue un importante centro de actividad Reformada. En varios temas él tomó una posición media entre Lutero y Zwinglio. Fue influenciado por Lutero en el punto del Nuevo Testamento en la Cena del Señor; Sin embargo, cuando los Anabaptistas trajeron sus puntos de vista en Estrasburgo, se volvió a Zwinglio para obtener ayuda. En una carta de fecha 16 de diciembre de 1524, Zwinglio le aconseja a defender el bautismo de infantes, ya que coincide con la circuncisión en el Antiguo Testamento, el cual, como el bautismo, es un signo de la fe y, sin embargo fue administrada a los bebés. Bucero tomó este consejo y en un folleto de 26 de diciembre 1524 habla del significado de igualdad de la circuncisión y el bautismo. En su mayor desarrollo del pensamiento de pacto, Bucero está en pleno acuerdo con Zwinglio. Mencionamos Bucero para mostrar que los principales Reformadores estaban de acuerdo y también porque, a su vez, influenciaron a Juan Calvino, que pasó algunos años en Estrasburgo y quedó profundamente impresionado con el trabajo de Bucero.

     Juan Calvino (1509-1564) es el Reformador que desarrolló una teología completa del pacto. Su pensamiento teológico  sobre la materia deben ser recogidos de varias fuentes: los Institutos, sus sermones y sus comentarios


  Calvino es muy claro al afirmar que el pacto hecho con Abraham es el pacto hecho con nosotros y nuestros hijos hasta el día de hoy: "Pero si el pacto sigue siendo firme y constante, no se aplica menos hoy en día a los hijos de los cristianos que a los bebés de los Judíos bajo el Antiguo Testamento se refería ". (38) Dado que este es el mismo pacto, y puesto que no todo lo que se llama Israel es Israel, Calvino también puede tomar la posición de que el Pacto de la Gracia es más amplio en su ámbito de elección. En la escritura de la predestinación como decreto eterno de Dios en relación con el último estado del hombre, señala:

"Dios ha atestiguado esto no sólo en las personas individuales, sino que nos ha dado un ejemplo de ello en toda la descendencia de Abraham ... Ahora debemos agregar un segundo grado más limitado de elección, ... es decir, cuando a partir de la misma raza de Abraham Dios rechazó algunos ... "

Él está diciendo que todos los descendientes de Abraham fueron elegidos en un sentido general. Con ellos se estableció el Pacto de Gracia. Sin embargo, en un sentido más particular, la elección se refiere sólo a algunos de los hijos de Abraham por lo tanto algunos de ellos fueron rechazados. Dado que todos estaban en el pacto de gracia y llevaban la marca de la misma en la circuncisión, debemos concluir que Calvino enseña que el pacto de gracia es más amplio en su extensión que la elección  [en particular]. De hecho, Calvino no hace distinción entre la elección general, es decir, la elección de toda la nación de Israel como pueblo de Dios, y el Pacto de Gracia. Cuando escribe, "El pueblo de Israel ha sido llamado "la herencia de Dios"... sin embargo, muchos de ellos eran extranjeros." , Calvino está utilizando el lenguaje de pacto. Los que están en el Pacto eran elegidos de esa manera general en el que Dios llamó a todo Israel, como nación, para ser su pueblo. Calvino entiende completamente y enseña que los miembros del Pacto pueden ser cortados a través de su ruptura del pacto. Él se refiere a Ismael y Esaú como ejemplos de esto.

     Calvino también no tuvo reparos en hablar de diferentes grados de gracia:

     "Así que, de hecho, el generoso favor de Dios, el cual él ha negado a los demás, se ha mostrado en la adopción de la raza de Abraham; sin embargo, en los miembros de Cristo aparece un cada vez más excelente poder de la gracia, pues al ser implantados en su Cabeza [Cristo], ellos nunca serán separados de la salvación "  
En resumen, los cristianos Reformados hablan de la Escritura como el drama de desarrollo del pacto de la gracia de Dios. Pablo habla de los hijos de Israel, diciendo: "A ellos pertenecen los pactos ..." (Rom. 9: 5). La Biblia es una historia Pactal, el cual Pablo, otra vez describe como "los pactos de la promesa" (. Ef 2:12).

La esencia del pacto de la gracia es la misma en todo el Antiguo y el Nuevo Testamento:

Dios salva a los pecadores por gracia solamente, a través de la fe solamente, en Cristo solamente. Pero su administración histórica ha variado a través del tiempo y lugar. Por ejemplo, el pacto de la gracia se amplió desde el Antiguo Testamento al Nuevo Testamento, ya que se administró primero con familias pequeñas (por ejemplo, las familias de Noé y Abraham), y luego con la nación de Israel, pero ahora con la iglesia, que se compone de las personas "de toda tribu, lengua, pueblo y nación" (Apocalipsis 5: 9). Además, se administró en el Antiguo Testamento a través de lo que los autores del Nuevo Testamento describen como "tipos" y "sombras" (Hebreos 8: 5; 10: 1.), Como los sacrificios, el sacerdocio y el templo, todos los cuales señaló a su realidad, Jesucristo.

Los credos y confesiones Reformadas expresan la continuidad del pacto de la gracia de Dios a pesar de sus muchas variaciones históricas. Por ejemplo, el Catecismo de Heidelberg dice:
 
"...Dios mismo reveló por primera vez [que] en el paraíso, [y] después [fue] proclamado por los santos patriarcas y profetas, y prefigurado por los sacrificios y otras ceremonias de la ley, y, finalmente, cumplido en su amado Hijo "(Q & A 19). 

El evangelicalismo niega la continuidad del pacto de gracia en el Antiguo y Nuevo Testamento y al negar la teologia pactal, niegan, como consecuencia de ello, el bautismo de infantes. Es imposible por lo tanto llamarse "reformado" si se niega el bautismo infantil como señal y sello del pacto de gracia, aunque simpatizen con los llamdos "cinco puntos."

Por Caesar Arevalo

Friday, November 14, 2014

EL BAUTISMO INFANTIL Y EL PACTO DE GRACIA





EL BAUTISMO INFANTIL Y EL PACTO DE GRACIA

Por: John Flavel  

INTRODUCCION

John Flavel (1628-1691) Fue un ministro Ingles Presbiteriano Puritano. Nació en la ciudad de Dartmouth in Devon, Inglaterra, cuyas enseñanzas son hasta ahora altamente valorada como la más útil y fortalecedora en teología y vida practica. Fue hijo de un ministro quien murió en la prisión por su incoformidad, John Flavel sabía lo que era sufrir calamidades, y en su vida demostró las gracias evangélicas de un hombre fuerte de Dios. Bajo su influencia, se produjo una unión entre Presbiterianos y Congregacionalistas. El siguiente extracto es de su voluminosa obra “La vindicación de la ley Federal” un tratado del pacto de obras y gracia en defensa del bautismo infantil como argumento en contra de los Anabautistas y particularmente contra un tal Dr. Cray. Lo valioso de este escrito es que nos muestra la exposición original del tema del pacto de gracia y como este es el argumento que fundamenta el bautismo infantil. Un buen material de lectura para los hermanos de fe Reformada en este siglo y para aquellos que desean conocer mas acerca de este tema.

EXTRACTO:

Tesis 1. Le ha agradado a Dios, en todas las edades del mundo, desde que el hombre fue creado, el tratar con su iglesia y la gente por medio del Pacto, y de esta misma forma el seguirá operando con ellos hasta el fin del mundo.

Dios podría haber lidiado con nosotros de una forma suprema por mera soberanía y dominio, mandando lo deberes que él quisiera, y estableciendo sus mandamientos a través de sanciones que él quisiera, y nunca haber traído para sí mismo bajo la atadura y la obligación de un pacto para sus propias criaturas: pero el escogió el tratar familiarmente con su pueblo a través del pacto, siendo una manera familiar (2 Sam.7: 19). ¿Es esta la manera de los hombres, oh Señor Dios. Y la manera de los hombres, Señor Dios! se trata de un camino lleno de gracia y de bondad condescendiente: él está dispuesto por la presente que su pueblo debiera saber lo que sin duda ellos pueden esperar de su Dios, así como lo que su Dios requiere de ellos. Por la presente también El proveerá a su pueblo con ruegos y argumentos poderosos para la oración, socorrerlos en su fe contra las tentaciones, fortalecer sus manos en los deberes a la obediencia, endulzar su obediencia a ellos, y separar a su propio pueblo del mundo.

Tan pronto como el hombre fue creado y colocado en el paraíso, siendo perfecto y completamente dotado con habilidades perfectas y completas parra obedecer todos los mandamientos de su Creador; el Señor entró inmediatamente en el pacto de obras con él, y como consecuencia toda su posteridad natural en él: y en este pacto de obras su posición o caída fue de acuerdo a la perfección y la constancia de su obediencia personal, (Gen.2: 17; Gal. 3: 10). Sin embargo, en este primer pacto de obras no hubo provisión en absoluto para su recuperación (en el caso de la menor falla) por su arrepentimiento o mejor obediencia; pero la maldición de inmediato tomó el alma y el cuerpo; y el pecado, por la caída entró en la naturaleza del hombre, totalmente deshabilitandole para el perfecto desempeño de cualquier deber, como el pacto requiere que se haga (Rom.8:3). Tampoco Dios aceptará ningún arrepentimiento o esfuerzos-en lugar de la obediencia perfecta por la ley. Así que a partir de la caída de Adán hasta el fin del mundo este pacto cesa [deja de ser] como un pacto de vida, o un pacto capaz de dar justicia y vida para toda la humanidad para siempre, (Rom.3: 20). "Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él." (Gal.3:11) "Pero que ningún hombre es justificado por la ley ante los ojos de Dios, es evidente." Y siendo tan evidente, que la justicia y la vida es para siempre imposible de obtener en los términos del pacto de Adán [obras], que debe, por tanto, ser una verdad evidente por sí misma, que desde la caída Dios nunca- y hasta al fin del mundo- abrirá de esa manera la puerta a la vida (por lo tanto bloqueada por una imposibilidad absoluta) para la justificación y la salvación de cualquier hombre.

Tesis 2. Poco después de la violación y el cese de este primer pacto, como un pacto de vida, agradó al Señor abrir y publicar el segundo pacto de la gracia por medio de Jesucristo, el primer amanecer de esto lo encontramos en (Gen. 3:. 15). en el que se prometió la semilla que aplastará la cabeza de la serpiente. Y aunque esto sea sino un descubrimiento muy corto, y un tanto oscuro remedio del hombre y la salvación por Cristo; sin embargo, era un alegre sonido a los oídos del pueblo de Dios, que era incluso la vida a los creyentes de aquellos tiempos. Pues podemos concluir racionalmente, que ese espacio de tiempo entre la ruptura de la primera y el hacer del segundo pacto fue el período más sombrío de tiempo que alguna vez el mundo vio o haya visto. Este pacto de gracia ahora se tomó el lugar del pacto de obras, y comprendió a todos los creyentes en el seno de la misma. El pacto de las obras tuvo lugar desde el momento en que se hizo hasta la caída de Adán, y luego fue abolido como un pacto que da vida. El segundo pacto se llevó a cabo desde el momento en que se hizo poco después de la caída, y continúa hasta el final del mundo. Y estos sólo son los dos pactos que Dios ha hecho con los hombres; el último reemplazando al primero, y que comienza a partir de su vencimiento; pero ambos no pueden posiblemente estar en vigor juntos al mismo tiempo, y en las mismas personas, como si fueran pactos coordinados de vida y de salvación. Porque en la coordinación se expulsan y se destruyen entre sí, (Gal. 5: 4). "El que de vosotros se justifica por la ley, habéis caído en desgracia." 

El primer pacto fue un pacto sin un mediador; el segundo es un pacto con un mediador. Coloque un creyente bajo ambos a la misma vez, o ponga estos dos pactos en coordinación, y vera que  los resultados serán una pura contradicción:Que un hombre se salva sin un mediador, y sin embargo, por un mediador.” Por otra parte, si hubiera una forma de vida sin un mediador, no habría necesidad de hacer un pacto con un mediador; ni pudieran estas palabras de Cristo ser verdad, Juan 14. 6. "Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí ".

La justicia del primer pacto estaba dentro del hombre mismo; la justicia del segundo pacto esta fuera del hombre en Cristo. Ponga estos dos en la coordinación, y lo que resulta es una contradicción tan pura como la primera, es decir: Que el hombre es justificado por la justicia dentro de él, y sin embargo, se justifica por una justicia fuera de él, expresamente contrario a la conclusión del apóstol  en Rom. 3: 20. "Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él."  Por lo tanto, es un absurdo intolerable el colocar a los creyentes bajo estos dos pactos al mismo tiempo; bajo la maldición de la primera, y la bendición de la segunda. Porque cuando el estado de cualquier persona se cambia por la justificación, también su pacto se cambia con el estado, (Col. 1: 13.) Es tan inimaginable que un creyente debe por lo tanto estar debajo ambos pactos, como es de imaginar que un hombre puede nacer de dos madres, (Gal. 4:22, 23, 24, 25), o una mujer sea casada legalmente a dos maridos, (Rom. 7: 1, 2, 3, 4.) y más absurdo (si es posible que cualquier cosa puede ser más absurdo) atribuir el privilegio más glorioso del pacto de gracia, (a saber. "Voy a ser tu Dios para ti, ya tu descendencia después de ti "[ Génesis 7:17]) al pacto impotente y abolida de las obras; ambas  tan absurdas que se afirman en defensa de Antipaido-bautismo.

Y pensemos que es verdad, que después de la primera edición del pacto de la gracia, el asunto del primer pacto fue representado a los Israelitas en la ley moral; sin embargo, la representación fue pensada y diseñada para ser servil, y añadida a la promesa (Gal.3: 19). Y así  la propia ley o decálogo se refería al pacto de la gracia; sí, de alguna forma fluía de este pacto, ya que se promulgó por el consejo de Dios para ser útil a la misma; tanto antecedentemente conducir a los hombres por la convicción de pecado, el temor de la ira, y la auto-desesperación al pacto de la gracia; y también, en consecuencia como un modelo de la obediencia y el estado de santidad. Porque si hubiera sido publicado como un pacto diseñado intencionalmente para su uso primitivo y  final, entonces habría frustrado totalmente el pacto de la gracia.

Tesis 3. A pesar de la luz primordial o primeros destellos de este pacto de gracia, era comparativamente débil y oscuro; sin embargo, a partir de la primera publicación de la misma a Adán, Dios en todas las edades ha estado ampliando los privilegios, y aumentando la gloria de este segundo pacto en todas su expresiones y ediciones de él hasta hoy, y será cada vez más ampliada y presentada hasta el final del mundo.

Esa primera promesa (Gen.3: 15) es como el primer pequeño manantial o la cabeza de un gran río, que cuanto más  corre, más grande es con la adhesión de más aguas a la misma. O como el sol en el cielo, que cuanto más alto se monta, más brillante y glorioso el día sigue creciendo.

En ese período de tiempo, entre Adán y Abraham, no encontramos ninguna señal del pacto de Dios en él que ordenó que se aplique a la semilla infantil de los creyentes. Pero en esa segunda edición del pacto a Abraham, los privilegios del pacto fueron amplificados, y su semilla infantil no fue solamente tomado en el pacto (como lo estuvieron antes), pero también fue añadido a la iglesia visible, mediante la recepción de la señal del pacto, que entonces era la circuncisión; y por lo que aquí es una gran adición hecha a la iglesia visible, incluso a todo el bebé de creyentes adultos.

A partir de ese período, hasta la venida del Mesías en la carne, la iglesia judía, y su semilla infantil, excepto sólo unos pocos prosélitos fuera de las naciones gentiles, formaron la iglesia visible de Dios, y los pobres gentiles estaban sin Cristo, alejados de la riqueza común de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo (Ef. 2: 12). pero en este tercer período glorioso el pacto se amplía de nuevo en sí más que antes, y los privilegios del pacto ya no están limitados, y restringidos a los creyentes judíos, y su semilla infantil; pero también los gentiles son tomados en el pacto, y la puerta de la fe se abrió a ellos, (Hechos 14: 27). La pared de separación se descompone ahora, que separaba la iglesia del mundo gentil (Ef. 2: 14). Esta fue una gloriosa ampliación del pacto, y muchas profecías gloriosas y promesas se cumplieron en él; tales como: (Isa. 9: 10. 62: 1, 6, 69: 22. 54: 3.60: 3, 5, 11, 16. 62: 2)

Y aunque el pacto, en cuanto a su parte externa, parece haber perdido terreno en la ruptura de la nación judía de la iglesia; sin embargo, así como el mar, que pierde en un solo lugar, gana con ventaja sobre otra: La adición de muchas naciones gentiles a la iglesia, más que retribuciones en la ruptura de aquella nación de los Judíos presente. Y, de hecho están desgajadas  pero por un tiempo, porque Dios los injertara a ellos de nuevo (Rom. 11: 23). Esto, por tanto, es el diseño de Dios, y el  constante curso de su pacto de la gracia, más y más para verla en sí en todas las edades; nada puede ser más contrario a la naturaleza de este pacto, que se estrechen y contraigan sus privilegios en su progreso más adelante, y cortar toda una especie de ella, la que antiguamente acogió.

Tesis 4. Es más allá de toda duda y contradicción, que la semilla infantil de Abraham, en virtud de la segunda edición del pacto de la gracia, fueron llevados con sus padres creyentes al pacto de la gracia de Dios, tuvieron el sello de ese pacto aplicado a ellos, y por lo tanto fueron añadidos a la iglesia visible (Gen.7: 7, 8, 9, 10, 11), que era un privilegio del pacto de gracia sobreañadido a todo lo anterior, y tal como barriendo  todas las frívolas cavilaciones y excepciones de aquellos que ponen como objeción la incapacidad de los bebés de entrar en un pacto con Dios, o de recibir los beneficios de los privilegios externos de la iglesia visible. Tampoco puede el enemigo más sutil de bautismo infantil darnos una razón convincente de por qué los hijos de los creyentes gentiles no tienen la misma capacidad de los mismos beneficios que los infantes de los creyentes judíos, si todavía están en pie bajo el mismo pacto que estaban bajo el primero; y Dios no ha derogado la concesión de gracia anteriormente hecha a la semilla-infante de su pueblo pactal.

Tesis 5. Es claro para mí, más allá de toda contradicción, de Rom. 11: 17. "Si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en entre ellos, y hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo:" Yo puedo decir escaso deseo un más clara de la luz Escritural que este texto da, para satisfacer mi entendimiento en este caso, que cuando Dios desarraigo a los Judios incrédulos de la iglesia, los padres y los hijos juntos, los creyentes gentiles, que son tan verdaderamente la simiente de Abraham como lo fueron los Judíos (Gal . 3: 29) sí, la más excelente simiente de Abraham, fueron implantados o injertados en su lugar, y disfrutaron ampliamente de los privilegios de ese pacto, tanto internos como externos, para sí mismos y para su semilla infantil, como siempre los miembros de la iglesia judía lo han disfrutado o pudieron hacer.
Nuestros adversarios en esta controversia hacen lastimosa y aparentemente algo confuso aquí, e inventan muchas distinciones extrañas e ininteligibles para cubrir con una nube la luz de este texto famoso. .. Es evidente que Abraham es la raíz; el olivo, la iglesia visible; la savia y la rica savia del olivo, son las ordenanzas de la iglesia y privilegios del pacto; los creyentes gentiles, que son la simiente de Abraham según la promesa, son las ramas injertados en el lugar de las ramas naturales, y con ellos, o de la misma manera como lo hicieron, participan de la raíz y de la rica savia del olivo, es decir, muy ampliamente disfrutan de todas las inmunidades, beneficios y privilegios de la iglesia y el pacto (entre los cuales es el signo de iniciamiento y el principal también) como fueron siempre las ramas naturales que fueron desgajadas, es decir, los padres Judíos y sus hijos, hicieron o podrían haber hecho. Y negar esto, (como antes se ha señalado) es afligió del pacto privilegios en su progreso más lejos.
 
Tesis 6. De aquí encontramos, que apenas la iglesia cristiana fue constituida, y los creyentes gentiles fueron añadidos por fe a la misma, y los hijos de esos padres creyentes son declarados ser federalmente santos  (1 Cor. 7: 14) y los Judíos incrédulos, que eran supersticiosamente aficionados a la circuncisión, y llenos de prejuicios contra el bautismo como una innovación perjudicial, son persuadidos por el Apóstol  a someterse a ella (Hechos 2: 38, 39). Asegurándoles que la misma promesa, a saber: “ Voy a ser un Dios para ti, y a tu descendencia después de ti,”  es ahora tan eficazmente sellados en ellos y a sus hijos por el bautismo, como lo fue en la antigua edad de la circuncisión: Y que los gentiles, que aún están lejos, cada vez que Dios los llamé a ellos, gozarán igualmente el mismo privilegio, tanto para sí mismos y para sus hijos también.”
También encontramos una comisión dada por Cristo a los discípulos (Mat.28: 19, 20) a discipular a todas las naciones, bautizándolos, y del cual los bebés no deben ser excluidos del discipulado (Hechos 15: 10). Así encontramos con que, como en la institución de la circuncisión, Abraham, el padre y maestro de la familia, fue circuncidado por primera vez en su propia persona, y luego toda su casa (Gen.17: 23, 24)  tan pronto como cualquier persona por la conversión o la profesión pública de la fe se convirtió en un niño visible de Abraham, esa persona fue bautizada en primer lugar, y luego toda la casa con él o ella (Hechos 16: 15, 33). 

Por lo tanto, no es razonable que nos pidan pruebas si había bebés en esas casas; es más probable que en tal frecuentes bautismos en los hogares pertenecientes a los creyentes, había algunos niños; pero si no había ninguno, es suficiente para nosotros probar de su santidad federal (1 Cor.7: 14). y el alcance de la promesa de Dios a ellos (Hechos 2: 38, 39). Si hubiera habido tantos bebés en los hogares, ellos podrían y deberían haber sido bautizados. ¿Cómo el verdadero sentido y alcance de las dos últimas escrituras mencionadas y vindicados contra las interpretaciones corruptas del Sr. Cary?  [Vea a mi Vindiciae Legis et foederis, p. 90, 91.] Nosotros no ponemos el énfass sobre el bautismo de los infantes sobre tales puntos como el bautismo de la familia de los creyentes, o Cristo de tomar en sus brazos, y bendiciendo a los más pequeños que fueron traídos a él. Estas y muchas otras cosas que se encuentran en la historia de Cristo, y los Hechos de los apóstoles, tienen su uso y servicio para fortificar esa doctrina. Pero si no podemos producir ningún ejemplo de bautizo infantil, el mérito de la causa no reside en la cuestión de ese hecho, pero en el derecho del pacto. Para nuestros adversarios mismos, si nos vamos a la realidad, se pondrá difícil el producir un caso del Nuevo Testamento de cualquier hijo de un cristiano creyente cuyo bautismo fue diferido, o por Cristo o sus apóstoles dando una orden de ser diferido, hasta que alcance los años de la madurez, e hiciera a sí mismo una profesión personal de fe.

Tesis 7. El cambio de la señal y sello del pacto de la circuncisión al bautismo, no será de ninguna manera inferir el cambio o la diversidad de los pactos, especialmente cuando el ultimo entra en el lugar del primero, y sirve para el mismo uso y fin del primero, como es manifestado en el bautismo, de Colosenses 2: 11, 12. El pacto sigue siendo el mismo pacto de gracia, aunque puede cambiar el signo de iniciación externa. Porque ¿qué es la parte sustancial del pacto de la gracia ahora, pero la misma que fue a Abraham y a su descendencia antes? ¿No es este nuestro pacto de la gracia, Heb. 8: 10: "Yo seré para ellos por Dios, y ellos me serán a " un pueblo?", Y en ¿qué palabras el pacto de Abraham se expresó (Gen.17: 7) "Y estableceré mi pacto entre mí y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y a tu descendencia después de ti."? Esto hace que el pacto de Abraham sea sellado a él y a su semilla, como verdadera y propiamente el pacto de la gracia, como lo que ahora el bautismo sella a los creyentes y a su simiente. "


Referencia:

--The Works of John Flavel, Vol. 3, Banner of Truth 1982. pp 541-547. Vindiciarum Vindex

Obras escritas por Flavel son ricas en contenido teológico y devocional y pura perspectiva Puritana.
  • ‘Husbandry Spiritualised,’ Lond. 1669.
  • ‘Navigation Spiritualised,’ Lond. 1664.
  • ‘The Fountain of Life Opened, or a Display of Christ in his Essential and Mediatorial Glory, containing forty-two sermons,’ Lond. 1672.
  • ‘A Saint indeed,’ Lond. 1668.
  • ‘A Token for Mourners,’ Lond. 1674.
  • ‘The Seaman's Companion,’ Lond. 1676.
  • ‘Divine Conduct, or the Mystery of Providence Opened,’ Lond. 1678, 1814, 1822.
  • ‘The Touchstone of Sincerity,’ Lond. 1679.
  • ‘The Method of Grace in the Gospel Redemption,’ Lond. 1680.
  • ‘A Practical Treatise of Fear, wherein the various Kinds, Uses, Causes, Effects, and Remedies thereof are distinctly opened and prescribed,' Lond. 1682.
  • 'The Righteous Man's Refuge,' Lond. 1682.
  • 'Preparations for Sufferings, or the Best Work in the Worst Times,' Lond. 1682.
  • 'England's Duty under the present Gospel Liberty,' Lond. 1689.
  • 'Mount Pisgah, or a Thanksgiving Sermon for England's Delivery from Popery,' Lond. 1689.
  • 'Sacramental Meditations upon divers select places of Scripture,' Lond. 1679.
  • 'The Reasonableness of Personal Reformation and the Necessity of Conversion,' Lond. 1691.
  • 'An Exposition of the Assembly's Catechism,' Lond. 1692.
  • 'Pneumatologia, a Treatise of the Soul of Man,' Lond. 1685.
  • 'Planelogia, a succinct and seasonable Discourse of the Occasions, Causes, Nature, Rise, Growth, and Remedies of Mental Errors.' * 'Vindiciarum Vindex, or a Refutation of the weak and impertinent Rejoinder of Mr. Philip Carey' (a leading anabaptist in Dartmouth). 1691.
  • 'Gospel Unity recommended to the Churches of Christ.'
  • ' A Faithful and Succinct Account of some late and wonderful Sea Deliverances.' 1679.
  • 'Antipharmacum Saluberrimum, or a serious and seasonable Caveat to all the Saints in this Hour of Temptation.' 1664.
  • ' Tydings from Rome, or England's Alarm.' 1667.
  • ' A pathetic and serious Dissuasive from the horrid and detestable Sins of Drunkenness, Swearing, Uncleanness, Forgetfulness of Mercies, Violation of Promises, and Atheistic Contempt of Death.' 1677
  • 'The Balm of the Covenant applied to the Bleeding Wounds of afflicted Saints.' 1688
  • 'Vindiciæ Legis et Fœderis.'
  • 'A Familiar Conference between a Minister and a doubting Christian concerning the Sacrament of the Lord's Supper.'
  • 'A Table or Scheme of the Sins and Duties of Believers.' 1679.
Las ediciones de Flavel han aparecido más de 720 veces desde 1664 hasta el presente día.

Escrito y Traducido por Caesar Arevalo