Wednesday, November 05, 2014

EL BAUTISMO INFANTIL EN LOS REFORMADORES




INTRODUCCION


Una de las doctrinas desconocidas, menos entendidas y más atacadas por evangélicos, anabautistas, Bautistas y otros grupos heréticos, es el bautismo infantil. El bautismo infantil no es una práctica inventada por los Reformadores, ni mucho menos anti-Bíblica. La base para entender el bautismo infantil descansa en la teología Bíblica del Pacto. Esta es la hermenéutica de los Reformadores. Sin embargo, aún dentro de los llamados reformados existe un gran desconocimiento en cuanto al bautismo infantil. La evidencia histórica enseña que  los Reformadores estaban unánimes en lo que es el bautismo infantil, el siguiente reporte nos enseña la posición histórica, bíblica y teológica de lo que es el bautismo infantil. Su lectura será de gran ayuda a los evangélicos y anabautistas a entender la teología detrás del bautismo infantil. 


LAS CONFESIONES REFORMADAS


El Libro Ginebrino de Orden de la Iglesia (1556): 


"[los hijos del pacto están] bajo el nombre del pueblo de Dios ... La remisión de los pecados en la sangre de Cristo Jesús pertenecen a ellos por la promesa de Dios ... Pablo ... pronunció que los hijos engendrados y nacidos (ya sea de los padres que son fieles) son limpios y santos [I Cor. 7:14] ... el Espíritu Santo nos asegura que los infantes sean del número del pueblo de Dios y que la remisión de los pecados también pertenecen a ellos en Cristo ... Dios Todopoderoso [es] su Padre. [son] sus hijos han comprado con la sangre de su amado Hijo. "


La Confesión Francesa (1559): 


"Confesamos sólo dos sacramentos comunes a toda la iglesia, de los cuales son el primero, el bautismo, se da como prenda de nuestra adopción, porque por ella estamos injertados en el cuerpo de Cristo, de manera que seamos lavados y limpiados por su sangre, y luego renovados en la pureza de la vida por su Espíritu Santo. Sostenemos, además, que a pesar de que somos bautizados sólo una vez, sin embargo, la ganancia que simboliza nos llega a través de toda nuestra vida y de nuestra muerte, por lo que tenemos un testimonio duradero que Jesucristo siempre será nuestra justificación y santificación. Sin embargo, a pesar de que es un sacramento de la fe y la penitencia, mientras Dios recibe a los niños pequeños en la Iglesia con sus padres, se dice, en la autoridad de Jesucristo, que los hijos de los padres creyentes deben ser bautizados "(artículo 35).


La Confesión Belga (1561): 


"Por lo tanto detestamos el error de los anabaptistas, quienes no se contentan con el único bautismo que una vez han recibido, y por otra parte condenan el bautismo de los infantes de los creyentes, que a nuestro juicio deben ser bautizados y sellados. Con el signo del Pacto, como los hijos de Israel que antes eran circuncidados en las mismas promesas que se hacen a nuestros hijos y de hecho Cristo derramó su sangre no menos para el lavado de los hijos de los creyentes que para las personas adultas, y por lo tanto, deben recibir el signo y sacramento de lo que Cristo ha hecho por ellos; como Jehová lo había mandado en la ley que ellos deben ser hechos partícipes del sacramento del sufrimiento y muerte de Cristo, poco después de su nacimiento, ofreciendo para ellos un cordero, que era un sacramento de Jesucristo. Por otra parte, lo que la circuncisión era para los Judíos, el bautismo es para nuestros hijos. Y por esta razón St. Paul llama bautismo la circuncisión de Cristo "(artículo 34).


El Catecismo de Heidelberg (1563):


"¿Se debe bautizar también a los bebés? , para ya que, al igual que sus padres, pertenecen al Pacto  y el pueblo de Dios, y por medio de la sangre de Cristo, tanto la redención del pecado y el Espíritu Santo, que trabaja la fe en ellos, se les prometió a ellos no menos que a sus padres, que también son por el bautismo, como una señal del pacto, para ser injertados en la iglesia cristiana, y se distinguen de los hijos de los no creyentes, como se hizo en el Antiguo Testamento por la circuncisión, en lugar del cual  el bautismo del Nuevo Testamento es nombrado "(P. y A. 74).


Treinta y Nueve Artículos de Religión (1563, 1571)


"El bautismo no es sólo un signo de profesión, y la marca de diferencia, por lo que los cristianos se han de diferenciar de otros que no son Cristianos, pero también es un signo de la regeneración o nuevo nacimiento , por lo que, como por un instrumento, los que reciben el bautismo correctamente son injertados en la iglesia; las promesas del perdón de los pecados, y de nuestra adopción para ser hijos de Dios por el Espíritu Santo, son visiblemente firmados y sellados; la fe es confirmada, y la gracia aumentada en virtud de la oración a Dios. El bautismo de los niños pequeños de alguna manera  debe ser conservado en la Iglesia, como lo más de acuerdo con la institución de Cristo "(artículo 26).


Segunda Confesión Helvética (1566): 


"Condenamos los Anabaptistas, que niegan a los recién nacidos de los fieles que sean bautizados Pues de acuerdo con la enseñanza evangélica, de los tales es el Reino de Dios (Lucas 18:16), y que se encuentran en el pacto de Dios (Hechos 3:25). ¿Por qué, entonces, la señal del pacto de Dios no se dará a ellos? ¿Por qué aquellos que son de Dios y están en su Iglesia no ser iniciados por el santo bautismo? "(capítulo 20).


Cánones de Dort (1618-1619):


"... Los hijos de los creyentes son santos no por la naturaleza sino en virtud del pacto de gracia en el que, junto con los padres, son incluidos. Los padres piadosos no tienen ninguna razón para dudar de la elección y la salvación de aquellos sus hijos los cuales a Dios le place que sean llamados a salir de esta vida en su infancia (I Corintios 07:14; Génesis 17:7; Isa 59:21; Hechos 2:39) "(I: 17).


Formulario para la Administración del Bautismo


" El bautismo Santo testifica y nos sella a nosotros el lavamiento de nuestros pecados por medio de Jesucristo. Por lo tanto, son bautizados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Porque cuando somos bautizados en el nombre del Padre, Dios el Padre nos da testimonio y sella a nosotros, que él hace un pacto eterno de  gracia con nosotros, y nos adopta para sus hijos y herederos, y por lo tanto nos proporcionará todo lo bueno, y evitar todo mal o convertirlo en nuestro beneficio. Y cuando somos bautizados en el nombre del Hijo, el Hijo nos sella y nos lavará en Su sangre de todos nuestros pecados, incorporándonos a la comunión de su muerte y resurrección, por lo que somos liberados de todos nuestros pecados, y considerados justos delante de Dios. De la misma manera, cuando somos bautizados en el nombre del Espíritu Santo, el Espíritu Santo nos asegura, por este sacramento santo, que él morará en nosotros, y nos santificará para ser miembros de Cristo, aplicando a nosotros, lo que tenemos en Cristo, a saber, el lavamiento de nuestros pecados, y por la renovación diaria de nuestras vidas, hasta que finalmente nos presente sin mancha ni arruga entre la asamblea de los elegidos en la vida eterna ... Y aunque nuestros niños pequeños no entienden estas cosas, por lo tanto nosotros no podemos excluirlos de bautismo, por lo que son sin su conocimiento, partícipes de la condenación en Adán, así son ellos de nuevo recibidos a la gracia de Cristo; como Dios habla a Abraham, el padre de todos los fieles, y por lo tanto, a nosotros y a nuestros hijos (Génesis 17: 7), diciendo: "Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones , por pacto perpetuo; para ser tu Dios, ya tu descendencia después de ti. 'Esto también da testimonio del apóstol Pedro, con estas palabras (Hechos 2:39), "Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare." Por lo cual Dios antiguamente les ordenó que se circuncida, que era un sello de la alianza, y de la justicia de la fe; y por lo tanto, Cristo también los abrazó, puso sus manos sobre ellos y los bendijo (Marcos 10). Desde entonces, el bautismo ha tomado en el lugar de la circuncisión, por lo tanto, los niños deben ser bautizados como herederos del reino de Dios, y de su pacto. Y los padres están en el deber, además de instruir a sus hijos en esta doctrina, cuando  lleguen a la edad de la razón ... aunque nuestros hijos son concebidos y nacidos en el pecado, y por lo tanto están sujetos a todas las miserias, sí, a la condena en sí; sin embargo, son santificados [Eze. 16:21; I Cor. 07:14] en Cristo, y por lo tanto, como miembros de su iglesia deben ser bautizados ... Dios Todopoderoso y Padre misericordioso, agradecemos y alabamos a ti, que nos has perdonado, y a nuestros niños, todos nuestros pecados, a través de la sangre de tu amado Hijo Jesucristo, y nos recibiste a través de tu Espíritu Santo como miembros de tu único Hijo engendrado, y nos adoptaste para ser tus hijos, y nos sellaste y confirmaste en el mismo por el santo bautismo. "


El Directorio de la Adoración Pública (aprobado por la Asamblea de Westminster-1643): 


"Que [ el bautismo] es instituido por nuestro Señor Jesucristo: Que es un sello del pacto de la gracia, de nuestra unión en Cristo, y de nuestra unión con él , de la remisión de los pecados, la regeneración, la adopción, y la vida eterna: que el agua, en el bautismo, representa y significa tanto la sangre de Cristo, que quita toda la culpa del pecado, original y actual, y la virtud santificadora del Espíritu de Cristo contra el dominio del pecado y de la corrupción de nuestra naturaleza pecaminosa: Que bautismo, o aspersión y lavado con agua, indica la purificación del pecado por la sangre y por el mérito de Cristo, junto con la mortificación del pecado, y el levantamiento  del pecado a una vida nueva, en virtud de la muerte y resurrección de Cristo: que la promesa se hace a los creyentes y a su simiente; y que la semilla y la posteridad de los fieles, nacido dentro de la iglesia, tienen, por su nacimiento, interés en el pacto, y el derecho a ser sellados de la misma, y de los privilegios externos de la iglesia, bajo el evangelio, no menos que los hijos de Abraham en el tiempo del Antiguo Testamento; el pacto de la gracia, de la sustancia, siendo la misma; y la gracia de Dios, y el consuelo de los creyentes, más abundante que antes: Que el Hijo de Dios admitió niños pequeños a su presencia, abrazándolos  y bendiciéndolos a ellos, diciéndoles: porque de tales es el reino de Dios: Que los niños, por el bautismo , son solemnemente recibidos en el seno de la iglesia visible, que se distingue del mundo, y los que están fuera, y unidos con los creyentes; y que todos los que son bautizados en el nombre de Cristo, renuncian, y por su bautismo están obligados a luchar contra el demonio, al mundo y a la carne;  que son cristianos, y federalmente santos antes del bautismo, y por lo tanto, son bautizados . "


II. Juan Calvino (1509-1564)


"Es necesario, por lo tanto, considerar, que al igual que en el caso de Abraham, el padre de la fe, la justicia de la fe precedió a la circuncisión, por lo que hoy en día en los hijos de los fieles, el don de la adopción es anterior al bautismo" (Corpus Reformatorum, vol. 35, p. 8).

"De ello se desprende, que los hijos de los creyentes no son bautizados, para que de esta manera entonces [primero] se conviertan en hijos de Dios, como si hubieran sido antes extranjeros a la iglesia; pero, por el contrario, ellos son recibidos en la Iglesia por este solemne signo, puesto que ya pertenecían al cuerpo de Cristo, en virtud de la promesa "(Institución de la Religión Cristiana 04:15:22; cf. 4:16:24).

"¿No somos acaso, independiente del bautismo, limpiados por la sangre de Cristo y regenerados por el Espíritu? ... que él [Heshusius] acuse a Pablo de blasfemia-por decir que Cristo sea formado en nosotros como el feto en el útero. Su muy conocidas palabras a los Gálatas"hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de nuevo, como en el parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros a Jesús" (Gal. 4: 9).Del mismo modo que si un marido debe reprochar  a su esposa con privarle de sus hijos comunes ... Los niños son más precioso que todos los bienes ... Un padre es más gravemente herido, si sus niños le son arrebatados ... Dios pronuncia aquí ... '
Tomaste además a tus hijos y a tus hijas que habías dado a luz para mí,    "[Eze. 16:21] ... los Judíos fueron naturalmente anatemas, a través de ser la simiente de Adán. Pero por privilegio sobrenatural y singular,  estaban exentos y libres de la maldición-ya que la circuncisión era un testimonio de la adopción por el cual Dios los había consagrado para Él. Por lo tanto, ellos eran santos ... en cuanto a su ser impuros, no podía ... abolir el pacto de Dios ... Y así, Pablo dice que los hijos de los fieles son santos- ya que el bautismo no pierde su eficacia, así como la adopción de Dios permanece fija (I Cor. 7:14) "( La participación verdadera de la carne y la Sangre de Cristo en la Santa Cena, Tracts y Tratados, vol. 2, pp. 497F ., 306, 534f.).

"[El hereje] Servet no puede demostrar que por designación divina, varios años deben de transcurrir antes de que comience la nueva vida espiritual. El testimonio de Pablo es, que a pesar de ser perdidos por naturaleza, los hijos de los creyentes son santos por la gracia sobrenatural [I Cor. 7:14] "(Institución de la Religión Cristiana 16/04/31).

III. Los teólogos Continentales


Ulrico Zwinglio (1484-1531)


"Los hijos de los cristianos no son menos hijos de Dios que sus padres son, o que los hijos de los tiempos del Antiguo Testamento fueron: pero si pertenecen a Dios, ¿Quiénes son los que les niegan a ellos el bautismo?" (Werke de Ulrico Zwinglio, Zweyten Bandes erste Abtheilung [Zúrich, 1830], p. 245).


Martín Bucero (1491-1551) y Wolfgang Capito (1478-1541)


"... el bautismo significó la regeneración, para que los hijos de los creyentes sean bautizados porque es malo mantenerlos fuera de el compañerismo y la compañía del pueblo de Dios los que deben ser verdaderamente considerados su pueblo "(citado en Lewis Schenck, la Doctrina Presbiteriana de los Niños en el Pacto [Phillipsburg, NJ: P & R, 2003], p. 28).


Heinrich Bullinger (1504-1575)


"ya que los jóvenes niños y  los bebés de los fieles se encuentran en el número de ser considerados del pueblo de Dios, y copartícipes de la promesa referente a la purificación por medio de Cristo, sino que sigue por necesidad  que sean también bautizados, como los que son de edad perfecta que profesan la fe cristiana "(Cincuenta Sermones piadosos y Eruditos [Londres, 1587], p. 382).


Theodore Beza (1519-1605)


"No puede ser el caso de que los que han sido santificados por el nacimiento y han sido separados de los hijos de los no creyentes, no tengan la semilla o germen de la fe" (Confesión Christanae Fidei, libro 4, . p 48).


Guido de Bres (c.1522-1567), el autor de la Confesión Belga


"Estas dos cosas debemos observar en el bautismo A saber, (1) el signo del agua utilizada como un sello, y (2) el cuerpo de las personas  que tienen la verdad del bautismo ... la verdad del bautismo también es que se reconozca en el bautismo ... Ese es el lavado interior de las almas en la sangre de Cristo ... a través de la comunión que tenemos con Él ... Uno debe tener en cuenta ... a quien se aplica el signo del bautismo. Las  Sagradas Escrituras nos enseña claramente que se aplica a toda la familia de Dios. A todo el cuerpo de su congregación, es decir, a todos los que están a su pueblo, a los pequeños y grandes... los hijitos... tienen los rebrotes de la fe... Uno no puede incluirlos entre los no creyentes, hasta que llegan a sus años o comprensión... los niños pequeños son renovados por el Espíritu de Dios de acuerdo a la medida y la comprensión de su edad. y este poder divino, que está oculto dentro de ellos, crece y aumenta gradualmente ... son redimidos, santificados y regenerado de la perdición-a pesar de que la corrupción sigue siendo algo natural en ellos. Pues poseen tal regeneración no a través de su propia bondad, pero a través de la única bondad y la misericordia de Dios en Cristo Jesús "(El Origen Radical y la Fundación de los anabaptistas [1608], libro. III. Ib. F. 290 bis).


Zacarías Ursino (1534-1583), autor del Catecismo de Heidelberg con Caspar Olevianus


"En primer lugar, todos los que pertenecen a l Pacto y la iglesia de Dios han de ser bautizados, pero los hijos de los cristianos, así como los adultos, pertenecen al Pacto y la iglesia de Dios. Por lo tanto, han de ser bautizados, así como los adultos. En segundo lugar, los que no deben ser excluidos del bautismo son  los que son beneficiarios de la remisión de los pecados y de la regeneración. Pero este beneficio es a los bebés de la iglesia; pues la redención del pecado, por la sangre de Cristo, y el Espíritu Santo, el autor de la fe,  se promete a ellos no menos que al adulto, por lo tanto deben ser bautizados ... negamos la proposición que niega que los bebés no creen. Pues los bebés de los creyentes regenerados por el Espíritu Santo tienen una inclinación a creer, o creen por inclinación. Porque la fe es en los bebés-potencialmente, y por disposición ... los niños piadosos que están en la iglesia, tienen. .. una inclinación a la piedad ..., no por la naturaleza de hecho, sino por la gracia del Pacto." Los bebés tienen el Espíritu Santo, y son regenerados por Él ... Juan estaba lleno del Espíritu Santo, cuando aún estaba en el vientre, y se le dijo a Jeremías:" Antes de que saliste del vientre, yo te santifiqué a ti. 'Si los niños tienen el Espíritu Santo, entonces, sin duda, Él obra en ellos la regeneración... para salvación. Como Pedro dice: "¿Quién puede prohibir- que los que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros-el agua para ellos? '" (Comentario sobre el Catecismo de Heidelberg, pp. 366, 370).


Zacarías Ursino:


"[los niños elegidos del pacto] se regeneran y pertenecen al pueblo de Dios y para el cuerpo de Cristo ... El don del Espíritu Santo se aplica a los hijos de los creyentes, incluso antes de la fe y la conversión ... En general, es a partir del Pacto y la promesa divina de que uno de los juzga a los niños que han sido dotados con el Espíritu Santo ... Ellos deben ser considerados como partícipes del Espíritu de la regeneración, en virtud de su nacimiento en la Iglesia y por el poder de la promesas de Dios ".


Caspar van der Heyden (1536-1580), Moderador de los grandes Sínodos Holandeses Reformados en 1571 y Dordrecht en 1574


"las semillas descansan durante un tiempo en la tierra, y se lleva a la raíz antes de que se vea su fruto que ha germinado. .. la raíz de la comprensión y de la razón ha sido derramada en todos los niños, tan pronto como reciben la vida ... Dios ha plantado una semilla y la raíz de la regeneración en los hijos del pacto ... Con el tiempo, los frutos de el Espíritu germinan de ella. Porque el que ha sido bautizado con Cristo en su muerte, también crece a partir de él, como un renuevo en una vid ... "(Corta y clara pruebas del Santo Bautismo).


Caspar Olevianus (1536-1587), autor del Catecismo de Heidelberg con Zacarías Ursino


"Por lo tanto, nuestros hijos son santos-por medio del pacto de la gracia ... (I Corintios 7:14; Esdras 9: 2.) .. . la promesa del Evangelio se ha hecho expresamente para nuestros hijos (Deut. 30: 6) ... Dios consumó internamente lo que Él promete externamente (Tito 3: 3-8) ... la vida eterna está sellada por el testimonio del Espíritu e impartida por el Espíritu Santo "(la esencia del Pacto de la Gracia, trad. Copinga [Groningen, 1739], pp. 497F.)


Franciscus Junius (1545-1602)


"Llamamos falso el argumentar que los niños son completamente incapaces de fe; si tienen fe en el principio del habito, ellos tienen el Espíritu de fe ... La regeneración se ve desde dos aspectos, desde su fundamento, en Cristo, en principio, y ya que es activa en nosotros. El primero (que también puede ser llamado el trasplante de la primera al segundo Adán) es la raíz, de la que surge este último como su fruta. Por el segundo [Cristo] los infantes elegidos son nacidos de nuevo, cuando se incorporan a Cristo, y su sellado ocurre en el bautismo "(Tesis Theologicae, 51,7).


Jeremías Bastingius (1551-1595), que fue entrenado por Beza, Ursino y Olevianus


"El signo y la ceremonia externa no se puede negar de ninguna manera a los que se prometió y se le dio las cosas significadas, tales como el perdón de los pecados y el Espíritu Santo .. . los niños pequeños inmaduros [de los creyentes] se les promete y se les da el perdón de los pecados y el Espíritu Santo. ¿Cómo puede entonces el elemento del agua bastante retendrá de los niños pequeños? "(Explicaciones de la [Heidelberg] Catecismo de la Religión Cristiana [1594]).


William Bucanus (d 1.603.): 


"No se trata de negar que la semilla de la fe incluso en los recién nacidos se vierte en los escogidos."


Andre Rivetus (1572-1651), teólogo Reformado Francés y profesor de Leyden


"[los hijos del pacto tienen] el principio de poseer ... la semilla de la fe ... Porque como el reino de los cielos les pertenece a ellos, también lo hace el Espíritu de fe (. Mateo 19:14)."


Rivetus, Polyander (1568-1646), Walaeus (1573-1639) y Thysius (1603-1665)


"... exigimos con fe, Escritura y arrepentimiento [en todo lo que han de ser bautizados], al menos según el juicio de la caridad ... y esto también en los del niños pacto, en los cuales, mantenemos, debe ser colocado, por el poder de la bendición divina y el convenio del Evangelio, la semilla y el espíritu de la fe y el arrepentimiento ... "(Sinopsis Purioris Theologiae [Leiden, 1625], citado en Heinrich Heppe, Reformada Dogmática [Grand Rapids:. Baker, repr 1950], pp 618-619)..


Festo Hommius (1576-1642), Secretario Permanente del Sínodo de Dort (1618-1619) y Regente del Colegio del Estado de Leyden


"[Los hijos de los creyentes] no podrán ser contados entre los no creyentes positivos ... porque poseen la fe en sus primeras acciones, en la raíz y en la semilla, y de hecho a través de las operaciones internas del Espíritu Santo "(Teológico Disputaciones contra los papistas, disp. 44, Tes. 3, p. 269).


Markus Friedrich Wendelin (1584-1652), Alemán Reformado


"La 'fe poseída" que atribuimos a los niños, realmente se llama,  ya sea "la raíz" o "la semilla" de la fe "(Sistema de Teología cristiana [Cassel, 1656 ]).


Gisbert Voetius (1588-1676), profesor de Teología en Utrecht


"[los niños consagrados en el Pacto] tienen derecho al bautismo no porque están [meramente] contados como miembros del Pacto, sino porque, por regla general en realidad ellos ya poseen la primera gracia; y por esta razón, y está sola razón, que [el "Formulario para la Reforma de la Administración del Bautismo"] dice lo siguiente: "que nuestros niños ... han sido santificados en Cristo, y por lo tanto deben ser bautizados. '"


Gisbert Voetius:.. 


"En los niños electos pertenecientes al Pacto, hay una primera implantación de la regeneración por el Espíritu Santo. De esta manera, se implanta el principio y la semilla de la fe. A partir de esto, la conversión y la renovación de vital importancia deben tener lugar más tarde a su propio tiempo... la opinión de nuestros teólogos Reformados es bien conocida: el bautismo no afecta a la regeneración, pero es el signo de una regeneración que ya ha ocurrido (no efficacia baptismi en regeneratione producenda, sed en obsignata producta iam). "


Gisbert Voetius


"A partir de la semilla (e Semine) ... las disposiciones reales y los hábitos son sostenidos por el funcionamiento injertado del Espíritu Santo en Su propio tiempo ... Al igual que una semilla, las habilidades y la posesión de la fe hacen sus apariciones por nuevos actos del Espíritu Santo en su propio tiempo ".


Johannes Cloppenburg (1592-1652), profesor de Teología en Hardewyk, y Franeker


"[los niños] del Pacto poseen la semilla de la fe dentro de ellos ... No solo se limita a seguir, sino también que [la fe] precede al bautismo y va acompañado de los cumplimientos de las promesas ... "(La Gangrena de la Teología Anabaptista, II, cap. 20, p. 245; cf. III, cap. 28, pp. 584f.).


Johannes Cloppenburg  (1592-1652): Teólogo y Calvinista Holandés.  

"Postulamos que los hijos de los creyentes son incorporados a Cristo por el trabajo secreto inmediato del Espíritu Santo, hasta que ya sea en esta vida o en el momento de la muerte, se ha completado el período de la infancia, de manera que, si en el carne o no, pueden confesar por fe o vista lo que Dios les ha dado y a nosotros juntos por la gracia "(Excirtationes, 1,1097).


Francis Turretin (1623-1687): Teólogo Escolástico Calvinista y apologista.


"El ortodoxo ocupa el término medio entre el Anabaptismo y los Luteranos. Ellos niegan la fe real a los lactantes contra los Luteranos y mantienen una fe seminal o fe radical y habitual que se les atribuye en contra de los Anabaptistas. Aquí.. es de notar antes de todas las cosas: que no hablamos de los bebés de cualquier padre de los que sean, (incluso de los infieles y paganos), pero sólo de los creyentes, o los Cristianos y los pactados. "(Institutos de Teología Elenctica, trans George Musgrave. . Giger, ed James T. Dennison [Phillipsburg, NJ: P & R, 1994], vol 2, p 583)...


Peter Van Mastricht (1630-1706), profesor de Teología en Utrecht


"[Los niños del pacto deben ser bautizados] porque participan de los beneficios del pacto de la gracia, de la regeneración y del perdón de los pecados ... Nosotros estamos ordenados en las Sagradas Escrituras el bautizar a todos los que han recibido el Espíritu Santo ... de acuerdo a la Sagrada Escritura (Lucas 1:15; Jer. 1: 5), los niños pequeños reciben el Espíritu Santo "(Teología teórico-práctico [Amsterdam , 1725], vol. 3, p. 617).


John Henry Heidegger (1633-1698), Reformador Suizo


"regenerado y santificado incluso en el vientre de su madre ... el bautismo es en la actualidad la señal de una regeneración ya hecha y perseverante hasta la muerte" (Cuerpo de Teología [Zúrich, 1700] )


Wilhelmus un 'Brakel (1635-1711)


"Si muere antes o después de recibir el bautismo, todos los hijos de los pactantes han de ser considerados como salvos, en virtud del pacto de Dios en el que nacieron ... Incluso los niños son reconocidos haber sido santificados en Cristo ... "(Servicio del cristiano razonable, 31:14; 39:26).


Herman Witsius (1636-1708): Teólogo Holandés. 


"Difícilmente puede haber alguna duda de que la declaración con respecto a la regeneración de los niños antes del bautismo, según la sentencia de amor, es la visión aceptada de la Iglesia Holandesa. En [el Formulario Reformado de la Administración del Bautismo], esta pregunta se plantea a los padres que ofrecen a sus hijos en el bautismo: '¿Usted reconoce que son santificados en Cristo, y deben ser bautizados como miembros de su congregación? Ahora bien, esto refuerza la opinión de aquellos que colocan la regeneración inicial de los niños elegidos del pacto antes del bautismo... Dios no sólo es libre para impartir la gracia de la regeneración de los hijos elegidos antes de recibir el bautismo. También se debería creer que Él, como un regla, también hace esto "(La eficacia del bautismo de infantes).


Herman Witsius


"Aquí ciertamente aparece el extraordinario amor de nuestro Dios, en que tan pronto como nacemos, y así como  venimos de nuestra madre, el nos ha mandado para ser solemnemente traídos a su seno, por así decirlo, en su propios brazos, que debía derramar sobre nosotros, en la misma cuna, las señales de nuestra dignidad y reino futuro ... que, en una palabra, él debería unirse a nosotros para sí mismo en el pacto más solemne de nuestros años más tiernos: el recuerdo de que, ya que es glorioso y lleno de consuelo para nosotros, así que de la misma manera que tiende a promover las virtudes cristianas, y la santidad más estricta, a través de todo el curso de nuestra vida "(la economía de los pactos entre Dios y el Hombre [Escondido, CA:. den Dulk Fundación Cristiana, repr 1990], vol 2, p 442)...


Cornelio Poudroyen, Calvinista Holandés


"[Los niños de los creyentes] tienen el Espíritu Santo y la redención del pecado-al igual que los adultos lo hacen ... I Corintios 7: 14-'Otherwise vuestros hijos serían inmundos, mas ahora, son santos '... no se puede ser santo, sin el Espíritu Santo ... la raíz y la semilla de la fe, de la cual el Espíritu Santo enciende e inflama su celo espiritual cuando aumentan en años ... ellos tienen el Espíritu de Cristo ... Dondequiera que el Espíritu de Cristo es, allí también esta la fe, ya sea una fe activa, al igual que en los adultos, o sea la raíz y el origen de la fe, al igual que en los niños pequeños "(catequizar del Catecismo de Heidelberg, 1653).


Herman Bavinck (1854-1921):


"Los hombres tenían la sensación de que la regeneración de los niños se llevó a cabo antes del bautismo ... Dios no estaba obligado a los medios ...El operó por lo tanto con los hijos de los creyentes que fueron retirados de la muerte antes de los años de discreción .. . Ellos deben ser considerados como elegidos y regenerados, hasta que lo contrario es evidente a partir de su profesión y el comportamiento ... Todos los niños nacidos de padres creyentes son, según el juicio de amor, ser considerados como nacidos de nuevo, hasta que lo opuesto en la vida y la doctrina se manifiesten claramente. Así  Pedro Mártir Vermiglio, Alasco, Ursino, Datheen, Alting, Voetius, Witsius, Maastricht ... Calvino dicen ... que los hijos de los creyentes son santos ya incluso antes del bautismo a través de una gracia sobrenatural (Institutos IV: 16: 31); que la semilla de la fe y la conversión se esconde en su interior a través de una operación secreta del Espíritu (IV: 16: 20); que participan de la gracia de la regeneración, en virtud de la promesa, y que el bautismo sigue a modo de señal ... "(Reformadas Dogmática).


IV. Los Teólogos Británicos

John Bradford (1510-1555)


"En el bautismo se requiere la elección de Dios, si es que el niño es un bebé; o la fe, si fuere mayor de edad" (Los escritos de John Bradford [Banner, 1979], vol 2, p.. 290).


John Knox (c.1514-1572): 


"La convicción de los escritores de ese Libro de Orden Común fue así la percepción bíblica de que los hijos de los creyentes ya son cristianos, antes de ser bautizados en su infancia."


William Ames (1576-1633): Teólogo y apologista Ingles.


"La regeneración es una parte de las promesas, y se aplica a los hijos de los creyentes de una manera especial ... Las personas son bautizadas, ya que se consideran como hijos de Dios, y no que deberían comenzar a ser hijos de Dios, de lo contrario, no habría ninguna razón para no bautizar a los hijos de los no creyentes, así como los hijos de los creyentes "(Belarmino Desconcertada, II. 1, p 337).


William Ames


"A los hijos de los creyentes no se les debe de prohibirles a participar en este sacramento. En primer lugar, porque, si son partícipes de cualquier gracia, es por virtud del pacto de la gracia y por lo tanto el pacto y el primer sello del pacto pertenece a ellos. En segundo lugar, el pacto en el que los fieles se incluyen ahora es claramente el mismo que el pacto hecho con Abraham (Romanos 4:11; Gál. 3: 7-9.) -y esto [se] aplica expresamente a los infantes. En tercer lugar, el pacto que ahora se administra a los creyentes trae un mayor y más completo consuelo de lo que una vez pudo, antes de la venida de Cristo. Pero si se refería sólo a ellos y no a sus hijos, la gracia de Dios y su consuelo sería más estrecho y más contraído después de la aparición de Cristo que antes. En cuarto lugar, el bautismo suplanta la circuncisión (Colosenses 2: 11-12), ello pertenece tanto a los hijos de los creyentes como la circuncisión una vez fue. En quinto lugar, en el mismo comienzo de la regeneración, de la cual el bautismo es un sello, el hombre es meramente pasivo. Por lo tanto, no se requiere ninguna acción externa de un hombre cuando es bautizado o circuncidado (a diferencia de otros sacramentos); pero sólo un receptor pasivo. Los bebés son, por lo tanto, tan capaces de la participación en este sacramento, hasta donde lo que su beneficio principal se refiere, como adultos "(la médula de la Teología, ed John D. Eusden. [Grand Rapids: Baker, 1997, repr.], P. 211).


Richard Sibbes (1577-1635): Anglicano y Puritano Ingles. 


"Por lo cual Dios, con la intención de una ampliación cómoda del pacto de la gracia a Abraham, lo extendió a su descendencia: "Yo seré el Dios de tus descendientes." Es una gran bendición que Dios sea el Dios de nuestra semilla. Es aludido por San Pedro en el Nuevo Testamento, "se hizo la promesa a usted ya sus hijos" (Hechos 2:39). Pero ¿Qué si no tienen el bautismo, el sello del pacto? que no prejuzguen su salvación. Dios ha designado los sacramentos para sean sellos  para nosotros, no para sí mismo. Él mismo guarda su pacto, si tenemos el sello o no, siempre y cuando no lo descuidamos. Por lo tanto no debemos pensar que si un niño muere antes de que el sacramento del bautismo, Dios no va a mantener su pacto. Ellos tienen la santidad, la santidad del pacto. ¿Sabes lo que dijo David a su hijo: "Yo iré a él, pero él no volverá para mí" y sin embargo, murió antes de que fuera circuncidado. Ellos estuvieron cuarenta años en el desierto, y no fueron circuncidados. Por lo tanto el sacramento no es de absoluta necesidad para la salvación... Así que él es el Dios de nuestros hijos desde la concepción y el nacimiento"(Obras de Richard Sibbes, vol. 6, p. 22).


Richard Sibbes


"Los bebés que mueren en su infancia ... están dentro del pacto ... Ellos tienen la semilla de creer, el Espíritu de Dios, en ellos ... Si cuando vienen en años, ellos no responden al pacto de la gracia y la aspiración de una buena conciencia ... todo es frustrado ... dejamos los infantes a la misericordia de Dios "(Obras.... [Edimburgo: Banner, 1983], vol 6, pp 22f, vol 7, pp . 486f).


David Dickson (1583-1663), Autor Presbiteriano Escocés y del primer comentario de la Confesión de Westminster: "


¿Son los niños escogidos, que mueren en la infancia, regenerados y salvados por Cristo a través del Espíritu que actúa cuándo y dónde y cómo Él quiere? Si. Vea Lucas 18: 15-16; Hechos 2: 38-39; Juan 3: 3-5; I Juan 5:12 "( “La victoria de la verdad sobre el error” [Australia: Presbiteriana Armería Publicaciones, 2002 repr.], p 51.).


David Dickson:


"La hora exacta del principio de la regeneración no siempre se observa ni se conoce, ya sea por el propio hombre regenerado o por espectadores de su camino ... [Esta] experiencia hace evidente en muchos de los que desde su infancia se criaron en los ejercicios de la verdadera religión ... "(Therapeutica Sacra ... relativa a la regeneración).


Cornelio Burgess (c.1589-1665), Westminster Divino


"El punto principal es ... 'que todos los niños electos ... reciben ordinariamente de Cristo ... el Espíritu de la regeneración como el ... primer principio de la vida espiritual.'" Esto ellos reciben, “para su iniciación solemne en Cristo, y para su futura renovación real en el buen tiempo de Dios-si viven en sus años de discreción "(la regeneración de los elegidos infantes profesada por la Iglesia de Inglaterra [Oxford, 1629] ).


Stephen Marshall (c.1594-1650), Westminster Divino


"Desde que Dios reunió a un selecto número del mundo para ser su reino ... el tendría a los bebés de todos los que él  tienen en pacto con Él a contarse como los Suyos-pertenecer a Él ... y no a los demonios ... Siendo sólo pasivo en todos ellos ... de esta primera gracia es el sacramento del bautismo propiamente un sello ... Quienquiera que niegan que los bebés son capaces de estas cosas, así como hombres adultos-debe negar que los niños que mueren en su infancia son salvos por Cristo "(Un Sermón del bautismo de niños [Londres, 1644], pp. 14, 25f., 32, 26F., 39, 41f., 45f., 51f.).


Edward Reynolds (1599-1676), Westminster Divino que probablemente redactó los capítulos 27 y 28 de la Confesión de Westminster


"Las promesas y Palabra de gracia, con los sacramentos, son todos, pero como tantas obras selladas para hacer más en todas las sucesiones de la iglesia- con tal de que contengan hijos legítimos y observen las leyes que su parte requiere-un reclamo infalible y titulado ... la naturaleza de un sacramento es ser representante de una sustancia; el signo de un pacto, el sello de una compra ; la figura de un cuerpo; el testimonio de la fe, las arras de nuestra esperanza; la presencia de las cosas distantes; la visión de las cosas ausentes; el sabor de las cosas inconcebibles, y el conocimiento de lo que son el conocimiento pasado "(Meditaciones sobre el Santo Sacramento).


Samuel Rutherford (1600-1661), Comisionado Escocés Presbiteriano a la Asamblea de Westminster


"¿Quiénes son ellos, que han de ser bautizados, se presume que dan algún consentimiento de profesión a la llamada? ¿Qué fundamento existe para excluir a los niños que maman [de los creyentes]?  Porque ... no hay un nombre debajo del cielo por el cual los hombres se salven, pero por el nombre de Jesús ... ya que Cristo oró por los niños y los bendijo, lo cual es una oración por ellos, Él debe poseerlos como 'bendecidos' en Cristo en quien todas las naciones de la tierra son bendecidas ... es falso que la promesa se hizo sólo para los adultos ... está hecho a sus hijos "(“El Pacto de la Vida inaugurado” [Edimburgo, 1655], libro I, caps. 13-14, pp. 72-91).


Samuel Rutherford


"Está claro que los bebés tienen su parte de salvación, y por el pacto debe ser así ... Y esta promesa hecha a Abraham pertenece a todos ellos ..." (El Pacto de la Vida abrió sus puertas, pp 83, 104. -105).


Thomas Goodwin (1600-1680)


"Los hijos de padres piadosos se les llama la herencia del Señor, porque él es el dueño de ellos como lo es para sus escogidos y elegidos, entre los cuales su poder y su pueblo peculiar descansa. Los hijos de padres creyentes , al menos sus próximas e inmediatas semillas, incluso lo de nosotros los gentiles ahora bajo el evangelio, se incluyen por Dios en el pacto de la gracia, así como la simiente de Abraham o de David dentro de ese pacto de los suyos "(Works, vol. 9, pp. 426-427).


George Gillespie (1613-1649), Comisionado Escocés Presbiteriano a la Asamblea de Westminster


"El sacramento [del bautismo] no es una acción de conversión, sino una confirmación de la conversión y una ordenanza sellada ... para sellar a un hombre el interés en Cristo y en el pacto de gracia en el cual el ya se encuentra. Los sacramentos no dan ninguna gracia, pero declaran y muestran lo que Dios nos ha dado ... el bautismo es sólo para los redimidos del Señor "(Vara de Aarón floreciente, libro III, cap. XII, p . 489).


John Owen (1616-1683): Teólogo Puritano Ingles, considerado uno de los más brillantes teólogos Puritanos.


"Los bebés están hechos para y son capaces de gloria eterna o la miseria, y los infantes que van a morir deben caer, en uno de estos estados para siempre. Todos los bebés nacen en un estado de pecado, y en esto vienen espiritualmente muertos y bajo la maldición, a menos que se regeneran o nazcan de nuevo, todos ellos deben perecer inevitablemente (Juan 3: 3). Su regeneración es la gracia de lo cual el bautismo es un signo o símbolo. Dondequiera esto es, el bautismo debe ser administrado. ... de ello se deduce, por tanto, inevitablemente que los niños que mueren en su infancia tienen la gracia de la regeneración, y por lo tanto el mismo derecho para el bautismo como los creyentes mismos... en resumen, una participación del sello del pacto es una bendición espiritual. Esto la semilla de creyentes fue una vez solemnemente invertidos en ellos por el mismo Dios. Este privilegio él nunca lo ha revocado en ninguna parte, a pesar de que él ha cambiado el signo externo, ni él  ha concedido a nuestros hijos a cualquier privilegio o misericordia en lugar de ahora bajo el evangelio, cuando toda gracia y privilegios son ampliados al máximo. Sus promesas del pacto referente a eso, los cuales se multiplican, se confirmaron por Cristo como un verdadero mensajero y ministro; él da la gracia del bautismo a muchos de ellos, especialmente los que mueren en su infancia, es propietario de los niños que pertenecen a su reino, los estima como discípulos, nombra a los hogares para que sean bautizados sin excepción. Y ¿Quién ahora se levantará, y retiene el agua de ellos? ... El fin del mensaje [de Cristo] y de su venida era, que aquellos a quienes fue enviado podrían ser "bendecidos con el creyente Abraham", o que "la bendición de Abraham,” prometida en el pacto, “podría venir sobre ellos”'( Gálatas 3: 9, 14). Negar esto, derroca toda la relación entre el Antiguo Testamento y el nuevo, de la veracidad de Dios en sus promesas, y todas las propiedades del pacto de la gracia ... (II Sam. 23: 5) "(obras [Gran Bretaña: Banner , 1968], vol. 16, pp. 260, 261-262).


John Wallis (1616-1703), Secretario de la Asamblea de Westminster


"... no tenemos ninguna razón para dudar, pero muchos niños muy temprano, e incluso antes de su nacimiento, tienen los hábitos de gracia infundida en ellos, por el cual ellos son salvosPorque como los hábitos de la corrupción, lo que llamamos pecado original, se propagan, de los hábitos de la gracia, por infusión, ser inherente en el alma mucho antes (por falta de uso de razón) que estamos en capacidad de actuar "(En defensa del bautismo de infantes [Oxford, 1657]).


Thomas Manton (1620-1677): Puritano teólogo Ingles.


"De los niños, que mueren en la infancia, afirmo que ellos tienen la semilla de la fe ... en el pacto ... Tiene que ser así ... los Socinianos ... dicen que la fe de los niños es una cosa tan imposible, ellos dicen que es una tontería mayor del sueño de un hombre con fiebre ... así que esas expresiones de confiar en Dios desde el vientre de la madre. David habla de su propia persona, como un  tipo de Cristo. El  Salmo 22: 9, " Porque tú me sacaste del seno materno;
me hiciste confiar desde los pechos de mi madre.”
 dice Job, capítulo 31:18, " (aunque desde mi juventud él creció conmigo como con un padre, y a la viuda la guié desde el vientre de mi madre- significado que él tenía una disposición de  lástima en él en su nacimiento. Así también, ¿por qué no un principio de fe se pone en nosotros en el vientre materno, si Dios trabajara eso? ... ¿Qué es la fe que tienen los niños? ... ellos tienen la semilla de la fe o de algún principio de la gracia transmitida en sus almas por el funcionamiento oculto del Espíritu de Dios, que les da un interés en Cristo y así el derecho a su mérito para su salvación... "(Obras, vol. 14, pp. 81-89, 205).


Thomas Manton


"Si mueren antes de llegar al uso de razón, usted no tiene ninguna razón para dudar de su salvación. Dios es su Dios de ellos. Génesis 17:.. 7: " Y estableceré mi pacto entre mí y tu, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, ya tu descendencia después de ti"  en comparación con Gálatas 3:14: "para que la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles por medio de Jesucristo, de que recibiésemos la promesa del Espíritu mediante la fe. " Y nunca vivieron para desheredarse a sí mismos.” (Works, vol . 18, p. 91).


Thomas Watson (1620-1686): Puritano teólogo Ingles.


"El bautismo es ... una matrícula o admisión visible de los niños en la congregación del rebaño de Cristo, Para tales que pertenecen a la elección, el bautismo es un "sello de la justicia de la fe ". .. y una insignia de la adopción (. Rom 4:11)... la semilla infantil de los creyentes puede además sentar un reclamo al pacto de gracia así como sus padres ... Ellos no pueden con justicia ser negados el bautismo, que es su sello "(Cuerpo de la Divinidad [1670]).


Ezequiel Hopkins (1633-1690), obispo de la Iglesia de Irlanda


"Por cierto, ya que [los infantes de padres creyentes] están en pacto con Dios, ya que ello son miembros de Cristo, siendo miembros de su cuerpo, la Iglesia, ya que ellos están santificados y regenerados, hasta donde sus naturalezas son normalmente capaces de hacer, sin un milagro, tenemos toda la razón del mundo concordantemente de concluir, de que los tales que mueren en el Señor, están siempre felices y bendecidos con Él.” (Works, vol. 2, p. 326).


John Brown de Haddington (1722-1787): Teólogo Escocés.


"Nadie más que las personas regeneradas tienen derecho al bautismo ante Dios ... Nadie más que aquellos que realmente aparecen regenerados tienen derecho al bautismo ante los hombres ... Los bebés de padres, uno o los dos santos visibles, tienen un derecho al bautismo ante la iglesia ... los hijos de los creyentes están en pacto con Dios ... los bebés, como Cristo podría llevar en sus brazos, son miembros del reino de Dios. (Mateo 19:13;. Marcos 10:14) Y si son miembros, ¿por qué negarles el sello primario de pertenencia? "(Teología Sistemática [Escocia: Cristiano Focus, 2002 repr.], Pp 537-538.).


Robert Shaw (1795-1863)


"... los infantes de padres creyentes nacen dentro del pacto, y también lo son los cristianos y los miembros visibles de la iglesia, y por el bautismo se reconoce como suyos este derecho, y ellos están solemnemente admitidos a los privilegios de la membresía de la iglesia "(Una Exposición de la Confesión de Fe [Escocia: Cristiano Focus, 1980 repr.], p 285.).


William Cunningham (1805-1861): Teólogo Escocés.


"Los Reformadores y el gran cuerpo de teólogos protestantes, al poner adelante la definición de los sacramentos ... intentaron en incorporar la esencia de lo que ellos creen que las Escrituras enseñan ... Ellos comúnmente asumen que las personas que toman parte en ellos, son justamente calificado para recibir y mejorarlos ... la justificación y la regeneración por la fe no se transportan a través de la instrumentalidad de los sacramentos ... por el contrario, ellos ya deben existir antes incluso que el bautismo pueda recibirse legalmente o con seguridad "(Teología Histórica, vol. 2, pp. 144, 149).


Douglas Bannerman (1841-1903), Presbiteriano Escocés


"Se objeta: 'La creencia siempre debe ir antes del bautismo. ¿acaso no dice el evangelista Marcos :".. El que creyere y fuere bautizado, será salvo"? (Marcos 16:16). Los bebés no pueden creer; por lo tanto no deben ser bautizados. Bueno, que la mitad del texto que a menudo es citado, realmente no prueba nada que sea contra el bautismo infantil. Tome el texto tal y como está, sólo tome la totalidad de la misma, y tome el contexto con ello; y el significado es perfectamente claro que se refiere al Evangelio que se predica 'en todo el mundo, "el gran mundo pagano más allá de los límites de Israel. Es para ser predicado y escuchado bajo sanciones solemnes. Lleva consigo un sabor de vida y de muerte. Een todas partes se llama a la fe, y la confesión de fe delante de los hombres: "el que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado". La promesa y la advertencia sólo se aplican al caso en cuestión. No se puede inferir a partir de estas palabras, es puramente una cuestión de inferencia a lo sumo, que los infantes de los creyentes no sean bautizados, que no se pueden salvar, porque no pueden creer. Sin embargo "el que no creyere, será condenado." Usted podría muy bien argumentan desde la reglar del Apóstol: "el que no va a trabajar tampoco coma", que debido a que los bebés no trabajan no deben entonces de comer nada. En ambos casos, las palabras se aplican a aquellos sólo en referencia a los que se hablan. Y la situación histórica hace que sea perfectamente claro cómo los primeros discípulos entenderían el mandato de Cristo acerca de "discipular a las naciones." Si se nos pregunta: '¿Por qué bautizar a los bebés inconscientes? " Nuestra respuesta es: Porque está en conformidad con el principio de la Escritura, y la Escritura precedente en la Iglesia de Dios desde los días de Abraham hasta los días de Cristo. Si inconscientes bebes fueron circuncidados, como se sabe, de acuerdo a la voluntad de Dios, en base a la fe de sus padres ¿por qué no habrían de ser bautizados en el fundamento de la fe de sus padres? "Si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa '(. Gal 3:29). Porque para vosotros es la promesa" dijo Pedro, hablando a Judios devotos y prosélitos gentiles, “y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare."(Hechos 2:39). El Salvador 'llamó a los bebés a Él, y los tomó en sus brazos y los bendijo,” cuando fueron traídos por sus madres creyentes." Él se indignó 'con los discípulos, quienes, con las mejores intenciones, les habría prohibido ser traídos para la bendición, porque eran bebes pero inconscientes, que no podían entender ni creer. ¿No existe acaso el peligro de un error como se están realizando en nuestro tiempo por aquellos que, con el mejor de los motivos, actuarían de forma similar? "(Dificultades Sobre el Bautismo).


V. Los Teólogos Americanos


Charles Hodge (1797-1878): Teólogo Presbiteriano y Director del Seminario Teológico de Princenton:


"La histórica doctrina Reformada la cual puede ser identificada con la  de Juan Calvino fue la siguiente: La membresía en la iglesia invisible significaba unión vital con Cristo, o la regeneración por el Espíritu Santo ... que un bebé era miembro de la iglesia invisible significaba que era injertado en Cristo y regenerado antes de que de alguna evidencia ordinarias de la realidad "(la Membresía de la Iglesia de infantes, p. 375). 


JW Alexander (1804-1859): Ministro y teólogo Presbiteriano.


"Pero ¡Oh, cuánto descuidan esa ordenanza! el tratar a los niños en la iglesia como si ellos estuvieran fuera de ella ¿No deberíamos todos los días decir (en  espíritu) a nuestros hijos: "Ustedes son niños cristianos, ustedes son de Cristo, ustedes deben pensar, sentir y actuar como tal!" estoy apenado con recelos albergados en este punto "(Cuarenta años Cartas familiares, vol. 2, p. 25). 


B. B Warfield (1851-1921): Teólogo Presbiteriano y profesor de Teología en el Seminario de Princeton.


"Entre los Reformados solamente.. [con respecto a la iglesia invisible del pueblo de Dios, la membresía ... no está mediada por el acto externo del bautismo, pero por  la regeneración interna del Espíritu Santo. .. en el caso de los niños que mueren en la infancia, el nacimiento dentro de los límites del pacto es una señal segura, ya que la promesa es "a nosotros y a nuestros hijos '" (Estudios en Teología, pp. 429f., 447). 


Louis Berkhof (1873-1957): Profesor de teología en el Seminario Teológico Calvino.


"Puede que esté bien así el citar a este respecto la primera mitad del cuarto punto de las Conclusiones de Utrecht [1905], que fueron adoptadas por la Iglesia en 1908. Traducimos esto de la siguiente manera: "el  Sínodo declara que, de acuerdo con la confesión de nuestras Iglesias, la semilla del Pacto debe, en virtud de la promesa de Dios, presumirse ser regenerada y santificada en Cristo, hasta que, a medida que crecen, lo  contrario se desprende de la vida o la doctrina; esto es, sin embargo, menos correcto que decir que el bautismo se administra a los hijos de los creyentes en la tierra sobre la base de su presunta regeneración, ya que la base del bautismo es el mandamiento y la promesa de Dios; y que además la sentencia de la caridad, con el que la Iglesia presume la semilla del pacto se regenere, de ninguna manera tiene la intención de decir que, por tanto, cada niño es realmente regenerado, ya que la Palabra de Dios enseña que no todos los que son del Israel son de Israel, y se dice de Isaac: en él se te será llamada descendencia (Rom. 9: 6-7), por lo que en la predicación siempre es necesario insistir en un serio auto-examen, ya que sólo los que se han creído y se han bautizado, será salvos "(Teología Sistemática, p. 640). 


Louis Berkhof


"Hubo un acuerdo general [entre los Reformados] para establecer el derecho del bautismo de infantes por una apelación a la Escritura y en particular a la doctrina bíblica del Pacto.  Los hijos de los creyentes son hijos del pacto, y por lo tanto tienen derecho a la Santa Cena." (La Historia de la Doctrina Cristiana [Gran Bretaña: Bandera de 1969], p 251.).


Lewis Schenck (1898-1985)


"La Iglesia Reformada siempre ha creído, sobre la base de la promesa inmutable de Dios, que todos los hijos de los creyentes que mueren en la infancia se salvaron ... en otras palabras, toda la admisión a la iglesia visible fue en el base, no de una prueba infalible de la regeneración, ya que nadie podía leer el corazón, pero sobre la base de la presunción de que los admitidos eran los verdaderos hijos de Dios "(la Doctrina Presbiteriana de los niños en el Pacto [Phillipsburg, NJ: P & R, 2003], p. 118). 


John Murray (1898-1975)


"los niños bautizados [de los creyentes] son para ser recibidos como hijos de Dios y tratados en consecuencia de esa manera" (bautismo cristiano, pág 59.). 


David Engelsma:


"La base del bautismo de infantes es la promesa del pacto de Dios para ser nuestro Dios, no sólo personalmente, sino también en nuestras generaciones [Génesis 17: 7; Hechos 2:39] Bautizamos a nuestros bebés porque Dios incluye a nuestros hijos con nosotros en el pacto de la gracia. La práctica del pacto del bautismo infantil, es esencial para la fe Reformada, por lo tanto, no se basa en un falso supuesto de hecho dudoso, sino en la promesa segura de Dios revelada en la Sagrada Escritura. Una iglesia Protestante Reformada presupone nada cuando bautiza a un niño. Más bien, ella toma a Dios en su palabra de que él es el Dios de los hijos de los creyentes. Esto no es presunción, sino fe... no presupuesta regeneración, pero 'la promesa del pacto creído' describe la posición Reformada Protestante. Ya que la promesa del pacto fluye de y lleva a cabo el decreto de la elección, de acuerdo con el apóstol en Romanos 9: 6-13, se podría explicar el bautismo Protestante Reformado de los lactantes comoconfianza en la elección de pacto.” Dios tiene su decreto eterno de elección que corre en la línea de las generaciones de creyentes... las Iglesias Reformadas protestantes tienen sus ojos bien abiertos a la enseñanza del apóstol en Romanos 9: 6-13 que la promesa del pacto no se extiende a todos los hijos naturales de padres creyentes, sino a algunos solamente. Estas iglesias saben muy bien que la soberanía de Dios en la salvación y la condenación se aplica también a los hijos físicos de padres creyentes. En una época en que incluso Iglesias Reformadas y Presbiterianas se ofenden al evangelio del apóstol que Dios odia a ciertos hijos de los creyentes y ama a los demás antes de nacer [Rom. 09:13], y exclaman: Tal Dios es injusto" las Iglesias Reformadas Protestantes honran este soberano Dios, sometiéndose a las del apóstol, “Más antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios?" (Rom. 9:20 ) "(El Pacto de Dios y los hijos de los creyentes [EE.UU.: RFPA, 2005], pp 84-85).



Traducido por Caesar Arevalo

FUENTE: “Covenant Children and Infant Baptism”-Covenant Protestant Reformed Church




No comments: