LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Thursday, December 18, 2014

SALMO 2 Y LOS PRONOMBRES QUE DEMUESTRAN QUE JESUS ES DIOS




INTRODUCCION
La evidencia escritural que demuestra la divinidad de Jesus es evidente en el original siguiendo una correcta hermeneutica. Este es el caso con el Salmo 2. Jesus es presentado como el Hijo de Dios, el cual destruye a sus enemigos, los lideres y jefes de naciones que le rechazan, en su ira. Este hecho apunta a su divinidad. Veamos.


Besad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino, Cuando se encendiere un poco su furor. Bienaventurados todos los que en él confían. (Salmo 2:12)


En este versículo, los pronombres “Se” “su” “el” se refieren al sustantivo  בַ֡ר [bar] “Hijo” en la primera parte de este versículo.

Veamos esto en el texto como se aplica:


Besad al Hijo, para que no se enoje [el Hijo], y perezcáis en el camino, Cuando se encendiere un poco su furor [del Hijo]. Bienaventurados todos los que en él [el Hijo] ponen su refugio [Salmo 8:12)


La bendición אַ֝שְׁרֵ֗י de buscar el refugio ח֥וֹסֵי en el Hijo para escapar Su ira אַפּ֑וֹ , es una clara indicación de la divinidad del Hijo, pues solo Dios es nuestro Salvador (Isaias 45:22). El aplicar semejante lenguaje a un ser criado, es blasfemia. 


Por otro lado, la fuerza de este argumento es verificado por el intento desesperado de los Unitarios del siglo 19 de ignorar la palabra “Son” e ir a la palabra “YHVH” del versículo 11 y hacer a los lectores pensar que el versículo 12 se refiere a “YHVH.” 


Esta forma de hacer hermenéutica es una clara y evidente violación de las reglas de la exegesis. Sin embargo, esta maniobra exegética es una evidencia de que ellos entienden que los pronombres del versículo 12 se refieren al Hijo de Dios y por lo tanto que el Hijo es verdaderamente Dios.

Veamos el contexto, el Salmista dice que si las naciones [los jefes de naciones, magistrados, presidentes, reyes, príncipes, etc] no “besan al Hijo” como sumisión y reverencia a Su poder y autoridad, es decir su gobierno. Su enojo los destruirá a todos ellos en el día de Su ira.

Vea la relación entre “enojo” “ira” y “destrucción” hacia los jefes de las naciones que rechazan “besar” al Hijo. Las Escrituras son claras en cuanto a la escatología de la ira de Dios, es la ira del Hijo sobre las naciones y sus líderes que rechazan someterse al Hijo!  Esta evidencia Bíblica es una refutación a los que niegan la deidad de Cristo.

Es decir el trabajo divino se adscribe a las funciones del Hijo. Vea su paralelo en el Salmo 110:5-6


5 El Señor á tu diestra Herirá á los reyes en el día de su furor:

Juzgará en las gentes, Llenará las de cadáveres: Herirá las cabezas en muchas tierras.



Este pasaje paralelo a Salmos 2, es una evidencia de que el Hijo es Dios, veamos:


Aquí en este pasaje vemos a YHVH hiriendo a los reyes de la tierra, el mismo lenguaje se lee en 2:12. Interesantemente, la palabra en Hebreo para furor es la misma palabra que se usa en 2:12 אַפּ֣וֹ (appow). El versículo 6 es una elaboración más extensa de la frase “perezcáis en el camino.”


En conclusión, las Escrituras nos demuestran y prueban que el Hijo es Dios, pues solo Dios es el único que destruye a los que rechazan su gobierno. Salmos 2 y 110 es la evidencia de ello. La conclusión teológica de la evidencia textual solo apunta a que el Hijo es Dios, la gramática Hebrea nos demuestra que es el Hijo el que destruirá a todos aquellos que rechazan su gobierno.

Por Caesar Arevalo
Iglesia Presbiteriana Reformada
La Brea, CA.


Post a Comment