LA VERDAD

Este sitio es acerca la teología reformada tal como fue enseñada por los grandes e influyentes reformadores del siglo 16. El trabajo de ellos cambió la forma de ver el Cristianismo en términos de teología y liturgia. Fueron ellos que viendo la corrupción en la existente iglesia Católica desearon reformarla de acuerdo a Escritura, trayendo consigo la mas grande revolución religiosa y social que la historia de la iglesia haya sido testigo. Su legado sigue hoy en este siglo, y su influencia cambió Europa y dio nacimiento a los Estados Unidos de América.

Friday, November 21, 2014

TEOLOGIA PACTAL REFORMADA: ACLARANDO CONCEPTOS




ACLARANDO Y DEFINIENDO CONCEPTOS 
Hoy muchos grupos e individuos dentro del evangelicalismo Anabaptista simpatizan o se identifican con algunos elementos de la soteriología Calvinista Reformada Presbiteriana, y piensan así que son "Reformados." Nada podría ser mas lejos de la realidad. 

EVANGELICALISMO no parte de la Reforma (en teología: soteriología, eclesiología, etc) sino más bien de una interpretación errónea (hermenéutica) acerca de lo que es Iglesia, ley, gracia, salvación, sacramentos, santificación, etc.,  que es ajena a la fe Reformada histórica y Bíblica.    

Por lo tanto, cualquier intento de re-definir lo que es la teología Reformada o “Calvinismo” enfatizando SOLO ALGUNOS  elementos de ella y rechazando aquellas otras doctrinas fundamentales ligados intrínsecamente a ella, NO ES TEOLOGIA REFORMADA.
Los Reformadores fueron unánimes en la enseñanza del bautismo Infantil enmarcada de la teología Pactal,  de manera que para entender la teología del bautismo infantil, se debe conocer y entender la teología pactal. El rechazar la teología pactal, no solo compromete el bautismo infantil como señal y sello del nuevo pacto, pero también es una negación de la promesa Abrahamica y sus descendientes en su cumplimiento a los santos en la administración del pacto de gracia.
Por lo tanto no existe, ni puede haber un punto de acuerdo en absoluto con independientes y Anabaptistas, y sus derivados: evangélicos-anabaptistas-pentecostales, en temas como el pacto de gracia.

EXPLICACION EN UNA CAPSULA

El pacto de Abraham está todavía en vigor. La administración del pacto de Abraham involucró a creyentes y a sus hijos (Gn 17). Es por eso que Pedro dijo: "Porque la promesa a vosotros y a vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llame" (Hechos 2:39). Es innegable de acuerdo a la evidencia Escritural que Pedro está hablando desde una mentalidad pactal Abrahamica a una comunidad Judía cuyo religión está enmarcada en una mentalidad pactal también Abrahamica. La predicación es una re-afirmación en el Nuevo Testamento de la promesa de Abraham de Génesis 17 y en los profetas menores (por ejemplo, Joel 2). Sólo los creyentes en verdad han heredado, solo por gracia, mediante la fe, la sustancia de la promesa (Cristo y la salvación), pero los signos y los sellos de la promesa siempre se han administrado a los creyentes y sus hijos.
 
Por lo tanto, entre las marcas de una verdadera Iglesia que confiesa a  Cristo son la predicación pura del Evangelio (el pacto de gracia), la administración pura de los signos y sellos del pacto (sacramentos) y la administración de la disciplina.

DESARROLLO TEOLOGICO

Veamos la teología de los primeros y más influyentes Reformadores:

     Martín Lutero (1483-1546) Este primer e influyente Reformador, no jugó un papel fundamental en el desarrollo de la teología del pacto. Lutero hizo un trabajo con la idea de pacto, ya que pasa a primer plano en la Cena del Señor: la referencia es a la copa del "nuevo pacto". El desarrolla la idea de uno de los Padres de la Iglesia primitiva (Crisóstomo) que en la Cena del Señor tratamos con la promesa y el mandato.

     En lo que se refiere a nuestro interés, Lutero conecta el bautismo con el Pacto. En el bautismo él ve que, por un lado, Dios se compromete a sí mismo hacia nosotros en un pacto de gracia, llena de consuelo y, por otra parte, nos comprometemos nosotros mismos a la mortificación del pecado y de una fe segura en la relación de Dios con nosotros. Sin embargo, en su panfleto de 1520 "La cautividad babilónica" (que trata de la corrupción de la iglesia de Roma) el pacto no se menciona y uno busca en vano en escritos posteriores. La razón de esto hay que buscarla en la idea de Lutero sobre el bautismo, que se centra en la idea de la promesa. Esta promesa es: "El que creyere y fuere bautizado, será salvo" (Marcos 16:16) Esta respuesta individual recibió un énfasis en la teología de Lutero. No es de extrañar que la idea de pacto retrocedió a un segundo plano. El giro decididamente semi-pelagiano que Melanchthon dio a la teología Luterana posterior podría haberse evitado si el mismo Lutero hubiera tenido la oportunidad de desarrollar una estructura de pacto adecuada. Teniendo en cuenta su tiempo y su lugar en la historia, estamos sorprendido por lo que él era capaz de lograr, por la gracia de Dios.

     Ulrico Zwinglio (1484-1531) El Reformador Suizo trató el concepto de pacto en el desarrollo de sus comentarios sobre la Cena del Señor. Señaló que "pacto" y "testamento" realmente significan lo mismo y que las Escrituras parecen utilizar "testamento", "pacto" y "federalismo" (testamentum, pactum, foedus) indistintamente. En referencia a los pactos hechos con Noé, Abraham e Israel, Zwinglio demuestra que era la costumbre de sellar un pacto con sangre y sacrificios; los puntos de sangre a la sangre de Cristo. Ya en 1523 Zwinglio consideratestamento” ypacto” lo mismo: la cual es la relación en la cual Dios entra en el hombre.

     En 1524 Zwinglio comienza a defender sus puntos de vista sobre el bautismo en contra de algunos de losradicales” entre sus seguidores. Estos radicales, que querían romper todos los lazos con la iglesia y la idea sacramental de Roma, sintieron que Zwinglio no estaba siendo lo suficientemente fuerte en su rechazo de los errores romanos, formaron el comienzo del movimiento “Anabaptista.” Ellos rechazaron el bautismo de infantes. Al oponerse a ellos, Zwinglio compara la circuncisión y el bautismo, indicando sobre la base de Col.2: 11 y Romanos 4:11, que el bautismo ha reemplazado la circuncisión. Mientras el desarrolla sus pensamientos sobre este tema, el describe el pacto como la promesa que Dios da a los creyentes. El pacto no es principalmente la obligación de que el hombre lleva en sí mismo, pero la relación en la cual Dios entra con el hombre. Hay un elemento de obligación, pero no es el elemento primario


     En Julio de 1527, Zwinglio publica sus puntos de vista maduros sobre el asunto del Pacto. Él enseña que a lo largo de todo el tiempo sólo ha habido un pacto hecho con Adán y ha sido establecido sucesivamente con Noé, Abraham, la nación de Israel y la iglesia del NT. El corazón del Pacto es que el Altísimo es nuestro Dios y que somos su pueblo. La unidad del Pacto descansa en el hecho de que Dios es siempre uno y que Jesucristo es el único Salvador.

     Es interesante observar que Zwinglio, en su comentario sobre Génesis, habla de dos clases de hijos de Abraham y dos tipos de promesas: terrenales y promesas temporales para los hijos naturales junto de promesas espirituales y eternas para los hijos espirituales durante el Antiguo así como también el Nuevo Testamento. Él no habla de un pacto de dos veces, pero reconoce que hay una cierta dualidad.

     Heinrich Bullinger (1504-1575) estuvo estrechamente involucrado con Zwinglio en el desarrollo de este último de sus puntos de vista del pacto. Esto es evidente en varias cartas y su participación en los debates abiertos con los Anabaptistas, celebrada en 1525. Ya en 1523 (19 años de edad!), Escribió acerca de la unidad de las Escrituras, una verdad tan fundamental en la comprensión del Pacto. En 1534 él se refiere al Decálogo como una paráfrasis de las obligaciones divinas y humanas en el pacto. Varios otros de sus escritos indican que estaba de acuerdo estrechamente con Zwinglio en este tema.

     Martín Bucero (1491-1551) pasó la mayor parte de su ministerio en Estrasburgo, una ciudad en el norte de Francia, en la frontera con Alemania, que fue un importante centro de actividad Reformada. En varios temas él tomó una posición media entre Lutero y Zwinglio. Fue influenciado por Lutero en el punto del Nuevo Testamento en la Cena del Señor; Sin embargo, cuando los Anabaptistas trajeron sus puntos de vista en Estrasburgo, se volvió a Zwinglio para obtener ayuda. En una carta de fecha 16 de diciembre de 1524, Zwinglio le aconseja a defender el bautismo de infantes, ya que coincide con la circuncisión en el Antiguo Testamento, el cual, como el bautismo, es un signo de la fe y, sin embargo fue administrada a los bebés. Bucero tomó este consejo y en un folleto de 26 de diciembre 1524 habla del significado de igualdad de la circuncisión y el bautismo. En su mayor desarrollo del pensamiento de pacto, Bucero está en pleno acuerdo con Zwinglio. Mencionamos Bucero para mostrar que los principales Reformadores estaban de acuerdo y también porque, a su vez, influenciaron a Juan Calvino, que pasó algunos años en Estrasburgo y quedó profundamente impresionado con el trabajo de Bucero.

     Juan Calvino (1509-1564) es el Reformador que desarrolló una teología completa del pacto. Su pensamiento teológico  sobre la materia deben ser recogidos de varias fuentes: los Institutos, sus sermones y sus comentarios


  Calvino es muy claro al afirmar que el pacto hecho con Abraham es el pacto hecho con nosotros y nuestros hijos hasta el día de hoy: "Pero si el pacto sigue siendo firme y constante, no se aplica menos hoy en día a los hijos de los cristianos que a los bebés de los Judíos bajo el Antiguo Testamento se refería ". (38) Dado que este es el mismo pacto, y puesto que no todo lo que se llama Israel es Israel, Calvino también puede tomar la posición de que el Pacto de la Gracia es más amplio en su ámbito de elección. En la escritura de la predestinación como decreto eterno de Dios en relación con el último estado del hombre, señala:

"Dios ha atestiguado esto no sólo en las personas individuales, sino que nos ha dado un ejemplo de ello en toda la descendencia de Abraham ... Ahora debemos agregar un segundo grado más limitado de elección, ... es decir, cuando a partir de la misma raza de Abraham Dios rechazó algunos ... "

Él está diciendo que todos los descendientes de Abraham fueron elegidos en un sentido general. Con ellos se estableció el Pacto de Gracia. Sin embargo, en un sentido más particular, la elección se refiere sólo a algunos de los hijos de Abraham por lo tanto algunos de ellos fueron rechazados. Dado que todos estaban en el pacto de gracia y llevaban la marca de la misma en la circuncisión, debemos concluir que Calvino enseña que el pacto de gracia es más amplio en su extensión que la elección  [en particular]. De hecho, Calvino no hace distinción entre la elección general, es decir, la elección de toda la nación de Israel como pueblo de Dios, y el Pacto de Gracia. Cuando escribe, "El pueblo de Israel ha sido llamado "la herencia de Dios"... sin embargo, muchos de ellos eran extranjeros." , Calvino está utilizando el lenguaje de pacto. Los que están en el Pacto eran elegidos de esa manera general en el que Dios llamó a todo Israel, como nación, para ser su pueblo. Calvino entiende completamente y enseña que los miembros del Pacto pueden ser cortados a través de su ruptura del pacto. Él se refiere a Ismael y Esaú como ejemplos de esto.

     Calvino también no tuvo reparos en hablar de diferentes grados de gracia:

     "Así que, de hecho, el generoso favor de Dios, el cual él ha negado a los demás, se ha mostrado en la adopción de la raza de Abraham; sin embargo, en los miembros de Cristo aparece un cada vez más excelente poder de la gracia, pues al ser implantados en su Cabeza [Cristo], ellos nunca serán separados de la salvación "  
En resumen, los cristianos Reformados hablan de la Escritura como el drama de desarrollo del pacto de la gracia de Dios. Pablo habla de los hijos de Israel, diciendo: "A ellos pertenecen los pactos ..." (Rom. 9: 5). La Biblia es una historia Pactal, el cual Pablo, otra vez describe como "los pactos de la promesa" (. Ef 2:12).

La esencia del pacto de la gracia es la misma en todo el Antiguo y el Nuevo Testamento:

Dios salva a los pecadores por gracia solamente, a través de la fe solamente, en Cristo solamente. Pero su administración histórica ha variado a través del tiempo y lugar. Por ejemplo, el pacto de la gracia se amplió desde el Antiguo Testamento al Nuevo Testamento, ya que se administró primero con familias pequeñas (por ejemplo, las familias de Noé y Abraham), y luego con la nación de Israel, pero ahora con la iglesia, que se compone de las personas "de toda tribu, lengua, pueblo y nación" (Apocalipsis 5: 9). Además, se administró en el Antiguo Testamento a través de lo que los autores del Nuevo Testamento describen como "tipos" y "sombras" (Hebreos 8: 5; 10: 1.), Como los sacrificios, el sacerdocio y el templo, todos los cuales señaló a su realidad, Jesucristo.

Los credos y confesiones Reformadas expresan la continuidad del pacto de la gracia de Dios a pesar de sus muchas variaciones históricas. Por ejemplo, el Catecismo de Heidelberg dice:
 
"...Dios mismo reveló por primera vez [que] en el paraíso, [y] después [fue] proclamado por los santos patriarcas y profetas, y prefigurado por los sacrificios y otras ceremonias de la ley, y, finalmente, cumplido en su amado Hijo "(Q & A 19). 

El evangelicalismo niega la continuidad del pacto de gracia en el Antiguo y Nuevo Testamento y al negar la teologia pactal, niegan, como consecuencia de ello, el bautismo de infantes. Es imposible por lo tanto llamarse "reformado" si se niega el bautismo infantil como señal y sello del pacto de gracia, aunque simpatizen con los llamdos "cinco puntos."

Por Caesar Arevalo
Post a Comment