LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Tuesday, December 23, 2014

ISAIAS 9:6 Y LA DIVINIDAD Y HUMANIDAD DEL MESIAS





Los profetas Hebreos escribieron muchas referencias acerca del Mesías que vendría como Salvador y liberador, como Hijo de Dios e Hijo de David. Isaías 9:6 es un texto que ha traído gran controversia por sus gramática y significado semántico lexicográfico entre Judíos y Cristianos por siglos. Inclusive grupo heréticos como los “Testigos de Jehová” usan este pasaje, increíblemente, para negar la divinidad de Jesús. Sin embargo, este pasaje mismo, exegéticamente nos demuestra que Jesús es Dios, pero también nos muestra sus dos naturalezas: humana y divina:

Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro. Se llamará su nombre «Admirable consejero», «Dios fuerte», «Padre eterno», «Príncipe de paz». [Isaías 9:6]

Hebreo original:

שַׂר־שָׁלֹֽום׃אֲבִיעַ֖ד גִּבֹּ֔ור אֵ֣ל יֹועֵץ֙ פֶּ֠לֶא שְׁמֹ֜ו וַיִּקְרָ֨א עַל־שִׁכְמֹ֑ו הַמִּשְׂרָ֖ה וַתְּהִ֥י נִתַּ ן־לָ֔ נוּ בֵּ֚ן יֻלַּד־לָ֗נוּ כִּי־יֶ֣לֶד

En el original, se lee que se le ha sido dado: EL GOBIERNO Y DOMINIO (הַמִּשְׂרָ֖ה=hamisrah). Es interesante notar que el verbo (נוּ בֵּ֚ן=nittan)  esta en el pasivo, es decir que este Niño, Hijo, no hace nada para recibir de su Padre, el GOBIERNO Y DOMINIO SOBRE TODAS LAS COSAS! Indicando su dignidad, carácter y esencia ¡

El Comentario Bíblico del Pulpito dice:

“El Gobierno fue considerado como una carga, para ser llevado en la espalda o los hombros, y a veces fue simbolizado por una llave puesta sobre el hombro (Isaías 22:22). Los escritores Latinos  hablan del poder civil como transmitidas en los hombros de los magistrados (Cic 'Orat pro FLACC,.' § 95,. Paneg,' Plin, § 10). Como Dios, nuestro Señor rige todas las cosas desde el principio; como hombre, se estableció un "reino" que todavía gobierna - sobre la tierra.”

Preguntémonos  ahora ¿Quién es este “Hijo” que nacerá como un niño? Los antiguos Targúmenes Judíos de Isaías insertan la palabra el “Mesías” en este versículo para hacer la identidad del “Hijo” claro a cada lector:

Porque nos ha nacido un hijo, se nos ha concedido un hijo; y recibirá la Ley sobre él para mantenerlo; y su nombre es llamado desde el principio, Admirable, Consejero, Eloha, El Poderoso, Permaneciendo en la eternidad, El Mesías, porque la paz se multiplicará en nosotros en sus días. [Targum Yonassan 9]

El gran comentarista E. J Young, comentando sobre Isaías 9 y el Tárgum dice:

Hensterberg señala que el Mesías desde temprano en los escritos Hebreos se hizo conocido no solo como el único Hijo de David, pero también como el Hijo de Dios: “Tu eres mi Hijo, este día te he concebido” (Salmos 2:7b) y la designación de Mesías como “Poderoso Dios” en este pasaje debería conectarnos con el pensamiento Mesiánico de Salmos 2.” [Young, E. “Commentary on the Book of Isaiah,” Grand Rapids, 1974 pg 330, ]

El “Hijo” en Isaías 9:6 es el mismo “Hijo” en donde se refiere en Proverbios 30:4 y Salmos 2. Este es el Mesías que vendría a liberar a su pueblo. 

Haciendo uso del paralelismo Hebreo, se nos dice que el niño que nacerá es también el Hijo que se nos da. De esta manera el Hijo es visto en dos maneras: Por un lado, como el Niño que es nacido como hijo de David,  y por otro como el Hijo que se nos es dado por el Padre. Esta es la clase de lenguaje el cual llevó a desarrollar la doctrina de las naturalezas de Cristo en la era Cristiana y siguientes: Humana y Divina. 

Según Isaías 9, el Hijo es ahora dado nombres y títulos que revelan su absoluta Deidad. Los nombres y títulos divinos indican que la gente reconocerá su verdadera identidad. Young comenta otra vez:

¿Quién este niño? En el capítulo 7, la madre lo nombra Emanuel. Aquí el sujeto es impersonal y el verbo será traducido por el pasivo, “y su nombre será llamado.” La idea es que Cristo es digno de llevar estos nombres y que son descripciones exactas de su ser y carácter. En la Biblia, el nombre indica el carácter, esencia o naturaleza de la persona u objeto. Por lo tanto, cuando se dice que él será llamado, debemos de entender que los nombres que siguen son descriptivos de el Niño y merecen ser llevados por El.” [Young, E. “Commentary on the Book of Isaiah,” Grand Rapids, 1974 pg 331, ]

Que este texto habla del Mesías es evidente en la misma exegesis textual, leamos lo como el comentario Bíblico Benson lo resume extraordinariamente:

“Que el Mesías se tiene como intención en este texto, no sólo los intérpretes Cristianos pero también los Judíos, en general, de cualquier crédito o reputación, están  de acuerdo. Porque así lo entendieron los doctos Hebreos antiguos  y en particular la exegetas Caldeos; aunque más tarde los Judíos se esforzaron a causa de su oposición al Señor Jesús,  aplicarlo a Ezequías. Qué idea extravagante, ya que no  hay  ningún fundamento en absoluto en este o cualquier otro texto de la Escritura, y por lo tanto debe ser rechazada sin ninguna otra razón; por lo que está totalmente refutada por los siguientes títulos, que  no puede, sin blasfemia y sin sentido, atribuirse a Ezequías, ni tampoco a ningún simple hombre o una mera criatura, como veremos más adelante. La naturaleza humana del Mesías está primero aquí  expuesta. Él será el niño que nace, la Palabra hecha carne, y que es para nosotros; no sólo para nosotros los Judíos, pero también para nosotros, los hombres, por nosotros los pecadores, y sobre todo para nosotros los creyentes.
Hijo nos es dado - O bien, el hijo, es decir, de la virgen, que se habla en Isaías 7:14; el Emmanuel, el Cantar de los Cantares de Dios, así llamado, no sólo a causa de su concepción milagrosa, pero a causa de su generación eterna, el Verbo, que era en el principio con Dios, tuvo gloria con el Padre antes que el mundo fuese, fue amado por él antes de la fundación del mundo, y por quien hizo el universo, y creó todas las cosas. (Juan 1: 1-3; Juan 17: 5; Juan 17:24; Hebreos 1: 2; 1 Corintios 8: 6; Efesios 3: 9; Colosenses 1:16). Esta persona, Hijo del Padre, su Hijo unigénito, es dado (Juan 3:16); enviado (Gálatas 4: 4); enviado en semejanza de carne de pecado (Romanos 8: 3); siendo rico, y en la forma de Dios, hecho semejante a los hombres  pobres, y sin ninguna reputación, (Filp  2: 7; 2 Corintios 8: 9); dado para que sea nuestro Maestro infalible, nuestro Mediador prevalente, nuestro Salvador todopoderoso, nuestro Gobernante justo, y nuestro Juez final. En consecuencia, el gobierno - De la iglesia, del mundo, sí, de todas las cosas, para el beneficio de la iglesia, (Efesios 1: 21-22).
Principado sobre su hombro - Es decir, en él, o en sus manos; todo el poder que se le dio en el cielo y en la tierra. Al mencionar el hombro, él habla metafóricamente; las grandes cargas siendo puestos comúnmente sobre los hombros de los hombres, y todo gobierno, si se gestiona correctamente, siendo una gran carga, y esto siendo de  todo ser, de todos los demás, el más grande cometido e importante. Posiblemente aquí puede ser también una alusión a la antigua costumbre de llevar las insignias de gobierno ante los magistrados, sobre los hombros de sus funcionarios, o, como algunos piensan, que es el manto regio usado por reyes y gobernadores.
Y su nombre será llamado - Es decir, el será- porque no han de ser tomados los siguientes datos para una descripción de su nombre propio, sino de su naturaleza gloriosa y cualidades;
Maravilloso - Él es maravilloso en su persona, como Dios y hombre, Dios manifestado en la carne, la unión de dos naturalezas tan diferentes en un solo individuo, inteligente, y consciente de sí mismo, es un gran e incomprensible misterio. Por lo tanto, se nos dice, Nadie conoce al Hijo sino el Padre, Mateo 11:27; y de él se dice que tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo; y por lo tanto, al aparecer a Manoa, dijo, ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es oculto: Hebreo, פלא =maravilloso, la misma palabra usada aquí (Jue 13:18). También es maravilloso, con respecto a su nacimiento,  vida, doctrina, los milagros; su amor y sufrimientos; su muerte, resurrección y ascensión; su humillación y exaltación; su cruz y la corona; su gracia y gloria.
Consejero - Él se llama así, porque sabía que todo el consejo de Dios, y hasta donde es necesario lo reveló a nosotros, y es el gran consejero de su iglesia y las personas en todas sus dudas y dificultades, en todas las edades y naciones, siendo hecho por Dios para ellos –La Iglesia- sabiduría. También es el autor y dador de todos esos excelentes consejos, entregado no sólo a los apóstoles, sino también por los profetas, (1 Pedro 1: 10-12), y encerró, alargó, y conservó su iglesia por consejos admirables, y los métodos de su providencia; y, en una palabra, tienen en él todos los tesoros de sabiduría y conocimiento.
 El Dios poderoso- Este título no puede estar de acuerdo con ningún hombre, excepto Cristo, que es Dios así como hombre, a quien se le dio el título de Dios o Jehová, tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento( Jeremías 23: 6; Juan 1: 1; Romanos 9: 5)  y en muchos otros lugares. Y es una verdadera observación, que esta palabra Hebrea אל, nunca se usa en singular de ninguna criatura, sino sólo para Dios Todopoderoso, como es evidente por la revisión de todos los textos en los que se produce esta palabra.
El Padre eterno - Hebreo, אבי עד, El Padre de la Eternidad: haberlo llamado un niño y un hijo, para que esto no deba interpretarse erróneamente como menosprecio, añade que es un Padre y Padre de la eternidad, y, por supuesto, del tiempo, y de todas las criaturas hechas en el tiempo. Cristo, en unión con el Padre y el Espíritu Santo, es el Dios y Padre de todas las cosas, el hacedor y sustentador de todas las criaturas (Juan 1:3; Hebreos 1: 3); y, especialmente, el Padre de todos los creyentes, que son llamados sus hijos, (Hebreos 2:13), y el autor de la vida eterna y la salvación para ellos ( Hebreos 5: 9). O bien, este título puede ser que se le ha dado, porque él es el padre de la nueva y eterna edad, es decir, de la economía que ha de perdurar para siempre; porque Cristo es el padre de una nueva generación, para continuar por toda la eternidad; el segundo Adán, el padre de una nueva raza; la cabeza de una nueva y eterna la familia, en la que todos los hijos de Dios se cuentan.
 El Príncipe de la paz - Este es otro título, que por cierto no concuerda con la interpretación acerca de Ezequías, cuyo reinado estuvo lejos de ser libre de guerras, como podemos ver en 2 Reyes 1;  pero más bien concuerda exactamente con Cristo, que se llama nuestra paz (Miqueas 5: 5; Efesios 2:14); y es el único comprador y procurador de la paz entre Dios y los hombres ( Isaías 53: 5); y entre hombres y mujeres, entre Judíos y gentiles (Efesios 2:15); y de la paz de nuestras propias conciencias; y que deja la paz como su legado a sus discípulos ( Juan 14:27; Juan 16:33).

Ante esta verdad incomprensible, solo nos queda postrarnos ante Dios y su Mesías, reconociéndole como Rey de Reyes y Señor de señores.

9 Por Eso Dios lo también lo exalto Sobre Todas Las Cosas
y le dio Un nombre que es Sobre TODO nombre,
10 Para que En el nombre de Jesús
se doble Toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra;
11 y Toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.
(Filp. 2:9-11)   
    

Por Caesar Arevalo
 Iglesia Presbiteriana Reformada
La Brea, CA
                                                                            

Post a Comment