Monday, July 30, 2012

"MEET THE PURITANS" : RECOMENDACIONES



He aqui un extracto de las recomendaciones que teologos, academicos, apologistas y pastores Reformados han escrito del libro "Meet the Puritans" ( Conozca a los Puritanos)


“Joel Beeke y Randall Pederson han producido un tremendo regalo y recurso a todos los que quieren una introduccion al estudio de los Puritanos. Ellos no solo proveen una biografia exacta e introduccion teologica a cada Puritano cuyos trabajos han sido re-imprimidos en los ultimos 50 años, pero que tambien combinan con sus profundos analisis y gran ayuda de sus resumenes. Si esto no fuera demasiado, ellos han agregado amplios apendices que incluyen al llamado “Puritanos Escoceses” (esto es, los grandes teologos Escoceses que fueron contemporaneos y semejantes en mentalidad de doctrina y piedad con los Puritanos Ingleses) tambien como los escritos de divinidad de la  Reformacion Holandesa Avanzada. “Meet the Puritans” –Conozca los puritanos-, es un libro que debemos tenerlo. No conozco nada igual a este libro. Si estas buscando por una entrada confinable a la vida, teologia, piedad y ministerio de los Puritanos, este es el libro”

—DR. LIGON DUNCAN, Senior Minister, de la Primera Iglesia Presbiteriana, Jackson, Mississippi, y Presidente de la Alianza de la Confesion de Evangelicos.


“Conozca a los Puritano” es una cornucopia de buenas cosas: una galleria de remarcables retratos, una libreria maravillosa de biografias, una guia del lector a la literature Cristiana, un registro de una movimiento internacional del Espiritu, una tutorial personal en la historia y teologia Puritana, y mucho mas. El estudiante del Puritanismo a menudo alcanzara eso, pero en sus lecturas nocturnas en su cama sera cautivado por ello. La lectura de estos gigantes que una vez existieron por Cristo te persuadira. He aqui sus historias, ellas te haran crecer tambien espiritualmente”


—DR. SINCLAIR B. FERGUSON, Pastor, de la Primera Iglesia Presbiteriana, Columbia, South Carolina



Joel Beeke y Randall Pederson nosh an dado un Tesoro incalculable en esta introduccion a los Puritanos y la literature Puritana. Siempre he deseado de tales recursos como esta obra. Una riqueza enciclopedica de biografia e informacion biografica han sido destiladas aqui en una simple, facil de leer, entendible y util compendio. Para el novicio que desea una introduccion confinable a los Puritanos, esto es el perfecto libro de guia. Y para el erudito experimentado buscando un catalogo de la mejor literature Puritana disponible, esto es tambien una herramienta indispensable. Mi oracion es que ello ayudara a desencadenar una nueva ola de interes en los Puritanos, una nueva apreciacion por sus teologias, y un avivamiento especial de la pasion por una cuidadosa exposicion biblica.


—DR. JOHN MACARTHUR, Pastor de la Iglesia Grace Community Chuch en Sun Valley, CA. Educador, comunicador, teologo, Bautista-Calvinista y conocido a nivel mundial como expositor de las Escrituras.


“Finalmente, el recurso que siempre hemos necesitado, “Conozca a los Puritanos” es uno de esos libros que genera la pregunta: Porque no se ha hecho esto antes?” estamos en una gran deuda para con Joel Beeke y Randall Pederson por darnos el mejor libro introductorio a los Puritanos que jamas se ha hecho disponible. “Conozca a los Puritanos” es nada menos que “quien es quien” en la tradicion Puritana.

—DR. R. ALBERT MOHLER, JR., Presidente del Seminario Teologico Bautista del Sur, Louisville, Kentucky


Los puritanos-Ingleses, Escoceses, Americanos y Holandeses-otra vez son leidos! En un tiempo de discipulado erratico y superficial, impotente, enfermo, e iglesia moribundas, este libro es un signo de esperanza. Y este manual amplio de informacion respaldada  de los mismos escritores, sus fuerzas especiales, e impresiones modernas de sus libros, es otro signo esperanzador. Conozca a los Puritanos es un compedio fascinante, academico pero popular y accessible para todos los amantes de los Puritanos, los cuales lo valoraran en grande estima en una forma justa.”

—DR. JAMES I. PACKER, author of Knowing God and A Quest for Godliness ( Conociendo a Dios y a su devocion), es un teologo Cristiano Britanico Canadiense. Su teologia esta dentro de la tradicion Anglicana y Reformada.  Profesor de teologia en el Colegio de Vancouver Regent College of Theoology, British Columbia.


Como los hornos queman con carbon Viejo y no con hojas que caen de los arboles, asi mi corazon es prendido con al sustancia enfurecida que encuentro en los sermones de los pastores Puritanos empapadas de las antiguas Escrituras. Unas gracias calurosas a los autores de Conociendo a los Puritanos por toda la labor que ellos hicieron para hacerlos conocer.”

—DR. JOHN PIPER, Pastor, Bethlehem Baptist Church, Minneapolis, Minnesota


El reciente despertar e interes en las verdades de la teologia Reformada es debido en gran medida al redescubrimiento de la Literatura Puritana. Los Puritanos de antaño se han convertido en los profetas de nuestro tiempo. Este volume es un tesorto para la Iglesia”


—DR. R. C. SPROUL, Teologo Reformado, escritor prolific, apologista y Pastor, Presidente de “ Ligonier Ministries”


“He aqui el libro de inspiracion e informacion mas util llamandonos la atencion a apreciar en su totalidad el experimento Calvinista Ingles, Escoces y Holandes del siglo XVII.”

Dr. W. Robert Godfrey,. Presidente del Seminario Westminster de California.

LA SOBERANIA DE DIOS EN LA SALVACION



LA SOBERANIA DE DIOS EN LA SALVACION

El principio de la salvacion es la imparticion soberana de la vida Espiritual (regeneracion) dentro del corazon el cual ha estado muerto y causandole a ejercitar fe. Esto quiere decir que para que el hombre tenga fe y la ejercite, debe primero ser espiritualmente regenerado por el Espiritu Santo, de manera que el “Nuevo naciemiento” o regeneracion precede el creer o el ejercer fe en Cristo. Veamos la evidencia biblica que respalda y confirma esta verdad:


El “creer” en Jesus es el resultado de haber nacido de Dios, y no la causa de la “regeneracion.” Lo mismo es aplicable al amor en el cristiano. No podemos amar sino nacemos primero de Dios. Este amor no es el afecto natural humano que gobierna nuestras relaciones diarias con nuestros semejantes; este amor es el don de Dios para el creyente que Pablo lo llama “fruto” ( Gal.5:22) y que es “derramado en nuestros corazones por el Espiritu Santo que nos es dado.”( Romanos 5:5). Tanto la fe y el amor son el resultado del acto soberano de Dios de regenerarnos por Su Espiritu.

1 Juan 5:1: TODO aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios: y cualquiera que ama al que ha engendrado, ama también al que es nacido de él.

Dios hace entrar Su Espiritu dentro de los “huesos secos” ( muerte espiritual) para que “vivan” (regeneracion) sin que estos ejerciten fe o hagan algo por ello. Este acto divino es por la absoluta soberania de Dios que decide darles “vida” sin la cooperacion del hombre para su salvacion, es decir, el hombre no ejercita fe para ser regenerados; el hombre es regenerado primero por el Espiritu de Dios para ejercitar la fe que Dios el da.

Eze 37:3-6, 14: Y díjome: Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Díjome entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oid palabra de Jehová. Así ha dicho el Señor Jehová á estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré nervios sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová….Y pondré mi espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

Los que reciben a Jesus son los que previamente han sido engendrados ( nacidos de Nuevo) por la voluntad de Dios y son dados el derecho de ser hechos hijos de Dios,  no porque ellos decidieron por su propia voluntad el “Creer;” sino porque Dios en su voluntad les regenero para creer.
Juan 1:11-13:  A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, á los que creen en su nombre:  Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.

Segun Jesus, el Nuevo nacimiento es un nacimiento espiritual que no depende de la voluntad del hombre sino de Dios. La expression del verso 8 indica que la experiencia del Nuevo nacimiento no depende en absoluto de la voluntad del hombre de realizarlo, sino mas bien de la voluntad de Dios, El cual lo hace a quien quiere.
Juan 3:3-8:  Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez. El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni á dónde vaya: así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Jesus afirma la soberania de Dios de dar vida a los que El quiere, asi tambien Jesus tiene el poder de dar vida a los que El quiere, es decir, el hombre no tiene parte en la salvacion, todo depende de Dios.

Juan 5:21: 21 Porque como el Padre levanta los muertos, y les da vida, así también el Hijo á los que quiere da vida.

Pablo confirma la enseñanza de Jesus, que Dios “nos dio vida cuando estabamos muertos en delitos y pecados juntamente con Cristo”  ---este acto de Dios fue hecho sin que el hombre haya ejercido fe  o haya hecho algo previamente—el “dar vida juntamente con Cristo” es por “Gracia”—es decir, no esta condicionada a alguna obra humana que el hombre haya hecho previamente como condicion para obtener la “nueva vida en Cristo.” Es simplemente la voluntad soberana de Dios de “dar vida” a sus escogidos en Cristo, y esto es hecho por gracia.

Efesios 2:1-5 Y DE ella recibisteis vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados,  En que en otro tiempo anduvisteis conforme á la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia:  Entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás.  Empero Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó, Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dió vida juntamente con Cristo; por gracia sois salvos; Y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los cielos con Cristo Jesús,”

Santiago confirma la verdad monergista de que el “nuevo nacimiento” o regeneracion no solo antecende la fe, pero es obra absoluta de la voluntad de Dios.

Santiago 1:18:  “El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”

Pedro confirma que somos regenerados ( nacidos de Nuevo) por la misericordia de Dios, este acto de Dios excluye cualquier obra o voluntad humana como causa de la salvacion. Y añade que la regeneracion es por resurreccion de Cristo de entre los muertos.

1 Pedro 1:3: Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos ha regenerado en esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,”

Juan relaciona nuestras obras de justicia al haber “nacido de Dios”- regeneracion- que los otros Apostoles enseñaron en sus cartas. En otras palabras NO hacemos “obras de justicia” para “nacer de Nuevo,” sino que hacemos obra de justicia por “haber nacido de Nuevo.”

1 Juan 2:29 “Si sabéis que él es justo, sabed también que cualquiera que hace justicia, es nacido de él.”

LA SOBERANIA DE DIOS EN LA SALVACION DE AQUELLOS QUE EL PADRE ESCOGIO DESDE ANTES DE  LA FUNDACION DEL MUNDO ES UNA HECHO Y UNA VERDAD BIBLICA. 


Pablo lo resumio en su carta a los Efesios de forma magistral:


"según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, 5 habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, "  (Efesios 2:4-5)

Caesar Arevalo.




Sunday, July 29, 2012

DAVID BRAINERD: MISIONERO PURITANO Y UNA VIDA DE ORACION



David Brainerd nacio el 20 de abril de 1718 en Haddam, Connecticut, Estados Unidos. Murio de tuberculosis a la edad de 29 años, el 9 de octubre de 1747. EzequÌas, el padre de Brainerd, era un legislador de Connecticut y murio cuando David tenÌa nueve años.El habÌa sido un puritano riguroso. La madre de Brainerd, una mujer tambiÈn piadosa, murio cuando Èl tenÌa 14 años. 
Como misionero, su primera asignacion fueron los indios Housatonic en Kaunaumeek, en Massachussets. Llego en abril de 1743 y predico durante un  año, usando un interprete e intentando aprender el idioma. 









Brainerd describe asi su primera estadÌa en ese lugar en 1743: ´Vivo con muy pocas comodidades: mi dieta consiste en maÌz hervido y comida rapida. Duermo en un colchon de paja, mi labor es sumamente difÌcil; y tengo poca experiencia de Èxito para confortarme ... En esta debilidad corporal, no soy poco afligido por la necesidad de comida apropiada. No tengo pan, ni puedo conseguirlo. Es forzoso viajar diez o quince millas para conseguir pan; y a veces se pone mohoso y se agria antes de que lo coma, si consigo una cantidad considerable ... Pero por la bondad divina tengo alguna comida india de la que hago pequeños pasteles. Aun me siento contento con mis circunstancias, y dulcemente resignado a Dios."
Es asombroso como a menudo Brainerd siguio adelante con las necesidades practicas de su trabajo a pesar de estas olas de desaliento. En noviembre de 1746 Brainerd dejo Cranberry para pasar cuatro meses tratando de recuperarse en Elizabethtown. En marzo de 1747, Brainerd hizo una ultima visita a sus amigos indios y entonces viajo a casa de Jonathan Edwards en Northampton, Massachussets. Estando allÌ, en el mes de mayo de 1747, los doctores le dijeron que su mal era incurable y que no vivirÌa mucho 









iempo. En los ultimos dos meses de su vida el sufrimiento era increÌble. 
Una de las razones por la cual la vida de Brainerd tiene tan poderosos efectos es que, a pesar de todos sus conflictos y cruel enfermedad, Èl nunca dejo su fe o su servicio. Le consumia la pasion por terminar su carrera y honrar a su Maestro, extender el reino y avanzar en la santidad personal. 
Brainerd llamaba a su pasion por mas santidad y mas utilidad una clase de "grato dolor" ´Cuando realmente disfruto a Dios, siento mas insaciable mi anhelo de Èl, y mas inextinguible mi sed de santidad... °Oh, mas santidad! °Oh, mas de Dios en mi alma! °Oh, este grato dolor! Hace mi alma apurarse en pos  de Dios... Oh, que yo no me rezague en mi carrera celestial!". 








El hizo suya la advertencia apostolica: ´...aprovechando bien el tiempo, porque los dÌas son malosª (Efesios 5:16) Asumia el consejo: ´No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamosª (Gal. 6:9) . El se esforzo por ser, como Pablo dice, ´...creciendo en la obra del Señor." (1 Cor. 15:58).

Brainerd estuvo solo gran parte de su ministerio. Solo las ultimas 19 semanas de su vida parecen haber estado endulzadas por la compañia de la delicada hija de Edwards, Jerusha, de 17 años, quien fue su fiel enfermera. Muchos especulan que hubo un profundo amor entre ellos, e, incluso un compromiso 
matrimonial. Pero lo cierto es que durante su ministerio Èl estuvo muy solo, y solamente podia derramar su alma delante de Dios. Pero Dios lo sostuvo y lo guardo en su camino. Brainerd murio el 9 de octubre de 1747. Fue una corta vida, pero cuan fructÌfera: solo veintinueve años; ocho de ellos como creyente, y solo cuatro como misionero.





( PARA UNA LECTURA MAS COMPLETA, CLICK EN LA CADENA DE ABAJO)

http://cimientoestable.org/files/Jonathan_Edwards_y_David_Brainer.pdf




PECADORES EN MANOS DE UN DIOS AIRADO Jonathan Edwars, predicado en 1741.




Octubre 5, 1703-Marzo 22, 1758, fue un TEOLOGO Y PREDICADOR PURITANO. Edward fue el mas importante teologo y filosofo de America y uno de los grandes intelectuales. La teologia de Edward es asociada con la teologia Reformada y la herencia Puritana Inglesa. Edward fue la figura prinicipal del Primer Avivamiento en los años 1733-1735.



A CONTINUACION UN EXTRACTO DE SU FAMOSO SERMON: "PECADORES EN LAS MANOS DE UN DIOS AIRADO"



"Aunque mano se una con mano, y una vasta multitud de los enemigos de Dios se combinen y asocien, son f·cilmente quebrados en pedazos. Son como grandes montones de paja ligera ante el torbellino; o grandes cantidades de rastrojo seco ante llamas devoradoras. Encontramos f·cil pisotear y aplastar un gusano que vemos arrastrarse en la tierra; tambiÈn es f·cil para nosotros cortar o chamuscar un hilo delgado que agarre cualquier cosa; y asÌ es f·cil para Dios, cuando le place, arrojar a sus enemigos al infierno. øQuÈ somos nosotros para que permanezcamos de pie frente a El, ante cuya reprensiÛn la tierra tiembla, y las rocas son 
arrojadas? 


Ellos merecen ser arrojados al infierno; de manera que si la justicia divina se encuentra en el camino, no hay objeciÛn eficaz contra el uso del poder de Dios para destruirlos. Antes, por el contrario, la justicia clama fuertemente por un castigo infinito de sus pecados. La justicia divina dice del arbol que da a luz las uvas de Sodoma, "cÛrtalo, øpara quÈ inutiliza tambiÈn la tierra?" (Luc. 13:7). La espada de la justicia divina est· en cada momento blandeada sobre sus cabezas, y no es otra cosa que la misericordia arbitraria y la pura voluntad de Dios que la detiene.  


Ellos ya estan bajo una sentencia de condenaciÛn al infierno. No sÛlo merecen justamente ser arrojados allÌ, sino que la sentencia de la ley de Dios, esa regla eterna e inmutable de justicia que Dios ha fijado entre El y la humanidad, ha ido en su contra, y permanece en su contra; de manera que ya est·n dispuestos para el infierno. "El que no cree, ya ha sido condenado" (Juan 3:18). 


De modo que cada inconverso pertenece propiamente al infierno; ese es su lugar; de allÌ es Èl. "Vosotros sois de abajo" (Juan 8:23), y allÌ est·is atados; es el lugar que la justicia, la palabra de Dios, y la sentencia de su ley inmutable les han asignado




( PARA LEER EL SERMON COMPLETO, POR FAVOR HAGA UN CLICK EN LA CONECCION DE ABAJO)


http://cimientoestable.org/files/PECADORES_EN_MANOS_DE_UN_DIOS_AIRADO.pdf

Friday, July 27, 2012

FRANCIS TURRETIN: LA MENTE DE LA TEOLOGIA REFORMADA


.

Francis Turretin ( Octubre 17, 1623-Setiembre 28, 1687).

Teologo Protestante Suizo. Turretin es especialmente conocido por oponerse abiertamente al Socianismo, Arminianismo, la escuela de Suamur la cual fue encabezada por Moise Amyarut, llamado Amiraldianismo, una teologia heretica el cual reemplazo la doctrina de la expiacion limitada con una teologia universalista: “Jesus murio por todos los hombres para hacer posible un camino al cielo a cada uno siempre y cuando ellos esten dispuestos a iniciar la conversion.


y un defensor de la Ortodoxia Calvinista reprensentado por el Sinodo de Dort, y fue uno de los autores de la “Formula de Conseesion Helvetica el cual defendio la formulacion de la doble predestinacion del Sinodo de Dort y la inspiracion Verbal de la Biblia.

Turretin fue educado en Geneva, Ledin, Utretch, Paris, Saumur, Montauaban y Nimes. Fue pastor y profesor de Teologia en 1653. En el hecho de su muerte, su padre reunion a todos sus hijos para repartirles la bendicion, de Francis, dijo, “Este niño esta sellado con el sello del Dios viviente.”

Entre sus principales trabajo estan el “Instituciones de Teologia Electante” (3 partes, Geneva 1679-1685), esta obra se convirtio en el texto standard dentro del Protestantismo Reformado hasta que fue reemplazado en la Universidad de Princeton por el texto de Teologia de Charles Hodge a fines del siglo 19.

Esta masiva obra de escolasticismo Reformado se extiende casi a 1,800 paginas en la edicion del Latin. Escrita en completo Latin con oraciones que se extienden casi una pagina entera. Las obra de Turretin fueron y es prefundas en ideas teologicas, eruditas y precisas.


La teologia de Turretin influencio criticamente la teologia de los Puritanos, aunque relativamente olvidado en las historia, la obra de Turretin es una texto  importante leido por estudiantes de Teologia. John Gerstner considero Turretin el “mas preciso teologo de la tradicion Calvinista.”

Junto con J. H. Hedegger, Turretin produjeron la “Formula de Consenso Helvetica” (1675) la cual es un importante y brillante document teologico de la Reforma Protestante del siglo 17. El Canon VII, dice:  “Habiendo creado al hombre en esta manera, Dios le puso bajo el pacto de obras, y en este pacto, Dios le promote libremente en communion con Dios, favor y vida, si en verdad actuo en obediencia a su voluntad.” Si Adan hubiera cumplido el pacto, he hubiera entrado a una eternal bendicion, el cual tuvo su significado el arbol de la vida ( Canon VIII).  Lo que Adan rechazo hacer, el Segundo Adan lo hizo por nosotros. Turretin critico fuertemente a los Arminianos quienes rechazaron el pacto de Obras ( Canon IX).

Siguiendo la Reforma, Turretin enseño el eterno Pacto de la redencion ( Canon XIII). Turretin y Hedegger, confirmaron la doctrina de ( sola fide) la fe sola en contra de los Remonstrantes como la unica condicion para entrar en el Pacto. La obediencia entonces fluye de la justificacion como gratitude. “De acuerdo con estos dos pactos de justificacion, las Escrituras establecen estos dos pactos: el Pacto de Obras, que entro con Adan y sus descendientes pero que se cancelo por la entrada del pecado; y el Pacto de Gracia, hecho solo con los electos en Cristo, el Segundo Adan, eterno. Este pacto NO puede ser quebrantado mientras que el Pacto de Obras puede ser abrogado.

Cuando comparamos los trabajos de Turretin con los obras voluminosas de Lutero, y los escritos de Calvino, los de Turretin los sobrepasa, y esto es con mucho respeto a los grandes Reformadores.


Tuesday, July 24, 2012

EL EVANGELIO: MONERGISMO Y SINERGISMO


SINERGISMO
MONERGISMO
EL EVANGELIO
El evangelio es una invitacion
El evangelio, no es solo una invitacion, es un mandato ( 1 Juan 3:23)
Cristo murio por todos los pecados excepto la incredulidad.
Cristo murio por todos los pecados incluyendo la incredulidad.
Los pecadores tienen la llave en sus manos. La voluntad del hombre determina si la muerte de Cristo es eficacia.
Dios tiene la llave en sus manos. El consejo eterno de Dios determina a quien los beneficios de la muerte de Cristo aplica.
Seria injusto de parte de Dios el no dar a cada ser
humano una oportunidad.
Si Dios ejercitara su Justicia entonces nadie de nosotros estaria delante de El ya que cada uno  de nosotros  esta en una rebelion active en contra de un infinito Dios Santo. El no nos debe nada y no esta en la obligacion de salvar a nadie. La regeneracion entonces es un acto de pura y no merecida misericordia porque la justicia que merecemos, El lo puso en Su Hijo (expiacion) desviando su ira de nosotros sus elegidos.
Despues que Dios cambia el corazon de piedra en un corazon  de carne, el Espiritu Santo todavia puede ser resisitido por el hombre.


Despues que Dios hace de un corazon de piedra en un corazon de carne, ninguna  persona desea resistir el llamado del Espiritu Santo. Por definicion nuestros deseos, inclinaciones y afecciones han cambiado para que voluntariamente y gozozamente nuestra fe este en Cristo.
La salvacion es dada a los pecadores ( no regenerados) quienes escogen y desean a Cristo por sus propio “libre albedrio.
Aparte de la gracia, no hay un pecador no-regenerado que alcanze la gracia de Dios. Un deseo por Dios no es parte de la vieja naturaleza.
La misericordia de Dios es  sobre nosotros cuando creemos, deseamos y trabajamos duro y oramos, velamos, estudiamos, buscamos, pedimos, tocamos, aparte de su gracia regenerative.


Desear y buscar a Dios antes del nuevo nacimiento es una suposicion imposible ( Romanos 3:11; 1 Corintios 2:14). Es el avivamiento del Espiritu Santo dentro de nostros que aun tenemos la fe o la fuerza de desear, trabajar duro, orar, velar, buscar, tocar, pedir, y creer en la obra complete de Cristo.
El mandamiento al  arrepentimiento y creer en el evangelio implica la habildad del pecador de poder hacerlo.

El mandato a los pecadores al arrepentimiento y creer no implica la habilidad del pecador de decidir o no. El intento de la ley, de acuerdo a las Escripturas es revelar nuestra impotencia aparte de la gracia ( Romanos 3:20; Galatas 3:19, 24). La ley no fue desiñada para conferir cualquier poder al hombre, mas bien para quitarnos de todo poder.
Dios ayuda a aquellos que se ayudan a ellos mismos.
Dios solo ayuda a aquellos que no pueden ayudarse a ellos mismos ( Juan 9:41).
El hombre no regenerado contribuye “un poquito” a su salvacion.

No hay nada que el hombre unrgenerado pueda hacer o lo que haga le hace elegible para alcanzar la salvacion, ni siquiera un poquito.
El arrepentimiento es un trabajo del hombre.

El arrepentimiento es un don de Dios (2 TImoteo 2:25)
Uno de los grandes dones que Dios da a los seres humanos es nunca intervenir con su “libre albedrio.”


El  mas grande juicio el cual Dios puede infligir sobre el hombre es dejarlo en las manos de su propia voluntad. Si salvacion fuere dejado en las manos de pecadores no-regenerados, entonces estariamos sin esperanza que alguien pudiera ser salvo. Es un acto de misericordia que Dios aviva el muerto en pecado para vida ya que sin el Espiritu Santo el no-regenerado no entiende las cosas de Dios.
Con la voluntad del hombre, la salvacion es imposible.
Con la voluntad del hombre, el arrepentimiento y la fe, instrumentos para la salvacion es imposible, pero con Dios, todas las cosas son posibles. ( Mateo 19:26; Romanos 9:16; Juan 6:64-65).



Monday, July 23, 2012

LA CAUSA DE LA REGENERACION: SINERGISMO Y MONERGISMO


DIAGRAMA DE MONERGISMO Y SINERGISMO

SINERGISMO
MONERGISMO
CAUSA DE REGENERACION
La regeneracion es el trabajo de Cristo mas la buena voluntad del hombre natural. Lo que hace los hombres diferir de uno del otro, no es la gracia de Cristo solamente,  pero Jesus mas la buena voluntad del hombre natural.
La regeneracion es el trabajo del Espiritu Santo solamente aplicando el trabajo de la cruz de Cristo al hombre natural. Lo que distingue a los hombres es Cristo solamente.


Fe es la causa que genera regeneracion
La regeneracion antecede a la fe.

La fe y afeeciones por Dios es generado por la naturaleza humana.
Fe no es el producto de nuestra naturaleza no-regenerada. Es el inevitable e inmediato producto de nuestra naturaleza regenerada. El nuevo corazon ama a Cristo.
Dios y el hombre trabajan juntos para producir un nuevo nacimiento. La gracia de Dios nos lleva a la mitad del camino a la salvacion, el hombre natural pone de su parte para completar la otra mitad para el resultado final. En otras palabras, la fe en Cristo da lugar al nuevo nacimiento.
Dios y el Espiritu Santo solamente produce la regeneracion sin ninguna contribucion del hombre pecador ( el trabajo de Dios solamente). El nuevo nacimiento no es un imperative, el contrario, el hombre debe nacer de nuevo por Dios.

Dios esta esperando la voluntad del pecador.
Dios capacita efectivamente la voluntad del pecador.
Las personas de la Trinidad tienen propositos conflictivos en el cumplimiento de la salvacion: El Padre elige un pueblo particular, el Hijo muero por un pueblo general, y el Espiritu Santo aplica la expiacion condicionalmente en aquellos que usan su libre albedrio en Cristo.
Las Personas de la Trinidad trabajan en harmonia: El Padre elige un pueblo particular ( Efesios 1:3-5), Cristo muere por aquellos que el Padre le ha dado ( Juan 17:9, 15; Apoc. 5:9) y el Espiritu Santo de igual manera aplica los beneficios de la expiacion de Cristo a los mismos.

La restauracion de las facultades espirituales viene despues que el hombre sin el Espiritu Santo ejercita su fe con sus naturales capacidades. El hombre natural tiene el deseo de recibir la verdad mucho antes que Dios le de la abilidad espiritual.
Para que el hombre ciego vea la luz, necesita que su vista sea restaurado primero. (Juan 3:3, 6). El hombre necesita  la abilidad espiritual para recibir la verdad antes de recibir la verdad. ( 1 Corintios 2:12; Juan 6:63-65).

Sunday, July 22, 2012

TRENTO Y LA REFORMA EN LA JUSTIFICACION


El Concilio de Trento fue un concilio ecuménico de la Iglesia Católica Romana desarrollado en periodos discontinuos durante 25 sesiones, entre el año 1545 y el 1563. Tuvo lugar en Trento, una ciudad del norte de la Italia actual, que entonces era una ciudad libre regida por un príncipe-obispo.
CONTEXTO HISTORICO
Desde 1518, los protestantes alemanes venían reclamando la convocatoria de un concilio alemán, y el emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico intentaba cerrar las diferencias entre católicos y reformistas para poder hacer frente a la amenaza turca. En la Dieta de Worms (1521) se intentó zanjar las disputas, pero sin éxito: Martín Lutero (a quien Carlos V permitió que fuera convocado a dicha Dieta) acusó a Roma de ejercer la tiranía, y el Emperador se comprometió por escrito a defender la fe católica incluso con las armas. En las Dietas posteriores, los príncipes alemanes, tanto protestantes como católicos, continuaron insistiendo en un concilio.
En vista de la situación hubo grandes presiones del emperador sobre el Papa Clemente VII para que lo convocara, a lo que éste se resistía. Al cabo de un tiempo, en 1529, Clemente VII se comprometió a ello, pero la oposición del legado papal en la Dieta de Augsburgo de 1530 retrasó de nuevo el proyecto. Sin embargo, el principal responsable de que no se llegara a convocar fue la férrea oposición del rey Francisco I de Francia, ya que para que el concilio tuviese éxito era necesaria la aprobación de la mayoría de los monarcas.

El espíritu e idea del concilio, fue plasmada por la gestión de los jesuitas, Diego Laínez, Alfonso Salmerón y Francisco Torres. La filosofía le fue inspirada por Cardillo de Villalpando y las normas prácticas, sobre sanciones de conductas, tuvieron como exponente principal al obispo de Granada, Pedro Guerrero.
Se impuso, en contra de la opinión protestante, la necesidad de la existencia mediadora de la iglesia, como Cuerpo de Cristo, para lograr la salvación del hombre, reafirmando la jerarquía eclesiástica, siendo el Papa la máxima autoridad de la iglesia. Se ordenó, como obligación de los párrocos, predicar los domingos y días de fiestas religiosas, e impartir catequesis a los niños. Además debían registrar los nacimientos, matrimonios y fallecimientos.
Reafirmaron la validez de los siete sacramentos, y la necesidad de la conjunción de la fe y las obras, sumadas a la influencia de la gracia divina, para lograr la salvación, restando crédito a Lutero que sostenía que el hombre se salva por la fe y no por las obras que realizase. También se opuso a la tesis de la predestinación de Calvino, quien aseguró que el hombre está predestinado a su salvación o condena. En refutación a esa idea, la iglesia sostuvo que el hombre puede realizar obras buenas ya que el pecado original no destruye la naturaleza humana, sino que solamente la daña.

Se reinstauró la práctica de la Inquisición que había surgido en el siglo XIII, para depurar a Francia de los herejes albigenses. Ya restablecida en España desde el año 1478, se propagó por varios países europeos bajo la denominación de Santo Oficio, que usó la tortura para obtener confesiones. Si ese método no daba los resultados esperados, de arrepentimiento del hereje, éste quedaba en manos del poder civil, que lo condenaba generalmente a la muerte en la hoguera. El protestantismo debió soportar la Inquisición en varios estados, pero fue principalmente efectivo en España, Italia y Portugal.

También creó el Índice, en 1557, por el cual se estableció una censura contra la publicación de pensamientos que pudieran ser contrarios a la fe católica, y se quemaron muchos libros considerados heréticos.


LA JUSTIFICACION SEGÚN TRENTO

Ya que un análisis de cada uno de los temas desarrollados en Trento llevaría un metodo mas extenso de cada uno de las decisiones, trataremos hoy en una comparación teologica de la justificación entre Trento y las confesiones mas importantes de la Reforma Protestante. Empezaremos en la Seccion Seis, capítulos 3 al 8 del concilio de Trento.

El capitulo 3 empieza con la pregunta “Quienes se justifican por Jesucristo.”  A diferencia del concepto de los Reformadores de la imputación de la justicia de Cristo en el creyente, declarándole justo, Trento enfatiza que la “justicia de Cristo’ es conferida por el merito de Cristo y nos “hace justos”  ( infusión).  Es interesante notar que Trento entiende la expiación de Cristo en forma universal pero aplicable solo a los que se “les comunica los meritos de la pasión de Cristo.”

El capitulo cuatro, se confirma la idea Catolica que el traslado o transito del estado natural del hombre al estado de gracia es través del Bautismo o del deseo del hombre, afirmando la doctrina de que la voluntad del hombre caído es necesaria para “Ser justo” ante Dios.

CAP. IV ... Esta traslación, o tránsito no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio, sin el bautismo, o sin el deseo de él”

En el capitulo cinco habla de la preparacion del hombre para recibir la justificacion discutida en capitulo 3. Trento especifica que la gracia de Dios les ayuda a recibir su “propia justificacion.” Esto es, que el hombre, segun Trento, coopera libremente a la misma gracia que Dios le da, esto se debe entender que la gracia de Dios es contingente con la capacidad del hombre de colaborar o cooperar con la gracia de Dios a fin de que obtenga el mismo su “propia justificacion”—esto es lo que se llama la “gracia prevenida,” es decir que el hombre es “libre” de aceptar la invitacion de Dios a entrar en su “gracia” y ser asi hechos “justos” por nuestra propia decision.

CAP. V… se dispongan por su gracia, que los excita y ayuda para convertirse a su propia justificación, “

El capitulo seis enseña la doctrina que la gracia ayuda al hombre para ser “justificado” ante Dios, como trabaja esto?  Segun este capitulo la gracia de Dios es adquirida por el esfuerzo del hombre cuando este se arrepiente de sus pecados y comienza a amar a Dios, rechazar sus pecados y todo esto antes que sea bautizado, y como consecuencia, la gracia entonces es un proceso que debe de mantenerse por obras.  

CAP. VI. Modo de esta preparación.
Dispónense, pues, para la justificación, cuando movidos y ayudados por la gracia divina, “


El capitulo siete, Trento iguala la santificacion y la renovacion del hombre interior con la justificacion como requisito de entrada a la “gracia de Dios” en forma “voluntaria, enfatizando y confirmando la decision del hombre en la recepcion de la justificacion. Las causas de la justificacion segun Trento son:
1.     La causa final es la Gloria de Dios y de Cristo y la vida Eterna
2.      La causa eficiente es la misericordia de Dios que nos limpia, sella, y unge con el Espiritu Santo de la promesa que es la garantia de nuestra herencial.
3.     La causa meritoria es su unico y amado Hijo Jesus Cristo que es el merito para nuestra justificacion en su muerte y haci satisfacer lal justicia de Dios por nosotros.
4.     La causa instrumental es el sacramento del bautismo, siendo el instrumento el sacramento de la fe   interesante notar que Trento dice que sin el sacramento de la fe en conjuncion con el sacramento del bautismo nadie ha sido alguna vez justificado. Y repite otra vez que recibimos la infusion de la justificacion en nosotros “de acuerdo a nuestra cooperacion y disposicion.”
5.     La unica causa formal es la justicia de Dios, no la misma justificacion de Jesus, pero la cual que no es dada por Jesus, de acuerdo a la disposicion y cooperacion de cada uno.

En capitulo ocho, trata de explicar el concepto catolico de justificacion el cual dice que la fe es el principio de la salvacion y el fundamento de la justificacion sin la cual es imposible agradar a Dios.

En capitulo nueve, Trento afirma que la justificacion es un acto diario con buenas obras: “para justificarse y santificarse, mediante la observancia de los mandamientos de Dios, y de la Iglesia, crecen en la misma santidad que por la gracia de Cristo han recibido, y cooperando la fe con las buenas obras, se justifican más;”

El Concilio de Trento interpreta la justificacion como una infusion de la gracia de Dios en nosotros para que podamos cooperar con Dios en nuestra justificacion y en base a una vida de “buenas obras” podamos seguir justificandonos diariamente. Esta justificacion es una clase en que Dios nos hace justos con la justicia de Cristo que el hizo en la cruz del calvario.



LAS CONFESIONES PROTESTANTES

Veamos ahora la posicion Protestante en cuanto a la justificacion, utilizare las seis confesiones que las diferentes denominaciones Reformadas mas se adhieren, estas son: las dos formas de unidad: La confesion Belgica de Fe (1561), el catecismo de Heideberg (1563), the second Helvetic Confesion, y la confesion de Westminster y los catecismos.:

LA CONFESION DE BELGICA DE LA FE:

Articulo 22
Sin embargo, no entendemos que sea la fe misma la que nos justificas, pues ella es solamente un medio por el cual abrazamos a Cristo, nuestra justicia. Mas Jesucristo, imputándonos todos sus méritos y las obras santas que El ha hecho por nosotros y en nuestro lugar, es nuestra justicia; y la fe es un instrumento que nos mantiene con El en la comunión de todos Sus bienes, los cuales, siendo hechos nuestros, nos son más que suficientes para la absolución de nuestros pecados.
Articulo 23
que la bienaventuranza del hombre es que Dios le imputa la justicia sin las obras. Y este mismo apóstol dice: siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús (Rom. 3 24).
 Como vemos en los articulos 22 y 23, la justificacion no viene de nuestra fe como el concilio de Trento lo estipula, sino que viene de la aplicacion de los meritos de Cristo en nuestro favor. Y esta justificacion no depende de las obras humanas sino que es gratuitamente por la gracia de Dios.

EL CATEQUISMO DE HEIDELBERG

El Catecismo de Heidelberg fue escrito en 1563 por dos jóvenes teólogos: uno que había sido alumno de Juan Calvino, y el otro que lo fue de Felipe Melanchton, el teólogo de Lutero. Los nombres de los autores son Zacarías Ursino y Gaspar Oleviano. Los catecismos que se hicieron después emplearon el Catecismo de Heidelberg como modelo. El Catecismo de Heidelberg consta de un total de 129 preguntas y respuestas.

60. Pregunta: ¿Cómo eres justo ante Dios?
Respuesta: Por la sola verdadera fe en Jesucristo (a), de tal suerte que, aunque mi conciencia me acuse de haber pecado gravemente contra todos los mandamientos de Dios, no habiendo guardado jamás ninguno de ellos (b),y estando siempre inclinado a todo mal (c), sin merecimiento alguno mío (d), sólo por su gracia (e), Dios me imputa y da (f) la perfeca satisfacción (g), justicia y santidad de Cristo (h) como si no hubiera yo tenido, ni cometido algún pecado, antes bien como si yo mismo hubiera cumplido aquella obediencia que Cristo cumplió por mí (i), con tal que yo abrace estas gracias y beneficios con verdadera fe (j).
61. Pregunta: ¿Por qué afirmas ser justo sólo por la fe?

Respuesta: No porque agrade a Dios por la dignidad de mi fe, sino porque sólo la satisfacción, justicia y santidad de Cristo, son mi propia justicia delante de Dios (a), y que yo no puedo cumplir de otro modo que por la fe (b).
62. Pregunta: ¿Por qué no pueden justificarnos ante Dios las buenas obras, aunque sólo sea una parte?
Respuesta: Porque es necesario que aquella justicia, que ha de aparecer delante del uicio de Dios, sea perfectamente cumplida y de todo punto conforme a la Ley Divina (a); y nuestras buenas obras, aun las mejores en esta vida, son imperfectas y contaminadas de pecado (b).

 63. Pregunta: Luego, ¿Cómo es posible que nuestras obras no merezcan nada, si Dios promete remunerarlas en la vida presente y en la venidera?
Respuesta: Esta remuneración no se da por merecimiento, sino por gracia (a).
El  catequismo de Heidelberg confirma que la justificacion es por posible por la satisfaccion, justicia y santidad de Cristo y que lo apropiamos por el instrumento de la fe, la fe no es la fuente de la justificacion. En la justificacion nuestras obras no son tomadas en cuentas pues es por gracia.
LA SEGUNDA CONFESION HELVETICA- 1566

la confesion Helvetica fue escrita en su mayor parte por Heinrich Bullinger, en ella, se encuentra la doctrina de la justificacion en forma mejor desarrollada que expresa el caracter de la Reforma Protestante
Artículo 15
LA VERDADERA JUSTIFICACIÓN DE LOS CREYENTES
 ¿Qué significa «justifican»?
 En su doctrina sobre la justificación significa para el apóstol Pablo «justificar»; Perdón de los pecados, indulto de culpa y castigo, ser aceptado por gracia y ser declarado justo. A los Romanos les escribe: «¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica» (Roma 8.33).
A causa de Cristo somos declarados justos.

Indudablemente, todos nosotros somos pecadores e impíos por naturaleza y ante el trono de Dios se demostrará nuestra injusticia y resultaremos condenados a muerte. Pero es igualmente indudable que ante Dios, nuestro juez, somos declarados justos solamente por la gracia de Cristo, o sea, indultados de pecados y de muerte, sin que valgan ni los méritos propios ni la calidad de la persona. Es imposible manifestarlo más claramente que el apóstol Pablo, cuando dice: «Pues todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Cristo Jesús» (Rom.3:23 y 24).
Justicia imputada

Porque Cristo tomó sobre sí los pecados del mundo y los ha borrado, satisfaciendo de esta manera la justicia divina. Únicamente por causa de Cristo, que ha padecido y resucitado. Dios mira misericordiosamente nuestros pecados y no nos los imputa. Por el contrario, nos imputa la justicia de Cristo como si fuera la nuestra propia: Así, no somos solamente lavados, purificados o santos, sino que también somos hombres que han recibido, además, la justicia de Cristo (2 Cor. 5:19 sgs.; Rom. 4:25). Por consiguiente, somos indultados de los pecados, la muerte y la condenación y somos justos y herederos de la vida eterna. En realidad, pues, sólo Dios nos declara justos y lo hace, por cierto, a causa de Cristo en tanto no nos imputa los pecados, sino la justicia de Cristo.

Justificación sólo por la fe.
 Dado que recibimos esa justificación no en virtud de estas o aquellas buenas obras, sino únicamente por lo fe en la misericordia de Dios y en Cristo, enseñamos y creemos juntamente con el apóstol que el hombre pecador es justificado sólo por la fe en Cristo, pero no por la Ley o por algunas obras. Pues el apóstol dice: «Así, llegamos a la conclusión de que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley (Rom. 3:28). Aún más: «Si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse; pero no ante Dios. Porque ¿qué dice la Escritura?: Y creyó Abraham a Dios y le fue imputado como justicia... Mas al que no obra, pero cree en Aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia» (Rom. 4:2 sgs.; Gen. 15:6). Y a continuación: «Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no se debe a vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» (Efes. 2:8 y 9).
Como vemos la  confesion Helvetica de 1556 es una de las mas completas que enfatiza la justificacion como la imputacion o aplicacion de la Justicia de Cristo en los elegidos por fe, sin las obras de la ley. Tambien es en esta confesion que Bullinger poner la justificacion dentro del contexto de la teologia federal o pactual.

LA CONFESION DE WESTMINSTER: 1647

La confesion de Westminster es la mas complete confesion Reformada que fue formulada 80 años despues que la confesion Helvetica, aqui se enfatiza la diferencia entre “infusion” ( concepto catolico) y la imputacion de la justicia de Cristo en los creyentes.
 CAPITULO 11: DE LA JUSTIFICACION
I. A los que Dios llama de una manera eficaz, también justifica gratuitamente, (1) no infundiendo justicia en ellos sino perdonándolos sus pecados, y contando y aceptando sus personas como justas; no por algo obrado en ellos o hecho por ellos, sino solamente por causa de Cristo; no por imputarles la fe misma, ni el acto de creer, ni alguna otra obediencia evangélica como su justicia, sino imputándoles la obediencia y satisfacción de Cristo (2) y ellos por la fe, le reciben y descansan en él y en su justicia. Esta fe no la tienen de ellos mismos. Es un donde e Dios. (3)
 La confesion de Westminster define la fe como el instrumento de justificacion y no la fuente de ella:
 II. La fe, que así recibe a Cristo y descansa en Él y en su justicia, es el único instrumento de justificación; (1)

aunque no está sola en la persona justificada, sino que siempre va acompañada por todas las otras gracias salvadoras, y no es fe muerta, sino que obra por amor. (2)
 la justificacion es para los elegidos en Cristo Jesus cuando la justicia de Cristo se imputa a los elegidos por el Espiritu Santo a su debido tiempo:
IV. Desde la eternidad, Dios decreto justificar a todos los elegidos; (1) y en el cumplimiento del tiempo, Cristo murió por sus pecados, y resucito para su justificación. (2) Sin embargo, ellos no son justificados sino hasta que Cristo les es realmente aplicado, por el Espíritu Santo, en el debido tiempo. (3)
 A diferencia de Trento, la justificacion de los creyentes bajo el Antiguo Testamento era una sola y la misma con la justificacion en el Nuevo Testamento.

"La justificación de los creyentes bajo el Antiguo Testamento era, en todos estos respectos, una y la misma con la justificación de los creyentes bajo el Nuevo Testamento"

 EL CATECISMO MAYOR DE WESTMINSTER 1643

P. 70. ¿Qué es la justificación?
R. La justificación es un acto de la libre gracia de Dios para con los pecadores, z) por el cual él perdona todos sus pecados, acepta y estima sus personas como justas a su vista, a) y esto no por alguna cosa hecha en ellos o por ellos, b) sino solamente por la obediencia perfecta y satisfacción plena que dio Cristo. que Dios les imputa, c) y que reciben por la fe únicamente. d)
P. 71. ¿Cómo es la justificación un acto de la libre gracia de Dios?

R. Aunque Cristo, por su obediencia y muerte satisfizo propia, real y plenamente a la justicia de Dios en representación de los que son justificados, e) sin embargo. puesto que aceptó la satisfacción dada por un fiador, que podía haber demandado por ellos, y habiendo provisto a este mismo fiador, a su único Hijo, f) imputando la justicia de este a ellos g) sin exigir para su justificación mas que la fe, h) la cual también es un don, i) esta justificación por lo tanto es para ellos concedida por la libre gracia. j)
P. 72. ¿Cómo es la fe que justifica?

R. La fe que justifica es una gracia salvadora, l) operada en el corazón del pecador por el Espíritu ll) y palabra de Dios, m) por la que aquél siendo convencido de su pecado y miseria, de la incapacidad en sí y en otras criaturas para libertarse de su estado de perdición, n) no solamente acepta la verdad de la promesa del evangelio, ñ) sino también recibe a Cristo y descansa en él y en su justicia ofrecida a él para perdón de pecado, o) y para la aceptación y estimación de su persona como justa delante de Dios para salvación. p)
P. 73. ¿Cómo justifica la fe a un pecador delante de Dios?

R. La fe justifica a un pecador delante de Dios no por causa de las otras gracias que la acompañan o por las buenas obras que son el fruto de ella, q) ni como si la gracia de la fe algún acto de ella fuese imputado para justificación, r) sino solamente como un instrumento por e1 cual el pecador recibe a Cristo y se aprovecha de éste y de su justicia.

LA CONFESION MENOR DE WESTMINSTER

 P. 33. ¿Qué es la justificación?

 R. La justificación es un acto de la libre gracia de Dios, por el cual él perdona todos nuestros pecados y nos acepta como justos delante de él: mas esto solamente en virtud de la justicia de Cristo, la cual nos es imputada, y que recibimos por la fe únicamente. Ef. 1:7; II Cor. 5:21; Ro. 3:24; 4:6; 5:18; Gálatas 2:16.

CONCLUSION


Trento fue una respuesta eclesiastica, politica y teologica al avanze de la Reforma Protestante. Roma  uso sus mejores teologos, la mayoria Jesuita para contener la revolucion  Protestante que sacudio Europa, no solo teologicamente, pero social y politicamente y hasta economicamente.
Como han podido ver, Roma entiende la justificacion como una compromiso entre Dios y el hombre, y que la justificacion es una infusion en el hombre que el creyente debe de apropiarlo por buenas obras, lease "cooperacion." Trento considera la fe como el origen de la justificacion entre otras causa delineadas.

Aunque Roma reconoce que la gracia juega un rol importante en la justificacion y que esta es posible gracias al sacrificio meritorio de Cristo en la cruz, tambien añade que es “progresivo” en contingencia con las “obras” del cristiano: “la fe que obra en amor.”
Los reformadores, como hemos visto, afirman que la fe es solo un instrumento para para la salvacion y que es al mismo tiempo un don de Dios. La justificacion es pues, no una “infusion,” sin un acto de Dios en el cual el declara “justo” a sus elegidos  por el merito de Cristo en la cruz del calvario, y esto es por fe solamente y no por obras.