Sunday, March 24, 2013

¿ES EL BAUTISMO DE NIñOS RESPALDADO POR LAS ESCRITURAS?




En articulo anterior titulado "QUE DICE LA BIBLIA ACERCA DEL BAUTISMO DE NIÑOS?" hablé sobre las bases biblicas acerca del bautismo de niños. Esta vez ahondaré mas en este tema puesto que todavia existe mucha confusion en los grupos no reformados, ya sea evangélicos o bautistas.


Una de las preguntas que hacen y surgen en grupos cristianos no-reformados es "¿Por qué bautizamos a los infantes? ¿Enseña, acaso, la Biblia el bautismo de niños?  ¿No es el bautismo de niños una practica Catolica Romana?"

Estas preguntas son válidas dentro de un contexto no reformado, pues en los círculos Evangelicos se relaciona el bautismo de niños con la practica católica, es decir, "si alguien bautiza niños es porque es católico romano."

En realidad esto es completamente falso, como lo estudiaremos a medida que leamos este articulo. 

"SIGNOS Y SELLOS" EN LAS CONFESIONES REFORMADAS

Dentro de la Iglesias Reformadas y Presbiterianas los sacramentos son definidos como signos y sellos del pacto.  De hecho, la Confesión Belga (artículos 3334), el Catecismo de Heidelberg (Preguntas 66, 94), la Segunda Confesión Helvética (capítulos 1920), y la Confesión de Fe de Westminster (CFW), Catecismo Mayor (CLW), y el Catecismo Menor (CCW) todos hablan del bautismo y de la Cena del Señor como signos y sellos. 

CLW  162: "¿Qué es un sacramento?"   Responde:  "Un sacramento es una ordenanza sagrada instituida por Cristo en su iglesia, para significar, sellar y aplicar a aquellos que están dentro del pacto de la gracia, los beneficios de su mediación; fortalecer y aumentar su fe y otras gracias, para obligarlos a la obediencia, a declarar y mantener el amor y la comunión unos con otros, y para distinguirlos de aquellos que están fuera ".

¿Qué quiere decir  “signos y sellos”?    Los signos son certificados visibles del favor de Dios, y los sellos son confirmaciones de amor de Dios, en el que da testimonio de lo que está simbolizado por el signo.


El CLW 163 habla de esta realidad en la pregunta: 

P. . ¿Cuáles son las partes de un sacramento?
R. Las partes de un sacramento son dos: el signo externo y sensible usado conforme al mismo mandato de Cristo; la otra es, la gracia interna y espiritual significada por ese medio.

El bautismo, según CLW 177, es "un signo y sello de nuestra regeneración y unión con Cristo, y que incluye a los niños." Por lo tanto, el bautismo no es sólo un signo externo de lo que debe suceder para nosotros interiormente si hemos de conocer y amar a Dios verdaderamente, el lavado del agua de la Palabra, aplicada por el Espíritu Santo en la regeneración. También es un sello de Dios para nosotros de su promesa para hacernos suyos, ahora y para siempre. En otras palabras, el bautismo no sólo nos da un cuadro de la gracia de Dios a nosotros (el signo), pero también es nuestra base para confirmar  la promesa de la salvación (el Espíritu Santo sellándonos y sellando  la promesa a nosotros).


¿QUIEN SE DEBE BAUTIZAR?

Una pregunta que sigue de lo anterior es:  ¿Es el bautismo sólo para ser administrado a los "creyentes" adultos que conscientemente profesan lealtad a Cristo? 

Un buen punto de partida para este debate es la definición de lo que realmente está en cuestión.

El punto principal es si debemos bautizar a los hijos de los cristianos antes de su confesión de fe.  Todos estamos de acuerdo acerca  que los conversos adultos deben confesar su fe antes de su bautismo. 

Es cierto que no hay una declaración explícita sobre la "Bautismo de infantes" pero también  es cierto en que tampoco hay un caso explícito del hijo de un cristiano que crece y es bautizado como creyente. No existe pues, nada explícito sobre el bautismo de los niños en ambos lados. Esto debe ser reconocido por ambas partes si nuestra discusión debe ser justa y bíblica.

 Aún más, muchos Bautistas apelan a los ejemplos u órdenes de  los adultos que creen y son bautizados, como el eunuco (Hechos  8:37). Pero la cuestión no es si los adultos conversos confiesan  su fe antes del bautismo,  pues todos estamos  de acuerdo en que deberían hacerlo. La cuestión es, ¿qué hacemos con  los niños de los nuevos convertidos?

 Tenemos que decidir si los niños de creyentes han de ser tratados de la misma manera como lo fueron en el Antiguo Testamento. Por lo tanto debemos determinar si el Nuevo Testamento afirma la continuidad o discontinuidad con respecto a la inclusión de los niños de los creyentes en el nuevo pacto, y por lo tanto a los signos y señales del pacto. 

El punto de vista de la teología Pactual del bautismo de infantes sostiene que el bautismo debe ser dado corporativamente, es decir a todos en la casa de un jefe de familia creyente. Los bebés, al nacer en un hogar creyente, por lo tanto, deben ser bautizados. Este fue el modelo original de la circuncisión. Fue para el hogar, esto incluye a los nacidos en el hogar (Génesis 17:27). 

Así pues, o ¿es la posición del bautismo del hogar pactal  (bebé) correcta?  O, ¿es la posición Bautista que solo las personas maduras que confiesan su fe son los que  deben ser bautizados correcta?

 Déjenos contrastar el caso de esta manera: ¿es la tésis bautista del creyente individual afirmada?  o ¿es la tésis del pacto de familia afirmada?

LOS SIGNOS EN LAS ESCRITURAS

En épocas anteriores los signos bíblicos fueron dados corporativamente a la familia, inclusive para las generaciones futuras. ¿Ha cambiado esto? Los Bautistas (los que practican exclusivamente el  "bautismo de creyentes") de todas las variedades responden "sí" pues  ahora en este tiempo es individual, sobre la base de una confesión de la experiencia.  

La pregunta que se desprende de aquí es  ¿Es el bautismo del nuevo pacto un cambio radical en la manera en que Dios "lo hizo" en el Antiguo Testamento? 

Esta es  una pregunta  de la continuidad de un patrón establecido para  la recepción de un signo.

Ya que la Biblia es un libro, y no dos, debemos preguntarnos si el símbolo del bautismo como un ritual externo es similar a los ritos de otras confesiones en el  Antiguo Testamento.  Los rituales implican un acto simbólico, como el bautismo, y son conectado a los pactos bíblicos. En casi todos los casos de pactos bíblicos, los rituales son signos que representan visiblemente las realidades detrás de la promesa del pacto. 

La pregunta es  ¿Estos signos incluyen a los niños del pacto?

Revisando  la enseñanza bíblica, nos encontramos que en el pacto con Adán participaron todos los hijos de Adán. "Así como en Adán todos mueren" (1 Cor. 15:22, Rom 5:12). El pacto con Noé incluía la "salvación de su familia" (Hebreos 11:7). Los sacrificios de los patriarcas (incluyendo a Noé, Job, Abraham, Isaac y Jacob) fueron para toda la familia. Job ofreció sacrificios de acuerdo con el número de todos ellos de su familia (Job 1:5). Del mismo modo, "ofreció Jacob un sacrificio en el monte, y llamó a sus parientes a la comida "(Génesis 31:54).

La circuncisión fue dada a Abraham como una señal del pacto de Dios para "ti y tu descendencia después de ti por sus generaciones "(Gen. 17:9). Bajo Moisés la sangre del cordero pascual conservó a los primogénitos en  el hogar. Israel observo la Pascua,  "como una ordenanza para ti y su hijos para siempre "(Ex.12: 24). Incluso en la promesa a David, el Señor dijo: "Yo he hecho un pacto con mi escogido, he jurado a David mi siervo, yo estableceré tu descendencia para siempre, y edificaré tu trono por todas las generaciones " (Salmo 89:3-4.)

Por lo tanto, en todos los casos en el Antiguo Testamento, el modelo de administración del pacto incluye un principio de inclusión familiar en sucesivas generaciones en el contenido y en los  beneficiarios del pacto de los signos.

La promesas del Pacto se les dio a los hogares en las épocas redentoras anteriores.

¿Es esto verdad en el  nuevo pacto?  ¿Es el signo visible de la entrada en el nuevo pacto (el bautismo) administrado  a la casa de un creyente, incluyendo a  los niños pequeños y bebés?  Si es así, entonces al igual que en la circuncisión y otros signos del pacto, los que entran en ese hogar por nacimiento o adopción también tienen derecho al rito del bautismo.

Entonces ¿Quiénes  fueron  bautizados en la Biblia?

La respuesta es bastante simple, en realidad. En obediencia al mandato de  Jesus. (Mateo 28:19 - 20), ¿a quiénes bautizaron los Apostoles?   ¿A quiénes aplicaron el mandato del bautismo para la entrada en el nuevo pacto?  Cuando analizamos  todos los casos reales registrados del  bautismo apostólico en las Escrituras nos preguntamos  ¿es la tesis individualista-Bautista afirmada, o es la tesis del pacto de familia afirmada?

VAMOS A CONSIDERAR TODOS LOS CASOS DE BAUTISMO REGISTRADOS EN EL NUEVO TESTAMENTO

Veamos las narrativas del bautismo en toda la historia apostólica de la iglesia, a partir del libro de los Hechos. El esquema básico en el libro de los Hechos,  se indica en el primer capítulo.  El evangelio de Cristo va adelante: «Seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, en Samaria, y hasta los confines de la tierra" (Hechos 1:8) .

 Como resumen de los bautizos reales, encontramos lo siguiente: 

(1) La nueva promesa del pacto se produjo en su cumplimiento "para usted y sus hijos" (Hechos 2:39) en Pentecostés. Sólo  de los hombres se dice que han sido bautizados, unos 3000 de ellos.

(2) En Samaria "hombres y mujeres" (Hechos 8:12), fueron  bautizados, incluyendo Simon (el brujo apóstata).

(3) El eunuco etíope  (que no tenia ningún hogar familiar) fue bautizado (Hechos 8:38). 

(4) Paul (quien no tenía hogar) fue bautizado (Hechos 9:18; cf. 1 Cor 7:7-8). 

(5) la casa de Cornelio fue bautizada (Hechos 10:48, 11:14). 

(6) casa de Lidia fue bautizada (Hechos 16:15). 

(7) La casa del carcelero de Filipos fue bautizada (Hechos 16:33). 

(8) En Corinto muchos fueron bautizados, incluyendo Crispo, casa de Estéfanas, y Gayo (Hechos 18:8, 1 Cor. 1:14, 16). 

(9) Los discípulos de Juan (hombres adultos) fueron bautizados (Hechos 19:5).

Estos son los hechos acerca de los bautizados. De esto aprendemos que de las nueve personas cinco tuvieron  sus hogares bautizados.  (Cornelius, el carcelero, Lydia, Crispo [inferirse], Estéfanas), dos no tenían hogares  por razones obvias (eunuco & Paul). Eso deja a Simon, que en realidad resultó ser un incrédulo y Gayo, quien bautizó a Pablo (1 Cor. 1:14). En cuanto a Simon, creo que es razonable llegar a la conclusión de que era un caso fuera de lo comun. 
Ciertamente, su caso sería una menor base ideal para la posición bautista, ya que resultó ser un incrédulo. En cuanto a Gayo, en Romanos 16:23 que leemos que "Gayo [es] hospedor para mí y para toda la iglesia." Esto implica que él era un hombre afluente. Como tal, él pudo haber tenido por lo menos sirvientes en sus hogares. Gayo se menciona con Crispo, que era un jefe de hogar. Crispo, "creyó en el Señor con toda su casa (Hechos 18:8). "Por lo tanto, la familia, sin duda, fue bautizado con él. Aún Pablo dijo en términos inequívocos:  "Yo no bauticé a ninguno de ustedes, excepto a Crispo y a Gayo "(1 Cor 1:14). 
Pablo pudo nombrar  a Crispo como jefe de los bautizados de su hogar, del mismo modo que haberlo hecho con Gayo. Como sería perfectamente inteligible para cualquier Judio del primer siglo, parece que Pablo simplemente habló de Crispo como en representación de la casa en la administración del bautismo. Por lo tanto, si  Gayo tenía una casa, es bastante razonable creer que fueron  bautizados, al igual que el hogar de Crispo.

Recuerde que en el esquema de los Hechos, el Evangelio tenia que ser predicado en toda  Jerusalén, toda de Judea y Samaria, y lo último de la tierra. Después de los bautismo samaritanos, tenemos el bautismo de Saulo (Pablo, el Apóstol de los Gentiles), y luego cuando el evangelio se acercó a territorio gentil, comenzando con Cornelio, en cada pasaje el bautismo es un texto del bautismo de hogar, excepto donde se nos dice expresamente que los presentes eran "doce hombres," que eran Judios después de todo (Hechos 19:7). 

Las casas gentiles de Cornelio, Lidia, el carcelero, Estéfanas, y posiblemente Gayo (véase la discusión anterior) fueron bautizados.

¿Acaso fue una coincidencia que cuando el Evangelio fue a los gentiles que los de sus casas fueron bautizados? El Evangelio y su signo externo, el bautismo, fue a las familias porque eran las familias que iban a ser salvas. "El pacto que Dios hizo con vuestros padres, diciendo a Abraham, 'y en su simiente todas las familias de la tierra serán benditas' "(Hechos 3:25). 

Muchos cristianos saben la respuesta a la pregunta bíblica: "¿Qué debo hacer para ser salvo? " "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo " Pero esa no es la respuesta en la Biblia, más bien, "Cree en el Señor Jesús, y será salvo, tú y tu casa "(Hechos 16:31). Tenemos nueve personas identificados, cinco tienen claramente sus hogares bautizados, dos no tienen hogares (eunuco, Saulo), uno es dudoso (Simon), y se deja a Gayo afuera (1 Cor. 1:14, ver la discusión anterior). 

En el pasaje del carcelero de Filipos (Hechos 16:31-34) y el de Corinto con Crispo (Hechos 18:8), el texto Griego tiene verbos en singular, no en plural los verbos para describir la acción de creer. 
Estos textos  cuando se les considera cuidadosamente claramente apoyan la tesis del pacto. Esto es doblemente cierto en el caso de la casa del carcelero de Filipos. Lucas toma algún tiempo a explicar esto. ¿Por qué? Parece que el carcelero fue el primer bautismo registrado de un verdadero pagano. El carcelero estaba a punto de quitarse la vida delante de Pablo y de Silas antes que estos le gritaron. Esto indica que su sistema romano  de valores le pidió el suicidio como la noble manera de actuar en esta situación ante la pérdida de los prisioneros. Ya se por el temor y temblor, con un terremoto,  e incluso tal vez por el conocimiento del exorcismo sobrenatural antes en la ciudad, él gritó: "Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo " La respuesta está  llena de  conceptos bíblicos:  "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa "(Hechos 16:31). El texto continúa diciendo después que Pablo predicó el evangelio " que fue bautizado, él y toda su casa" (16:33). 

ESTAN LOS NIÑOS INCLUIDOS EN EL NUEVO PACTO

A pesar de la narrativa del carcelero, la cual  es una profunda confirmación de la inclusión de los niños, tal vez alguien podría decir que el nuevo pacto es diferente de los pactos anteriores en este sentido solamente: la promesa del nuevo pacto excluye a las sucesivas generaciones, nuestros hijos. Esto podría difícilmente ser un cumplimiento feliz a la gente del Éxodo. Sin embargo, preguntémonos  ¿Los hijos de los creyentes del nuevo pacto  están incluidos explícitamente en las promesas del nuevo pacto?  La objeción Bautista dice : "En ninguna parte del contenido del nuevo pacto es el principio 'Tu, y tu simiente " mencionada." Si esto fuera cierto, un cambio drástico en el pacto  para los destinatarios y las promesas seria imposible.  Los miembros del pacto ha incluido siempre y para siempre "tú y tus hijos" y el contenido del pacto más fundamental es  que el Señor es "Dios de ti y tu descendencia "(Génesis 17:7, Deuteronomio 7:9, 30:6, 1 Crónicas 16:15, Sal.103:17, 105:8).

Tenga en cuenta estas profecías del nuevo pacto. Que el lector decida, sobre  el  testimonio de muchas Escrituras, si los hijos de los creyentes están incluidos en las promesas del pacto  explícitas y reiteradas en las promesas del nuevo pacto.

La primera palabra sobre el nuevo pacto esta en 

Deuteronomio 30:6:

 Además, el SEÑOR tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tu descendencia, para amar el Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, con el fin de que viváis ...
Jeremías alude al pasaje de arriba de Deuteronomio a lo largo de su profecía. Se hace hincapié en la inclusión de los niños en la promesa del nuevo pacto.

 Jeremías 31:1: "'En aquel tiempo, dice Jehová, yo seré por Dios a todas las familias de Israel, y ellos serán mi pueblo. "
Note el versículo 36 del texto clásico de la Nuevo Pacto, la descendencia de los participantes del  pacto se incluyen explícitamente.

 Jeremías 31:33-37: Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y la escribiré en sus corazones; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová: porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová: porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.35 Así dice Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche; que parte el mar y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre: 36 Si estas leyes faltaren delante de mí, dice Jehová, también la simiente de Israel faltará para no ser nación delante de mí todos los días. 37 Así dice Jehová: Si los cielos arriba pueden medirse, y examinarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la simiente de Israel por todo lo que hayan hecho, dice Jehová.

Jeremías 32:37-40: 
37 He aquí que yo los juntaré de todas las tierras a las cuales los eché con mi furor, y con mi enojo y saña grande; y los haré tornar a este lugar, y los haré habitar seguramente, 38 y ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios. 39 Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para bien de ellos, y de sus hijos después de ellos. 40 Y haré con ellos pacto eterno, que no tornaré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí.

 Jeremías 33:22-26:
22 Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni la arena del mar se puede medir, así multiplicaré la simiente de David mi siervo, y los levitas que a mí ministran. 23 Y vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo: 24 ¿No has considerado lo que habla este pueblo, diciendo: Las dos familias que Jehová escogió, las ha desechado? Y han tenido en poco a mi pueblo, hasta no tenerlos más por nación. 25 Así dice Jehová: Si no permaneciere mi pacto con el día y con la noche, si yo no he puesto las leyes del cielo y la tierra, 26 también desecharé la simiente de Jacob, y de David mi siervo, para no tomar de su simiente quien sea señor sobre la simiente de Abraham, de Isaac, y de Jacob. Porque haré volver su cautividad, y tendré de ellos misericordia.

 Ezequiel 37:24-26: Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un pastor .... y habitarán allí, ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos, para siempre,  26 "Y haré un pacto de paz con ellos, y será un pacto eterno con ellos .... (RV)

 Zac. 10:6-9: "Y voy a traer de vuelta, porque he tenido compasión de ellos, y serán como si no los hubiera rechazado, porque yo soy Jehová su Dios, y lo haré responder a ellos. 7 "Y será Efraín como valiente, y su corazón se alegrará como si de vino, de hecho, sus hijos lo verán y se alegrarán, su corazón se regocijará en el SEÑOR. . . Se acordarán de mí en países lejanos, y ellos con sus hijos vivirán y volver.

Joel 2:1-29: Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; . . . Así que es un pueblo grande y fuerte; Nunca ha habido nada igual, ni lo será de nuevo después de los años de muchas generaciones. . . 15 Tocad trompeta en Sión, Consagrar una forma rápida, en asamblea solemne, 16 Reunid al pueblo, santificad la congregación, juntad a los ancianos, Reúna a los niños y los bebés lactantes. .... Mi pueblo jamás será avergonzado. 28 "Y vendrá después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y hijas profetizarán ....

 Isaías 44:3: Porque yo derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; I derramaré mi Espíritu sobre tu de la primavera, y mi bendición sobre tus descendientes.

 Isaías 54:10-13:. . . Tampoco el pacto de mi paz se quebrantará. . .13 Todos tus hijos serán la consideración enseñados por Jehová, Y se multiplicará la paz de tus hijos.

! Isaías 59:20-21: "Y vendrá un Redentor a Sion ...." Mi Espíritu que está sobre ti, y Mis palabras he puesto en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tu descendencia, ni de la boca de la descendencia de su descendencia ", dice el Señor," de ahora y para siempre. "

 Malaquías 4:5-6 "He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. 6 "Y él hará volver el corazón de los padres hacia sus hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.

En el Nuevo Testamento, los apóstoles repetidamente incluyeron  el principio de  "tu descendencia ".

 Lucas 1:17: "Y él es quien va a ir como un precursor delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres hacia los hijos, y los desobedientes a la actitud de los justos., para preparar un pueblo bien dispuesto para el Señor "

 Lucas 2:49-50: Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; y santo es su nombre. 50 y su misericordia es de generación en generación sobre los que le temen.

! Hechos 2:39: Porque la promesa es para vosotros y vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llamare.

 Hechos 3:25: "Son ustedes los que son los hijos de los profetas, y del pacto que Dios concertó con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente y todas las familias de la tierra irán bendito '".

 Hechos 13:32-33: "Y os anuncio las buenas nuevas de la promesa hecha a los padres, 33 que Dios ha cumplido su promesa a nuestros hijos en la que él resucitó a Jesús. . .

 Romanos 4:13-17: Porque la promesa a Abraham oa su descendencia de que él sería heredero del el mundo no era a través de la Ley, sino por la justicia de la fe. . . 16 Por esta tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad, no sólo a los que son de la ley, sino también a los que es de la fe de Abraham, quien es padre de todos nosotros 17 (como está escrito, "Un padre de muchas naciones te he hecho ") a los ojos de Aquel a quien creyó, es decir Dios, que da vida a los muertos y llama a las cosas que no existen.

Estos textos proporcionan contundente, sostenida y sin ambigüedades bíblicas el apoyo a la convicción de que los hijos de los creyentes están incluidos en la promesa del nuevo pacto. 

¿Cuántos mas versos se debe citar para convencer que el nuevo pacto incluye los hijos de los creyentes? Ciertamente, nadie puede producir un texto que explícitamente excluye a los hijos . Decenas de textos explícitamente los incluye! 

Vamos a resolver el caso en este momento. El nuevo pacto explícitamente incluye a los niños de los creyentes.

Todo el mensaje de toda la Biblia requiere que nuestros hijos son nuestra herencia. Si el bautismo es el signo de su inclusión en el pacto con Dios, entonces, ¿A quiénes bautizaron los apostoles? La impresión inequívoca es que el bautismo fue para los hogares de los creyentes. No tenemos ninguna razón bíblica para dudar del hecho, entonces, que los niños nacidos en esos hogares tienen que ser bautizados en virtud de las promesas del pacto que incluye a ellos.

BAUTISMO Y CIRCUNCISION

¿Es el bautismo en lugar de la circuncisión?

Es sólo porque el bautismo se relaciona con el Espíritu, es que vemos una conexión entre el bautismo y la circuncisión. Ambos son símbolos de la promesa del pacto y las señales de entrada. El bautismo y la circuncisión simbolizan la realidad misma, la obra del Espíritu, en esencia, la regeneración espiritual. Sin embargo, el bautismo es mayor que la circuncisión. Muchos se han opuesto a este tipo de argumento. 

Veamos lo siguiente:  

(1) La circuncisión representaba la obra del Espíritu Santo, que es la circuncisión del corazón. Esteban se basó en un profundo textos  bíblicos, cuando dijo a sus perseguidores, "Ustedes los hombres que son duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos siempre están resistiendo al Santo Espíritu, están  haciendo sólo como vuestros padres hicieron "(Hechos 7:51). Este significado de la circuncisión es muy evidente en muchos pasajes del Antiguo Testamento (Lev. 26:41, Jer. 9:26, Ez. 44:7, 44:9, Deuteronomio 10:16, 30:6, Jer. 4:4). La promesa del nuevo  pacto incluyó esta metáfora: "El Señor tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tu descendencia "(Deuteronomio 30:6). Pablo, quien agarró los mantos de aquellos que apedreaban a Esteban, aprendió esto también (tal vez de Stephen),  en las epístolas de Pablo esta impregnado prácticamente todas este pensamiento (Romanos 2:29, 4:11, 1 Cor. 7:19, Gal. 5:6, 6:15, Ef. 2:11-12, Fil. 3:3, Col. 2:11-12, 3:11). La realidad detrás de la circuncisión física es "la del corazón, por el Espíritu, no por la letra "(Romanos 2:29). La circuncisión significa la renovación del corazón de aquellos que son espirituales muertos y sucios.

(2) El bautismo representa la obra del Espíritu también. Las primeras palabras que leemos acerca del bautismo en el Nuevo Testamento dice esto. Juan dijo: "Yo os he bautizado con agua, pero Él les bautizara con el Espíritu Santo "(Marcos 1:8). Pedro  conecta el bautismo con "el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). Él dice en la casa de Cornelio  "¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros, ¿verdad? "(Hechos 10:47). Pablo alude a la imagen del bautismo en Tito 3:5 cuando dice: "Él nos salvó. . . por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo. "El bautismo significa la renovación del corazón de los que son espiritualmente muertos  y sucios. Por lo tanto, una persona que ha sido circuncidada del corazón ha sido bautizado por el Espíritu y una persona que ha sido bautizada por el Espíritu ha sido circuncidado del corazon. 

¿Qué puede enseñarnos esto si es que no es que estos dos actos rituales significan la misma realidad? Otros pasajes doctrinales afirman esta correlación (Col. 2:10-11).

El bautismo significa que una persona está en una unión pactual con Dios, así como la circuncisión lo hizo. Por ejemplo, Romanos 6:3-4 enseña que los "bautizados en Cristo Jesús "  son  “sepultados juntamente con él en la semejanza de su muerte " y "Su resurrección." Gálatas 3:27 nos dice que los "bautizados en Cristo  se han vestido [a sí mismos] con Cristo " I Corintios 12:13 también indica la obra del Espíritu en la que nos une en el Cuerpo. "Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libre, y se nos dio a beber de un mismo Espíritu. "Estos pasajes afirman que el bautismo significa la obra del Espíritu de Dios en nuestra unión espiritual con Cristo.
El bautismo sin duda significa el trabajo del Espiritu (Col. 2:11-12, Marcos 1:8, Hechos 10:47, Tito 3:5). Es un rito de purificación que se identifica uno con el Dios triuno, Padre, Hijo, y Espíritu Santo (Mateo 28:19 - 20, Hechos 10:48). Su significado es sin lugar a dudas la obra del Espíritu en la limpieza y por lo tanto nos une con Cristo y su cuerpo (Rom. 6:3, Gal. 3:27, Col. 2:11-12, 1 Cor. 12:13). Esto es lo que se enseña claramente en las Escrituras. Tal vez la parte más difícil de ver esto  es darse cuenta de que esto es cierto, aunque algunas personas bautizadas no viven  el testimonio de ello. Es cierto  de la misma manera que Jesús nos salva de nuestros pecados, a pesar de que todos los que creen en Jesús son todavía pecadores. La verdad del bautismo es objetivamente cierto. Pero no es automáticamente cierto en todos los bautizados.

También podemos ver esto en términos de la circuncisión. Muchos de los que  eran circuncidados en la carne estaban mintiendo acerca de lo que realmente querían decir. Pasando por el ritual físico de la circuncisión no genera automáticamente la realidad que ello significa. Esto es cierto para los adultos, y no menos para los niños mas pequeños. El bautismo es un signo (visible) y  el  sello de la inclusión en la comunidad del pacto, una comunidad no de una nación (Israel), pero  de todas las naciones.

Por lo tanto, el bautismo funcionalmente reemplaza el rito de la circuncisión de Abraham [de acuerdo a la edad del Antiguo Pacto], y es por lo tanto su equivalente sacramental [en la edad de cumplimiento.]

CONCLUSION

Por lo tanto se ha demostrado bíblicamente que la circuncisión significa fundamentalmente la misma realidad que el bautismo. Como Calvino dice: "¿Qué es lo que van a presentar para impugnar el bautismo de infantes que no pueden  usarlo en contra de la circuncisión? " era la circuncisión de Abraham el signo y sello de su la justificación por la fe. El "recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tenía mientras aún era incircunciso"(Rom. 4:11). Pero Isaac, que poseía el mismo Espíritu forjado en la realidad, fue circuncidado siendo un bebé. Así pues, el signo de una realidad espiritual interna se puede recibir cuando uno es consciente de la realidad, como Abraham. O, puede ser recibida antes de que uno sea consciente de la realidad, como Isaac. 

El bautismo puede ser recibido con comprensión (en el caso de un adulto) o puede ser  "recordado" con comprensión (como en el caso de un bebé). En ambos casos, representa la obra interior del Espíritu que esperamos que sea cierto en ambos.


Por: Caesar Arevalo

Fuentes:


Infant Baptism - A Pastor's Case by Dr. Bryan Chapell (Covenant Theological Seminary)

"Unto You, and to Your Children” by Dr. Joel R. Beeke and Ray B. Lanning (Puritan Theological Seminary)

The Newness of the New Covenant by Rev. Jeffrey Niell (Emmanuel Covenant Church, AZ)

The Polemics of Anabaptism by Dr. Gregg Strawbridge (All Saints Church)


No comments: